Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

¿Una segunda oportunidad para La Rampa habanera?

| 35

Realizar eventos como Arte en La Rampa, o las primeras ediciones de la Noche de los libros, no han logrado devolverles su encanto a esas cuadras emblemáticas del corazón habanero. Foto: José Manuel Correa

Como le he escuchado decir al carismático conductor del programa Haciendo Radio, Magdiel Pérez, hay que estar ciego para no ver lo que se ha realizado y realiza en La Habana a raíz de su cumpleaños 500.

Diversos escenarios, infraestructuras y servicios son renovados. Además de la iluminación led de numerosas calles y la inversión en nuevas redes de acueducto,  la mano restauradora llega, en un esfuerzo colosal y admirable, a escenarios por distintas razones con carácter muy simbólico y de arraigo en la memoria popular como la heladería Coppelia, el Barrio Chino, el Boulevard de San Rafael, el mercado de Cuatro Caminos, la Estación Central de Ferrocarriles, la Plaza de la Revolución, la Tribuna Antimperialista, el Estadio Latinoamericano o el Capitolio Nacional, entre otros.

Uno de esos lugares simbólicos de la capital cubana es también La Rampa. Si, como bien ha descrito la Doctora Graziella Pogolotti, de ese referencial escenario habanero "algunos prefieren evocar hoteles, casinos y traganíqueles destruidos por el pueblo en el triunfo de enero de 1959 (...) La Rampa alcanzó vida y esplendor para varias generaciones de cubanos desde que se convirtió en ámbito simbólico del poder revolucionarioalcanzó vida y esplendor para varias generaciones de cubanos desde que se convirtió en ámbito simbólico del poder revolucionario", que emplazó en ella obras democratizadoras de la cultura en su sentido más amplio como el propio Coppelia (1966) y el Pabellón Cuba (1963) y la hizo escenario de eventos políticos, deportivos, artísticos y de pensamiento de repercusión mundial.

Por citar unos pocos ejemplos, el Congreso Cultural de La Habana, la Conferencia Tricontinental, los más renombrados torneos Capablanca de ajedrez, la villa del Primer Campeonato Mundial de Boxeo  fueron acogidos en el Hotel Habana Libre, mientras las aceras de terrazo con obras de artistas plásticos cubanos y el Pabellón Cuba fueron construidos allí a raíz del VII Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos; la misma instalación acogió la significativa exposición de arte contemporáneo que trajo a Cuba Wilfredo Lam cuando organizó el Salón de Mayo, en 1967, y desde 1979 el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano inunda de público las salas cinematográficas ubicadas en ese tramo de la céntrica calle 23 del Vedado habanero. Las canciones y protagonistas del filin se habían enseñoreado en  las noches del último piso del hotel Saint John's y el piano de Frank Emilio jazzeaba en el club La zorra y el cuervo; un grupo de restaurantes -El Polinesio, Moscú, Sofía, El Mandarín...- ponían al alcance de las mayorías la cocina de culturas lejanas o, como en El Cochinito, la comida tradicional cubana. Tres librerías (la Lalo Carrasco en el Habana Libre, 23 y L, y la Fernando Ortíz en 27 y L) dotaban de aún mayor densidad a esa intensa vida cultural en la misma calle de la Universidad de La Habana, que desde 1959 se había venido pintado de negro y de mulato, de obrero y de campesino, como reclamara el Che. Según cuenta el entonces Presidente del Instituto del Libro, Rolando Rodríguez, en particular la Fernando Ortiz, ubicada frente a la casa donde recidió el sabio habanero que le dio nombre, fue inaugurada con la presencia de escritores como Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Jorge Semprún  y Mario Vargas Llosa durante el Congreso Cultural de La Habana. Su carga simbólica creció cuando en 1980 una escultura del Quijote cabalgando a su Rocinante, realizada en alambrón por Sergio Martínez, da nombre al parque ubicado en la esquina de 23 y J. La oferta artística de sus noches, al alcance de todos los bolsillos, incluyendo hasta las peñas de Moncada en la escalinata universitaria de los años 80, fue decisiva para estimular la presencia del habanero inteligente e interesado en la cultura que llenaba sus aceras y sus instalaciones gastronómicas pero también sus clubes, sus cines y sus librerías "Rampa arriba y Rampa abajo".

El durísimo impacto económico de los años noventa, cuando Cuba perdió el 75% de su comercio exterior y Estados Unidos recrudeció el bloqueo con las leyes Torricelli y Helms-Burton, lesionó también la vida de la Rampa, la recreación, el comercio y la gastronomía sufrieron transformaciones y su accesibilidad pasó a depender del tipo de moneda -convertible o no- en que funcionaba un establecimiento, no pocas instalaciones cambiaron de uso, o como el incendiado restaurante Moscú, desaparecieron para siempre, junto a la disminución de la asistencia a los cines o del hábito de lectura, y a pesar de los esfuerzos de los últimos años por retomar ofertas asequibles, reparar instalaciones,  realizar eventos como Arte en la Rampa, o las primeras ediciones de la Noche de los libros, no han logrado devolverle su encanto a esas cuadras emblemáticas del corazón habanero.

Ante el daño a una de las obras artísticas emplazadas en las aceras de terrazo al soterrar la electricidad en la esquina de 23 y L han surgido lógicas preocupaciones por el cuidado y preservación del patrimonio que significa La Rampa, no sólo para La Habana sino para toda Cuba. Tal vez, con la ya concluida reanimación del Coppelia, la reparación en marcha del edificio del Retiro Médico que alberga el Ministerio de salud Pública y la reanimación de algunos de los restaurantes emplazados en la populosa arteria que han sido restaurados, se empiece a abrir una oportunidad para tomar conciencia de lo que ha significado ese lugar en la vida de los habaneros y de lo que puede volver a contribuir a su calidad de vida,  entendida como cultura, cuando las librerías han desaparecido de su entorno, sustituidas esporádicamente por los ejemplares que se venden en el piso de alguna esquina o junto a cualquier producto, artesanal o no, en mesas y maltrechas carpas que evocan más el comercio agropecuario que los bienes culturales, disminuyendo la belleza de un lugar como el Parque del Quijote. Han desaparecido las papeleras, víctimas del maltrato, y los espacios y jardineras destinados a los árboles y plantas son el destino de papeles, latas y otros desechos, testimonio de comportamientos nada cívicos y que conviven allí con otros ejemplos bastante lejanos de la sociedad solidaria que, por encima de carencias y dificultades, hemos construido y a la cual no renunciamos.

Las ciudades necesitan símbolos y referentes. Volver a convertir la Rampa en un lugar que irradie cultura, artística y literaria, y también ciudadana, centro de la ciudad que queremos y de la vida nueva que la Revolución conquistó para todos, no es sólo un tema de infraestructuras sino también, y sobre todo, cultural. Sólo hace falta que rescatemos, contextualizándolo a las necesidades y códigos de un nuevo siglo, lo mejor de lo que ya fuimos. Sin dudas, un buen propósito que regalar al 500 aniversario de La Habana, ya cada vez más cerca. Es difícil pero no imposible: ¡El Pabellón Cuba y las aceras que hoy reclaman preservación se construyeron en 76 días, y como el Coppelia, surgieron en momentos de enorme asedio imperial!.

Vea además:

Aceras de La Rampa: ¿Arte o conformismo?

(Tomado de La Pupila Insomne)

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rodney dijo:

    Si, definitivamente hay que estar (preferiblemente) ciego... PQ da grima ver lo que han hecho con el mosaico... precisamente de la rampa... O todos los cartelitis y no haber reparado el mosaico de Amelia Pelaez del edificio del Habana Libre!... Y se nos va la olla por todos lados:
    En calle 20 entre 101 y 103, Cotorro pusieron una gigantigrafia que dice "Por una Habana mas bella y culta" ...hay que estar ciego para no ver que era mas útil ("bello") reparar los baches que dejo acueducto al pasar una conductora y rellenar con ¿plastilina? ... Que material usan? Yo creo que hasta con tierra dura más! En fin... Que la Currrrrrtura no tiene momento fijo!

  • Jose R. Oro dijo:

    Completamente de acuerdo con el articulo. La Rampa debe regresar a su esplendor, sin chapuceria, con buen trabajo, tiene mucha importancia para todos.

  • Tejo de VC. dijo:

    Estuve con mi esposa el sábado en el pabellon Cuba disfrutando de Arte en la Rampa y la pasamos maravilloso. Es un proyecto acogedor donde los artistas presentes, te hacen sentir parte de ellos. En el 20 aniversario de este proyecto, queda demostrado es del gusto popular y ojala q dure michos años mas, haciendo grande el arte y la cultura cubana.

  • Luor dijo:

    Las aceras de la rampa también forman parte de nuestra cubania, tenemos el orgullo de poder caminar sobre obras de reconocidos artistas cubanos y muchos transeúntes lo desconocen. ¡ ¡ Es como ir a un museo y romper un cuadro!

  • Alberto dijo:

    Que manía de darle vueltas al asunto en vez de entrar de frente. Sobre todo cuando lo amerita. Quién es el responsable del daño a las aceras? Ya se expulsó al que picó y al que autorizó a picar? Fue la UNE? Qué va a hacer como empresa para subsanar el asunto? El artículo plantea verdades, pero tan disfrazadas en historia? o poesía? que se diluyen. Es como querer criticar pero sin que lo parezca. Al pan, pan y al vino, vino...

    • Mágico dijo:

      Alberto, eso está tremendamente bien dicho. Es como darle palos a las huellas que dejó el majá, pero dejar vivo al reptil.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Muy de acuerdo con el autor.
    Quedan en mis recuerdos el poder ir con mi esposa,regularmente, al Polinesio.
    Pero no poder acceder a ese ecxelente restaurant,me duele mucho menos que ver el daño que le ocasionaron a la acera de La Rampa.
    Sera posible recuperar esas obras de arte?
    Alguna vez conoceremos si quedo impune semejante atrocidad?

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Excelente,debi escrbir.
    Disculpen no revisar el texto.Gracias.

  • Marianela dijo:

    En varias oportunidades en la sección Vale o No Vale comente la necesidad de revitalizar La Rampa y sus calles aledañas.Vale por el artículo del periodista, unámonos todos x La Rampa, no concibo que no este en los planes priorizados

  • Jorge carlos dijo:

    Fue una chapuceria lo q hicieron. A la vista d todos. Eso es patrimonio y se respeta . Ojalá y alguien se digne a pedir disculpas o al menos intentar reparar lo destruido.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Este artículo es objetivo y equilibrado; lo apoyo.
    Rescatar la vida de la Rampa, como centro cultural, y de esparcimiento de los habaneros y de los visitantes, debe ser cuestión de honor del Gobierno de la Provincia y del Comité organizador de la celebración 500 Aniversario de La Habana.
    Restaurar y embellecer un lugar emblemático.
    Por La Habana, Lo Más Grande; pero también los pequeños detalles...
    Los jóvenes que caminan “Rampa arriba y Rampa abajo” están ávidos de cosas interesantes.
    Propongo algo para animar cultural y visualmente a La Rampa.
    Colocar en la esquina de L y 23, un Proyector, que con alta intensidad de iluminación, proyecte Presentaciones, con informaciones artísticas, culturales, deportivas, educacionales, de salud, de recreación, de historia universal y cubana, así como imágenes de bellos lugares de Cuba y del mundo; con información escrita sobre lo que se está mostrando. Puede ser útil para mejorar el conocimiento colectivo sobre esos temas. Sería una atracción.
    ¿Que hace falta? Un potente proyector (no es caro) en la azotea del cine Yara, que proyecte hace la pared del Habana Libre al frente, cruzando 23. No hace falta audio, solo buenas y bellas imágenes e información escrita, visible desde lejos. Las instituciones pueden contribuir.
    SALUDOS!

    • Jose R. Oro dijo:

      Muy buena propuesta del estimado Eduardo Ortega, cosas asi dan mucha animación e información. Recuerdo en 1966 la Olimpiada de Ajedrez con el tablero electrónico gigante en la fachada del cine Yara. Como menciona el autor del articulo, casi todos los foristas y usted, La Rampa es excepcional y nos ofrece una oportunidad cultural muy grande.
      Un fuerte abrazo cubano

      • Eduardo Ortega dijo:

        Un fuerte abrazo para usted estimado compañero. Ud nos ilustra con sus intervenciones en Cubadebate. Gracias por sus nobles palabras. Entre todos podemos hacer que nuestra Capital tenga el esplendor que se merece y La Rampa es un lugar emblemático de la ciudad. ABRAZOS!

      • Mágico dijo:

        Eduardo, los que concibieron y construyeron la Capital y La Rampa, muchos años ha, no fueron todos los cubanos; ni los responsables de lo rota que está La Habana y la Rampa son todos los cubanos. Por lo tanto decir que "Entre todos podemos hacer que nuestra Capital tenga el esplendor que se marece", es incierto, no podemos hacerlo entre todos, y además no somos necesarios todos. Más más bien su exhortación es como una cortina de humo, que encubre a los culpables verdaderos del deterioro de la Capital y de La Rampa.

      • Eduardo Ortega dijo:

        Mágico, no me caracterizo por intentar encubrir malas acciones.
        Darle esplendor a la Capital sí es asunto de todos. Por supuesto que hay responsables; de mi comentario: “Rescatar la vida de la Rampa,…, debe ser cuestión de honor del Gobierno de la Provincia y del Comité organizador de la celebración 500 Aniversario de La Habana.”
        Sin embargo, mantener la higiene; cuidar lo que se arregle; no hacer zanjas que afecten una acera y obras de arte emblemáticas del lugar; dar ideas que puedan ponerse en práctica; poner un granito de arena, conllevaría la participación de todos los que puedan y tengan interés. Siempre encontramos ciudadanos que no le interesa el bien colectivo; son egoístas. Siempre nos encontramos con funcionarios indolentes. Pero eso no quiere decir que no podamos colectivamente darle esplendor a la ciudad, a pesar de los egoístas, los indolentes y los desinteresados.
        SALUDOS!

  • Paquita dijo:

    Levanto mis dos manos y te aplaudo a rabiar por ese texto, querido Iroel

    • Jose R. Oro dijo:

      Coincido con su comentario, muy estimada Paquita!!!

  • Eduardo Ortega dijo:

    Aclaro.
    Lo que propongo que se proyecte no es texto, sino imágenes, con un texto mínimo que identifique lo que muestra.
    Ej. Una vista del río Yayabo; pues poner "Río Yayabo, Sancti Spiritus".
    Una obra de Lam, poner en el pie el nombre de la obra y del pintor.
    Una imagen de un deportista en plena faena, poner deporte, su nombre y su lugar de origen.
    etc, etc, etc.
    Colocar bellas vistas mejorará, animará la esquina y sería una forma de aumentar conocimientos y cultura.
    SALUDOS!

    • Mágico dijo:

      ¡Ah!, señor Eduardo, sí aplaudo esa idea suya. Ojalá que sea tenida en cuenta y posible. Eso se hace en muchos lugares del mundo, aunque generalmente las proyecciones se inclinan a fines comerciales y son los anunciantes los que pagan. Nueva York es paradigmática en ese tipo de luminarias. Pero nuestras vallas debieran tener fundamentalmente fines culturales y los gastos tendrían que ser a expansas del contribuyente cubano, pues no tenemos burgueses que se anuncien. Muy beneficiosa sería su propuesta para todo los caminantes de La Rampa, pues el mirar hacia arriba nos evitaría el dolor de contemplar todos los horrores que han ocurrido abajo.

  • Alzugaray dijo:

    Iroel, me han gustado tus referencias a La Rampa de los 60 y 70. Fueron parte de mi vida. Me pregunto si el remozamiento y la restauración de La Rampa a la que, con toda razón llamas, no sería facilitada si la convocatoria incluyera al sector no estatal, ofreciéndole incentivos para que inviertan en iniciativas específicas en la zona.

    • Tamy dijo:

      El plan de RECUPERAR la Rampa TIENE QUE SER INTEGRAL. Crear un equipo, como los muy profesionales de la Oficina del Historiador, constituídos por arquitectos, diseñadores, artistas plásticos, TODOS LOS QUE PUEDAN aportar ideas frescas y de buen gusto para borrar todo lo chapucero que se ha hecho últimamente con este sitio. Toementas de ideas para una zona llena de atractivos, importante también si queremos trasmitir una imagen de ciudad moderna y culta a cada transeunte turista que recorre a diario la Rampa.
      SALVEMOS LA RAMPA Y DESTERREMOS DE ELLA DE UNA VEZ Y POR TODAS EL MAL GUSTO.(incluído los males sociales que la acosan últimamente)

  • Maka dijo:

    ¡¡Hagámoslo!!
    Se puede contar conmigo.

  • R.Montané dijo:

    Tan lamentable como el hecho en si, fue la interbencion del VPPP de La Habana u el Dtor de la Empresa Eléctrica en la Revista Buenos Días. Hay que agregar qie la conducción de lss intervencipnes tampoco fie todo lo profesional que el caso ameritaba. En conclusiones ninguno asumio su responsabilidad y mucho menos quedó claro cómo van a solucionar esa chapuceria que por demás es una falta enorme de respeto al bien publico.
    Mejor no los hubieran convocados. Debe el gobierno provincial comprender que su primera función es velar por la Ciudsd.

  • habanera100porciento dijo:

    estoy de acuerdo pero no solo es la rampa hay un simbolo de toda Cuba que es el paseo del prado y esta destruido.Se hizo un trabajo de las luminarias y de los 365 dias del año solo 5 para dar una cifra, las luminarias de colon a prado del lado izquierdo apagadas completamente,ademas que las luces las apagan a la s 6am que aun es oscuro por lo que se convierte en una boca de lobos.Los piso,el granito,destruidos por los patines,las patinetas,las bicicletas,y el futbol.los bancos escritos y arrancadas piezas,los arboles llenos de comejen todo el paseo del prado es un desastre.Y que me dicen del parque d e las almendras o de los enamorados?verdadero campo de futbol.hoy lo arreglan y mañana le rompen hasta las papeleras.los bancos rotos, increiblemente.Entonces compañeros nada que ver con los señores helms,burton,trump,y la banda delincuencial.se trata de indisciplina social al mas alto grado. que hacemos antes y despues de los 500?

    • Mágico dijo:

      Efectivamente, habanera, no ha quedado "títere con cabeza": Se ha desbaratado La Rampa, el Paseo del Prado, las carreteras, las calles y las aceras de toda Cuba, los edificios tambíén. Y todo lo que sea construcción y demás se está yendo abajo. ¿Pues quiénes son los culpables?: los "títeres sin cabeza". No lo dude, habanera.

  • Marianela dijo:

    Se puede convocar y dar espacio a los Cuentapropistas pero por que no se implica a que cada Organismo ,Ministerio, Unidad Gastronomica, arregle al menos su pedacito
    El lCRT su entorno, sus aceras y sus jardines, a MINCEX los pedazos de granito que faltan a sus portales

  • ppg dijo:

    100% de acuerdo con el artículo.

  • Emilio dijo:

    Deberían rescatar los cárteres lumínico o de propaganda que le daban vida a las avenidas ;solo hay que ver la chapuseria q hicieron con el soterrado de la luminaria que una parte lo pusieron aéreo (23y m) no hay forma q trabajen con conciencia .

  • nestor dijo:

    Sugiero colocar bancos en la Rampa,muchas ciudades los tienen y resultan muy utiles.Recuerden que nuestra población cada dia acumula más años..Sería muy agradable poder descansar unos minutos mientras se pasea...Sobre recuperar la Rampa es una idea maravillosa..Algo bello para dejar a nuestros hijos y nietos...No hacerlo ,un pecado.

  • iiiiii dijo:

    Estoy de acuerdo en que lo que hicieron con las aceras de La Rampa fue una chapucería pero no es la única en La Habana, que decir de los pocos edificios de San Lázaro y Belascoain, que supuestamnete iban a ser restaurados a todo lo largo de la arteria San Lázaro hasta La Punta en saludo a los 500 de La Habana y cuando aconteció lo del tornado se llevaron las brigadas no se si para apoyar con las cosas que el fenómeno meteorológico afecto o si se fueron con él.

  • Arturo dijo:

    Y el Mosaico de Amelia "destruiudo" en le "eterna repación"?, quien va a responder tamaño "CRIMEN al PATRIMONIO?,,, Quién?

  • Amandy dijo:

    Con tanto esfuerzo que se ha hecho en la remodelación del Coppelia y da verguenza tanta falta de sensibilidad por la población que lo visita. Todas las áreas están llenas, pero llenas de basura, pululan los cucuruchos de maní, las latas, panes, etc, etc, etc. Por favor, es que a estas alturas hay que decirles a las mamás que enseñen a los niños a usar los cesto de basura?. ¿ A dónde ha quedado la educación formal de las familias.?. ¿Por qué hay tanta indolencia ante lo mal hecho?. De nada sirve que el estado repare pinte y arregle la ciudad si no la cuidamos.

    • Eduardo Ortega dijo:

      Amandy, tenemos el deber de educar a todas las personas, persuadirlos; pero también en una sociedad a todos aquellos que no quieran comportarse como personas civilizadas, hay que aplicarle el peso de la Ley. Los que tiren basura o permitan que los niños que los acompañen tiren basura en lugares públicos, deben ser multados con fuerte sumas; algo ejemplarizante, algo en que para la próxima las personas lo piensen dos veces antes de tirar un papel en el piso. De igual forma, deben multarse a las personas jurídicas que no cuiden el entorno, como lo que ha ocurrido con la acera y la obra de arte dañada en la Rampa. Esto se debe aplicar en todos los lugares. SALUDOS!

  • nandor10 dijo:

    ojala llegara el día en que lo unico feo y chapucero en la rampa fueran las aceras...

  • R.Montané dijo:

    La Habana, como todas las capitales del mundo, refleja la esencia cultural y politica de toda la nación. En gran medida se convierten en paradigma para todo el país e incluso traza, muchas veces espontaneamente, caminos de urbanismo, estética, tendencias arquitectónicas y organización comercial que inspiran a otras ciudades a alcanzar,
    con arreglo a sus particularidades, semejanzas útiles para el disffrute de todos. Gracias al Historiador de la Ciudad, hoy nos enorgullecemos de la denominada Habana Vieja que en honor a la
    mas estricta verdad histórica captó la genial idea de
    Fidel de reconstruir una parte esencial de la
    historia de Cuba. Los que vivimos en La Habana
    sabemos perfectamente que ni la casa natal de
    Martí escapó al descuido. Pero la Revolución
    también puso en el foco de su atención otras partes
    de la ciudad. Ya nadie menciona la colosal inversión que se hizo en la reparación de toda la
    calle Monte, quizás la principal arteria comercial de
    la capital, convertida hoy, por la chapuceria del
    desgobierno, en una candonga inmunda. Entre los
    primeras medidas de beneficio social se halla el
    programa de eliminación de los barrios marginales
    y recordamos que tan temprano como en el propio
    año 1959 el tristemente célebre Barrio de Las
    Yaguas fue desmantelado y sus habitantes fueron
    beneficiados con viviendas decorosas construidas
    en las inmediaciones de Tallapiedra y en la avenida
    de Vento ("Manuela la mejicana" de Marta Rojas)
    Hoy muchos barrios de lo que se denomina Centro
    Habana que se encuentran en un franco proceso de
    deterioro cuya perspectiva mas inmediata es el
    derrumbe y las condiciones no distan mucho de lo
    que fue el tristemente celebre barrio de Las Yaguas.
    Lo que sucedió en La Rampa no es un hecho aislado. Es el sello distintivo de Aguas de La Habana; el Gas Manufacturado y otras entidades que hacen chapucerias graves una tras otras por toda la capital y NADIE les pone coto. Es la UNE cuando poda sin dios ni amparo lo que quiere, como quiere y cuando quiere. El ultimo ejemplo sucedió en Playa con la tala de varios emblematicos flamboyanes en 5ta y 38..
    Los edificios altos están en un estado PELIGROSO, varios, de deterioro constructivo y solo algunos intentos periodísticos lo han denunciado. En fin, la lista es larga pero la base de todo el problema es el desgobierno. Lo sucedido en La Rampa tuvo lugar a varios metros de las oficinas del PCC provincial y no se percataron de nada por lo visto. Las redes sociales inmediatamente mostraron la negligencia y nadie reaccionó. Alrededor de rodo lo mal hecho hay decenas de entidades oficiales y tampoco reaccionaron.
    Hay hechos, malos y buenos, que estremecen sectores sociales y oficiales tambien. Sea este lamentable hecho ese punro de infleccion que nos haga sentir que para ser Cuba, hay que ser La Habana primero, Santiago, Holguin...
    Hay que gobernar y hacerlo bien que en ultima instancia, para eso el pueblo les paga

    Las Yaguas. Centro Habana contiene edificaciones que son verdaderas joyas arquitectonicas que merecen un proyecto de reconstruccion . Otras barriadas de la capital no son menos bellas y no hay planes de atención y reconstrucción. Nadie sabe a ciencia cierta cual será el futuro de La Habana desde el punto de vista urbanístico. Excluyo a La Habana Vieja. La Rampa es todo aquello que

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también