Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Díaz-Canel: Admiramos sinceramente la valentía y audacia de los revolucionarios venezolanos

| 6 |

El Presidente cubano este miércoles ante la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela. Foto: @AnaTeresitaGF/ Twitter.

Discurso pronunciado por Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, ante la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela, en ocasión de su visita oficial a ese país. Caracas, 30 de mayo de 2018, “Año 60 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Compañera Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela;

Compañero Tareck El Aissami, vicepresidente ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela;

Distinguidos invitados;

Querido pueblo venezolano;

Compatriotas cubanos:

Es un honor para mí dirigirme a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, y les expreso, en nombre de Cuba, nuestro respeto y más profunda admiración (Aplausos).

Traigo un fuerte abrazo del General de Ejército Raúl Castro Ruz (Aplausos), quien ha expresado su admiración por la victoria popular alcanzada y que fue contundente el pasado domingo 20 de mayo (Aplausos). Y es esa, precisamente, la razón de esta visita nuestra a la hermana Venezuela.

Nosotros sentimos, en lo personal, mucho apoyo —y así se lo expresamos al presidente Maduro— cuando, solo a dos días de haberse desarrollado la Asamblea Nacional del Poder Popular en nuestro país y cuando pasamos a ocupar la responsabilidad con la que hoy representamos al pueblo cubano, llegó enseguida el calor solidario de Venezuela, de su pueblo, de la Revolución Bolivariana, y Maduro con una comitiva de personalidades del gobierno venezolano visitó nuestro país, el primero que visitaba nuestro país después de esa Asamblea (Aplausos). Y eso lo vimos y lo apreciamos como una enorme muestra de apoyo, de solidaridad, de hermandad y de amistad.

El domingo 20 de mayo, como muchos cubanos, como muchas familias cubanas, dedicamos el día prácticamente a seguir por televisión lo que estaba sucediendo en Venezuela, todos con la convicción de que se iba a ganar, pero sabíamos que estaban en una situación compleja por toda la campaña mediática, por toda la guerra económica, financiera a la que el imperialismo norteamericano ha querido someter a este pueblo y por toda la voluntad perversa con la que ha querido derrocar a la Revolución Bolivariana; pero sabíamos que acompañándolos también podíamos dar fuerza. Y siguiendo por la televisión las vivencias del pueblo bolivariano que acudía a las urnas para votar por la Revolución Bolivariana, por Maduro, por la continuidad del legado de Chávez, compartíamos la lectura de papeles de trabajo.

Pasadas las 10:00 de la noche, cuando daban el resultado de la victoria de Maduro, sentimos esa victoria como nuestra (Aplausos). Hay quienes acusan a Cuba de prácticas que por supuesto nunca hacemos, de ataques sónicos. Pues ese día había un verdadero sonido muy grande en toda la isla, precisamente, por la victoria de Venezuela, por la victoria de la Revolución Bolivariana (Aplausos). Y tal vez ese sonido emanado de la alegría sí molestó a muchos en los Estados Unidos y en otros confines, a esa derecha que no es capaz de reconocer la legitimidad de un gobierno elegido por su pueblo.

Enseguida que conocimos la noticia, el General de Ejército y yo enviamos mensajes de felicitación y de apoyo al presidente Maduro. De inmediato tratamos de establecer conversación telefónica con el presidente Maduro, pero cuando pedí la llamada y regresé al cuarto donde veía por la televisión lo que estaba sucediendo acá, ya Maduro estaba en el acto de masas que ustedes desarrollaban, y dije: Bueno, ahora es el acto de masas, esperaremos a que termine, si es que hay posibilidad. Al final, pasadas las 12:00 de la noche, pudimos conversar y trasmitirle a Maduro que el apoyo de Cuba a la Revolución Bolivariana es y será siempre invariable (Aplausos).

Igualmente soy portador de un abrazo del pueblo cubano, que admira a sus hermanos venezolanos.

Estamos aquí para expresar respeto a la decisión soberana tomada por el pueblo de Venezuela.

Nuestra solidaridad con Venezuela, con la Revolución bolivariana y chavista, con la unión cívico-militar de su pueblo y con su presidente Nicolás Maduro Moros es invariable.

La elección de esta Asamblea fue una demostración del apoyo popular al proceso bolivariano, en medio de los actos de terror y violencia que sufría el país, en la que el pueblo pudo ver una salida a la paz y al diálogo.

En este mundo en que vivimos, donde están de moda las noticias falsas o las posverdades, la manipulación, las construcciones simbólicas que inducen a la desmovilización y a fomentar el individualismo, parecería que apoyar a Venezuela no está de moda.

Pero a nosotros no nos van a confundir. Aquí estamos defendiendo una opción soberana de un pueblo. Y lo seguiremos haciendo (Aplausos).

Venezuela ha apoyado a Cuba de muchas maneras a lo largo de toda su historia.
La Revolución bolivariana y chavista, el bravo pueblo venezolano, el presidente Nicolás Maduro han apoyado a muchas naciones de nuestra región. Tenemos una deuda de gratitud con este país desde la independencia.

Ahora Venezuela necesita de nuestra solidaridad; necesita el respaldo de los pueblos de Nuestra América en su resistencia contra la criminal guerra política, diplomática, económica y financiera de que está siendo víctima.

Como dijera el General de Ejército Raúl Castro Ruz, “la agresión y la violencia golpista contra Venezuela dañan a toda ‘Nuestra América’ y solo benefician los intereses de quienes se empeñan en dividirnos para ejercer su dominación sobre nuestros pueblos, sin que les importe generar conflictos de consecuencias incalculables en esta región, como los que estamos presenciando en diferentes lugares del mundo”.

Conocemos muy bien esa hipocresía de culpar a las ideas emancipadoras y a los gobiernos populares de los males que generan las políticas, las sanciones y acciones imperialistas de sometimiento, acoso, aislamiento y bloqueo. Nadie puede confundirnos con discursitos humanitarios.

Casi todo lo hemos visto ya: reducción y ruptura de lazos diplomáticos, resoluciones hipócritas de la corrupta e impresentable OEA, coordinación para sanciones financieras y exhortaciones a una sublevación militar.

Debemos repudiar con firmeza los intentos del gobierno estadounidense de resucitar la vieja y agresiva Doctrina Monroe, que pretende retornar la región a la época del intervencionismo.

El contundente triunfo electoral del chavismo en los comicios presidenciales del pasado 20 de mayo constituye una victoria estratégica para la Revolución Bolivariana y para Nuestra América. Esa victoria de ustedes es también una victoria de toda Nuestra América (Aplausos), evidencia el crecimiento político del pueblo y muestra la vigencia del legado del Comandante Chávez en el alma venezolana.

Admiramos sinceramente la valentía y audacia de los revolucionarios venezolanos, de su vanguardia bolivariana y de su unión cívico-militar.

Admiramos la talla política y moral del compañero Nicolás Maduro (Aplausos), su paciencia y flexibilidad, su firmeza contra quienes ofenden y atacan sin descanso a su patria.

Solo un pueblo que conozca bien el origen de sus problemas puede no extraviarse entre tanta manipulación y mentiras y dar un ejemplo como el que acaban de dar ustedes los venezolanos. Solo un gobierno radicalmente bolivariano y chavista, como el que se ha elegido, puede anteponer los ideales de unidad e integración continental a las traiciones.

En momentos en que prolifera la mezquindad, mientras varios desertan de trabajar por la Patria Grande, recuerdo lo que dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en esta misma ciudad hace casi sesenta años: “¡Lo que hay que hacer es cumplir con las ideas de Bolívar!”, y todos nosotros vamos a cumplir con las ideas de Bolívar (Aplausos).

América Latina y el Caribe deberían aprender de la experiencia venezolana, porque ante el imperialismo no se puede ceder ni un tantito, como decía el Che.
Estamos hoy en Caracas, en la cuna del Libertador y de la unidad latinoamericana y caribeña. La única forma de enfrentar esos desafíos es uniéndonos dentro de nuestras sociedades y entre países hermanos. Nuestra región debe unirse en toda su diversidad; enfocarse en cómo avanzar en su integración, en su desarrollo sostenible y en la paz.

La Celac, la Unasur y el ALBA-TCP son ejemplos de lo que se puede lograr en materia de concertación. De esas organizaciones, el ALBA-TCP, creado por Fidel y Chávez, sigue siendo el núcleo de resistencia a la oleada imperialista y neoliberal, actuando bajo los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Compañeras y compañeros:
Como dijera el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999, “Nadie está en las condiciones de ustedes para luchar por algo tan importante y prioritario en este instante difícil, por la unión, la integración, digamos, por la supervivencia si quieren, no solo de Venezuela, sino de todos los países de nuestra cultura, de nuestra lengua y de nuestra raza. Hoy más que nunca hay que ser bolivariano; hoy más que nunca hay que levantar esa bandera de que patria es humanidad, conscientes de que solo podemos salvarnos si la humanidad se salva; de que solo podemos ser libres si logramos que la humanidad sea libre…”.

Por eso estamos hoy en Caracas, en nombre del pueblo y del gobierno cubanos, para cumplir con Martí en el servicio a Venezuela, como hijos suyos.

¡Viva Venezuela! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Viva la Revolución Bolivariana! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Vivan Chávez y Fidel! (Exclamaciones de: “¡Vivan!”)

¡Vivan Maduro y Raúl! (Exclamaciones de: “¡Vivan!”)

Como decimos en Cuba:

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos! (Aplausos prolongados.)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yuliet Montes de Oca dijo:

    Bonitas palabras la de nuestro nuevo Presidente, dan una muestra de humildad y sencilles. ¨Las recibo humildemente en nombre de un pueblo humilde y noble, e interpreto esto como un acto de inmerecida generosidad hacia mí y de justo reconocimiento al pueblo cubano, que ha seguido durante páginas gloriosas y de sacrificio la predica de Bolívar para convertir en realidad los sueños de independencia y libertad”, dijo Díaz-Canel, tras recibir la distinción del Estado venezolano.

  • ManuelB dijo:

    ¡Y entre pueblos hermanos, todas las flores deben abrirse el día del abrazo primero del amor!
    José Martí
    “Todos los pueblos tienen algo inmenso y majestuoso y de común, más vasto que el cielo, más grande que la tierra, más luminosos que las estrellas, más ancho que el mar: el espíritu humano”
    José Martí

  • Liliam dijo:

    Una vez mas la continuidad en la historia de las ideas se hace realidad Bolivar, Martí, Chavez y Fidel hoy mas presentes que nunca,la solidaridad del pueblo cubano con el pueblo venezolano es trasmitida por nuestro presidente.

  • Juan Miguel Sandó Lopetey dijo:

    Excelente discurso. Respeto y admiración a la Patria de Bolívar y Chávez.
    Hoy la unidad de pueblos hermanos en más necesaria que nunca. Puedo dar fe de que en la Universidad de Ciego de Ávila y en mi barrio muchos televisores estaban encendidos esperando los resultados de las elecciones en Venezuela.
    Ganó Maduro y ganamos también los revolucionarios cubanos y latinoamericanos!!!!!!

  • RAFR dijo:

    excelente discurso Compañero presidente ,ahora viendo todo su accionar en los ultimos dias ,pienso que en su agenda de trabajo de contemplar una visita de trabajo a cada una de las provincias del pais ,que aunque usted no es nuevo ,ahora es nuestro presidente ,es el momento de aplicar el concepto de revolucion enunciado por fidel cambiar todo lo que debe ser cambiado en beneficio del pueblo ,la poblacion a pesar de los problemas economicos tiene mucha esperanza en su gestion ,que sabesmos no es tarea facil y recordarle a los cuadros y funcionario del gobierno como dijo san ignacio loyola que en castillo sitiado toda disidencia es traicion y la otra la patria necesita sacrifico es ara y no pedestal sele sirve,pero no se le toma para servirse de ella ,exitos espero que vuelva por la isla de la juventud y lo haga en katamaran a ver si mejoran la terminal de batabano

  • Reyda Gonzalez Ramirez dijo:

    Presidente siento una admiración por usted que va en aumento, me agradaba antes de ocupar la presidencia pero lo veia poco comunicativo, pero…. desde su primer discurso el dia que fue electo me convencio que además de tener una excelente educación resultado de su familia y de la educación Cubana y cualidades de sobra para ocupar tan alta responsabilidad, hoy despues de este gran discurso en Venezuela quedo definitivamente de acuerdo a la selección de los que lo eligieron como nuestro Presidente y hoy estoy segura está preparado como dijera Raúl para este cargo y no va ha dejar que nadie se haga ilusiones que vamos a tener los cambios que ellos quieren todo lo contrario, los cambios son los que queremos nosotros…FDelicidades por este discurso y una admiradora en el mejor sentido de usted… Gracias a nombre de una Cubana fiel.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba desde el 19 de abril de 2018. Fue primer vicepresidente de Cuba (2013-2018) y ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue primer secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009).

Vea también