Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Para qué sirve la UPEC, según Moltó

| 5
Antonio Moltó. Foto: Ariel Fernández Santos/ Cubahora.

Antonio Moltó. Foto: Ariel Fernández Santos/ Cubahora.

Nunca faltó el abrazo cuando nos vimos, ni su pregunta de rutina: ¿Cómo va Holguín? Y yo que ahí, que bien, como todo en esta vida, caminando. No era de mis profes o amigos más cercanos. Había demasiados kilómetros de por medio, creo yo. Años no, porque en medio de su vejez anunciada, tembloroso y espejuelado, Moltó siempre fue más joven que la mayoría de mi generación.

Lo entendí cuando lo escuché hablar decenas de veces ante los colegas del gremio, y lo confirmé meses atrás, durante el II Encuentro Nacional de Jóvenes Periodistas, cuando agarró el micrófono para aplacar cierta rebelión y explicarnos, con su luz enorme, para qué sirve la UPEC.

Y lo dijo. Con la lentitud de sus años torpes y la sabiduría de aquellos que saben conmover, nos abrió una puerta, o un destino, y yo copié desesperado, en la libretica que nos dieron, con una bombilla encendida en la esquina derecha de la hoja, su consejo alumbrador:

“La UPEC sirve para ponerle luz al país. Para hacernos fuertes, para unir, para evitar la dispersión. La UPEC sirve para premiar al que lo merece, y para llamar la atención contra la injusticia cuando no se premia al que lo ha ganado en buena lid. La UPEC sirve para decir sí donde otros dicen no se puede (…)

“La UPEC será lo que nosotros queramos que sea. Más nada. Y habrá que enfrentarse a los enemigos de la UPEC, que ven en el orden y el rigor un azote a su vagancia; porque hay mucha gente vaga que no quiere trabajar, y cobran lo mismo que aquel que con un reportaje, estremece a un país”.

Lo dijo así, con sentimiento; apartó el micrófono y nos miró, como quien mira a sus hijos, o a sus nietos, y en aquel grupete de gente joven, amante de las rebeliones más sublimes, llovieron los aplausos para el abuelo periodista.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heriberto Rosabal dijo:

    Bien, Abdiel, entendiste. Ese es Moltó (digo es a sabiendas). Mis respetos y saludos, colega.

    • Abdiel dijo:

      Claro que entendí, Heriberto amigo. A Moltó no lo entiende solo quien no lo conoce. Y la verdad es que tú y yo, como muchos, somos gente con suerte de haberlo conocido y tenido a él, que hablaba claro, clarísimo, lo mismo lejos o cerca de los micrófonos. Un abrazo.

      • Raúl Menchaca dijo:

        Admirado Abdiel:
        Como mi hermano Heriberto yo también creo que Moltó aún es. Y también creo que seguirá siendo en colegas como tu que dan lustre a este sacerdocio profesional.
        Vaya además mi abrazo habanero….

  • Nieto dijo:

    Maravilloso testimonio,en pocas palabra he conocido la profundida y el alcance del compañero Molto

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Me impresionan las palabras dichas por Molto,
    Magnifica memoria queda de el, Abdiel.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abdiel Bermudez Bermudez

Abdiel Bermudez Bermudez

Periodista holguinero de la televisión. Graduado en la Universidad de Oriente en el año 2007.

Vea también