Imprimir
Inicio » Entretenimiento  »

Eso que aquí llamamos mataperrear

| 27

Estoy de acuerdo con quienes han dicho que la infancia es casi todo; es la etapa en la cual damos lo mejor de nosotros para luego habitar una larga cuesta de descenso. No ansío contrapuntear. Puede que muchos piensen diferente. Solo confieso, con pura pasión, que la niñez es para mí el reino de las maravillas.

Lo he recordado mientras contemplaba las más recientes imágenes que me ha hecho llegar el travieso Kaloian, las que dan cuenta de un evento que se da en la especie humana desde tiempos inmemoriales: el retozo callejero, eso que aquí llamamos mataperrear.

¿Quién no ha mataperreado? ¿Quién no correteó vociferando de esquina a esquina? ¿Quién no se puso bien sucio y provocó el grito de su madre o abuela cuando regresó a casa? ¿Quién no se raspó las rodillas, o se partió un diente delantero mientras jugaba a la mejor de las aventuras?

Por eso me conmueven tanto las fotos tomadas por mi amigo en el municipio capitalino de Centro Habana. Miro a esos niños, y de pronto me he visto a mí, cuando era como ellos y me creía inmortal.

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Niños juegan en las calles. Mataperreando

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • unkas dijo:

    Asi anda mi hijo tambien. Viene siempre sucio y cundo le lavo el agua sale negra. Tambien le gustan los palos y tiene una coleccion debajo de la cama que le tiro y le digo que la perra se llevo. Tambien los zapatos rozados y el pantalon roto por la rodillas. Los zapatos mojados por que se metio al agua. Tiene 8 años. A veces le acompaña la perra pero ella se vuelve a casa.
    Mejor estan asi que metidos en la casa enfrente del televisor o con juegos electronicos. Mi hija tambien anda asi pero no se ensucia tanto. Ella tiene 11 años

    • ANS dijo:

      A mi lo que me sorprende es la tercera foto del niño de la izquierda , tan chiquito y con el dedo del medio levantado

  • Fino dijo:

    Bueno, yo tambien lo hice, la verdad que fueron etapas hermosas de la vida, con una diferencia que cuando yo era niño respetábamos a los adultos y !cuidado con decir una groseria!, y los muchachos de hoy ni soñar con decir usted o respetar una edad superior, y no son todos, porque no hay niños malos, pero parece que esa “calle” de hoy se une a las familias que prefieren mandarlos a “mataperrear” que llevarlos a algun museo, comprarle libros y educarlos en buenos modales, porque hoy en dia es en boca de muchos niños de las que escuchamos las malas palabras, las groserias y ofensas más inimagibles, pero no son todos, y la alegria invade a muchos, y nos toca a nosotros crear iniciativas para cuidar esa infancia feliz y evitar que crezcan con una mala semilla sembrada de malos ejemplos. Ojo: la cultura del regueton y el “reparterismo” tiene su granito de arena en estos malos comportamientos de los que menciono, y no me vayan a decir que esto no es asi, yo vivo en Centro Habana y alli naci y me crié, y es lo que vemos todos los dias. Saludos,

  • Irma dijo:

    Esto es lindo y nos devuelve a todos nuestra infancia, los niños tienen necesidad de realizar estos juegos y estar en la calle cuando en el lugar donde residen no hay sitio apropiado para la pelota, patines, los escondidos, el agarrao, las bolas etc; pero cuidado cuando estan en la calle no dejan de correr peligro si no estan a la vigilia de un adulto, o cuando se les permite andar libremente casi 10 horas “mataperreando” y causnado molestias en el vecindario. Todo tiene su límite, los niños tienen que ver la TV y la programación dedicada a ellos, estudiar, leer, también hacer juegos pasivos y los padres dedicarles un poquito de nuestro escaso tiempo a esto también, yo lo hago y tengo dos hijos, lo hice con el mayor que ya es un joven y lo hago con el pequeño que arriba a los 9 años. A mi me enseñaron que todo el día no se puede estar en la calle, para cada cosa hay su hora. Muchas gracias Alina tu trabajo me gustó.

  • Jonas Duarte dijo:

    Queridas(os).
    Minha infância no interior do Brasil também foi assim. Porém, fico triste, vendo a dos meus filhos. Eles não saem de casa. Não podem sair. A rua é “perigosa”. A violência campeia. Chegamos a barbárie, pois nossas crianças vivvem isoladas dos visinhos e amigos. Amigos só nas escolas, por trás de grades de segurança. Vivemos numa sociedade sem nenhuma liberdade. As crianças pobres que não tem escolas são as que têm o direito a rua. Como não recebem educação transformam-se em jovens drogados ou a seviço do tráfico de drogas.
    Que pena. Gostaria de meus filhos correrem nas ruas com seus amiguinhos, jogando futebol (como eu) e chegar sujos da poeira e da lama da vida.
    Parabéns a vocês cubanos por conseguirem construir uma sociedade onde as crianças vão as ruas brincarem, viverem como foi um tempo no Brasil.
    Abraços.
    Jonas, desde Paraíba-Brasil.

  • Rebeca dijo:

    Que bonito reportaje y las fotos tambien. A pesar de todas las dificultades y limitantes ellos son felices, es la eapa mas bella de nuestras vidas, yo tambien “mataperree” en la calle con mis hermanos (tengo 68), jugue pelota echa de carton de cajas de cigarros, quinbumba, al tejo, etc. pero tenia que hacer primero las tareas y sobre todo no faltarle a una persona mayor, cuando ellos pasaban parabamos el juego para no darle un golpe a alguien. Que tiempos mas felices!! gracias por retrotraernos a esos momentos.

  • Jesus Monet dijo:

    En realidad ahora que tengo “juventud acumulada” pienso en las cosas que hice de muchacho y valoro lo temerario que eramos, (con los amigos de escuela), haciamos cosas que no haria ahora ni loco. Por eso cuando crie a los mios, no los limite mucho de hacer “cosas” y ellos al igual que yo nos divertimos mucho.
    Sobre la juventud y las esperanzas depositada en ellos para el futuro tengo una anécdota; hace ya unos años, en una reunion con un dirigente de la UJC, analizabamos el comportamiento de esta y después de las discusiones que se originaron, quien dirijia la reunión leyo un artículo del periódico que planteaba las pocas esperanzas que tenian en el futuro pues la juventud hacia esto, aquello, etc,etc….., algunos empezaron a decir que le habian dado la razón, el joven dejo que la discucion siguiera y despues dijo……. el articulo fue escrito hace…….20 años. Sin comentario

  • Osmida Rolando dijo:

    Veo estas fotos y el articulo y estoy viendo a mis niños, stevens es de 9 años y tal y como son estos niños de la habana lo es tambien el de Matanzas, Guantanamo y Santa clara, por mencionar provincias distantes de la Isla, pero que manera mas bonita de mataperrear, que manera mas ifantil de hacerlo, porque aqui en Cuba los niños tienen sus prendas de vestir definidas para cada cosa,muchos no van a los parques porque juegan en sus propias calles, pero tienen muchos parques,anda sin zapatos!!,pero no porque no los tengan, sino es una tradiccion ya de muchos, muy rica de epocas remotas.Hasta los adultos lo hacemos.
    Si esto es el mataperrear de Cuba, Bienvenido sea entonces!!!!!!

  • Arsenio Felipe Ruiz dijo:

    Alina , la verdad que es un fotorreportaje que de alguna manera decirlo , me hace sentir un poco niño , a pesar de que los años pesan , pero es una etapa feliz , creci y me crie en la relacion con los demas niños del barrio , pero siempre tuve la guia sertera de mis padrses que me enseñaron a respetar los mayores; Por otra parte veo que nuestros niños juegan , se reunen y son todos iguales con entera libertad y con minimos peligros , eso es propio de nuestro pais , con escases pero con mucha felicidad.
    Gracias
    Felipe

  • Alvaro dijo:

    Caramba me han hecho un nudo en la garganta con estas fotos. Que hermosos años de mi infancia q jamas olvidare, por q fueron los mejores, nada me preocupaba solo estar atento al llamado de mi mama para ir a almorzar. Aunque a veces se me olvidaba.

  • JAMP dijo:

    Todos fuimos mataperros y es simpático cómo cambia nuestro enfoque de esta “actividad” humana a medida que crecemos. Cuando somos adultos, con frecuencia nos olvidamos de nuestras locuras callejeras, y queremos exigir a nuestros hijos que no se ensucien al jugar, que no estén tantas horas en la calle o que no jueguen de manos.
    Pensamos en los riesgos, pero nos olvidamos de las garantías: que el vecino cuida a tu hijo, que tu hijo toma agua y hasta merienda en casa de un amiguito… en fin.
    En los últimos tiempos en Cuba están apretando las tuercas en la exigencia hacia el estudio en las escuelas y en la casa. Es gratis, pero muchos no lo valoran.
    Vale este reportaje para refrescar la memoria, revalidar el mataperreo y que se actualice acorde a estos tiempos.

  • mili.- dijo:

    Esto es vivir, esta es la verdadera vida de los niños!!!!!!
    Recuerdo mi niñez, en mi pais El Salvador…
    Gracias por tan hermosas fotografias que nos han transportado al ayer…

  • Darel L Borges Bleth dijo:

    No tengo mucho que agregar, creo que las opiniones son suficientes. Eso si mencinar algunas de las curisidades sobre la niñez o digamos mejor las travesuras que hacen. Yo fui niño y las hice.
    Nos encontramos una gran cantidad de travesuras que hacen los niños
    , algunas realmente ingeniosas que llegan a sorprendernos, incluso si recordamos un poco nuestra infancia, veremos que de igual modo nosotros también las hacíamos.

    Cortarse el pelo con unas dotes auténticas de peluquero, cortarle el pelo a alguien que está durmiendo, tirar los juguetes por la ventana o simplemente introducir cualquier objeto dentro del video o del dvd. Toda una serie de travesuras típicas de la edad, claro que también influye el carácter del niño para que una travesura sea mayor o menor.

    Algunas veces sus travesuras han sido la causa de nuestras risas por su ingenio u originalidad, otras veces nos enfurruñamos con el pequeño diablillo, pero en el fondo nos damos cuenta que es una evolución natural. Nos imitan la conducta, como cuando ve que mamá se pone la crema de la cara y cuando tiene la oportunidad él hace lo mismo gastando más de medio bote de una crema que es bien cara, ¡¡qué gracia!! O como cuando quiere limpiar los zapatos y utiliza un color distinto al que debería ser y te encuentras los zapatos hechos un desastre.

    Algunos de los accidentes infantiles, son debido a las travesuras y por esta razón, debemos ponerles freno ya que algún día la travesura podría estar fuera de límites y podría tener unas consecuencias nefastas. Aunque sea normal que un niño haga trastadas, tenemos la responsabilidad de transmitir a los hijos unas normas de conducta, pero también debemos discernir de las travesuras peligrosas de las que no lo son.

    Nunca debemos inquietarnos por las travesuras siempre que éstas no comporten riesgo alguno para su bienestar, ya que en ese caso deja de ser un juego para convertirse en un peligro, en ese momento es cuando debemos hacer entender a nuestro hijo qué riesgos comporta lo que está haciendo y transmitirle el peligro. Seguramente él entienda qué importante es su seguridad para nosotros los padres.

    Seguramente muchos papás tendréis un montón de anécdotas sobre las travesuras que han hecho vuestros hijos, ¿por qué no nos las cuentas?

  • Juan Castro dijo:

    MATAPERREAR:

    AUNQUE ME SUENE A ‘PERREO’ A MI TAMBIÉN ME PARIERON NIÑO, POR LO TANTO EN ESA EDAD TODOS QUERIAMOS ANDAR EN LA CALLE SIN OFICIO NI BENEFICIO, ASÍ ES Y SERÁ LA CLARA IDENTIDAD DE LA NIÑEZ QUE CORRE, QUE BRINCA, QUE HACE PEQUEÑAS MALDADES EN CASA PROPIA O EN LA AJENA.
    POR LO TANTO ANTE ‘ESTA CORTE’ ME DECLARO CULPABLE; PORQUE YO TAMBIÉN ANDUVE ‘MATAPERREANDO’ COMO DICEN EN CUBA.

    JUAN ACSTRO
    TIJUANA, MÉXICO.

  • elida dijo:

    bonito reporte !! ésa es nuestra CUBA ,libre de terror y de miedo en nuestros hijos,por gente armada y drogada en las calles !! ésa es la verdadera felicidad del niño jugar en las calles,sin tener que estar encerrados,proque molestan al vecino “COMO AQUÍ EN ALEMANIA”,o tener que ir a jugar a un parque determinado,porque no pueden molestar ,ni en el edificio,ni en la calle,!!mi hijo tiene 11 aÑos nació en alemania y cuando vamos a cuba y se divierte “”MATAPERREANDO “”;NO QUIERE REGRESAR Y AHORA QUIERE IR A ESTUDIAR A CUBA ;QUIERE VIVIR EN CUBA POR UN TIEMPO Y ESTUDIAR ALLÍ;PORQUE CREE QUE ALLÁ LOS NIÑOS SON MAS FELICES QUE AQUÍ !!! DONDE HAY TANTO TV Y DVD Y JUEGOS DE TODO TIPO !!!;QUE LE LLAMA MENOS LA ATENCIÓN QUE UN BUEN JUEGO DE PELOTA CALLEJERO !!!;YA TENGO 48 AÑOS;PERO EN MI NIÑEZ;TAMBIÉN HUBO TIEMPOS DE MATAPERREAR A PESAR DE SER NIÑA;PUES TENÍA 6 HERMANOS VARONES Y FUÉ EL TIEMPO MAS FELIZ DE MI VIDA ;DEL CUÁL TENGO HERMOSOS RECUERDOS Y ÉSO NO ME IMPIDIÓ ;NI LLEGAR A SER UNIVERSITARIA “”EN EDUCACIÓN””;NI RESPETAR PROFUNDAMENTE A LAS PERSONAS MINUSVÁLIDAS Y MAYORES !!! VIVA LA LIBERTAD QUE SE RESPIRA EN LAS CALLES DE CUBA !!!! SALUDOS Y SIGAMOS JUNTOS DONDE QUIERA QUE NOS ENCONTREMOS “”POR UNA CUBA INDEPENDIENTE Y SOBERANA!!!

  • Rolando dijo:

    Envidio a esos niños, en mi paicito El Salvador, es dificil para nuestros hijos salir a mataperrear como dicen ustedes, tenemos una epidemia de delincuencia a niveles insoportables, pandillas a diestra y siniestra, asesinatos a la orden del día.
    Bueno no quiero se negativo, simplemente quiero decirles que quisiera que en mi pais existieran condiciones adecuadas de seguidad social para que nuestros hijos tengan una infancia normal y no vivan enserrados entorpeciendose con la television por miedo a que algo les pueda pasar en la calle.

  • Jorge dijo:

    También me emocionan y me traen gratos recuerdos de mi niñez estas fotos.

    Trato de ver en su trasfondo los mensajes tan bien expresados por los que ya han hecho sus comentarios. Habrían quizás algunos de lo que se encargan de manipular la información sobre Cuba, que en el trasfondo de ellas interpretaran, acerca de las desvencijadas fachadas, las ropas modestas, el calzado simple (¡¡¡TODOS TIENEN CALZADO!!!); un poco lo de la “pobreza” y “mala situación económica del país”.

    Pero las comparo con aquellas de algunos que fuera de Cuba, nos relatan, el trasfondo de la sociedades en que viven y me alegro por los niños cubanos. Ojalá y seamos lo suficientemente trabajadores, inteligentes y dedicados… para transformar un poco la economía del país, mejorar las fachadas de las viviendas, hacer algunos que otros parques para que “mataperreen con más seguridad”…para que tengamos un poco más de tiempo, los padres, en ocuparnos de que sean más educados y que sus escuelas y maestros sean más eficientes en tal sentido.

    Pero hasta ahí…!!! Que no cambie la tranquilidad, la alegría y la seguridad de nuestros niños y jóvenes… Continuémos luchando por su futuro… y para eso como ha dicho el general-presidente, como lo llamara el Historiador de la Ciudad de la Habana….. A TRABAJAR DURO!!!!

  • Ariel dijo:

    Excelente trabajo.
    Todos los que lo vemos y que no hemos dejado morir a ese niño que llevamos dentro, nos sentimos de nuevo invadidos por la inmortalidad de la infancia, etapa que siempre hay que recordar con amor ya sea en la ciudad o en el campo.
    Ser niñó en Cuba es muy diferente, cuando vas a otros países enseguida notas la diferencia, enseguida sientes que falta algo en las calles: los niños.
    Hay países donde las calles están huerfanas de gritos de alegrias, juegos de pelotas. Todo es frialdad. Faltan esos adorables mataperros,esos locos bajitos todos sucios, con los zapatos rotos, muchas veces con o sin camisa o pullover lo mismo da; pero con la alegría siempre a flor de piel porque saben que en esta tierra invicta NO HAY NADA MAS IMPORTANTE QUE UN NIÑO.

  • El Bambino dijo:

    Excelente reportaje, esta es la libertad que tenemos en Cuba, no la triste “Liberty” que nos venden quienes nos critican tanto, hasta el mismo fotorreportero se contagia con la alegría de Mataperrear.
    Que viva el Mataperreo!
    Saludos a todos

  • Juan Gatica Amengual dijo:

    Tengo 65. Y vivo en Ñuñoa, un barrio de Santiago de Chile, “paraíso” del neoliberalismo-a-ultranza…
    En mi Puente Alto de niño ( a unos 20 kms. al sur de la capital), invierno y verano ” callejeábamos”. Mi piel se curtía por el sol abrasador del estío ( noviembre de un año a marzo del otro) y por el frío seco de la montaña , abril a septiembre. Éste nos llegaba por el tubo del Cajón del Río Maipo en forma de un viento loco y tibio que literalmente nos hacía volar.
    Los juegos de ambas épocas eran los mismos, y las costras sanguinolentas, especies de “medallas” obtenidas, en nuestras rodillas y en nuestros codos infantiles, también.
    Siempre eran las mismas voces de nuestras madres que nos urgían al almuerzo o a la cena. Siempre.

    Cuando en la Isla heroica un joven abogado ya se alzaba contra la dictadura, nosotros, al sur de América…” mataperreábamos”….

  • berenice dijo:

    el mataperreo: que bien, yo nunca pude mataperrear tanto porque era muy enfermiza y tenia que jugar cuquitas en la casa,pero cuando mas o menos me mejoraba, jugaba a los trompos, al agarrao, al escondite con los varones del barrio, porque para colmo ni hembras habian, entonces ahi fue que descubri lo rico que es irte de la casa y que mami te llame y tu no le respondas, o que cuando llegues abuelo te este esperando para recordarte que no hacia ni una semana que te habias mejorado y que no podias estar en esas cosas, me ponian de castigo y al otro dia me dejaban ir a jugar de nuevo. el tiempo no me alcanzo, y ahora, cuando lo quiero recuperar no puedo porque tengo pruebas que hacer bien si quiero graduarme, que tengo que lavar la ropa de toda la semana el viernes, sabado o domingo y …..volver a estudiar(y comentar aqui , claro).asi pues QUE VIVA EL MATAPERREO…Y LA SALUD!!!!!!!!!!!!!!!!!!.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también