Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

Fidel Castro y la normalización de las relaciones con Estados Unidos

| 13
El 19 de abril de 1959 el entonces vicepresidente Richard Nixon recibió a Fidel Castro. En la agenda de Castro se dijo que el encuentro había durado sólo 15 minutos. Hoy se sabe que ambos líderes hablaron en la oficina de Capitol Hill por más de dos horas. Foto: AP.

El 19 de abril de 1959, el entonces vicepresidente Richard Nixon recibió a Fidel Castro. En la agenda de Fidel se dijo que el encuentro había durado sólo 15 minutos. Hoy se sabe que ambos líderes hablaron en la oficina de Capitol Hill por más de dos horas. Foto: AP.

Uno de los tantos mitos que se han propalado –en especial por los enemigos de la Revolución– en torno a las relaciones conflictuales entre Cuba y Estados Unidos, es el que sostiene que Fidel ha sido el gran obstáculo para la normalización de las relaciones entre ambos países, con lo cual se ubica el inicio del conflicto bilateral al momento en que triunfa la Revolución Cubana en 1959 bajo el liderazgo indiscutible del Comandante en Jefe.

Tan desacertado juicio obvia que el conflicto Cuba-Estados Unidos tiene sus orígenes desde el momento en que quedó fijada su esencia fundamental y que no ha sido otra hasta nuestros días, que la de las intenciones de Estados Unidos por dominar a Cuba y la determinación de la Isla por alcanzar y mantener su soberanía. Esta esencia comenzó a configurarse desde finales del siglo XVIII e inicios del XIX. Por otro lado, tal valoración, desconoce que Cuba y Estados Unidos jamás han tenido relaciones normales.

En cuanto al criterio que en acto de injusticia histórica coloca en los hombros de Fidel la responsabilidad del no entendimiento entre ambos países, los hechos y documentos históricos señalan otra realidad. Lo cierto es que si hubo alguien interesado en avanzar hacia un modus vivendi con Estados Unidos en estos últimos 50 años, ese fue Fidel Castro.

En abril de 1959, Fidel viaja a Estados Unidos, no para pedir dinero como estaban acostumbrados los presidentes de la República Neocolonial burguesa, sino para explicar los rumbos que tomaría la Revolución y tratar de lograr la comprensión del gobierno y pueblo de Estados Unidos sobre el nuevo momento histórico que se vivía en la Mayor de las Antillas.

Todo pudo haber sido menos traumático para las relaciones bilaterales, de haber Washington respondido de manera diferente a la Revolución Cubana. La reacción airada y hostil de la administración norteamericana solo logró incentivar y acelerar la radicalización del proceso revolucionario y el acercamiento a la URSS.

Realmente la clase dominante de Estados Unidos estaba incapacitada para entender lo que sucedía en la Isla. Le era imposible pensar que, luego de tantos años de exitoso control del hemisferio occidental, pudiera un país tan cercano apartarse de sus designios e influencias.

Ante la aceptación de Fidel de una invitación de la Sociedad Americana de Editores de Periódicos para visitar Washington y hablar ante su reunión anual en abril, lo primero que hizo Eisenhower en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional fue preguntar si no se le podía negar la visa al líder cubano, para luego –ya durante la estancia de Fidel en ese país– evadir la posibilidad de un encuentro. Dejó esta “incómoda” misión en manos del secretario de Estado, Cristian Herter, y el vicepresidente, Richard Nixon.

Este último trató de darle lecciones a Fidel de cómo gobernar y más tarde escribiría en sus memorias que había salido de la reunión con el líder cubano convencido de que había que derrocar al gobierno revolucionario de la Isla de inmediato.

Es decir, solo a tres meses del triunfo revolucionario, cuando aún no se habían establecido los vínculos con los soviéticos, ni firmado la ley de reforma agraria y prácticamente no se había tomado medida alguna que afectara sustancialmente los intereses estadounidenses, la administración Eisenhower se mostraba poco cooperativa y más bien adversa con el nuevo gobierno cubano, especialmente con Fidel Castro. Ello, a pesar de que el líder cubano buscaba la manera de no provocar una ruptura abrupta con Washington, si bien advertía en cada discurso a los vecinos del norte que las cosas iban a ser diferentes, pues en Cuba por primera vez habría independencia y soberanía absoluta. Por lo tanto, no fue Cuba la que empujó la ruptura de las relaciones diplomáticas, que finalmente se produciría en enero de 1961. Sin embargo, Fidel no dejó nunca de explorar la posibilidad de una mejor relación con el vecino del norte.

¿Fue Fidel Castro un obstáculo para la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba?

Cuando se revisa la documentación cubana y estadounidense del periodo, es sorprendente la cantidad de tiempo que el Comandante en Jefe dedicó durante años a recibir y conversar con congresistas y personalidades de la política norteamericana. Si Fidel no hubiera creído que era importante este tipo de encuentros para buscar un mejor entendimiento entre ambos países, no hubiera invertido en ellos ni un minuto de su preciado y limitado tiempo. Lo cierto es que el Comandante en Jefe llegó a convertirse en poco tiempo en el mayor experto cubano sobre los temas relacionados con Estados Unidos, nadie mejor que él llegó a comprender el funcionamiento del sistema político norteamericano, su dinámica interna y política exterior. En ello también está la clave de la sobrevivencia de la Revolución Cubana a todas las variantes de política agresiva diseñadas e implementadas por diez administraciones estadounidenses.

Empleando la diplomacia secreta, Fidel fue el gestor de numerosas iniciativas de acercamiento entre ambos países. A través del abogado James Donovan, quien negoció con Fidel la liberación de los mercenarios presos a raíz de la invasión de 1961; la periodista Lisa Howard y otras vías, el líder de la Revolución hizo llegar al gobierno de Kennedy una y otra vez su disposición de conversar en busca de un entendimiento.

Entrevista inédita de Lisa Howard a Fidel Castro (1964): EEUU debería vivir en paz con Cuba (+ Video)

En agosto de 1961, Ernesto Che Guevara trasladó una rama de olivo al gobierno estadounidense en un encuentro que sostuvo en Montevideo con el asesor especial de Kennedy para asuntos latinoamericanos, Richard Goodwin. Es imposible pensar que el Che actuara por su cuenta y no de común acuerdo con el líder cubano. Fidel además envió un mensaje verbal al presidente Lyndon Jonhnson a través de la periodista Lisa Howard en 1964, que entre otras cosas decía:

“Dígale al Presidente (y no puedo subrayar esto con demasiada fuerza) que espero seriamente que Cuba y Estados Unidos puedan sentarse en su momento en una atmósfera de buena voluntad y de mutuo respeto a negociar nuestras diferencias.

“Creo que no existen áreas polémicas entre nosotros que no puedan discutirse y solucionarse en un ambiente de comprensión mutua. Pero primero, por supuesto, es necesario analizar nuestras diferencias. Ahora, considero que esta hostilidad entre Cuba y los Estados Unidos es tanto innatural como innecesaria y puede ser eliminada.

“Dígale al Presidente que no debe interpretar mi actitud conciliatoria, mi deseo de conversar como una señal de debilidad. Una interpretación así sería un grave error de cálculo. No estamos débiles… la Revolución es fuerte… muy fuerte. Nada, absolutamente nada que los Estados Unidos puedan hacer destruirá a la Revolución.

“Sí, somos fuertes. Y es desde esa posición de fuerza que deseamos resolver nuestras diferencias con los Estados Unidos y vivir en paz con todas las naciones del mundo”.

Hasta a un furibundo adversario de la Revolución Cubana como Richard Nixon, tendió la mano Fidel de manera confidencial. Los documentos desclasificados en Estados Unidos muestran que el 11 de marzo de 1969 el embajador suizo en La Habana, Alfred Fischli, luego de haber tenido una entrevista con Fidel, en un encuentro que sostuvo con el secretario de Estado de Estados Unidos, William P. Rogers, trasladó a este un mensaje no escrito del primer ministro cubano en el que expresaba su voluntad negociadora.

Che Guevara: Sobre la base de los principios, la normalización de las relaciones con EEUU sería ideal para nosotros (+ Fotos y Audio)

Durante la administración Jimmy Carter fueron muchas las acciones de Fidel que mostraron su disposición de mejorar las relaciones con Estados Unidos, fue en esos años en que se abrieron las secciones de intereses de ambos países en Washington y La Habana y se firmó el acuerdo pesquero y el de límites marítimos.

Fue la época en que más conversaciones secretas hubo entre representantes de ambos países, así como numerosos intercambios académicos, deportivos y culturales. En el año 1978, como un gesto unilateral, sin negociarlo con Estados Unidos, Cuba liberó a miles de presos contrarrevolucionarios, lo cual evidenciaba un deseo de la dirección cubana de reanimar el proceso de normalización de las relaciones entre ambos países, congelado a partir de la entrada de tropas cubanas en Etiopía.

“En ese momento –recuerda Robert Pastor, asistente para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional–, llegué a la conclusión de que Castro vio esta iniciativa como una manera de tratar de poner las discusiones sobre la normalización de nuevo en marcha. No tenía la menor intención de negociar el papel de Cuba en África a cambio de la normalización, pero tal vez pensó que gestos positivos en los derechos humanos, prioridad de Carter, serían suficientes. No lo eran”.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Joaquin Álvarez dijo:

    Oye Elier, que bueno está tu escrito compadre. Yo se que una buena parte de nuestro pueblo estaría de acuerdo contigo si tuviera la oportunidad de compartir esas afirmaciones tuyas que comparto literalmente, no solo porque eres mi buen vecino, sino por la fuerza de tus argumentos. Es obvio que el imperio y sus lacayos han tratado de responsabilizar no solo a Fidel, yo diría que a los Castro por nuestras diferencias con ellos, cuando como bien dices, vienen de tiempos inmemoriales. Es que han sido tantos los cretinos y los aberrados imperialistas que han gobernado ese país durante los últimos años, que ninguno ha estado a la altura de nuestro inmenso Fidel para sentarse frente a él a debatir nuestras diferencias. Obama lo inició con Raúl, y ya ves, la intención duró lo que un merengue en la puerta de un colegio, luego vino otro de esos cretinos aberrados a dar marcha atrás y retrodecemos parte de lo avanzado. No importa, nosotros estamos aquí, con nuestra bandera en alto. Primero con Fidel, después con Raúl y en el futuro con nuestro sabio y heroico pueblo, porque de él es que saldrán los nuevos líderes cubanos que seguirán la lucha hasta la victoría final. Un abrazo hermano, eres un nuevo soldado de las ideas y estoy seguro sabrás combatir desde culaquier trinchera o desde el fondo de cualquier cueva.

  • julio gomez dijo:

    Fidel aseguro en el 59 que su proyecto no era comunista. Incluso el mismo lo dijo en ingles creo que por Nueva York frente a la prensa . Ahora, al declarar el character socialista de la Revolucion y despues decir que el era 100 % marxista-leninista fue la tapa al pomo para que el imperio cortara todo tipo de vinculo con Cuba.
    Creo que Fidel no fue el motivo principal ; sino el sistema que el representaba y el peligro que se expadiense por todo el hemisferio occidental .
    Cuando EEUU nos dio la espalda, Fidel busco apoyo en la Union Sovietica. Lo demas ya todo el mundo sabe lo que paso.

    • ernesto dijo:

      Julio, parece que eres de los que piensa que la relación que debemos tener con el vecino del norte es de subordinación que es la relación que ellos entienden por normal. La única y verdadera causa de la ruptura de las relaciones de EEUU con Cuba fue que la Revolución barrió con ese modelo que imperó desde 1898 y que nos convirtió en un apendice del imperio. Pero se encontraron con la ferrea voluntad de independencia y soberanía de todos los cubanos cuyo punto máximo lo encarna el Comandante ne Jefe y si, fue el Comandante el que nos enseño a ser verdaderamente libres, con el único sistema social que puede garantizar nuestra soberanía, el Socialismo. Además EEUU no nos dió la espalda, ojalá lo huera hecho, lo que han hecho es tratar por todos los medios de ahogar la semilla de rebeldía sembrada por Fidel para impedir que se extendiera por el resto del mundo y la hicieran suya todos los oprimidos y explotados. Si nos huberan dado la espalada no hubieran habido ataques terroristas incluidos los biológicos ni exitiría el genocida bloqueo económico.

      • Leandro dijo:

        De acuerdo con Ud., aunque siempre habrá quienes por ignorancia o por la satisfacción de mostrar callos en las rodillas, desconozcan la realidad.
        ¿Era Cuba socialista cuando Benjamín Franklin, aún antes de los EE.UU. alcanzar su independencia, proclamó la necesidad de anexar a Cuba a la Unión por considerarla apéndice natural del continente americano, indispensable para la seguridad de los Estados Unidos? ¿Lo era cuando en junio de 1783, meses antes de la capitulación de Gran Bretaña, John Adams señalaba: “… es casi imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra república Federal será indispensable para la continuación de la Unión…”? ¿Era Cuba socialista en 1823, cuando el autor de la política de la “Fruta Madura”, John Quincy Adams, señalaba: “Cuando se echa una mirada hacia el curso que tomarán probablemente los acontecimientos en los próximos cincuenta años, casi es imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra república federal será indispensable para la continuación de la Unión y el mantenimiento de su integridad.” ¿Son infundadas las palabras de Martí cuando refiriéndose a las inteciones der Bolivar de liberar a Cuba dijo:“Y ya ponía Bolívar el pie en el estribo, cuando un hombre que hablaba inglés, y que venía del Norte con papeles de gobierno, le asió el caballo de la brida, y le habló así: « ¡Yo soy libre, tú eres libre; pero ese pueblo que ha de ser mío porque lo quiero para mí, no puede ser libre!»”? ¿Era socialista el proyecto de Carlos Manuel de Céspedes cuando retiró la representación diplomática de Cuba en los Estados Unidos porque “…No era posible que por más tiempo soportásemos el desprecio con que nos trata el gobierno de los Estados Unidos, desprecio que iba en aumento mientras más sufridos nos mostrábamos nosotros. Bastante tiempo hemos hecho el papel de pordioseros a quien se niega repetidamente la limosna y en cuyos hocicos por último se cierra con insolencia la puerta. (…) no por débiles y desgraciados debemos dejar de tener dignidad”? ¿Se equivocaba Martí cuando escribió: “Sobre nuestra tierra, Gonzalo (de Quezada), hay otro plan más tenebroso que lo que hasta ahora conocemos y es el inicuo de forzar a la Isla, de precipitarla, a la guerra, para tener pretexto de intervenir en ella, y con el crédito de mediador y de garantizador, quedarse con ella. Cosa más cobarde no hay en los anales de los pueblos libres: Ni maldad más fría…” ¿Era Cuba socialista cuando se le impuso la Enmiernda Pllatt? ¿Se equivocaba el general estadounidense Leonard Wood, gobernador militar de la isla durante la ocupación cuando señalaba: “Por supuesto, que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt … No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites y debe mantener las condiciones sanitarias que se le han preceptuado, por todo lo cual es bien evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los Estados Unidos…”?
        El pecado original de Cuba está precísamente en que su pueblo se negó a seguir siendo una dependencia de los EE.UU. No por gusto nos llaman a olvidar la historia.

    • Leandro dijo:

      Dicen que la diferencia entre un imbécil y un inteligente es que el inteligente puede fingir ser imbécil, pero a la inversa no sucede.

    • pedro dijo:

      Sr. Julio usted tiene mala memoria, el caracter Socialista lo declaro luego del bombardeo a nuestros aereopuertos militares para destruir nuestra aviacion a las visperas de la Invacion a Giron, y luego de financiar, adiestrar y ayudar a ejecutat cientos de sabotajes y atentados a la Revolucion y su economia por parte de la CIA y el gobierno de E.U..
      COMPADRE SU AFIRMACION ES FALSA.

    • pedro dijo:

      Compadre Sr. Julio, usted tiene mala memoria, el caracter Socialista lo declaro luego del bombardeo a nuestros aereopuertos militares para destruir nuestra aviacion a las visperas de la Invacion a Giron, y luego de financiar, adiestrar y ayudar a ejecutat cientos de sabotajes y atentados a la Revolucion y su economia por parte de la CIA y el gobierno de E.U..
      COMPADRE SU AFIRMACION ES FALSA.

  • jpuentes dijo:

    “La diplomacia encubierta con Cuba”. de WILLIAM M. LOEGRANDE; PETER KORNBLUH Recomiendo la lectura de este libro. Ahí está todo o casi todo… en estos hechos hubo momentos buenos y no tan buenos, momentos que no se podía aprovechar nada y otros que se pudieron aprovechar mejor por ambas partes. Es libro con una base de investigación historica de excelente factura. Para entender el proceso de normalizacion d erelaciones CUBA-EU debería leerse ese libro, sin lugar a dudas, no entiendo por qué el autor de este articulo no lo menciona.

  • ernesto dijo:

    Elier, el problema es que hay dos modos de entender la “normalización”, para nosotros lo normal es una relación de igualdad y respeto mutuos y para el imperio lo normal es la relación de subordinación que existió desde 1898 hasta 1958 y ese es el único fin que persiguen de manera directa como el actual inquilino de la Casa Blanca o de manera edulcorada como el anterior.

  • manolito1386 dijo:

    No sé a quién se le ocurrió la idea, pero Fidel no fue el obstáculo para las relaciones con los EUA, desde que Cuba era colonia española Cuba era una fruta madura que caería en manos de Washington, cosa que no paso, fue más fácil aun, se metieron en la guerra sobre el 1898 con la mentira que ayudarían y el elaborado hundimiento del acorazado Maine, pactaron con España , negaron a nuestros mambises la entrada en Santiago y nos anexionaron, no entrare en detalle pero allí se traiciono y se apuñaleo el orgullo mambí ,seguido hubo una neocolonial desde 1902 con aquella republica falsa a la cabeza de Tomas Estrada Palma y hubo todo un desfile muy recordado con nombres como Gerardo Machado , Fulgencio Batista y sus entramados de corrupción, sangre , estos los más recordados por todo el dolor causado, el presidente cubano de turno debía responder a los intereses americanos , al triunfar la revolución, como señala el artículo un sinfín de intentos con muestras de positivismo y buena voluntad de dialogo, en vano, persiste aun aquella idea y teoría que Cuba debe ser voluntad de los americanos no es Fidel, ni la revolución es que desean hacer lo que ellos quieren al costo que sea necesario y eso no va ser posible tenemos memoria sabemos lo que queremos y para donde vamos …..Excelente articulo con muy buena argumentación…..

  • jpuentes dijo:

    Eso que dice julio gomez son parte de los hechos y el quiso contarlo aquí. Tratar de edulcurar con retorica conocida no enrriquece el analisis historico y cientifico del problema. Es por eso que a veces la historia aburre a algunos porque los que la cuentan lo siquen haciendo de la misma manera de como hace 50 años. Lo que dice julio gomez también se maneja en el libro que menciono. Y mire usted que sus autores no son cubanos. Las relaciones con la Unión sovietica, Africa, la CIA, Henry Kinssinger, Lyndon B. Johnson, el fastasma del comunismo, el asesinato de Kennedy, Carter, la liberación de agentes de la CIA capturados por la Seguridad Cubana, el derribo del U2, la eliminación del bloqueo como condición sine qua non para el inicio de conversaciones, la intervención de diplomaticos y no diplomaticos sin experiencia y muchos otros elementos que cuadyuvaron a que se dilataran y se interrumpieran mas de una vez, las negociaciones tras bambalinas. Circunstancias politicas y practicas de epoca llevaron a mas 50 años de desentendimientos. Leanse el libro, os recomiendo…. no encontraran mejor y mas info en otro lugar…

    • julio gomez dijo:

      Me alegra saber que Ud. haya comprendido el punto de mi comentario . Es necesario saber muchas cosas de nuestra historia ( que estan bien documentadas) para tener una vision mas amplia de como sucedieron muchas cosas que NO son contadas a nivel institucional . Quien dude de mis palabras, lo invito a ver en Youtube la conferencia de prensa que Fidel ofrecio en ingles ( Creo que muy pocas personas saben que Fidel conocia el ingles y lo entendia perfectamente) . Esos y otros mas detalles desafortunademente no se dan a conocer en la version oficial de la historia de Cuba y de America Latina .

  • jpuentes dijo:

    Diversos actores incidieron en esto (recordando el libro…): El fantasma del comunismo, Nixon, Lyndon Jonhson, Carter, Clinton, el asesinato de Kennedy, el derribo del U2, Africa, las relaciones con la Unión Sovietica, la eliminación del bloqueo como unica condición sine-qua-non para el avance, el intercambio de prisioneros y agentes de la CIA capturados, Hermanos al Rescate, la CIA, los diplomaticos de carrera y los no profesionales: Gabriel García Marquez, Lisa Howard, Henry Kinssinger, James B. Donovan, Paul Austin, Salinas de Gortari, Peter Tarnoff, entre otros. En mi opinión el mayor peso en esto fué Lyndon Jonhson y Africa.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Académico cubano. Doctor en Ciencias Históricas. Coautor del libro “De la confrontación a los intentos de normalización. La política de los Estados Unidos hacia Cuba”. En Twitter: @islainsumisa

Vea también