Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Hablando de consumo cultural, redes y otros bichos raros

| 15

redes-sociales-denuncia-630

Estaba trabajando en Radio Reloj cuando descubrí el juego en computadoras. Me volví una adicta. Luego Picho Suárez me regaló una especie de laptop donde tuve mi primera conexión al ciberespacio. Después me compré un cacharrito con solo dos gigas en el disco duro y con ella navegaba. Nadie hoy lo puede creer.

Ahora, casi 200 gigas en mis discos duros y 1 tera en la laptop, no me asombran ni creo que es mucho espacio. Desde mi primera computadora hasta hoy, abro los ojos y antes de entrar al baño enciendo la maquina. Mientras el café cuela y quizás tueste algún pedazo de pan, trato que mi máquina me responda qué pasa por el mundo.

Abro Cubadebate, Cubasi, el Portal de la Televisión, Granma, Juventud Rebelde, El Nuevo Herald, El País y Facebook… Hago una revisión rápida, bajo lo que interesa, abro mis correos y contesto mensajes, otros van a la carpeta de eliminados. Ese es mi desayuno de letras, con alguna imagen. Me desconecto, tomo café, quizás un jugo, como pan con algo o solo, y hago las llamadas pendientes o provocadas por la web. Eso ya es un ritual. Puede ser al amanecer si tengo que escribir algo, o las diez de la mañana si me quedé con Morfeo remoloneando en la cama.

Cuando escucho algunos criterios de que hoy se lee menos, pienso que no se lee igual: el soporte ha cambiado, pero, ¿cómo si no es por la web puede uno acceder a periódicos de diversos lugares y tener información, por ejemplo, de una película australiana que se estrenó en la televisión?

Sé que para acceder a internet en este planeta patas arribas, se necesita: electricidad, conexión y un soporte (computadora, tablet, teléfono), cosas a las que no tienen aún acceso una importante cantidad de terrícolas, que primero deben buscar comida, médicos, y trabajo. El ciberespacio no está al alcance de todos, eso es cierto, pero igual sucedió con los autos y las máquinas de vapor (bueno, hay lugares donde sus habitantes todavía no saben de su existencia y no exagero).

En Cuba cada día se dan más pasos hacia una conectividad para la población: las multiplicadas zonas wifi y el Nauta Hogar, son muestras de ello. Claro, no todo el mundo tiene acceso; es nuestra realidad económica que ya marca diferencias en este tipo de “mercancía” no tangible, a la que todo el mundo no puede llegar.

Una importante parte de profesionales, incluidos médicos y periodistas, tenemos acceso al ciberespacio desde hace años y, con toda honestidad, creo que no todo el mundo “le saca” a la red de redes lo que ella puede dar. En lo personal, tengo un archivo de textos sobre televisión y cine que estoy segura abarcaría varios libros de papel. Igual me sucede con temas de medicina, un amor confeso y aficionado, que me permite diagnosticarme o diagnosticar a mis amigos, sugiriéndole qué especialista deben consultar.

Facebook, ese “solar virtual” en el que convergemos todos, te posibilita acceder a las “verdades” de los otros y decir la tuya, lo mismo con un “Me Gusta”, un muñequito bravo o compartiendo un texto que puede resultar interesante para una y para otros.

Un uso cultural y efectivo de FB lo hace mi amigo Alexis Diaz Pimienta. Sus últimos libros, presentaciones, los comparte sistemáticamente, como que ahora anda por Japón “bailando en casa del trompo” con sus haikús (algunos los leí inéditos) y con un fiestón sentimental por la declaración del punto guajiro como Patrimonio Inmaterial de La Humanidad por lo UNESCO. El hecho que conmovió a uno de sus grandes cultores lo hizo recordar a su padre, el hombre que lo llevó por los caminos del repentismo.

Como Alexis hay otros artistas: Kaloian Santos Cabrera, un fotógrafo de primera, mi cofrade Martin Grifo Ignomata Adorno, argentino; Racso Morejón y muchos más colegas que forman parte del bolsón de mis amigos en FB.

Hablando de consumo cultural y redes, ¿los cambios no deben ser para mejorar? Tengo dos buzones de correo. Mis mensajes de Enet los reviso en su página web, porque muchos de mis conocidos olvidan que una buena parte de cubanos nos seguimos conectando por módem y hay que “limpiar” de paja la carpeta de mensajes. Ahora han cambiado el diseño de la página, pero por razones de seguridad (lo que aplaudo) utilizan código de verificación CAPTCHA (con mayúsculas, minúsculas y números), y cada vez que voy a conectarme pierdo media hora, a veces siquiera en el intento. Es decir, de las 100 horas que tengo reservadas, una buena parte se irá en eso. ¿Me lo tendrán en cuenta?

¿Acaso pensaron en que existe una buena cantidad de profesionales que son ciegos y están imposibilitados de descifrar ese código? ¿Por qué no se aplica como en otras partes del mundo para los que no puedan ver las letras, que las escuchen, quizás con audífonos acoplados a la computadora?

Vivimos una revolución en el consumo cultural. Y mientras avanza la tecnología, ya se verán más maravillas y… horrores, como que a través de FB te puedan estar filmando desde los centros donde originan estas redes, es decir desde Estados Unidos.

Pero por el temor a lo que se puede hacer con la inteligencia artificial, el hombre (y la mujer) no se han detenido nunca. Si los autos sembraron el pavor y hoy son normales en la mayoría del planeta, la conexión ciberespacial seguirá creciendo y cada día el consumo cultural se irá moviendo de soportes.

Hace poco me detuve en la taquilla donde el cuidador del gimnasio leía en su teléfono (pequeño, por cierto) y le pregunté qué leía. Su respuesta me dio mucho que pensar: “A Sartre no lo había leído y mi hija me lo pasó de su tablet”.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amador dijo:

    Le pregunto a Paquita, aún la Tierra es plana?

  • manolo dijo:

    El acceso de los médicos TODAVÍA es vía modem… los que lo tienen en la casa.

  • Juan Carlos Corcho Vergara dijo:

    El Facebook es el escenario virtual de todo o casi todo lo que pasa en la vida real, lo malo y lo bueno, y es cierto, un gran porcentaje de sus contenidos es pura porquería, pero les toca a las personas de bien y con acceso a este medio brindar y ocupar sus espacios con contenidos más enriquecedores en el sentido más integral de la palabra

    • Manuel dijo:

      Un comentario bastante absoluto, si quiere le puedo enviar una piedra y un cincel para talle sus propios jeroglíficos.
      Por eso sigo afirmando que el problema del internet en Cuba es neurológico y no tecnológico

      “Las nuevas tecnologías de las comunicaciones han dividido al mundo entre los conectados y los no conectados a las redes globales. Conectarnos al conocimiento y participar en una verdadera globalización de la información que signifique compartir y no excluir, que acabe con la extendida práctica del robo de cerebros, es un imperativo estratégico para la supervivencia de nuestras identidades culturales de cara al próximo siglo”. Fidel

      Por cierto la frase la descargué de Facebook

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Buen artículo Paquita, me ha gustado su crónica. Y como usted dice no todos tenemos accesos ni son lo suficientemente asequibles para muchos.

    En la mañana también me gusta leer las noticias lo único malo es que estoy atado a las .cu por problemas de acceso (limitaciones y monetarios); Cubadebate, CubaSi, Granma, Trabajadores, Juventud Rebelde, La Gaceta y el especial Google componen mis favoritos mañaneros. El Nuevo Herald, El País, La Jornada, New York Times, Noticias de Wikipedia, Noticias de Google estarían también entre los leídos de no ser por las limitaciones descritas antes.

  • Jimrihe dijo:

    BUENOS DÍAS

    PAQUITA, TU QUE HAS HECHO BUENOS REPORTAJES SOBRE PROGRAMAS DE TELEVISIÓN Y SOBRE TODO LA SERIE U.N.O., ME PUEDES DECIR PORQUE HAN DEJADO DE TRANSMITIR LA SERIE UNO. AL PARECER NO SE HABIA ACABADO Y POR MUCHO ES MEJOR QUE TRAS LA HUELLA.

    SALUDOS
    JIMRIHE

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    Paquita, pregúntale a tus administradores del correo, si puedes hacerle a tu buzón una conexión POP3. Si es afirmativa la respuesta —como debe ser—, entonces ellos mismos te dirán cómo se configura el Outlook para que trabajes el correo electrónico como debe ser. Es lo ideal para alguien que posee un equipo, desde el cual habitualmente procesa su mensajería: tu caso.

    Saludos;-)

  • Mendaro Gregory dijo:

    Paquita.

    Como siempre, he disfrutado de su artículo. Pero…
    Tiene usted razón cuando afirma que actualmente se lee diferente.
    Pero tiene también razón el Papa Francisco cuando habla de Literatura
    EL PAPA FRANCISCO Y LA LITERATURA (https://www.facebook.com/mendaro.gregory/posts/10209775126916566)
    Y también tiene razón la UNESCO cuando afirma que actualmente se desarrolla un:
    NUEVO ANALFABETISMO (https://www.facebook.com/mendaro.gregory/posts/10210049462094774)

    Mendaro Gregory
    Promotor de Literatura Oral
    https://www.facebook.com/mendaro.gregory

  • Free-Lancer dijo:

    Bienvenida a la matrix, no puedes hacer nada…

  • jpuentes dijo:

    Y tu, para quieres la banda ancha?. Es verdad que la lectura cambió de soporte y de maneras de leer, pero aún así se lee menos. Las redes sociales llegaron para quedarse y son buenas, tan buenas que con ellas se salva un un niño y se evita una guerra. Pero también se hace igual que en la vida real, pero con una tremenda diferencia: lo bueno se hace mas rápido y lo malo también se hace mas rápido. Con ellas se integran mas gentes, mas rapido a lo bueno y a lo malo. En la Redes sociales el tiempo es la variable del momento, y es la que decide. En la vida real el tiempo es una variable a tener en cuenta, pero no decide, deciden los recursos y la capacidad individual. La capacidad para matar y para salvar en las redes sociales la pone un click, una imagen, una frase, todo es mas simple. En la vida la pone el dinero, la pistola y el transporte. Consumo cultural?. Que entendemos por cultura?. Vuelvo y repito:Y tu, para quieres la banda ancha?.

  • Giordan Rodríguez Milanés dijo:

    Coincido con Paquita. Mi opinión sobre este tema la di en Rebelión hace unos meses.
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=223771&titular=pero-se-cae-de-la-mata-o-el-evangelio-seg%FAn-san-facebook-

  • Josefina dijo:

    Interesante su artículo, pero me preocupa como se ocupan los parques, hasta parques infantiles con las instalaciones WiFi. ¿Dónde tomaremos sol?…¿dónde jugarán nuestros nietos sin “molestar” a los “conectados”?. Me agradaría mucho conocer su opinión.

  • jpuentes dijo:

    Bueno es que no siempre se participa de la mejor manera. Internet es una de las tantas herramientas para gestionar conocimiento. No es la única, ni tan siquiera la mejor, eso sí es la mas fácil y la mas rápida. El consumo de información depende de tu nivel cultural, tanto en cantidad como en calidad. Vas a la wikipedia y ya conoces de un tema: error. Tener internet no significa que estes mejor informado que el que no la tiene. La brecha cultural e informativa no depende de Internet. Antes no había internet y fuimos a la Luna, inventamos Luz electrica, el telegrafo, el ascensor y el auto y el cemento. Hoy tenemos internet y es mas fácil inutilizar un acueducto de petroleo a 9000 millas de distancia, invocar a una Yihad, que asistir a un suicidio colectivo. Mis hijos saben que la wiki no es la unica opción, que hay que comparar, leer, viajar y conversar con la gente. Esa es la cultura. La cultura también en los desconectados es posible por una sencilla razón: porque siempre ha sido posible!!!!. Hoy cuando los jóvenes dicen que nada mas que leen en el celular o cuando ya ni son capaces de calcular mentalmente en segundos o cuando no tienen capacidad para mantener una conversación fluida y animada de diferentes temas con diferentes generaciones, con una participación util y atractiva, cuando hacen alardes de una “producción intelectual” que no poseen, precisamente por su incultura, que viene de los padres, de la familia que les dan la tecnologían, gastandose mucho money y no le enseñan a usarla para que sean lo que el mundo necesita: hombres y mujeres prosperos y cultos, entonces es cuando vuelvo a repetir: y tu, para qué quieres la banda ancha???? TENER O NO TENER INTERNET, NO DEFINE LA CULTURA, ni a las personas medianamente cultas. Y si no espere a que llegue en Febrero la Feria del Libro y verá mas gente tomando cerveza que comprando libros. Espere a tener Internet para estar mejor informado y verá cuan desastrosos serán los resultados. Espere a que tenga internet para participar y se dará cuenta que en su centro de trabajo no necesita internet para “participar” proponiendo a las soluciones y contribuyendo a la gestión del conocimiento, opinando y criticando lo mal hecho aunque “no le toque”. Haga su carrera sin mirar demasiado por los retrovisores, mire siempre por el parabrisa. La participación social, laboral y familiar tampoco la hace y la define Internet. Internet es una herramienta para conseguir una meta, no ponga a Internet como una meta para conseguir sus valores culturales y profesionales. Eso es tratar de enmascarar a la incultura.

    • niurka gonzález gonzález dijo:

      Estoy plenamente de acuerdo con usted, ha simplifiocado el tema de forma excelente, creo que los “desconectados”, también son cultos, claro está utilizando otras alternativas y viejas prácticas pero evidentemente efectivas también, la cuestión es proponerse llegar al conocimiento.

  • la mulatisima dijo:

    Creo que en eso de que no todos tienen la posibilidad de conectarse a la red de redes, radica gran parte del dilema de hoy en día. Yo también quisiera amanecer como usted con una taza de café, revisando noticias, pero los precios prohibitivos de Etecsa, no me dejan. Ellos, que supuestamente, están para dar servicios, dicen en público -y nadie se alarma- que son una empresa y tienen que tener ganancias. Como si fuera esa su razón de ser. En el centro de trabajo puedo acceder, pero por supuesto, con limitaciones. Y mientras más servicios abren, más personas nos quedaremos fuera; son servicios que constituyen lujos, y solo quienes tienen dinero, pueden darse. En qué se diferencia, entonces, Etecsa de Movitel o de otras compañías homólogas en el mundo?

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también