Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Apolíticos?

| 27

Escuchaba por azar un diálogo entre dos consumidores de los llamados “paquetes” digitales, de los que de alguna forma, totales, parciales, selectivos, ocasionales o potenciales, somos todos los que disponemos de los medios apropiados de reproducción. Una le recomendaba y ofrecía a otro para que lo copiase y viese un buen elaborado filme inspirado en una verídica gesta latinoamericana frente a poderes extranjeros de sometimiento. Su reticente e huidizo interlocutor, terminó rechazando la propuesta, alegando que se trataba de una cinta “muy politizada”, y que en su lugar prefería “entretenerse” con “refrescantes” seriales de intrigas provenientes de la  establecida y exitosa fábrica hollywoodense de ensueños.

Aunque en efecto, según la vieja máxima popular de que “para gustos los colores…”, de respeto a las libres elecciones individuales en múltiples ámbitos de la vida, ello no quita inevitables preguntas reflexivas tales como si acaso puede creerse que tales producciones audiovisuales de considerables preferencias sean políticamente asépticas, o distracción químicamente pura, capaces de lograr una “desconexión” de las tensiones del mundo real.

Vana ilusión esta última si todo productor mediático para destinos masivos explícita o implícitamente intenta desde una asunción o referencia ideológica y un  intencionado punto de vista político una representación de un modo de vida social determinado recurriendo al despliegue de sus correspondientes valores y símbolos.

Por cierto que de cuanto  llega de fuentes foráneas no siempre consiste en seriales que nos inciten a movilizar la bienvenida inteligencia espectadora para advertir las tramposas sutilezas distorsionadoras de las verdades históricas presuntamente  reflejada en  capítulos de ficción.

Peor aún, abundan bastante las propuestas maniqueas en las que la siniestra Agencia de Inteligencia (CIA) de repugnante trayectoria aparece como la encarnación del bien universal y salvadora de la humanidad frente a una temible amenaza islámica sin clara frontera entre terroristas y pacíficos creyentes, o una reactivada guerra fría de nueva factura en la que Washington combate gloriosamente a su caprichosa lista de ejes de mal, con Rusia a la cabeza, y por supuesto integrada por Irán, Siria, Corea del norte y hasta la Venezuela bolivariana, sin dejar fuera de refilón a la resistente Cuba.

Hace tiempo escuché de un autorizado comentarista del cine el concepto de  la “consciente anulación de la inverosimilitud” para explicar lo que entendí como un tácito pacto del espectador para disfrutar solo durante el tiempo estricto de proyección que dure,  una trama exageradamente fantástica.

Pero parece improbable  que semejante mecanismo de corta aceptación convencional funcione en ofertas audiovisuales de prolongada continuidad llamadas cual gota que erosiona rocas, a dejar más huellas perdurables en las mentes receptoras, bajo la mano maestra experta de una industria del espectáculo demasiado posicionada y de momento sin una mejor alternativa que la oponga en cantidad.

Conste que en  estos casos que siempre el sentido común me libre de clamar por la falsa salida de la censura y las prohibiciones que oscurecen el fértil ejercicio de sacar propias conclusiones.  Eso sí comparto con quienes abogan por una educación desde temprano  en la lectura de los medios de comunicación, para poder identificar el zumo del aroma, el trasfondo de lo aparente, lo falso de lo relativamente cierto, en un disfrute crítico inteligente en lugar de convertirnos en mansos tragadores de una papilla ideológica de fascinante factura.

¿Quién dice que los buscados seriales son apolíticos, nada más que entretenimiento?   

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Andrews dijo:

    El problema esta que en el 80% de los casos la alternativa es, como decimos los cubanos “un tabaco” infumable donde los heroes son mas perfectos que en las series de que habla el articulo.

    • Andrés dijo:

      Tienes razón Andrews.Nos falta factura, intención y calidad a la hora de brindar nuestras propuestas. Aunque poquito a poquito vamos saliendo del odioso panfleto, aún estamos en ciernes y con mucho que aprender.

  • Concepción dijo:

    Creo que como país democrático cada ciudadano tiene derecho a escoger su entretenimiento, considero que estamos preparados hace años para esto sea el tema de que se trate. Nuestra Tv no es pródiga en programas atractivos para todas las edades y por la situación económica no puede producir los programas nacionales que nos interesan a los diversos grupos etareos.

  • Enrique.B dijo:

    Usted tiene completamente la razón y todos deberían darse cuenta de eso, que aunque la película o el serial este muy buena no está exenta de la política y la manipulación, donde en ellas de una forma o de otra se retrata a Estados Unidos como el bueno, el elegido y salvador de la humanidad, y de esa forma poco a poco terminan por controlarte.

    • Eduardo González S. dijo:

      Enrique.B: Muy cierto lo que usted dice. Súmese a esto que algunos nacionales expresan su criterio de “no me meto en política. Soy apolítico” La primera parte se debe traducir “me meto en lo que me tenga que meter que afecte mis intereses” luego hay una aluvional dosis de egoismo ahí. Y la segunda parte de la afirmación es su propia trampa porque decir eso es asumir precisamente una posición política.

  • sobrio dijo:

    Puede tener razon el articulo pero tambien depende del nivel cultural y dicho sea de paso ideologico del que recibe esa PAPILLA IDEOLOGICA pues me parece una exageracion estar buscando la 5ta pata al gato de cuanto audiovisual sale en pantalla.
    Por ejemplo el GUSTADISIMO SIN DUDA Juego de tronos he tenido el placer de verlo y realmente entre zombies, caballeros medievales, intrigas, dragones y hasta etc, en ningun punto he visto o me ha hecho analizar sobre la politica de otros paises o el papel de la CIA en latinoamerica. Sere apolitico? o simplemente es una serie de entretenimiento que se desarrolla siguiendo patrones de gustos del publico espectador y a la vez consumidor de esos materiales tan bien elaborados y con facturas multimillonarias.

    • Enrique.B dijo:

      Juego de Tronos, es una de las pocas excepciones, uno debe ver la película y el serial, que yo también veo por cierto y en mi opinión las películas y series estadounidenses son las mejores, pero debes tener bien claro cuando quieren meterte una idea en la cabeza de una forma que a simple vista no lo aparenta, y la gran mayoría no se trata de la CIA.

  • Benito Perez Maza dijo:

    Útil reflexión. Los ´´pasivos´´ ideológicos buscan su entretenimiento, lo que no es criticable. Lo importante es contribuir en su formación a evitarla pasividad ideológica, base fundamental para que productores de varios ´´entretenimientos´´ o se aprovechen para inculcar en otros sus mensajes encubiertos o sirvan al provechamiento de otros interesados en los mensajes a veces subluminares. ¿ Recuerdan las películas del Oeste de los EUA?

    • Comentarista dijo:

      “Los ´´pasivos´´ ideológicos buscan su entretenimiento, lo que no es criticable. Lo importante es contribuir en su formación a evitarla pasividad ideológica”. Según usted ” lo ideal” sería formar ideológicamente a todos los espectadores. Y eso, quién lo haría ?. Exactamente, en su opinión, quién ostenta el saber exacto o la razón absoluta para educar en determinada ideología, sea política o religiosa. Los extremos se tocan.

  • Arturo dijo:

    jajajajaja, tengo que reirme, es muy cómico

  • Adrián dijo:

    Solo hay que ver “Salt” con Angelina Jolie y “red sparrow” para ver como manipulan todo. Hasta las filmaciones de los pioneros soviéticos.
    Y “Juego de tronos” (para mi una copia moderna de El Señor de los Anillos, y no he gastado ni un minuto de mi vida en verla) no hablara de la CIA…pero otras series si endiosan a USA: Team Six, por ejemplo.
    Solo hay que recordar como Dr. House, en un capitulo, debía tratar a un “refugiado” cubano.

    • Alheli dijo:

      Recuerdovese episodio, que pasaron justo cuando me gradue de MGI y me disponía a empezar la Especialudad. El dr House trató al refugiado cubano como al resto de sus pacientes. Y en el guión se incluyeron palabras de elogio hacia la total inclusividad de nuestro sistema de salud y el talento de nuestros medicos, acotando que era solo la situacion economica lo que impedia que nuestra medicina fuera mejor.

  • Pedro R.Castro dijo:

    100 % de acuerdo !

  • cesarv dijo:

    Si las películas américanas son tan malas, llenas de temas políticos que puedan tergiversar la mentes del espectador ¿por qué las ponen? podemos evitar esto eliminándolas. Ahora la otra pregunta ¿ qué van a dar en la TV Cubana? la TV no tiene programas y estos no cumplen con los gustos para el entretenimiento familiar. La repetición de las aventuras, películas cubanas aburren y cansan, Ej: ( Se acabó los 3 Villalobos por el Canal 3 y lo reponen por el Educativo) por eso las personas buscan opciones más dínamicas y con eso no se están desviando ideológicamente, esos son pensamientos obsoletos de los años 90 del siglo pasado. Existen miles de documentales de Geografía Nacional (en español) Tru History y/o que tienen calidad y creo que estos no tienen níngun fin politico. La calidad y los gustos son preferencias que nadie debe discutir ni cuestionar. La caildad es el respeto al pueblo.

  • carlos(CAAG) dijo:

    Buenos días a todos. Y que propone usted estimado periodista, que uno vea la televisión Cubana, que sus programas, salvo contadas excepciones no sirven, y además también es política, ya que según está “…..aquí todo está muy bien, y el resto del mundo está muy mal….”. Por ponerle un ejemplo los policiacos cubanos que ponen los domingos, son “UNA GRAN MENTIRA”, en ellos es donde único la policía es eficiente, rápida, cordial y amable. La realidad es muy distinta. Voy a ponerles un ejemplo personal: “hace un tiempo ya, me robaron un televisor pantalla plana creo que de 18” (digo creo porque no tengo la propiedad ahora mismo en mis manos), picaron el marco de madera de una ventana, jorobaron una cabilla que hacía de reja, y por ahí sustrajeron el televisor. De esto me di cuenta cuando llegue del trabajo, y ya estaba oscureciendo. Llame al 106, y se personaron los compañeros de guardia relativamente rápido, vino el técnico que debía coger las huellas e inspeccionar el lugar, y dijo que no se podía hacer nada, sin siquiera mirar la ventana, ya era de noche y no se veía nada en el pasillo al que da la ventana, así que no sé cómo pudo determinar esto, además venia una oficial que me entrevista, y me informa que al otro día tenía que ir a la unidad de Aguilera en Lawton, por la tarde, a recoger la copia de la denuncia. Voy a eso de las 4:30 pm, le manifiesto al oficial que me atiende mi propósito, y mi denuncia no aparece. Buscan a un oficial, el cual se presenta como el jefe de los instructores, el cual comienza a darme una explicación de los porque los por cuantos y no sé cuántas cosas más, como yo seguía parado en mis trece, me dice, mira ven que te voy a entregar tu copia de la denuncia, ya habían pasado entre una cosa y otra, cerca dos horas. Cuando llegamos a la oficina me entrega mi copia y cuando la recibo, la misma tenía la hora de registrada de 10 min antes de habérmela entregado. La conclusión que se saque fue fácil, mientras el oficial conversaba conmigo, registraron la denuncia en la computadora. Al día de hoy, nadie me ha informado que ha pasado con mi denuncia.

  • Luis dijo:

    Los salarios en cuba están trayendo más problemas que la carga ideológica de los seriales

  • CarlosERA dijo:

    El tema del entretenimiento a partir del material audiovisual, es sin duda, muy polémico, los criterios están acorde, y es mi criterio, al nivel cultural de las personas, realmente toda producción audiovisual, filmes, series, novelas, dramatizados, de una forma u otra enfocan las realidades, que se viven o que se han vivido y teniendo en cuenta la ideología del productor, enfatiza más en lo que cree que para ellos es positivo, amén de la puesta en escena del producto, el uso de los recursos y de la tecnología que hacen más atractivo el material, considero que el periodista dejó claro su mensaje cuando termino su artículo ….( Eso sí comparto con quienes abogan por una educación desde temprano en la lectura de los medios de comunicación, para poder identificar el zumo del aroma, el trasfondo de lo aparente, lo falso de lo relativamente cierto, en un disfrute crítico inteligente en lugar de convertirnos en mansos tragadores de una papilla ideológica de fascinante factura….)

  • CAVAFY dijo:

    asombra lo superficial de algunos de los análisis de algunos de los foristas, coincido 100% con los comentarios del artículo, no hay ingenuidad en nada de los seriales que trasmiten, los que hablan de la mentira en el los policiacos del patio, más que abundan en los que se trasmiten, hace unos días vi uno en que una de las protagonistas estaba grave y con un semblante de una estrella de cine. la CIA aparece como salvadora, análisis similar ameritan las novelas donde los buenos son más que buenos, las malas más que malas, matices cero. Y no solo la despolitización sino el poco crecimiento espiritual que aportan, donde subyace siempre un culto al tener por encima del ser, culturalmente es todo un suicidio, afortunadamente muchos seriales europeos, tiene una factura más digna y no tan maniquea como las que abundan en los llamados paquetes, aportando algo. La televisión en Cuba es perfectible muy perfectible pero no enajenante salvo cuando intenta el calco de programas de Miami etc

  • cam dijo:

    si realmente quieres buscarle la 5 pata al gato, todo absolutamente todo es político, inclusive hasta el all mighty GoT es acerca de política, cualquier show donde se representa interacciones en una sociedad(ya sea ficción o no) y teniendo en cuenta que la sociedad está moldeada a partir de las políticas de sus dirigentes, se puede considerar que ese show es una oda a los éxitos y fracasos de los políticos. si esta es su visión de todos los show, por supuesto que solo va a ver aquellos que resuenen con sus visiones, aplicando un filtro muy fino, el resto del mundo simplemente quiere entretenerse un rato y no presta mucha atención a estas cosas, a no ser que sea necesario.
    saludos

  • Karrow dijo:

    El problema es complejo y también las soluciones. La educación desde temprano es vital, que desarrolle el pensamiento crítico. Mucha gente rechaza los contenidos políticos explícitos, pero caen adormecidos ante los implícitos pero que son hechos con abundantes recursos y guiones entretenidos, con mucha acción y “emociones fuertes”. Hay que ofrecer alternativas que combinen lo profundo y lo educativo con lo divertido, sin caer en “tabacos” ni en banalidades, pero a veces no hay recursos para lograrlo. Hay que comprender también que vivimos en un mundo capitalista globalizado y las grandes industrias son parte esencial del sistema y trabajan en función de sus intereses de adormecimiento. Es un sistema y todos sus resortes están en función de perpetuarlo. Así que de vuelta a la educación… porque la maquinaria audiovisual capitalista no hay quien la pare mientras perdure ese sistema y, obviamente, la censura es contraproducente, como también lo es la crítica que solo resalta lo negativo, pues genera rechazo y la gente se aferra más aún a esos productos de entretenimiento que los críticos a veces pintan destacando todo lo malo, pero sin matices cuando, en realidad, algo bueno también tienen, aunque sean los efectos visuales.

  • Aníbal Sánchez Numa dijo:

    Claro que están cargados de mensajes subliminales los productos de esa clase, pero es lo que estamos viendo desde que tenemos uso de razón, al menos los contemporáneos conmigo (33 años). Mucho se ha hablado de la penetración ideológica a través de la cultura, y con razón. Me alegra mucho que desde hace algún tiempo se transmiten bastantes filmes franceses (aunque la alerta está desde hace rato, así que deberían haber comenzado hace muchos años). La verdad, yo mismo hace 10 o 15 años era consumidor de productos hollywoodenses de todo tipo, y simplemente llegó el momento en que comencé a sentirme engañado y manipulado, y actualmente no me interesa ninguna de esas propuestas exageradas. Prefiero ver un filme francés, o quizás las películas del corte de Arte 7, que no están cargadas de esos súper efectos y toda esa exageración. No puedo decir tampoco que es un producto de la juventud, porque conozco personas de más de 50 años que se emocionan bastante con series llenas de sensacionalismo. Actualmente cuando paso mi vista por una súper producción hollywoodense me pongo a reír un poco con las recetas eternas, digamos: el lindo y la linda siempre terminan juntos al final. No sabría decir en qué momento ocurrió ese cambio, quizás es simplemente madurez. Cierto es que conozco personas que ven esos productos sin notar la carga ideológica, pero creo que es difícil determinar hasta qué punto son influenciados por su mensaje subyacente. Será que estoy mayor, pero prefiero mucho más ver algo más relacionado con la realidad, donde no todos los actores sean modelos de pasarela. Creo que haría falta una investigación seria para determinar qué hace que una persona prefiera o no esta clase de materiales.

    • leydys dijo:

      Porque lloran mis amigas? excelente, me encanto, es el final feliz de una pelicula sin fin.

  • VENTURA CARBALLIDO PUPO dijo:

    Hugo me adhiero ciento por ciento a sus formulaciones filosóficas sobre el tema en cuestión. Pasa también en los casos de muchos internautas, que con plena convicción politica de las cosas, en modo alguno temen a visitar lugares donde nuestros enemigos de clase aplican un lenguaje indecente, denigrante de nuestro proceso social y de sus lideres históricos. Esos que reuyen a la politizacion, negando ver un material empaquetado, en muchos casos, son personas alejadas de la politica,por otras razones; pero cuando ven ese fenómeno, marcado con cualquier proceso social de cualquier nación, entonces se detienen y les resulta atractivo, por ajustarse a matrices mentales condicionadas; en virtud del cual, dan credito a esas barbaridades; cosa que no sucede con los revolucionarios convencidos. Detrás de esto, en algunos casos,– no vamos ser absoluto–, operan reacciones a la forma de ver las cosas o del pensamiento que llevan escondido en su masa gris.

  • alexce dijo:

    Salvo alguna Excepción los programa de nuestra TV Cubana no se pueden ver a mi gusto salvo los documentales del educativo, Y pienzo que hay que respetarle el derecho de cada persona a ver el audiovisual que le guste. Mi Mama se entretiene con las novelas del paquete sin embargo no les gustan las que estan dando en la TV cubana, Su gusto personal. Los consumidores del paquete muchos estan para entretenerse y ven en ese serial que ustedes dicen la accion del mismo y el entretenimiento que este da. hay muchos problemas en nuestros hogares que resolver para ponerse a pensar y analizar el mismo. Ademas con el costo del internet en CUBA no podemos acceder a los sitios de revistas y el paquete no las brinda.

  • CARLOS dijo:

    SI ALGO DEBERIAMOS AGRADECER LOS CUBANOS ES LA EXISTENCIA DEL PAQUETE PORQUE LA REALIDAD ES QUE LA TV CUBANA ES SALVO TELESUR Y ALGUNOS PROGRAMAS DE MULTIVISION UN DESASTRE,GRACIAS AL PAQUETE SE PUEDEN VER FILMES,NOVELAS Y MUCHOS DOCUMENTALES QUE DESGRACIADAMENTE A LA TV DE CUBA NO LES INTERESA POR LO TANDO PROFESOR GRACIAS A DIOS POR EL PAQUETE.

  • Casanova dijo:

    Y yo me pregunto: ¿Acaso los programas transmitidos por nuestra TV no están altamente politizados en su mayoría? Y yo mismo me respondo: Salvo contadas excepciones, el contenido de nuestra parrilla televisiva posee un trasfondo político de gran peso. Considero que el espectador debe ser lo sufucientemente capaz de discernir cuando un programa está enfocado a “lavarle el cerebro”. Además debemos ser capaces de separar lo que verdaderamente entretiene (si ese es nuestro objetivo), de lo que lleva la política o el consumismo (lo cual es otra cosa a la que se dedican estas series holliwoodenses) a nuestras pantallas. Siempre debemos tener en cuenta que la fórmula política+entretenimiento siempre ha dado buenos resultados y ha sido muy cautivadora, tal es el caso, por solo poner un ejemplo, de la gustada serie House of Cards.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también