Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Elecciones en Brasil: Prefacio para un desastre

| 26 |

Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil. Foto: France Press.

Habrá que luchar hasta el final, pero la victoria de Jair Bolsonaro parece ya la crónica de una muerte anunciada. Y la palabra muerte está bien usada porque eso es lo que representa este personaje de la “lumpen-política” que durante casi 28 años pasó desapercibido en el corrupto Congreso brasileño. Muerte cuando propuso entrar con un “lanzallamas” al ministerio de Educación para erradicar hasta el último vestigio de las enseñanzas del gran educador Paulo Freire.

Muerte porque bajo su égida habrá un considerable refuerzo del autoritarismo en la escuela y en la sociedad, y se librará una guerra sin cuartel al pensamiento crítico en todas sus variantes. Muerte porque ha prometido represión y cárcel para todos quienes representan el pasado petista, aunque no pertenezcan a ese partido. Declaró en varias oportunidades que va a ilegalizar al marxismo y al “gramscismo” (aunque no dijo cómo) y que recortará drásticamente el presupuesto de facultades e institutos de investigación en ciencias sociales. Según este santo varón, su gobierno invertirá en ciencias “que produzcan cosas” (lavarropas, palas, tornillos, etcétera) y no palabras o ideologías.

Este verdadero troglodita, al que circunstancias fortuitas y un golpe de la Diosa Fortuna lo convirtieron en el casi seguro presidente de Brasil, fue favorecido con enormes sumas de dinero (por completo ilegales) una vez que la clase dominante brasileña cayó en la cuenta que los protegidos por Fernando H. Cardoso como candidatos del PSDB y la elite tradicional de Brasil agrupada en el PMDB eran repudiados o ignorados por el electorado.

Pragmática e inescrupulosa como siempre la derecha llegó a la conclusión que si no se podía derrotar al lulismo con sus candidatos “democráticos” propios – tal como antes ocurriera con José Serra (dos veces) Geraldo Alckmin, y Aecio Neves- debía hacerlo con cualquiera que pudiera, aún cuando fuese un patético emisario rescatado de las cloacas de la dictadura que asoló al país por más de veinte años. Se ratifica por enésima vez que la derecha no tiene la más mínima lealtad hacia la democracia, como lo demuestra su apoyo a Bolsonaro. Además éste cuenta con el respaldo de Donald Trump para reorganizar a la derecha en todo el hemisferio y el asesoramiento del equipo que dirigió la campaña presidencial de Trump. Se dice además que Steve Bannon en persona está colaborando en la estrategia propagandística del “candidato del orden”.

Un dato muy significativo es que la campaña presidencial no se nota en las calles de Río. Ni un afiche, ni un pasacalles, una pintada en un murallón, nadie volanteando, ¡nada! Es que en esta nueva era de la “antipolítica”, astutamente promovida por la derecha, la política fue convenientemente apartada de la vía pública, y si bien esto es una tendencia general y creciente, en el caso del Brasil esta despolitización de la calle fue potenciada por el más fatídico error de la gestión del PT: confiar ingenuamente en que el ejercicio del poder político por parte de un partido de izquierda, o progresista, podría descansar en el rodaje de las instituciones supuestamente democráticas (que no lo son). La consecuencia fue la suicida desmovilización y desorganización de sus propias fuerzas políticas, comenzando por el PT, siguiendo con la CUT y ninguneando a los Sem Terra. El resultado: una Dilma indefensa frente a los lobos del mercado que se movían a sus anchas en las estructuras institucionales del estado burgués, especialmente en el Congreso y el Poder Judicial.

Por eso la política no está en las calles, y los pocos que salen son mayoritariamente partidarios de Bolsonaro. Todo circula por la Internet y, en menor medida, por los diarios, la televisión y la radio. Un distraído turista procedente del “cinturón bíblico” de Estados Unidos, digamos Mississippi o Alabama, jamás se daría cuenta que en pocos días más este país se juega su futuro, en una opción dramática.

Pero si el visitante incursionara en la telaraña de la web, allí se percataría de lo que está ocurriendo y observaría a la lucha política librada sin cuartel, pero en el ciberespacio. Esto plantea un enorme desafío para las fuerzas populares porque deberán aprender a moverse en un campo minado que sus enemigos inventaron y conocen a la perfección.

No obstante, si movido por su fe nuestro visitante asistiera a alguno de los miles de templos evangélicos dispersos por todo el Brasil también se daría cuenta de que hay una elección presidencial en ciernes. Comprobaría, para su mayúscula sorpresa, que los pastores y sus ayudantes al terminar la ceremonia religiosa se dirigen a la salida y entregan a cada uno de los feligreses un volante en donde se dice a quién se debe votar para presidente, gobernador, etcétera, porque son esos candidatos, y sólo ellos, los que Dios dijo que hay que votar. Deplorable trasmutación del modelo del partido bolchevique –con su ética militante, su organización, su conciencia revolucionaria- puesto ahora al servicio de la reacción y de la contrarrevolución ¡nada menos que por unas iglesias!

Las evangélicas en Brasil constituyen un aparato político formidable –presentes en grados diversos en varios países de Nuestra América, y de creciente gravitación en Argentina- pero su eficacia no sólo reposa en la militancia y la labor cotidiana de sus pastores y agitadores en el territorio sino también en la persistencia de un núcleo duro conservador –muy arraigado en los sectores más atrasados del campo popular- pero de inestables preferencias políticas.

Según algunos analistas este sector representa un treinta por ciento de la población y si a comienzos de siglo se inclinaron por el PT (y se mantuvieron en ese espacio político durante catorce años, retenidos por las políticas sociales del gobierno) ahora cortaron amarras y lo hacen por Bolsonaro. Un factor decisivo de esta ruptura fue la creencia, abiertamente inculcada por la prensa canalla, de que el tsunami de la corrupción en Brasil –simbolizado en la operación Lava Jato- sólo puede ser atribuido a la maldad del PT y sus dirigentes.

Ese vendaval de dirigentes políticos, empresarios y funcionarios desfilando por les estrados judiciales y terminando en la cárcel tuvo un impacto tremendo sobre la conciencia popular y potenció la insatisfacción ante la crisis económica y el aumento de la criminalidad, o al menos la percepción de tales cosas fogoneada impúdicamente –como en la Argentina de la época de Cristina Fernández- por la prensa hegemónica.

Es impresionante constatar como hombres y mujeres del pueblo repiten esa letanía –el PT robó y corrompió- cada vez que se les pregunta la razón de su voto por Bolsonaro. Si algo demuestra esta reiterada respuesta es la escasa capacidad que tuvo ese partido de explicar la muy larga historia de la corrupción en Brasil, quienes fueron sus principales agentes y beneficiarios, y los mecanismos legales y judiciales que posibilitaron su funcionamiento. Tarea que, por cierto, no fue intentada por los gobiernos del PT. Pero, claro está que para poder hacerlo había que tener medios de comunicación y una política para los medios. Y el PT no tuvo ni lo uno ni lo otro.

Cuando culmine el proceso electoral y se constituya la Cámara de Diputados muy probablemente Bolsonaro y sus aliados lleguen a controlar los dos tercios de los votos. Con ellos podrán introducir una serie de reformas hiper-retrógradas a la Constitución de 1988. Una de ellas, anticipada por el candidato presidencial, figura la criminalización del activismo social y de las organizaciones sociales cuyas acciones constituirían un crimen contra la seguridad del estado y el orden público y sus responsables deberían cumplir largas condenas en la cárcel. Habrá que ver si esto finalmente logra ser aprobado en el Congreso.

El tema no es si el PSL, el partido de Bolsonaro tendrá los votos, sino la intensidad de la reacción anti-PT que podría sedimentarse en un enorme bloque parlamentario con número suficiente para aprobar esas reformas. Si no lo tuviera, la tradicional corrupción de la política brasileña permitiría comprar los votos necesarios para satisfacer las retrógradas aspiraciones de Bolsonaro y la clase dominante de Brasil que, de este modo, constitucionalizaría los decretos y las leyes de Michel Temer. Dicho todo esto, sólo un milagro podría revertir esta brutal deriva autoritaria de la democracia brasileña. Pero los milagros no existen en la vida política.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Héctor dijo:

    No entiendo como este troglodita puede engañar a un pueblo entero ,que malagradecidos son estos brasileños, acaso no son capaces de apreciar todo lo que hicieron los gobiernos del PT LULA-DILMA.Ingratos.No quisiera pensar que los resultados de la 1ra vuelta están manipulados y está no es la verdadera voluntad del pueblo brasileños.Se verán horrores.

    • jikí dijo:

      Los pueblos son engañados cuando las personas más identificadas con la verdad no la defienden y permiten que los infames guíen los pueblos. Latinoamérica está recibiendo la cosecha de sus cultivos políticos en años anteriores. Cuando la izquierda alcanzó el poder no lo supieron o no quisieron usarlo a fondo, dejaron intacta a la clase de élite con todo su poder mediático, que cada día más se alza como el poder real sobre los pueblos.
      Por otra parte, los sectores populares sin ideología, después de un tiempo de haber salido de la pobreza, los que alcanzaron a llegar a la clase media, se olvidan de sus orígenes y comienzan a verse como futuros ricos y se van por ese camino sin darse cuenta que solo los conducirá a la pobreza nuevamente porque por el camino del capitalismo, ricos solo pueden ser unos pocos; los demás, el ejército asalariado que vende su inteligencia y fuerza de trabajo por salarios de hambre para fomentar las fortunas de los millonarios.
      Así va el mundo, dándole la espalda a la doctrina que explica la explotación en todos los tiempos y sucumbiendo ante los arreboles de esa gran bruja que es la plusvalía, hoy disfrazada con los arreboles de la tecnología para engañar a los tontos. Hoy “Los sonidos del silencio” tienen más vigencia y sentido que nunca. Las personas embobadas tras las luces de neón sin darse cuenta cuan engañosas son.

    • Fernando Villa Hrnàndez dijo:

      Yo si lo comprendo, las enormes mayoría no se mueven por la inteligencia o intentos de solidaridad les mueve las emociones e instintos egoístas, el nivel cultural es bajo por lo que pueden ser fácilmente sugestionados, ?como comparar a Lula (su representante Fernando ya que èl fue bloqueado por los poderosos del Brasil y del extranjero) con Bolsonero, es muy posible que los brasileños prefieran a Bolsonero que representa la torpeza mental, la agresividad destructiva, los pre-juicios respecto a mujeres, razas y homosexuales, los resultados de ésta elección afectará no solo a los Brasileños sino todo el mundo.

  • Roberto dijo:

    Más claro ni el agua más pura. Atilio ha hecho una tomografia a la dura realidad brasileña, con una clase política corrupta y sin temor a equivocarme debe estar en el podio de la corrupción mundial. Aquí hay una mezcla de errores de la izquierda y un buen aprovechamiento de la derecha. La “apolitica” se ha vuelto sustancialmente peligrosa y la gente no se detiene a buscar información de fondo y verídica se informan por las muy manipuladas y manipuladores redes sociales. Las izquierdas quieren hacer política con métodos obsoletos, no artillan las conciencias populares. Para colmo el negocio de las iglesias evangelicas en Brasil es un fenómeno peligroso y poderoso pues ahí tienen un resultado que no por esperado será desastroso. Habrá persecución política en Brasil y lo peor muertes que nadie lo dude.

  • Reinar dijo:

    Un pueblo entero engañado, lo dudo
    Brazil todos o casi todos tienen acceso a los medios de difusión, radio televisión , prensa, redes sociales
    Sencillamente si el PT hubiera hecho su trabajo bien , ya hubiera ganado en la primera vuelta y no me refiero a su trabajo con vistas a las elecciones , a lo anterior
    Muchos no tenemos información pero ellos allí si, de los sonados casos de corrupccion y por eso muchos estamos perplejos de como pinta la votación
    Como explicar entonces que un tipo como el con esas declaraciones inadecuadas, pero prometiendo acabar con la corrupccion tenga esa intención de votos
    Y lo de evangelista bueno , en Brazil la mayoría son católicos

    • joaco dijo:

      Exitoso articulo de Atilio, pero me llama la atención que ahora dicen que la izquierda no ha hecho un trabajo eficiente, es que acaso la población no se da cuenta de lo que ha hecho la derecha desde que acusaron a Dilma y le aplicaron una ley que al final fue todo mentira, mira para eso no hay que hacer un buen trabajo en la prensa escrita o televisiva simplemente los Brasileños son esclavos, fue el ultimo país en abolir la esclavitud, no dudes que en algún rincón del brasil todavía hayan esclavos y terratenientes. lo que ellos elijan ya lo disfrutaran o lamentaran.

  • RAFAEL MATANZAS dijo:

    BUENO,BUENO SI LOS BRACILEÑOS ELIGE AL HOMBRE DE LAS CAVERNAS COMO PRESIDENTE QUE SE VAYAN ACOSTUMBRANDO A VIVIR EN ELLA NADA HAY GUSTOS QUE MERECEN PALOS PERO PALOS SON

  • Corona dijo:

    No, señor Atílio Boròn, no fueron circunstâncias fortuitas ni golpe de Diosa Fortuna quienes favorecieron el ascenso de un poco conocido Jair Bolsonaro. Ese candidato se vió favorecido por los constantes errores del PT en el último mandato y con los escândalos de corrupciòn dentro de este partido ( que no fue el único partido envuelto en casos de corrupciòn). Súmele a eso que los partidos tradicionales ( PMDB, PSDB, ect) se dedicaron a ahogar al PT y no tenian ni un candidato serio para estás elecciones. Por tanto, estos dos factores ( la mala gestiòn del PT en el último mandato, com casos de corrupciòn incluidos, associado a la decadência de los partidos tradicionales) favorecieron la apariciòn y ascenso de Bolsonaro en el ambiente político electoral de Brasil.
    La ventaja de Bolsonaro sobre Haddad es muy grande. Si no ocurre un milagro, Bolsonaro será electo presidente el próximo 28/10.

  • Jose R. Oro dijo:

    Estoy leyendo este impresionante documento del gran intelectual de izquierda Atilio Boron, mas allá de su trágico contenido, creo que es necesario discutir y profundizar mucho acerca del futuro de la izquierda en América Latina, no solo en Brasil. Los desplomes de los sistemas políticos como el de Mexico donde AMLO surgió como presidente y controlador absoluto del Parlamento y ahora Bolsonaro desde la ultraderecha haciendo algo semejante, nos habla de un cambio de orden secular, que tenemos que estudiar de inmediato. ¡Réquiem por Brasil!

    • El buril dijo:

      Oro: “Requiem por Brasil” ó “Batalla de Stalingrado”?. Se lo comenté en aquél artículo suyo, no hay simil posible.

  • Enano dijo:

    Le aconsejo a Atilio que no gaste todas las balas en brasil , le queda Argentina 2019 ahi si creo que va a tener que buscar tinta porque se le va a acabar la que tenga en casa.

  • Dumbo dijo:

    Pues los del Norte, eligieron a uno de las cavernas y no están en las cavernas y ya va para 2 años
    Lo que más hace daño a partidos, gobiernos, instituciones , agrupaciones de todo tipo, a izquierdistas , derechistas , a las personas es no ser autocriticos
    Vaticinan catástrofes,malos momentos por llegar, son vaticinios , profecías
    Nadie quiere analizar porque regresa la derecha, después que la izquierda tuvo el poder
    Nadie lo he visto cuestionarse porque después del primer periodo exitoso del PT en el poder, la derecha no pudo impedir que volviera a ganar
    Y porque ahora sí, es más fácil decir los pobres millones de tontos se han dejado manipular, junto con los pobres tontos argentinos, junto a los pobres tontos colombianos , junto a los pobres tontos etc etc
    Mientras que no haya autocrítica no darán pie con bola, la izquierda debería meditar que hicieron mal
    Porque si en Brazil todo hubiera sido como cuando Lula empezó , ni 10 Usa ni 5 Trump hubieran podido influenciar
    Mucha corrupccion y la gente en el mundo está cansada de eso porque sabe el daño que hace( busquen el dato , no hay país en el mundo que castigue más duro la corrupccion que China)
    Y hablando de corrupccion , va ser muy interesante pero muy interesante ver cómo el nuevo presidente de México lucha contra ella… pero muy interesante

  • dariel dijo:

    Q gane el mejor

    • Alexeis Alberto. dijo:

      Aquí no gana el mejor.
      El mejor es Lula y a ese no se le compara nadie en Brasil,pero desgraciadamente ganará uno beneficiado de la injusticia hacia LULA.
      Esta estrategia es la que está usando la derecha en Latinoamerica respaldada por el gobierno imperialista.

  • PP dijo:

    Pero va ganar las elecciones… otro paso de retroceso en Latinoamérica, esta vez con tintes neofascistas. Muchos sufrirán en Brasil. Otro golpe a la democracia.

  • walter Barroso dijo:

    walter porque unas de las pr batallas fue la guerra contra el analfabetismo que tenia ahogado a nuestro pueblo y hoy a toda America latina y el anlfabetismo politico es peor aun como lo conoce la derecha latinoamericana y lo rebierte a su favor para que el pobre siga siendo pobre y nosotro los cubanos nos enseñaron a pensar politicamente dios salve a Brasil

  • Arturo Ramos dijo:

    Una cosa positiva dentro de la nube. Los agoreros de la sacrosanta democracia (desde el punto de vista hoy hegemónico) se las verán negras para no hacer activismo contra este Bolsonaro como lo hacen contra Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua.
    Malavarismos harán.

    • Enano dijo:

      Arturo ud ha conversado con Venezolanos y Nicaraguenses ultimamente o solo habla por lo leido?

  • Pelaez dijo:

    Que sera del pueblo cuando este loco tome el poder? Es ya una muerte adelantada!.

  • Adolfo Tamayo Aguilar dijo:

    Me maravillo de ver foristas que se empeñan de convertir al PT en el totí (los cubanos saben bien qué significa esta expresión) o sea todos los pájaros comen del arroz y la culpa la paga el totí. Me sumo a lo dicho por otro forista en el sentido de que pareciera que la derecha no ha cometido errores durante todos sus gobiernos y campañas y que por eso ahora millones van detrás de su candidato estrella.
    Muy objetivo y lleno de equidad el artículo de Atilio.

  • Onelio dijo:

    comentamos por comentar aqui la personas leen ,y a veces no saben los que expresan se hacen papagayos,el pueblo de brasil que defina su futuro o votacion ,dejemonos de ser fanaticos emperdernidos ,oidores de otros ,y no ver la realidades ,ningun sistema en este mundo es confiable ,si sale un presidente en brasil felicidades ,que trabaje mejor por el pueblo y vea sus necesidades no que caiga en descredito ,corrupcion y otros males que en muchos gobiernos abundan en esta region

  • néstor dijo:

    Me pregunto si todos confian en el resultado de las encuestas y la votación.Si juzgamos a partir de otros sucesos de la vida política no tendriamos porque estar tan seguros de que el resultado refleje realmente el deseo de las mayorías…Como es posible que los más apoyen lo que les perjudica?

  • rccc dijo:

    A estas alturas de la vida, mañana por fin llegaré a 69 años, una de las premisas más sólidamente incólume que poseo es que no hay nada mejor que un día detrás del otro, como criterio de verdad verdadera. Es el medio ideal para pulsar holísticamente nuestro convulso mundo. Sí me inclino a pensar que coincido con la comentarista del NTV del mediodía de hoy, de que este específico asunto es resultado de la percepción autocritica de los propios hegemonistas acerca de la declinación de su sistema que lo ven amenazados cada vez con cercas de huecos más pequeños y quieren salvar sus intereses a toda costa y costo. El fin justifica los medios es su doctrina.
    Lo comprobadamente cierto es que la violencia genera violencia. Eso ha tenido, tiene y tendría ahora también el costo infame de vidas inocentes a través de la historia. Es el costo que ha de pagarse para que la humanidad siga avanzando como lo ha hecho desde la Edad de Piedra hasta hoy. No hay “golpe de timón” que valga en el asunto de cambiar el curso de los acontecimientos que determinan la historia. Chacumbele anda por el mundo todavía haciendo de las suyas. Mañana cuando gane F. Haddad las elecciones por votación mayoritaria del pueblo brasileño se elevará la conflictividad a un nivel superior, y váyase a ver cuanto ocurra. Mi omnipresente perspicacia me lleva siempre a creer que lo han estado despojando de la victoria a él y al pueblo brasileño desde el etiquetamiento perverso de las encuestas. Posicionar un estado de opinión, _BIG DATA mediante_, para que tenga su cenit precisamente al final de la contienda para hacer fotofinish de algo que no lo era, ni nunca lo fue. Mucho dinero y dominio hegemónico hakeo, marañas, y todos los etcéteras, para manipular están presentes en el escenario, para que el resultado sea que de nuevo salga electo Juan Orlando Hernández. Oh, perdón, quise decir: Jair Messias Bolsonaro. (Trumpsito)
    ¿Qué pasará? Eso nadie lo sabe a ciencia cierta pero nada bueno va a ser.

  • Chico dijo:

    Parece rescatado de libros de Historia, pero en el aire sopla un remedo del grito de Millán Astray y sus partidarios: “¡Muera la inteligencia!” “¡Viva la muerte!” Tal es el futuro que la derecha latinoamericana, aliada a lo más retrógrado del pensamiento conservador norteamericano prepara para nuestra América.
    Duro tendrán que pelear los pueblos para rescatar la libertad secuestrada tras toneladas de mentiras y montañas de billetes. Duro tendrán que pelear los pueblos para no perecer bajo la bota injerencista de un Imperio que ansía controlar y derrochar todos los recursos naturales de lo que consideran suyo por designio divino.
    Si Bolsonaro y sus paniaguados resucitaron a Millán Astray, también hay que recordar las palabras de Miguel de Unamuno: “Vencerán porque tienen sobrada fuerza bruta, pero no convencerán, porque para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaran algo que les falta: razón y derecho en la lucha.”

  • fermin92 dijo:

    La bomba ahora si explota en brasil

  • Jesus dijo:

    Lo cierto es que la Derecha en el pais mas poderoso de Latinoamerica hizo su trabajo,
    mientras la Izquierda cedió espacio y cometió errores que la gente no perdono, opinar y hablar mal del presidente de Brasil no nos va ayudar en nada, nosotros necesitamos tener relaciones con todo el mundo, Brasil tiene importantes inversiones en la zona franca y además es una economia nada despreciable, miles de Cubanos viven en Brasil, Médicos y otros muchos profesionales unos por cuenta de nuestro estado y otros por su propia cuenta y si hay que velar por su seguridad, respetar la voluntad del pueblo de Brasil seria lo que nos toca ahora autodeterminación de los pueblos sea cual sea el camino escogido es lo que siempre hemos proclamado, nadie ha gritado fraude nadie ha dado un golpe de estado entonces que ganamos con insultar un gobierno que no ha comenzado aun que no ha declarado nada contra nosotros, quienes somos para dudar y cuestionar la voluntad del pueblo Brasileño, buenas relaciones es lo que necesitamos los cubanos para salir de nuestros problemas y esa política romántica y acalorada pasada de moda en nada nos ayuda.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también