Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

«Capitán América, mi futuro depende de ti», el empleo por la oposición antichavista de símbolos yanquis

| 24

El empleo por la oposición antichavista de símbolos yanquis revela el efecto tan hondo y devastador de la maquinaria de dominación cultural sobre la subjetividad de la gente. Foto: VTV.

El ministro de Cultura venezolano Ernesto Villegas ha estado llamando la atención sobre el empleo por la oposición antichavista de símbolos yanquis en marchas y manifestaciones. La bandera de EE.UU., efigies del Tío Sam, réplicas de la Estatua de la Libertad y hasta personajes de la industria del entretenimiento han desfilado para protestar contra el gobierno legítimo del Presidente Maduro, apoyar a Guaidó y hacerles el juego a los yanquis.

El propio Bolton comparó cínicamente la operación contra Venezuela con el estrangulamiento letal que practica el personaje de La guerra de las galaxias Darth Vader, para liquidar a sus adversarios.

Villegas circuló una foto muy impactante: un opositor de apariencia humilde marcha con su hijo sobre los hombros. El niño, de unos 6 o 7 años, va disfrazado de «Capitán América», un superhéroe yanqui muy popular. El manifestante lleva además un cartel rústico que reza: «Capitán América, mi futuro depende de ti

El personaje del Capitán América nació en un antiguo cómic de la época de la II Guerra Mundial y se enfrentaba por entonces a malvados del Eje Roma-Berlín-Tokio. Representaba obviamente a los EE.UU. y llevaba los colores de la bandera en el traje y el escudo. Renació luego en series y películas y tuvo otros enemigos, aunque sin perder la apariencia patriotera de su indumentaria.

El patético llamado del manifestante antichavista puede brotar de la ingenuidad, de la frecuente confusión entre realidad y ficción que se da en consumidores hipnotizados de subproductos hollywoodenses o del impulso terrible de reclamar metafóricamente la intervención militar de EE.UU. en su país. ¿Quién sabe?

¿Actuó este manifestante tan fascinado por el Capitán América por su propia voluntad? ¿O tuvo algún patrocinador? ¿Alguien que pagó el disfraz del niño y los contrató (al padre y al niño) para participar en la marcha?

De todos modos, el mensaje del cartel «Capitán América, mi futuro depende de ti» nos produce inquietud, zozobra, lástima, repugnancia. Y es que revela el efecto tan hondo y devastador de la maquinaria de dominación cultural sobre la subjetividad de la gente. Si ese hombre de pueblo (digamos que es eso: un hombre de pueblo) decidió hacer un doble llamado al Capitán América, por vía del disfraz de su hijo y del cartel, es un ejemplo digno de estudio.

Se ha dicho que uno de los triunfos más notables de la manipulación reaccionaria a través de los medios tradicionales y los más novedosos es precisamente la gestación del «pobre de derecha».

Una exótica criatura que vota contra sí misma, contra su familia, contra su clase, contra sus propios intereses. A la hora de definirse políticamente, lo hace por sus opresores, por aquellos que la explotan y desprecian, por los que han explotado y despreciado a sus antecesores generación tras generación.

No se trata lamentablemente de una criatura tan rara y exótica. Ha habido triunfos electorales de la ultraderecha en nuestra región gracias al voto de sectores populares. Se ha traicionado la llamada «democracia», es cierto, y ha habido fraudes, trucos, «falsas noticias», difamación reiterada de otros candidatos, todo tipo de trampas. Pero, aunque nos duela, hay que reconocer que el mensaje engañoso de la ultraderecha ha sido escuchado entre las víctimas más sufridas del sistema.

Volviendo a nuestro devoto antichavista del Capitán América, pudiéramos decir que sí, que es un «pobre de derecha», un infeliz maniatado, sin libertad alguna, conducido al rebaño de los servidores del sistema. Su foto, tan ilustrativa, nos habla en particular del papel que tienen los símbolos imperiales promovidos por la industria del entretenimiento en la construcción de una visión del mundo reaccionaria y hasta fascistoide entre gente desamparada, confundida, sin asideros.

Esto demuestra una vez más aquello que repetía Fidel, parafraseando a Martí: «Sin cultura, no hay libertad posible». O aquella otra afirmación: «Toda revolución es hija de la cultura y de las ideas». No hablaba solo de cultura artística, por supuesto; sino de aquella que permite al ser humano entender su entorno, entenderse a sí mismo e instalarse en la realidad a partir de sus convicciones más profundas y razonadas. La ignorancia, la tontería, la frivolidad, deja al ser humano desamparado ante la manipulación.

Los que defendemos la igualdad, la justicia, la verdadera democracia, tenemos que ser capaces de crear los antídotos imprescindibles ante la «globo-colonización» cultural, como ha dicho Frei Betto.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Leandro dijo:

    Pienso que en unos lugares más, en otros menos, pero todos de una manera u otra somos blanco del pensamiento único que pretende extender por todo el mundo el imperio estadounidense.
    En mi criterio, Carlos Marx y Federico Engels en su obra “La ideología alemana” nos dan la clave cundo señalan que: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época… La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente…
    “Los individuos que forman la clase dominante tienen también, entre otras cosas, la conciencia de ello y piensan a tono con ello; por eso, en cuanto dominan como clase y en cuanto determinan todo el ámbito de una época histórica, se comprende de suyo que lo hagan en toda su extensión y, por tanto, entre otras cosas, también como pensadores, como productores de ideas, que regulen la producción y distribución de las ideas de su tiempo; y que sus ideas sean, por ello mismo, las ideas dominantes de la época.” Independientemente del tiempo transcurrido y de las complejidades de la época actual, la esencia de lo planteado por los clásicos del marxismo, a mi juicio, mantiene plena vigencia. Vivimos en un mundo globalizado, en el que la gran burguesía estadounidense, dueña mayoritaria de gigantescas transnacionales que concentran los medios fundamentales para la producción material y espiritual, empleando los novísimos adelantos de la Revolución Científico-tecnológica, batalla denodadamente por imponer sus patrones espirituales a la sociedad, ya no solo en un país o una región, sino en el mundo entero y los símbolos constituyen un elemento esencial de esa batalla.
    Cuba no está exenta. El eminente intelectual cubano Luis Toledo Sande en numerosas ocasiones ha tratado el asunto. Pero poco se ha hecho en la práctica por difundir nuestros símbolos, mientras los extranjeros, en particular los estadounidenses, proliferan por todas partes. Espero que con la nueva Ley de símbolos, la situación cambie y se comience un proceso de producción de nuestros símbolos al alcance de todos los cubanos.
    Recientemente pudimos ver el grotesco espectáculo donde el Sr. Bolton anunciaba en medio de aplausos, ante los reductos de la tristemente célebre Brigada de la Compota y otro grupito de su misma estirpe, el recrudecimiento del bloqueo que tanto daña al pueblo de Cuba. Allí estaba una representación del reducido grupo de los que desde dentro y de afuera siguen esperando por el Capitán América.
    Martí nos alertó oportunamente: “Obraría muy ligero quien creyese que la idea de la anexión, irrealizable e innecesaria como es, desaparecerá de nuestros problemas por su flojedad esencial, por la fuerza de nuestros desdenes, o por el brío de nuestra censura… La idea de la anexión… es un factor grave y continuo de la política cubana… La idea de la anexión es un factor político menos potente hoy que nunca, y destinado a impotencia permanente; pero como factor político se le ha de tratar a la vez que se demuestre su ineficacia…”
    Po su parte, Félix Varela fue claro cuando escribió: “patriotas hay (de nombre) que no cesan de pedir la paga de su patriotismo, que la vociferan por todas partes, y dejan de ser patriotas cuando dejan de ser pagados…Patriotas hay que venderían su patria si les dieran más de lo que reciben de ella”. Por la televisión pudimos ver a Antúnez, uno de esos “patriotas” que ha hecho del “patriotismo” un negocio mediante el cual cuestiona con una sarta de infamias ¿cómo le viene en gana o como le ordenan que cuestione? el sistema cubano y en reciprocidad el Capitán América le paga sus servicios y le posibilita algún que otro viajecito.
    Cuando los clásicos del marxismo dicen “por término medio” no están absolutizando, por tanto hay posibilidades para contrarrestar ese pensamiento único; creemos entre todos los “antídotos imprescindibles” que refiere el escrito de Abel Prieto.

    • EL PANADERO DE ALTA HABANA dijo:

      Compañero Leandro muy pero muy buena su refleccion lo felicito de todo corazon como buen patriota que soy, tenemos los buenos y verdaderos patriotas de cuba y de toda la America Latina ponernos las pilas para lograr revertir la situacion que hoy enfrentamos y ojala ya no sea tarde .

  • Jose R Oro dijo:

    Hay niveles de miseria y de ser abyectos que realmente demuestran que siempre queda espacio para el asombro. «Capitán América, mi futuro depende de ti.» es realmente triste y expresa la baja calidad humana de los partidarios de Guaidó

  • DarkPhoenix dijo:

    Cosa muy ilógica de pensar así. Capitán América, si bien representa los ideales estadounidenses no los veo como lo que se quiere representar por los partidarios de Guaidó. Sólo miren Civil War y vean como lucha contra la más fiel representación de la ultraderecha conservadora del universo cinematográfico de Marvel hasta el punto de ir al exilio y esconderse por ser prófugo del gobierno de su propia nación. Y en Infinity War se ve super claro su postura de luchar contra esos ideales si fuese necesario. Y es que es logico, sólo miren como Hollywood completo esta contra Trump y creo que los hermanos Russo no son la excepción.

  • nicolas perez delgado dijo:

    Abel: excelente artículo, por ameno y enjundioso. Saludos para todo tu equipo martiano.
    nicolas

  • Orla dijo:

    Consideren, aunque el sujeto sea un penetrado cultural de los simbolos hollywoodenses, que cuando espera su futuro del Capitan America es porque piensa que con tasas de inflacion estratosfericas, el chavismo no tiene nada que ofrecerle.

    • rafael g dijo:

      orla de verdad que te la comiste con tu criterio fascista y mal intencionado , lo primero que hay que tener en la vida es dignidad y patriotismo por tu patria, tu piensa que el capitalismo le va a dar mucho a esos infelices que piensen como ellos y como tu,lee un poco lo que esta pasando en angentina ,peru ,ecuador y brasil para que despues puedas expresar algo coherente

      • la verdad dijo:

        todas esos paises que mencionastes estan mucho mejor economicamente que Venezuela .En Venezuela hay una inflacion del 10 000000 por ciento ,algo nunca visto y uno de los mayores exodos migratorios de los ultimos anos

  • Noelvis dijo:

    Saludos.
    JOSE R. ORO, aún sigues pensando que estoy errado cuando digo lo de «los pueblos corderos»?, pues aqui el autor los denomina de otra manera «pobres de derecha», y sabes que?, esos necesitan probar, sentir, padecer, convivir y sufrir eso que defienden, para que lleguen a la bifurcación de su decisión, seguir siendo pobre explotado o rebelarse y elegir al antagónico del capitalismo, y eso solo lo puede lograr el hombre por si mismo y de manera individual, yo al menos no creo en mesías guiando pueblos. Cuando cada uno de esos «pobres de derecha» sientan el sufrimiento de su equivocación, entonces nacerán muchos líderes, muchas voces hablando el mismo idioma y entonces serán pobres monolíticos buscando su vida mejor…»es mas oscura la noche, cuando se acerca el amanecer».

    • Jose R Oro dijo:

      Muchos saludos Noelvis. Si, continúo pensando que está usted errado. La representación del pueblo venezolano son los que a pesar de las enormes dificultades, intimidaciones, amenazas de todo tipo, apoyan al gobierno bolivariano. Si usted asume que alguien disfrazado de «superhéroe» y otros partidarios de Guaidó son la genuina representación del pueblo Venezuela, se equivoca de nuevo y esta vez realmente en grande. El resto de su comentario corresponde a mi juicio a una especie de “purificación mediante el sufrimiento”, o de “darwinismo social” que es simplemente irreal

  • Palax dijo:

    Excelente artículo y coincido plenamente con el comentario del Leandro recuerden que antes que llegue la maquinaria bélica yanqui ya estarán los símbolos de ellos adentro del país que pretenden dominar, como si fueran sinónimos de la felicidad ilimitada.

    • omar dijo:

      Palax: tiene usted razón. Mire estamos sujetos a una guerra de símbolos. Me refiero a las camisas, pullovers, pañuelos, etc con la bandera norteamericana (baste este solo ejemplo) En 1978, durante el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes de La Habana, la delegación de los EEUU desfiló sin su bandera. Cuando se les preguntó la razón, le respondieron al periodista que lo hicieron por respeto al pueblo cubano porque sabían lo que esa bandera significaba para el pueblo de Cuba. Algunos olvidan que Martí, el más digno de todos los cubanos dijo en su poema La bailarina española: han hecho bien en quitar el banderón de la acera, porque si está la bandera, no sé, yo no puedo entrar… refiriéndose a la bandera de España. Por otro lado están los versos del poema Mi Bandera de Bonifacio Byrne: no deben flotar dos banderas don de basta con una, LA MÏA. Saludos

  • EL PANADERO DE ALTA HABANA dijo:

    Realmente es preocupante la realidad de la hermana Republica Bolibariana de Venezuela pues ya no son ni 3 ni 5 los años de revolucion son 20 y todavia una buena parte del pueblo se deja engañar.

  • Alfredo Benito Fuentes dijo:

    Muy ,pero muy importante este artículo,es digno de un profundo estudio por parte de los intelectuales de izquierda ; pero voy más lejos porque es hora ya que nuestros gobiernos que son antagónicos al poder imperial creen el sus respectivos países equipos científicos de trabajo que al igual que la maquinaria ideológica imperial pueda contrarrestar la guerra que nos hacen ,que es ahora de tipo ideológica pero que ellos crean a partir de las carencias materiales que ellos mismos promueven .
    Es fácil,te lanzo a un pozo de buena profundidad ,pero sin matarte de la caida y luego si dices lo que yo necesito ; te salvó y ya está me debes la vida y el voto.

  • Arturo dijo:

    No hay que ir muy lejos, también en La Habana, Cuba, en un desfile por el 1ro de mayo, un individuo marchó vestido de Capitán América, como si nada, con un cartel que decía Viva la cultura. Una foto de Fernando Medina Fernández lo atestigua.

  • AlexisAntonio fuego dijo:

    Excelente artículo y comentarios, es una lástima que la comprensión del mismo sea limitada para parte de ese pueblo que aun vive con el síndrome de la ignorancia política y social. Gracias a nuestros dirigentes y a esta Revolución que han sido capaces de crear la vacuna que anhelaron y soñaron nuestros ancestros.

  • la mia dijo:

    Perdónalos, Señor, no saben lo que piden..
    Si esos demonios entran, no tendrán futuro, pasado ni presente. Ellos se encargan de arrasar con todo. Miren Irak, Libia, Afganistán … Y lo peor, nunca se irán de tu tierra…

  • Ivan dijo:

    Puede que el futuro del personaje de marras realmente dependa del Capital América. La gobernanza del patio trasero del imperio desde la embajada y bases militares de Estados Unidos necesita de cipayos dispuestos a traicionar a sus compatriotas, del mismo modo que hay traidores en la lucha de clases en el marco de cada sociedad. Mientras en Venezuela, las mayorías humildes tienen patria y partidos de clase que les representan dignamente, lo que hay en Estados Unidos, España, Colombia y resto de naciones, que se apresuraron a reconocer al guarimbero Guaidó, lo que hay son puertas giratorias, caballos de Troya, flautistas de Hámelin y los clásicos partidos del capital, que, turnándose en el poder y traicionando sus promesas electorales dirigidas a las mayorías, logran crear una apariencia de democracia que no va más allá de una falsa esperanza. Derrotar las matrices informativas falsas y denunciar a los aparatos ideológico del capital sigue siendo la gran asignatura pendiente de la izquierda.

  • Hugo Andres Govin Diaz dijo:

    No vayamos tan lejos para ver eso. Aquí en nuestras calles, a pesar de las ultimas noticias del recrudecimiento del cerco por parte de otra administración yanqui desde 1960, una apreciable cantidad de compatriotas exiben sin pudor la simbología del SISTEMA que nos sigue pretendiendo hacer desaparecer.
    Dan lástima!

  • Telo dijo:

    ¿Y dónde está la foto que Villegas circuló y da pie al comentario? … Una foto vale más que mil palabras… ponme la foto.

  • Orland dijo:

    Jose R Oro dijo y le doy toda la razon.

    Hay niveles … de ser abyectos que realmente demuestran que siempre queda espacio para el asombro. «

  • Hector Martinez dijo:

    Tremenda realidad. Oportuna la nota publicada. Y es que el imperialismo lleva décadas construyendo su ideario, que logra mejores resultados a falta de ideas y de mejores realidades nacionales y sociales en cada uno de nuestro países. Refleja un enorme déficit en materia política y cultural. Pero porqué esa deficiencia de amplio espectro ocurre en un país que lleva mas de 20 años de proceso revolucionario, con gobernantes que no siguen al pie de la letra el guión económico, político y social que siempre llega desde EEUU por diversas vías y medios ? Me parece que algo hay que ajustar para que esa lucha con sus logros y resultados incluyendo la ideologia, llegue también de manera masiva y suficiente a las clases populares. Nuestra realidad (y no la de EEUU como poder imperial): Cómo hay que enseñarla, como hay que difundirla, cómo hay que interiorizarla, cómo hay que vivirla y cómo hay que sufrirla para sentirla como propia ? Las sociedades latinoamericanas no se cansan de seguir a los lacayos de siempre, que tuvieron la desgracia de no nacer en territorio de EEUU y quieren forzar a que los demás nos sintamos también en esa situación. Por supuesto que en EEUU no se puede invocar a un poder político ajeno o rival para «resolver los problemas del poder de EEUU», simplemente eso es castigado por la ley.

  • J.R. Parra dijo:

    Acciones típicas de una oposición entreguista. Estos constituyen nuevos retos para el Chavismo. Tienen que seguir incrementando la cultura del pueblo venezolano, o si no la ignorancia pudiera seguir manipulando sus comportamientos !

  • Rolando Banguela dijo:

    Capitán América mi futuro, el de mis hijos y el de mi pueblo depende de mí. Y esto es una decisión mía, más no soy el único. Mi Elpidio Valdés no me lo quita nadie.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel Prieto Jiménez

Abel Prieto Jiménez

Reconocido intelectual cubano. Fue Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y en dos ocasiones Ministro de Cultura. Actualmente dirige la Oficina del Programa Martiano y es el Presidente de la Sociedad Cultural «José Martí».Autor de numerosos cuentos y novelas como «El vuelo del gato» (1991). Diputado a la Asamblea Nacional.

Vea también