Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Raíces de identidad

| 12

Poco podrá hacer nuestro sistema de educación cuando la mala ortografía y la redacción infeliz quedan grabadas de manera indeleble en la memoria a través de una imagen gráfica.

Para las naciones que se construyen a contrapelo de la herencia colonial y neocolonial, con el añadido de las formas contemporáneas del poder hegemónico, la reafirmación de la propia identidad constituye un factor determinante de supervivencia y crecimiento.

Sus raíces son múltiples. Algunas, frágiles y delicadas, se extienden por la superficie del suelo. Otras se hunden en lo profundo de la tierra. Son cimientos que soportan los más intensos vendavales. En la interacción de sus componentes, hechos de vida y memoria, se va edificando una narrativa que se traduce en términos de cultura, base de la unidad que opera sin desmedro de la diversidad de creencias, orígenes y territorios en los que nos asentamos.

La lengua que hablamos, por encima de las distintas cadencias típicas de cada región, en el extenso y variado universo hispánico, se define por los rasgos de la norma culta hablada en Cuba. Es el idioma oficial del país, ratificado así por la Constitución recién aprobada. En su defensa se impone emprender las regulaciones jurídicas para su uso en los espacios públicos y en los medios de comunicación. Se trata, en suma, de establecer las políticas lingüísticas de obligatorio cumplimiento. Es un trabajo serio que demanda la contribución efectiva de especialistas en la materia, aunque no puede seguirse postergando, puesto que la contaminación y el disparate nos rodean y nos invaden en acelerada corrosión del buen decir y de la comunicación adecuada.

Pululan en nuestras calles agresivos carteles, muchos de manufactura primitiva y otros anuncios, más ostentosos por los lumínicos, que agreden la visualidad, la ortografía y el idioma oficial.

La calle es de todos. Ha de estar presidida por el respeto mutuo, la adecuada convivencia y la defensa de la cultura. Por lo demás, poco podrá hacer nuestro sistema de educación cuando la mala ortografía y la redacción infeliz quedan grabadas de manera indeleble en la memoria a través de una imagen gráfica. La pobreza del lenguaje en los planos del léxico y la sintaxis interfiere gravemente con la eficiencia en la comunicación de mensajes que, por su importancia, tienen que captar el interés de amplias audiencias.

En la última etapa de la República neocolonial, la creciente penetración del imperialismo norteamericano se manifestó en la contaminación del idioma en el entorno mercantil. Nuestras tradicionales bodegas, administradas por gallegos acriollados, intentaron adquirir un matiz más aristocrático y empezaron a denominarse grocery.

Las farmacias, llamadas entonces boticas, se estaban convirtiendo en drugstore. La red de la cadena Woolwoorth era conocida como Tencent, y en plural, tencenes. Los artículos costumbristas de la prensa señalaron críticamente la invasión progresiva del fenómeno, al punto que se consideró la posibilidad de legislar al respecto. Ha llegado la hora de hacerlo.

Ciertas creencias utilitarias subestiman el estudio de la literatura. En ella, a través de los siglos de nuestra brevísima historia, se ha venido forjando la imagen de nuestra identidad. Así lo comprendieron los maestros que, desde su modesto trabajo cotidiano, construyeron focos de resistencia ante la opresión colonial. Desde el aula, nos enseñaron, ellos también, a pensar en cubano e incluyeron textos de nuestros autores en los manuales de lectura que llenan nuestras horas de estudio hasta quedar grabados para siempre en nuestra memoria, todavía virgen en esas primeras edades.

Si me preguntaran por los pilares básicos de la formación humana, me atrevería a afirmar que se encuentran en la literatura, la historia y las matemáticas. Todos ellos constituyen vías del pensar y el sentir que nos acompañarán a lo largo de toda la existencia.

La literatura amplía el dominio de la lengua, favorece la lectura de los matices de la realidad, despierta la mirada hacia la naturaleza y agudiza la comprensión de la complejidad del mundo que nos habita, revela la belleza y la resonancia melódica en el concatenarse de las palabras. La historia renueva y construye el relato del origen de lo que somos. La matemática ejercita el razonamiento lógico, inseparable de la necesaria problematización de la realidad en lo tangible e inmediato y en la formulación de las leyes del universo infinito que rodea nuestro minúsculo planeta. Esta tríada de saberes nutre la imaginación, sustento de la creación científica y de la innovación tecnológica.

Abocados a la depredación irreversible del planeta, a la manipulación sofisticada de las conciencias, el desarrollo humano en su dimensión espiritual es vía y objetivo final del socialismo.

Señalización de la Salida de Emergencia en el Ómnibus que cubre la ruta Camajuaní-Vueltas en la provincia de Villa Clara. Ufff!!!!!!!. Foto: Amaurys Guevara Valdés/ Lector de Cubadebate en Villa Clara/Archivo.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • leonel dijo:

    Mucha razón tiene la autora de este articulo.
    «el desarrollo humano en su dimensión espiritual es via y objeto final del socialismo».
    Genial.

  • Eduardo Ortega dijo:

    De acuerdo. Ha llegado la hora de legislar al respecto. Tenemos nueva Constitución, recientemente estrenada, que cuenta que el apoyo mayoritario de nuestro Pueblo.
    Hay que legislar sobre varias cosas de manera urgente; no se puede esperar mucho más. En otro artículo hablé acerca de la necesaria legislación sobre el comportamiento en el espacio público, para evitar los borrachos al timón de un auto o el que echa basura donde no se debe, sin el menor sonrojo.
    ¡Ah! pues hay que legislar también sobre los letreros que abundan en los ómnibus y otros lugares públicos y que son un ataque a la educación.
    SALUDOS!

  • mary dijo:

    Doctora:
    Excelente articulo, en mi caso, coincidencia total con su criterios.
    Mi formacion profesional fue en este pais, donde naci 6 años posterior al triunfo revolucionario.
    Tuve el privilegio de contar con excelentes profesores en la escuela Primaria, Secundaria, Preuniversitaria y Superior, formados tambien en este pais, base fundamental para la preparacion de los estudiante
    Mi ortografia se ejercio desde la Educacion Primaria, con el habito de la lectura.
    Mi modesta valoracion es que los Programas de Estudios que se aplicaron en mi generacion fueron Excelentes, incluian en Secundaria y Pre la asignatura «Literartura», basica para el entrenamiento de lectura e interpretacion.
    La Asignatura «Historia» no era complementaria, era basica y de caracter universal
    Los Examenes de Ingreso a la Universidad no estaban establecidos, en su defecto , los Trabajos de Control y Examenes Finales, muy rigurosos y exigentes , pocos alumnos, ni siquiera los mas aventajados, podian obtener 100 puntos en un examen final de cualquier asignatura.
    Existian los Facultativos de Ciencias Basicas (matematica, fisica y quimica) y los estudiantes se insertaban en el seleccionado , segun su interes, y con la limitante que muchos no tenian vocacion, aun asi, daban el margen para afianzarse en una de las tres ciencias basicas
    Por que cambiaron los Programas de Estudio?
    No resulta necesaria la respuesta, con absoluta certeza puedo afirmar que hemos retrocedido y Urge salvar la sociedad cubana de lo banal, de la mediocridad.
    Urge aplicar , con sentido practico, las Leyes Filosoficas impartidas en el Preuniversitario , entre ellas «Ley de la Negacion»
    Urge el Trabajo, la Conciencia, el Amor

  • Armando Enrique dijo:

    Colmada esta la sociedad de déficit de cultura general, no solo en la ortografía y el idioma. Observemos cómo hablan muchos ante las cámaras de televisión y saquemos nuestras propias conclusiones. Cuando no hay fluidez en el discurso no hay conocimiento cultural.

  • Francisco Rivero dijo:

    Una construcción permanente es el hecho de la identidad en cada uno de nosotros como individuos en la particularida de sus raices, sean familiares, sociales.

    La conciencia es una adquisición y una suerte de luz por donde andar en el enfrentamiento a los desafios de la vida en sociedad. En lo que indica la señora Pogolotti en este articulo agregaria a la consideración la educación civica en el sistema escolar como un feliz complemento al desarrollo humano.

    Un saludo fraterno

  • eva dijo:

    Como siempre Doctora, sus articulos semanales nos hacen pensar. Acaban de concluir los exámenes de ingreso a la universidad, excelentes alumnos pierden puntos por errores ortográficos y así de gradúan de bachilleres.

  • Luis Fonte Galindo dijo:

    Estimada Profesora:

    Si todos leyéramos e intentáramos entender sus textos, comenzando por los dominicales de Juventud Rebelde, con toda seguridad seríamos, al menos, y parafraseando al poeta, “un tin mejores” y mucho más felices. Gracias por sus semanales entregas.

  • Hipo dijo:

    bueno, habría que empezar por los comentaristas deportivios, siguen diciendo «muy superior», y otras más. bueno, eso a modo de broma. ahora, más en serio, tienen que ponerle freno al fenómeno. comenzando desde la escuela, y terminando en la sociedad. es infernal esa música vulgar, y peor aún cuando los niños y jóvenes son los que más la escuchan. hablaron de resoluciones y leyes, pero las maletas «¿musicales?» siguen inundando las calles, parques y malecones con sus decibeles; hasta en un círculo infantil escuché hace poco esa cosa. no hay forma de que los niños, que lo absorven todo crezcan con valores dignos de una sociedad del siglo XXI. Esa «música» no enseña nada ni transmites valores. es mi criterio, saben a qué tipo de música me refiero. otra de las aristas del problema está en la falta de difusión de la lectura. es cierto que es un hábito que se crea desde el hogar (agradezco los libros que me legó mi hermano), pero el país debe hacer un esfuerzo mayor. ya no ves un niño leyendo un libro, ni en las escuelas. no ves una feria del libro donde se vendan clásicos de aventuras de salgari, de verne, de dumas; u otros textos de literatura rusa, dostoevski, bulgakov; o víctor hugo, balzac… en fin, crecí con la biblioteca de mis padres y los textos de martí: «ser cultos es el único modo de ser libres». al menos las ferias del libro de provincias no creo que sea exitosas. entonces, tomen medidas, generen sanciones, pero sean autocríticos, no todo depende de prohibiciones

  • Fernan dijo:

    Si, y también son múltiples las raíces de la mediocridad que nos está carcomiendo desde hace años, mediocridad evidenciada en profesionales que leen mal y que escriben con infinidad de faltas ortográficas, que la más de las veces no se entiende lo escrito, o el sentido de lo escrito se pierde… Este mismo espacio de debate es muestra de ello, hay comentarios que independientemente de la carga de razón que lleven, son risibles por la cantidad de faltas de ortografía en su redacción, y no me refiero a la falta cometida al pulsar una tecla escribiendo apurado, no, son faltas evidentes de una persona que sencillamente NO SABE ESCRIBIR, que aparte del nivel o título que posea, le aprobaron la asignatura de Español … Y retomando lo de las raíces, como fuente de esa mediocridad puedo mencionar el «promocionismo» instaurado en el Sistema Educacional donde el lema de muchos ¿educadores? es «mis frijoles primero». Puedo mencionar el culto al reguetón, con el que niños y jóvenes van creciendo día a día aprendiendo a expresar estupideces e idioteces, chavacanerías y otros males peores pasando por el machismo y la violencia, amén de hablar mal y escribir peor.
    Puedo mencionar el «lenguaje criptográfico compactado» que se usa para comunicarse usando los móviles y PC.
    Puedo mencionar, además, la disminución en el nivel de los controles y pruebas a los educandos, ahora, independientemente de que el aprobado es con 60 puntos, también se les da a los estudiantes «los objetivos de la prueba» que no es más que centrarse en lo que va a salir en el exámen…ja, ja, ja.
    ¿Que moraleja se puede extraer si Ud. tiene una media (promedio) para medir determinado producto y al cabo del tiempo siente la obligación de bajar la medida de esa media?
    Respuesta: que la calidad de ese producto ha bajado por lo que hay que bajar los estándares…
    Y comentar sobre los «famosos Planes de Estudio» que la más de las veces son confeccionados por personas que no tienen la mano embarrada de tiza…es llover sobre mojado.
    Ya lo decía yo en otro momento, la mediocridad, la indolencia y la mentira nos atacan…

  • Ernesto Estevez Rams dijo:

    Nuestra televisión continúa poniendo subtitulajes con verdaderas aberraciones ortográficas y gramaticales, lo ha hecho por años y lo sigue haciendo, a pesar de las críticas. Los cintillos debajo de las imágenes en los noticieros tienen faltas de ortografía con frecuencia. Seguimos? Esta misma semana en un reportaje pudimos oir como a un evento asistieron «en su mayoría cubanos y de otros países» con lo que me entra la duda si vinieron además delegados de otro planeta. Empiecen por exigirle al ICRT responsabilidad social, su desempeño en este asunto, es para el llanto.

  • Berta Labriego dijo:

    Un poco tarde…no le parece?.

    Lo que plantea el artículo no es un factor aislado y por lo tanto susceptible de ser corregido puntualmente.

  • Visorcubano dijo:

    Los problemas que a diario nos envuelven y asfixian pueden tener diferentes causas, pero la principal es que la familia ha cambiado y ha visto deteriorada su papel, rol y autoridad educativa por problemas socio-económicos externos a ella, pero que la condicionan. Entonces, ¿para qué lamentarse de lo que se ha perdido en vez de preguntarse cada uno de los hipercriticos de la Revolución, qué voy a hacer para rescatar los valores y funciones que tuvo, tiene y tendrá la familia para la sociedad? Es facil criticar en vez de hacer, ya lo dijo Martí la Patria es Ara, no pedestal, entonces ¿que haremos para cambiar lo malo por lo bueno? Yo tengo respuestas y ¿usted?

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Graziella Pogolotti

Graziella Pogolotti

Crítica de arte, ensayista e intelectual cubana. Premio Nacional de Literatura (2005). Presidenta del Consejo Asesor del Ministro de Cultura, vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, miembro de la Academia Cubana de la Lengua y presidenta de la Fundación Alejo Carpentier.

Vea también