Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

¿Decreto de la censura?

| 59 |

Lo que cierta prensa quiere presentar como un vulgar ejercicio de la censura —el Decreto 349 del 2018— es en realidad una vieja demanda de lo mejor de nuestra intelectualidad.

El lenguaje simbólico no es patrimonio exclusivo del arte; lo escuchamos a diario en cualquier charla de café. Por ejemplo, conversaba yo con cierto amigo, y de pronto este apuntó la nariz hacia una señora y dijo: “¡Caramba!, ¿viste qué perfume más escandaloso lleva?; parece una rumba de cajón”. Asombrosa metáfora. De tal modo mi amigo no solo conseguía dotar de imagen y sonido lo puramente olfatorio, sino que también era como si el perfume hiciese bailar a la señora.

A este tipo de recurso lingüístico, que transmuta hacia un sentido lo que es propio de otro, se le conoce como sinestesia, Así, con frecuencia, escuchamos hablar de un rojo chillón, una frase áspera, un calor pesado… ¿Cuántas veces montamos a una guagua, o vamos a una cafetería, y cuando en los bafles empieza a ladrar un reguetón salvaje, vemos cómo alguien arruga la nariz y contiene la respiración?: hasta algún sensible lugar de su conciencia el sonido llegó putrefacto.

Ya sabemos, el sentido del olfato está muy vinculado al del gusto. Sin olor, la comida es insípida. Cuando algo no nos gusta, es como si oliera mal; al menos simbólicamente. Desde luego, el gusto es variable, propio de cada sujeto, así que en esa materia nadie puede dictar cátedras.

Por ejemplo, en algunos países asiáticos se come la carne de perro; algo que al común de los cubanos provocaría repugnancia. Cualquier fanático de ese alimento argumentaría que con ello no hace daño a nadie; y es verdad. Pudiera, incluso, señalar razones culturales: ¿acaso no es plato típico del arte culinario?

Preguntémonos, sin embargo, qué pasaría si cuando usted entra a la cafetería, en vez del reguetón soez, el mesero le aprieta la nariz y a nombre del arte le obliga a comer una costilla de perro. Aquí no se trata de una sinestesia, la repugnancia sería un hecho tangible; pero, ¿cuál es la diferencia? ¿Acaso el paladar es más importante que el oído?

Sé que pudiese parecer exagerado el ejemplo, de modo que brindaré otro. Imaginen que subo a una guagua y parado en medio del pasillo me pongo a leer en voz alta un ensayo sobre la ideología barroca de Schopenhauer. Más aún, para asegurarme de que todos me escuchen, lo llevo grabado y enciendo el equipo a todo volumen. No me importa si molesto a quien disfruta de otra lectura o quiere estar a solas con sus pensamientos. Me excuso con la premisa de que lo hago a nombre del arte, y este se supone que es libre. Así razonan algunos. Mi amigo diría: “Estos señores padecen de un tacto muy oscuro”.

Recientemente leí el caso de dos jóvenes artistas que fueron multados por embarrase de excrementos frente al Capitolio de La Habana. Según dijeron, se trataba de una performance en protesta por la promulgación del Decreto 349 del 2018. También, haberlo hecho en defensa de la libertad artística. Pasemos por alto que si el sentido de la acción es recto, y por demás se impone su concepto a la gente, entonces no hay arte. Pero bueno, literalmente mudaron esa manifestación de las artes visuales, en una manifestación de las artes fétidas: y aquí tampoco cabe la sinestesia. En todo caso, alguien cierta vez dijo: “Tu libertad de agitar los brazos termina donde empieza mi nariz”. Supongo que igual pasa si en un lugar público alguien riega excrementos. Ya sabemos, estos no suelen parecer artísticos, así provengan de las latas de Piero Manzoni.

El Decreto 349, cuya letra y espíritu responde a insistentes reclamos de intelectuales y artistas cubanos, intenta poner orden en el siempre complejo campo de la comercialización del arte. Sin embargo, cierta prensa —que jura ser cubana, pero que es pagada por los Estados Unidos— ha pretendido tacharlo de “institucionalizar la censura”. Para ello, pretenden confundir al público con un argumento falaz: dicen que el arte ha de ser libre, lo cual es muy cierto; pero callan que su comercialización no lo es.

Un reducido grupo de artistas, vía redes sociales, hacen el coro. Son los mismos que una y otra vez llaman a cambiar el orden constitucional cubano, y a pesar de que consiguen muy pocos likes en sus textos, y casi nadie se los comparte, se presentan como la opción suprema de la nación. Muy bien saben que en cualquier país del mundo la evasión fiscal es un delito; que para comercializar un producto o servicio —incluyendo los artísticos— deben mediar contratos, facturas y demás registros contables. Sin embargo, adornan con la palabra libertad lo que es un claro llamamiento al caos.

Ellos, asimismo, saben que tampoco está permitido a un artista, o grupo de artistas, invadir sin autorización un espacio público para realizar espectáculos. En esto no hay excepción ni cuando solo mueva el altruismo o el amor al arte. Ahora mismo recuerdo un ejemplo clásico. El último concierto público celebrado por la afamada banda The Beatles fue realizado en la azotea de sus estudios en Londres. Llevaban varios años sin actuar en vivo, y no pidieron permiso a nadie; simplemente subieron a la azotea y comenzaron a tocar hacia la calle. Al rato, sin embargo, llegó la policía y tuvieron que parar. ¿La causa?: quejas de los vecinos. Moraleja: Por muy artista famoso que seas, no estás por encima del conjunto de principios jurídicos, políticos, morales y económicos que configuran el orden público.

Ciertamente, justo es apuntar que el Decreto 349 censura y penaliza un grupo de acciones; pero el caso es que sus apasionados críticos evitan referirlas. Preguntémonos por qué. Según el documento, son consideradas contravenciones cuando en el contenido de los audiovisuales se usan inapropiadamente los símbolos patrios, se exhibe material pornográfico; refleja violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; discriminación por el color de la piel, la orientación sexual, una discapacidad, y cualquier otra que atente contra la dignidad humana.

¿Acaso, en el fondo, están a favor de la vulgaridad y la grosería? ¿Era eso, realmente, lo que quiso expresar el artista al embadurnarse de excrementos? ¿Necesitarán de un público vulgar, con bajo espesor perceptivo para recibir aplausos? Ante tales hechos, mi amigo respondería con una doble sinestesia: Es que sus propósitos son de una claridad bullangueramente apestosa.

(Tomado de Escambray)

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Impresionante “Escambray”, realmente a la vanguardia de la prensa provincial y demostrando la importancia de esta en la vida de toda Cuba.

  • Mario dijo:

    Muy bueno el artículo. Este tema está sonando mucho, como refiere el artículo, en varios medios digitales. Está bien que hablen del tema y que no quede cierto vacío. Ya había leído una cara de la moneda. Me alegra leer también la otra.

  • Tomas C dijo:

    Excelente articulo. La mierda no tiene nada q ver con el arte. Aunque en verdad, hay arte q se le parece.

  • Gabo dijo:

    Excelente,para cuba y el mundo,en ocasiknes la gente olvida que vive en sociedad.En mi africa tampoco pueden hacerlo,les pasará lo mismo que a los bittles,multas y pueden ir a la cárcel.

  • Frankos dijo:

    Leyendo este articulo me asalta el temor de que se pueda establecer realmente un debate serio sobre algunos de los temas de interes de la realidad cubana. El autor no aborda ninguno de los temas criticados sobre el decreto por la sociedad cultural cubana, y segun intenta explicar vivimos en un mundo sencillo de blanco y negro. Por un lado el legislador, que todo lo que hace es positivo, y por otro unos artistas que abogan por el caos y la desregulizacion, que todo lo que hacen es malo. Tristes resultados solo pueden esperarse de analisis tan basicos como este.

  • María la jabá dijo:

    “Ciertamente, justo es apuntar que el Decreto 349 censura y penaliza un grupo de acciones; pero el caso es que sus apasionados críticos evitan referirlas. Preguntémonos por qué. Según el documento, son consideradas contravenciones cuando en el contenido de los audiovisuales se usan inapropiadamente los símbolos patrios, se exhibe material pornográfico; refleja violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; discriminación por el color de la piel, la orientación sexual, una discapacidad, y cualquier otra que atente contra la dignidad humana.” Se le puede aplicar a todos los” compositores” cubanos , cuyas letras son de suma desvergüenza, soeces y rayanas en lo pornográfico. Igual de escatológico embadurnarse excrementos que éstos otros que vociferan su hombría .

    • Jose R Oro dijo:

      Muy de acuerdo con usted, estimada María la Jabá. Creo que en parte esas son las razones para que exista el Decreto 349. No es solo connotaciones políticas o de valores patrios, sino de evitar en los posible o incluso revertir la “vulgarización” y pérdida de valores en las expresiones supuestamente artísticas como usted dice y de acuerdo con usted en lo escatológico, muchas veces la “mierda” intangible es mas hedionda y dañina, que los excrementos. Un fuerte abrazo

  • el pero dijo:

    El artículo está muy bueno. Coincido en un 99% con lo que dice el autor. El otro 1 % tiene que ver con la siguiente afirmación: Muy bien saben que en cualquier país del mundo (…) para comercializar un producto o servicio —incluyendo los artísticos— deben mediar contratos, facturas y demás registros contables”. De acuerdo, pero el problema es que el decreto 349 es claro cuando dice que esos contratos olo pueden efectuarse por medio del Estado a través de sus instituciones. He ahí la situación. Por qué razón los artistas no pueden comercializar su obra o exhibirla enn espacios gestionados por ellos mismos y utilizando sus propios ahorros? Claro que existirán tres o cuatro gatos que no son artistas queriendo montar una exposición en la sala de sus casas y cobrar por ello. El decreto debe darle cabida a ellos también, para que ni ellos ni nadie evada impuestos. Que rebaja la calidad del arte nacional? Bueno, siempre ha existido gente que se cree artista y va a la TV a cantar en un concurso, y eso no ha rebajado nunca la calidad de los intérpretes consagrados. Que se puede prestar para otro tipo de plataformas, incluida la subversión política? A ver, más allá de que el arte siempre ha sido y será político, en tanto nace del deslumbramiento o cuestionamiento que experimenta el ser humano frente a la realidad, la política cultural de la Revolución es lo suficientemente sólida y justa para que “propuestas” malintencionadas y que ocultan otras agendas no sobrevivan. Y es justa porque siempre terminará dándole prioridad al arte de calidad, y sólida porque sus intituciiones cuentan con suficientes y calificados profesionales de la crítica que sin necesidad de encargo alguno harán trizas (en el sentido de crítica aplastante) cualquiera de esas manifestaciones que quieran pasar gato por liebre. Pero el punto sigue siendo que el artista se exprese como mejor le parezca, por favor… Ya la crítica y el sentido común lo pondrán en su debido lugar.

  • Ariel dijo:

    En lo personal creo que este artículo va por las ramas. El arte es algo que algunas personas no tienen ni que estudiar para tener talento, como lo fue Benny Moré. Este artículo no explica nada del decreto, solo juzga.
    No se puede monopolizar los gustos de las personas, se pueden limitar ciertas cosas, pero muchas veces las manifestaciones artísticas están en constante cambio. Al final el resultado de censurar es estancamiento mientras otros avanzan.
    Pongo un ejemplo claro, si hay un muchacho que estudia en la universidad y no es músico, puede ser contratado por alguien para tocar en cualquier lugar, según el decreto no.

    • Carlos del Vedado dijo:

      Antes de publicar este articulo, Cubadebate debio publicar el Decreto, para saber de que se esta hablando.En lo particular, conozco algo al respecto, pero no he podido nunca ver el texto y analizarlo en profundidad.
      Por lo que he oido, hay que tener cuidado en como se aplica, porque definir “arte” es bien complejo y subjetivo, ahi estan los performances modernos, las instalaciones y otras variantes, que pueden ser del agrado o no del publico presente. La censura nunca es buena, a veces logra el proposito inverso en lo que busca.
      Con respecto al criterio de Ariel, a mi me preocupa un tanto, porque estoy en ese caso precisamente, tengo un hijo que entra a la Universidad este a;o, despues de cumplir su deber en el SMO y es AFICIONADO a la guitarra, la cual ejecuta bastante bien, en su Unidad Militar lo seleccionaban para actuar cuando venian visitas ect, ahora … va a venir un burocrata a decirle a mi hijo que no puede tocar contratado en un establecimiento X , o la fiesta de un amigo , por que si?Quien faculta a quien para decidir esto? Sera’ Constitucional?
      Gracias Cubadebate

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Carlos del Vedado. La resolucion 349 fue publicada en la Gaceta No. : 5 Tipo de Edición: Extraordinaria, de Fecha: 2018-01-24
        Consejo de Estado Decreto Ley No. 349/17
        No la pude abrir, esta en rar.
        Un abrazo

      • Arnoldo dijo:

        Carlos del Vedado y ¿por qué irse a la tremenda sin saber de qué estás hablando, como tu mismo aseveras? De tocar en un establecimiento X (hace años eso salio) a tocar en casa de un amigo… está un poquito exagerada la reacción. Mejor hubiera sido leer primero y opinar despues, me parece que muchos de los que comentan están en la misma situación que tu; pero así somos la cuentión es hablar.

      • Carlos del Vedado dijo:

        Para Aroldo
        Usted dice

        Carlos del Vedado y ¿por qué irse a la tremenda sin saber de qué estás hablando, como tu mismo aseveras? De tocar en un establecimiento X (hace años eso salio) a tocar en casa de un amigo… está un poquito exagerada la reacción. Mejor hubiera sido leer primero y opinar despues, me parece que muchos de los que comentan están en la misma situación que tu; pero así somos la cuentión es
        hablar.

        Antes que todo, respete las opiniones ajenas y no tergiverse. Nunca dije que no conociera del asunto, solo que no habia leido el texto integro, pues como a Jose R Oro, se me habia hecho imposible hacerlo al momento de escribir mi post. Para nada creo que exagero, la lectura posterior confirma mis sospechas de que este Decreto , mal aplicado , puede conducirnos a otra etapa oscura( ya superada hace tiempo) de nuestra politica hacia el arte. Nada de irse a la tremenda, usted puede verse en el caso de querer contratar unos payasos para el cumple de su hijo, y si su eleccion no esta aprobada, ” por alguien” por decidir, usted simplemente no puede ejercer su derecho a optar por la opcion cultural que mas le guste. Y quien, con que motivos o razones va tener poder para decidir sobre esto?Aqui nadie esta a favor de la pornografia infantil, las peliculas super violentas, o la propaganda destinada a da;ar la imagen del pais, donde no se incluye decir las verdades en el momento y usando la forma oportuna, el problema es que si usted regula por ley que alguien tenga la potestad de parametrar lo que es cultura o no, se habre una puerta infinita para todo tipo de arbitrariedades, como razona la immensa mayoria de las personas sobre este topico, incluidos los que tienen el valor y se prestigian en publicar sus opiniones en este sitio. Cuando alguien viole clara y flagrante mente lo establecido, ahi estaran los tribunales para aplicarle la justicia
        No ofenda a nadie, diciendole hablantin al que usted no conoce, argumente con ideas y no con fuegos de artificio de baja calidad.
        Gracias Cubadebate

  • osvaldo dijo:

    que manera más infantil de querer defender un punto de vista, desde la carne da can hasta lo de la heces, igual serian multados si en vez de heces usan pintura de uña, no se trata de la mancha si no de mancharse frente al capitolio, o sea de protestas que son censurables legalmente. sobre la letra del regatón están tan cierta su vulgaridad como cierta es la sed de este, “el pueblo más culto del mundo” para oírlas. Si bien no solo en Cuba es el caso, pues los Bad Boney se oyen aquí, en puerto rico, en toda Latinoamérica y hasta en España, no compararlo con el comer carne de perro, más bien es comparable con comer carne de cerdo que le gusta a casi todo el mundo meno a los veganos y judíos.
    Eso si, de acuerdo en que sitios públicos no se ponga esa música, cual entonces? Betoven, Mozard, Jose Jose, Skrillex? ….ninguna?…Bueno en una guagua lo mejor es no poner música, la gente paga para viajar, de preferencia sentado, no para que le pongan música que no le va a gustar pues siempre habrá alguien que no le guste la música que pongan sea cual sea.
    En una cafetería? pues bien sería MUY POLEMICO ser un juez que juzgue que es bueno o no, siempre terminaríamos siendo injustos además si no podemos controlar la calidad del ron como esperar controlar la música que se oiga o no? digo seamos prácticos como controlar eso?
    Lo otro es que lo que se critica es que una obra antes de presentarla al público se la presentes a un burócrata y él se tomaría la potestad de decir si es digerible o no, Se imaginan un Facundo Correcto decidiendo que obra cómica es buena o no, cuando uno hace criticas contractivos y cuando se pasa de la raya, cuando es que juega con el mono o con la cadena,
    A Martí de joven le encantaba ir a teatros a ver obras que la corona siempre veia con malos ojos, ya desde entonces se quería marcar el límite a la cultura…y a la crítica.

  • rosahabana dijo:

    publica el decreto hay muchas personas interesadas que desconocen todo su contenido, publicalo.

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Rosahabana: El decreto puedes encontrarlo en www,gacetaoficial.gob.cu.
      Yo le dí una primera lectura y no me parece tan censurante como dicen. De todos modos, aquí nunca ha hecho falta un decreto para eso.
      Saludos.

  • G.Esteban Ramirez dijo:

    Continuo insistiendo en que Granma y J.Rebelde reproduzcan esos brillantes articuloos de diversos periodicos provinciales,como este referente al decreto comentado.me pregunto cuales son las razones por la inaccion de la Policia,cuyo deber es OBLIGAR a que se cumplan las leyes.Por ejemplo,tantos comentarios referentes a la contaminacion sonora y hasta en las Farmacias han ubicado pantallas “planas” ,generalmente con Reguetones obscenos,a altos volumenes, que obligan al cliente a gritar para que los dependientes les oigan y atiendan. Vengan por esta aldea nombrada Holguin y “lo disfrutaran”.La nueva clase media que “ya esta aqui”,con alto poder adquisitivo,posee un bajisimo nivel educacional y cultural y por lo tanto,NO LES IMPORTA ,dada su desconsideracion por su prepotencia que les sale del bolsillo, hacia el projimo.

    • Rey dijo:

      Los nuevos “burgueses gentilhombres”, sobre quienes escribiera con fino sarcasmo Moliere…

    • María la jabá dijo:

      Dos días después de emitir un comentario, respetuoso y con palabras adecuadas, observo que no lo publicaron, intentaré explicar mi punto de vista nuevamente. Decía que hay muchos reguetoneros y compositores, si se les puede llamar así, en Cuba, que sus letras son claramente repugnantes y sexuales, entonces por qué razón no se les aplica éste artículo punitivo, al contrario se emite su música a todo lo que da y a cualquier hora del día, no importa si es hospital o círculo infantil. Ésa fue la idea que expuse, si al corrector de ésta página le parece mal … Concuerdo con usted en que al margen del punto concreto que toca el artículo hay muchas otras actividades que se hacen llamar artísticas y son una violencia agravada de los sentidos y la sensibilidad humana. Gracias

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      G.Esteban Ramirez:

      La inacción de las autoridades tal vez sea una de las claves para que podamos comprender por qué una parte considerable de las personas en nuestra sociedad muestra claros síntomas de lo que se ha dado en llamar “pérdida de valores”, que para mí no es tal pérdida, sino adquisición de valores negativos, como los que tú señalas en tu comentario. Tal vez alguien está convencido que este es el estándar de conducta adecuado para este momento y lugar. Personas que no se interesan por los problemas sociales, políticos, ni ambientales y que sólo tienen en la cabeza la sobrevivencia, o la mezquina idea de ganar el máximo de dinero con el mínimo de esfuerzo, a costa de quien sea, para vivir lo mejor posible sin importarles los problemas de los demás. “ Lo mío primero”. Nada que ver con aquellos que lo dejaron todo y se lanzaron a la manigua, o a las montañas, o a otras tierras, para pelear por un ideal de justicia y libertad.

      En cuanto al decreto en sí, no creo que vaya a hacer ninguna diferencia en lo referente al mejoramiento social por dos razones: En primer lugar porque, (como muchas medicinas de por aquí) no ataca la enfermedad, sino los síntomas. En segundo lugar porque es muy predecible que, como tantas otras normas similares, no será usado en el sentido que lo concibió el legislador, sino que se convertirá en otra herramienta para acrecentar aún más el ya desmesurado poder de la clase burocrática.

      Saludos

  • Noalruido dijo:

    Ojalá que el decreto no se convierta en letra muerta, sobre todo en Micro 7, Consejo Popular Manuel Isla Pérez en Santiago de Cuba

    • Ariel dijo:

      Noalruido creo que usted no se ha leído el decreto. Este no va contra altos decibeles ni reglamentaciones, de ser así no habría nadie en contra. Va de controlar y autorizar todas las manifestaciones artísticas y su reproducción. Incluso puede ir hasta contra el paquete, que se disfruta tanto. Creo que deberían poner un enlace al decreto o un análisis objetivo del mismo.
      Yo estoy a favor de reglamentaciones generales, pero el control absoluto en estos tiempos para mi resulta ilógico. Con el decreto nunca pudiera haber surgido Polo Montañez por ejemplo.

  • RAFAEL MATANZAS dijo:

    Eso es Arte embarrarce de excelemento mira pa eso en mi barrio se llama cochinada seré yo un inculto o ELLOS unos supet intelectuales del mundo musical

  • Aramides dijo:

    Excelente articulo. Conocemos las ideas de lo mejor del sector artistico cubano y la de otros que se autodenominan artistas. CON LA REVOLUCION TODO

  • wicho dijo:

    El proposito del decreto 349 muy bueno, hace falta que no se malinterprete y despues se censure lo que le de la gana a no se quien.

    • wicho dijo:

      …y se me olvidaba, todo va contra el reggaeton, pero hay cada humoristas por ahi que desde que empiezan su actuacion es diciendo vulgaridades hasta que terminan, espero que esos tambien entren en este decreto.

  • Moises dijo:

    Esclarecedor artículo y completamente cierto, los derechos personales no pueden ir en contra del derecho de los demas. hay que tener etica en lo que se hace.

  • Julio dijo:

    Totalmente de acuerdo con el artículo.

  • Amador dijo:

    Eso de que @un reducido grupo de artistas, vía redes sociales, hacen el coro” a la protesta contra el decreto, es una falacia. La lista de artistas que se oponen al decreto no es reducida, no, es inmensa, como inmensa fue la cantidad de intelectuales que subscribieron “la palabras del cardumen”.
    Igualmente, que el decreto “responda a insistentes reclamos de intelectuales y artistas cubanos” es cuando menos paradójico. Quién es ese intelectual de vanguardia, donde está, como se llama? que sienta la necesidad de que el estado le ponga coto a su creación y a los de sus colegas? Querer poner el ejemplo de los que se embarraron en el Capitolio para justificar a la cannona un decreto absurdo es un maniqueísmo.
    Imaginen por un momento la cantidad de obras de cine, de la literatura universal, de pintura, de música que fuera censurada en base a los criterios de que en dichos contenidos se usan inapropiadamente los símbolos patrios, se exhibe material pornográfico; refleja violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; discriminación por el color de la piel, la orientación sexual, una discapacidad, y cualquier otra que atente contra la dignidad humana.
    La obra pictórica de Eugene Delacroix, censurada, la poesía de Rimbaud, censurada, las películas de Francis Ford Coppola, censuradas, las novelas de Pedro Juan Gutiérrez, bajando, el rock and roll, bajando igual, el rap, censurado. Y otra cosa superimportante, lo que queda en la ley, quien es el funcionario encargado de aplicarlo? Las arbitraridades vienen en ola

  • Amador dijo:

    Imaginen por un momento la cantidad de obras de cine, de la literatura universal, de pintura, de música que fuera censurada en base a los criterios de que en dichos contenidos se usan inapropiadamente los símbolos patrios, se exhibe material pornográfico; refleja violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; discriminación por el color de la piel, la orientación sexual, una discapacidad, y cualquier otra que atente contra la dignidad humana.
    La obra pictórica de Eugene Delacroix, censurada, la poesía de Rimbaud, censurada, las películas de Francis Ford Coppola, censuradas, las novelas de Pedro Juan Gutiérrez, bajando, el rock and roll, las canciones de Jorge Drexler, Picasso, las películas de Lars Von Trierr, todos el mundo bajando.
    Además, cual es el funcionario que va decidir lo que se concibe como obra que atente contra la dignidad humana, la obra racista, etc? Quien es ese intelctual que esta por encima de todos para que solo a él se le ocurre que se debe o no se debe ver, leer, escuchar?

    • Andrés dijo:

      Muy de acuerdo Amador.

    • Diego dijo:

      Concuerdo con Amador, hay que ver qué vamos a censurar y por qué… HACEN FALTA CENSORES INTELIGENTES Y SENSIBLES, NO AUTÓMATAS BURRÓRRATAS ….

  • gladys regina dijo:

    Hummm,finalmente pude saber el contenido del articulo,me alegro que haya tenido que leerlo completo para saberlo,entonces pienso que en los tiempos que corren casi hay que censurar a todos los que ultimamente veo en la tele,por eso:..a mi dejenme con el canal educativo.Eso en cuanto a TV se trata,el arte va mas alla de lo que nos quieren obligar a ver,naturalmente.Hay muchas manifestaciones que quieren decirles artisticas cuando no lo son,yo creo que por ahi pudiera empezar la cosa,clasificar de arte lo que no lo es.HAy que llamarle artista al que hace o practica obras de verdadero valor etico y estetico,luego valorar si merece remuneracion por ello,pero desgraciadamente en muchos casos no es asi y la gente se sigue creyendo cosas.El mal gusto invade no solo los mejores barrios ,los lugares con tradicion cultural,las pantallas o las bocinas,sino tambien la moda al vestir,al pintar las fachadas,al gesticular y verbalizar .Pero bueno,son los riesgos que hay que correr al vivir en una sociedad tan “culta” como la nuestra….el coco no da calabaza,recuerdenlo!

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Rodríguez Salvador

Antonio Rodríguez Salvador

Es poeta, narrador, dramaturgo y ensayista cubano.

Vea también