Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

Artificiosas esencias afrodisíacas

| 17
Foto: Archivo.

El término afrodisíaco se usa en aquellas cosas capaces de incitar el apetito sexual. Foto: Archivo.

Al célebre Giacomo Girolamo Casanova se le conoció por bohemio, escritor, diplomático, agente secreto italiano y, sobre todo, por sus conquistas amorosas. Esta última cualidad fue la que otorgó sentido a la palabra casanova en el diccionario: hombre conquistador.

A este personaje del siglo XVIII se le llegaron a conocer más de mil amantes. Se alega, además, que mantenía su virilidad porque consumía afrodisíacos.

El término afrodisíaco se usa en aquellas cosas capaces de incitar el apetito sexual. Se deriva de Afrodita, diosa de la mitología griega que encarna la belleza, el amor, la reproducción y el deseo.

Entre los productos usados por Casanova con fines sensuales estaban las ostras —se apunta que llegó a comer hasta 50 diarias—, el chocolate, el champán, los higos, las granadas, las alcachofas, los espárragos y las trufas. Tampoco faltaron las almejas, algunos tipos de hongos y los testículos de determinados animales.

Gracias a múltiples investigaciones científicas conocemos hoy que ninguno de estos componentes posee las susodichas cualidades vivificantes. Y así sucede con otras muchas creencias y recetas catalogadas como afrodisíacas y provenientes de disímiles culturas.

Orígenes

La creencia de que ciertas sustancias presentan propiedades afrodisíacas se pierde en el tiempo. Con el fin de destacar su virilidad el hombre, desde sus inicios, se ha apoyado en todo aquello que ha creído un estimulante sexual.

Posiblemente los primeros afrodisíacos se relacionaron con ingredientes euforizantes y alucinógenos obtenidos esencialmente de la vegetación. Con posterioridad se sumaron otras plantas y partes de animales; en ocasiones, solo por tener una supuesta analogía con los genitales.

La lista de elementos admitidos como afrodisíacos parece interminable. Se han llegado a reseñar más de medio millar, y algunos han cursado derroteros con graves consecuencias, como sucede con los rinocerontes.

Desde la época del imperio romano ya se preconizaba el consumo de los cuernos de este animal que, reducidos a polvo, eran injeridos con el fin (ilusorio) de propiciar erecciones más rígidas. Esta cruel e ignorante práctica aún se lleva a cabo en algunas partes del mundo, por lo que dichos paquidermos son cazados solamente para mutilarles estos apéndices; lo que sin duda conlleva a que se siga conduciendo a esa especie a la extinción.

Pero tal vez el afrodisíaco más legendario y a la vez más peligroso ha sido la “mosca española” o cantárida. Su efecto parece deberse a una irritación del tracto urogenital; pequeñas cantidades promueven molestias urinarias seguidas de erección espontánea del pene.

Su uso con estos fines incitantes empezó a declinar a partir del siglo XVII, ante la gran cantidad de muertes causadas: solo dos gramos de polvo de cantárida pueden matar a una persona adulta.

A pesar de ello, debido a su efecto sobre la potencia sexual en dosis mínimas, la cantaridina (principio activo de la cantárida) es apreciada por muchos como el primer tratamiento efectivo empleado para la disfunción eréctil.

Mundo “enviagrado”

Inicialmente diseñado para tratar la hipertensión arterial y la cardiopatía isquémica, surgió a finales de los 90 del siglo pasado el citrato de sildenafilo. Comúnmente conocido como viagra, este medicamento revolucionó el tratamiento de la disfunción eréctil en los hombres.

Pero rápidamente empezó a tener otros fines y gran popularidad entre los varones jóvenes en muchas partes del mundo. Los nuevos propósitos, mal llamados “recreativos”, lo empezaron a infiltrar en la cultura popular como producto afrodisíaco: se ha demostrado cómo la viagra tiene escaso efecto en la erección del pene cuando se utiliza en varones sin disfunción eréctil, o entre parejas sexualmente estables.

También hay almas insensibles en este mundo, sin contemplaciones cuando de hacer dinero fácil se trata. Así, en fechas recientes hemos sido testigos de escándalos tras la marca de afrodisíaco.

Pudiéramos tomar como ejemplo lo ocurrido a principios de diciembre de 2016, cuando se retiraron de España dos productos: el Café macho y el Taurimax. El primero de estos apuntaba en su propaganda que era bastante distinto del café normal, pues aumentaba el deseo sexual.

Después de extendidas investigaciones por agencias reguladoras, se pudo demostrar cómo ambas mercancías incluían en su composición la viagra o un derivado de esta molécula, que no fueron declarados en su etiquetado.

Con los consiguientes riesgos, esta y otras muchas historias hacen que un sinnúmero de afrodisíacos carezca de fundamentos verídicos u oculte farsas muy lucrativas. Y al margen de los malintencionados engaños, todavía es posible que durante mucho tiempo perdure el uso popular de afrodisíacos de eficacia dudosa que siguen disfrutando de gran boga en el imaginario popular, como los utilizados por el distinguido Casanova.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Bueno, ¿pero los hay que “resuelvan” o no??? Por mi parte, moví casi todos los caracoles cuando era joven y ahora, llegando a la banderola de las siete décadas, no es preocupación que me ocupe mucho espacio en la mente….

    • habanerita dijo:

      Porque Hugo, el que vivió a plenitud y gozó su juventud y mediana edad muuyyy bien,no debe ser motivo de preocupación ni desgastar una celula cerebral buscando como enderezar el cuerno a estas alturas del campeonato, esos son unos frustrados de la vida que ahora después de viejisimos quieren vivir a plenitud, ya su hora pasó. Ahora a cuidar la presión, el colesterol, la artrosis, los callos, etc. etc. ah! y el alzheimer, porque si le da por padecerlo aunque se tome la viagra y enderece no va a saber ni para que sirve.

      • Ruperto dijo:

        Habanerita: Tu comentario es el más acertado de todos. Quien “gozó la papeleta” de acuerdo con cada etapa de la vida, no tiene por qué estar ahora “inventando” al cabo de unas cuantas décadas.
        Es como el cuento del viejo que:
        1) Se hace cirugía plástica en la cara: sigue siendo un viejo, con el pellejo estirado
        2) Se siembra pelo en la calva: sigue siendo un viejo, pero con pelo sembrado
        3) Toma viagra: sigue siendo un viejo que “levanta”, pero con pastillas
        En resumen, la variante “viejo” está siempre presente.

      • Raustito Meyer dijo:

        Habanerita, creo que todo depende de cómo haya llevado su vida uno. Si ha sido bohemio, fumador, abusado del alcohol y mal alimentado, ningún hombre funciona ni a los 40 o 50 años. Yo tengo 72 años y, sin ser un casanova, funciono una vez a la semana. Creo también, que depende mucho de la mujer aparte de una alimentación sana, y algo de deporte.

  • Juan Jose dijo:

    muy buen articulo, como todos los anteriores publicados por usted.

  • Pioneer dijo:

    El sindenafilo tiene eficacia probada mas allá de cualquier duda, como cualquier medicamento o comida tiene sus contravenciones en este caso muy pocas casi imperceptibles solo cuidado en pacientes con problemas cardiovasculares o que esten usando nitritos o nitratos , y tambien esta contraindicado con el uso de algunos antivirales de nuevas generaciones o que tengas eventos de izquemias como las eizquemias del nervio optico, por lo demas nada que temer y muy efectivo, por supuesto que su uso est indicado depues de los 18 años.

  • emilio lujan dijo:

    j¡Julio César; con seguridad la mencionada “mosquilla española” resulta sin costo ante el viagra. ¿conseguiré cazar un paz de ellas? Arrribaaa !..jejee

  • chicho dijo:

    Oiga doctor, está muy educativo su artículo y he aprendido mucho, pues es una mala creencia generalizada, pero bueno, si no tienen efecto directo, lo pueden tener psicológicamente, pues, si se lo creen, van más confiados…claro, para el que lea esto se acabó el encanto…a buscar otro método…

  • roberto dijo:

    Dr creo que debe adentrarse un poco mas en los mecanismos farmacologicos moleculares que rigen la potencia sexul del hombre,las investigaciones que se han realizado son numerosasm,creo que debe estudiar un poco mas las isoformas de la enzima fosfodiesterasa y los mecanismos moleculares de la liberacion de oxido nitrico

  • Panfilo dijo:

    No sé por qué el últimamente el café mezclado de la bodega me está dando unos deseoooossss!

  • Arelys dijo:

    el mejor afrodisiaco es el AMOR

  • CAPE dijo:

    El huevito de codorniz y la nena de 18…

  • sachiel dijo:

    y yo me levanto todos los dias, encendio…

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Pues yo sí creo que hay sustancias afrodisiacas, lo que me parece que no todas tienen el mismo efecto en todas las personas. Es conocido el efecto del PV2, que se extrae de la raíz del garañón o morinda royoc.
    A mí, por ejemplo, me elevan el rendimiento los mariscos, y he notado que los chícharos también tienen ese efecto. Lo digo aunque todos aquí se partan de la risa.

    Lo que sí estoy de acuerdo con habanerita; El que no la corre de joven, quiere correrla de viejo, pero ya no es lo mismo. Por eso hay que aprovechar la juventud.

  • roberto dijo:

    Panfilo los sintomas que da el cafe mezclado son dolores de barriga creo que tienes que hacerte un estudio urgente para que de verdad sepas que es lo que te esta pasando.

  • joseantonio dijo:

    El mejor afrodisiaco es tener una pareja que te guste y sientas amor y muchos deseos de poseerla.

  • Julio Bosco dijo:

    vilma
    pienso que si no hay quimica no procede hay que experimentar el deseo natural y que no se pierda la ternura el amor -carino y sobre todo la comprencion del uno por el otro ya que esto es de dos

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Julio César Hernández Perera

Julio César Hernández Perera

Médico cubano. Especialista de II Grado en Medicina Interna, Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Titular.

Vea también