Imprimir
Inicio » Opinión, Medio Ambiente  »

La historia detrás de unas fotos en Baracoa

| 83 |

Dijo Susan Sontag que ser espectador de calamidades que tienen lugar en otro lugar lejos del nuestro, es una experiencia que solo ha vivido la modernidad. Las guerras, los huracanes, los tsunami, los naufragios tuvieron que esperar a la Segunda Guerra Mundial para comenzar a llegar a todas partes. “El peso de las palabras, la conmoción de las fotos”, era el tema publicitario de la revista Paris Match fundada en 1949, cuando el periodismo descubrió que las imágenes fotográficas de la violencia del hombre o de la naturaleza multiplicaban las ventas, mientras el texto escrito se agotaba en las palabras.

Pero a pesar de la comercialización de la imagen, del hecho de que cada encuadre es siempre un punto de vista -un interés, valores y antivalores particulares que lo sesgan-, una buena fotografía no nos dice cómo son las cosas. Nos enseña a mirarlas desde lugares inimaginables, como hacen los niños cuando dibujan. Ellos no pintan el caballo, sino su emoción al descubrirlo, y reconozco tal sensibilidad en muchas de las imágenes que han reflejado en estos días el paso devastador del Huracán Matthew por la nariz de nuestro Caimán.

Por ejemplo, la foto de la bandera en Maisí con la que una familia, en medio de la nada, saluda alegremente a los que llegan en el helicóptero de la Defensa Civil. El edificio de tres pisos, en Baracoa, desprovisto de paredes exteriores, entre cuyos huesos se balancea un trozo de escalera. El cementerio de palmas reales junto al río Toa. La familia desenterrando de los escombros los objetos de lo que fue una casa, junto a un armario con las puertas abiertas, donde hay camisas perfectamente colgadas, aunque con una capa de fango que las ha vuelto rígidas. Un perro que asiste inocente a la escena de la destrucción. El juego de los niños, la gente que lava la ropa en el río, las caravanas de camiones que llegan con la ayuda, el hombre en bicicleta pedaleando con una bolsa llena de pan y sonriendo a la cámara. Los linieros, las grúas, las pipas de agua, los soldaditos paleando escombros. La vida que recomienza con más fuerza que antes.

Entre las muchas representaciones que profesionales o aficionados captaron en Guantánamo, hay un grupo de fotos cuya historia quería conocer de primera mano. Fueron tomadas por el fotógrafo de la agencia AP, Ramón Espinosa. En una se ve un pulóver estirado y puesto a secar sobre un acera carcomida, junto a cinco libros de recetas de cocina, bastante maltrechos, pero a salvo. Sus títulos, tanto como la voluntad de rescatarlos, son un desafío al sentido común: “Para tu deleite”, “Menú criollo”, “Comiendo con Doña Lita”, “Comida cubana, coctelería” y “Cocina cubana: Sopas, caldos”.

Aunque apenas han transcurrido 24 horas del paso del Huracán Matthew cuando se tomaron estas fotos, la gente parece haberse instalado en medio de los estragos con total naturalidad. Sus gestos, sus actitudes, sus maneras, sus libros de cocina, recuerdan a los de cualquier martes o cualquier miércoles de cualquiera de sus vidas. Lo extraño y lo familiar se han fundido con una sencillez pasmosa. Observen la tranquilidad con la que el niño lleva la piedra para evitar que la ropa tendida se la lleve el viento. Fíjense en la mujer que hacia el centro de otra fotografía de Ramón, estira el pantalón en un gesto que hemos visto mil veces. No se pierdan tampoco la expresión de paciencia del dueño de los libros, con sus tenis, sus documentos y su pulóver al sol, como si esperara algo o a alguien que empieza a retrasarse un poco, aunque no tanto como para desesperarse.

¿Quiénes son ellos? ¿Cómo los libros de cocina llegaron allí? ¿Qué historia hay más allá de estos instantes capturados por la cámara? Por suerte, Ramón Espinosa acaba de llegar de Baracoa y, gentilmente, nos lo cuenta.

La foto de la camisa con los libros pertenece a un hombre que perdió todo. Foto: Ramon Espinosa/ AP

La foto de la camisa con los libros pertenece a un hombre que perdió todo. Foto: Ramon Espinosa/ AP

Habla el fotógrafo

Las fotos de la ropa en el Malecón las tomé un día después de que Matthew barriese la zona. La gente pasó la mañana después del huracán intentando recuperar lo poco que pudiesen salvar de sus pertenencias, que se encontraban esparcidas por todas partes. La gente no solo buscaba en los restos de sus casas, sino también lo hacían dos calles más hacia arriba, pues el impacto de la olas del huracán fueron devastadoras.

Dedicaron todo un día a buscar por los escombros. Todo estaba destrozado y de las pocas cosas que encontraban casi intactas era la ropa.

Las fotos de la ropa en el Malecón fueron tomadas un día después de que Matthew barriese la zona. in Baracoa, Cuba, Thursday, Oct. 6, 2016. (AP Photo/Ramon Espinosa)

Las fotos de la ropa en el Malecón fueron tomadas un día después de que Matthew barriese la zona. En Baracoa, Cuba, el jueves 6 de octubre de 2016. Foto: Ramon Espinosa/ AP

Al día siguiente, cuando la lluvia cesó, comenzaron a poner a secar las ropas mojadas con agua de mar en la acera del Malecón con la intención de quitarles el olor a catástrofe, para una vez que fuese reparado el servicio de agua corriente volverlos a lavar y así tener algo que ponerse. Sacaban todo lo que se había salvado. No sólo ropa, sino colchones, muebles, trozos de aparatos eléctricos.

La foto de la camisa con los libros pertenece a un hombre que perdió todo. Lo único que le quedaba era lo que ves en la foto y la escritura de su casa, que no sale en en el encuadre porque gráficamente no se entiende lo que es.

Los libros de cocina salvados en el naufragio. Foto: Ramón Espinosa/ AP

Los libros de cocina salvados en el naufragio. Foto: Ramón Espinosa/ AP

Él se llama Antonio Manuel Beltrán Galano, tiene 50 años. Es cocinero de experiencia, pero últimamente trabajaba como vendedor de croquetas por las calles de Baracoa. Le llamaban popularmente “vamos que te enfrías”, porque así pregonaba sus ventas. Me comentó: “Mi hermano, espero que esto se alegre un poco ya que está duro.” Antonio pasó la noche del huracán en el refugio habilitado en el círculo infantil de la ciudad.

Antonio. Foto: Ramon Espinosa/ AP

Antonio Manuel Beltrán. Foto: Ramon Espinosa/ AP

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • m dijo:

    Muy duras estas imagenes. Cuanto lo siento. Aqui tienen a una personas que está dispuesta ayudar en lo que sea necesario.Alguien que prepare una recogida como donación de todo lo tenemos en nuestras casas, que siempre tenemos guardados para un después y que para ellos les será muy útil. Por mi parte cuenten con eso. Todo esto con mucho amor para ellos.

  • Yusimí dijo:

    Es duro lo que nos revelan estas imagenes, verse sin nada, o ver lo poco que queda esparcido, en un desesperado gesto se busca por todos los lugares posible las pertenencias o lo poco que queda de ellas, pero la unica esperanza y aliento que nos queda es que estamos en nuestra Cuba y que aquí nadie queda desamparado y mucho menos con lo que se trae puesto, esta revolución es grande y ayuda a todos y pronto tendran lo que perdieron con un poco de paciencia porque estan haciendo todo lo posible porque la RECUPERACIÓN sea rápida y menos dolorosa y eso tambien se ve en el espiritu de la gente que a pesar de todo tienen salud y no tienen que lamentar vida alguna, espero que pronto pase esto a una historia mque contar

    • Baragua dijo:

      coño, me hiciste llorar

    • Abelardo Jiménez dijo:

      excelente propuesta y otra cosa: la periodista es tremenda escritora.

  • Cubana100% dijo:

    QUE SENTIMIENTO, PERDERLO TODO, Y POR COSAS D ELA NATURALEZA, NO PORQUE ESA PERSONA HAYA QUERIDO, DEBEN TENER UNA ATENCION ESMERADA SUPER ESMERADA CON TODOS AQUELLOS QUE LO PERDIERON TODO. UNA VIVIENDA Y LOS EQUIPOS IMPRESCINDIBLES PARA SU VIDA DIARIA.

    YO ESPERO QUE ESTOS EDIFICIOS AL IGUAL QUE HAN TOMADO LA DECISION DE QUE LOS HOTELES QUE ESTAN CERCA O EN LA PERIFERIA DE LAS ORILLAS DEL MAR, LO RECONSTRUYAN MAS LEJOS DEL MAR. ES MUY PELIGROSO Y ADEMAS ES MAS COSTOSO QUE CADA VEZ QUE VENGA UN FENOMENO ATMOSFERICO TENGAN QUE GASTAR MAS EN REPARACIONES Y EQUIPOS A LOS DAMNIFICADOS.

    QUE LOS ORGANISMOS DEL CITMA Y DE LA VIVIENDA TENGAN EN CUENTA ESTA SITUACION, SERIA MUY BUENO UN ANALISIS AL RESPECTO.

    • Magaly dijo:

      Esos edificios de micro -que arquitectónicamente no aportan nada, realmente- deben ser demolidos y construidos en otro lugar más lejos del malecón de Baracoa. No es la primera vez que sufren los embates del mar embravecido. Allí están de más.

  • Interesado dijo:

    Porque no hacen una recogida de donaciones a nivel nacional como hicieron en ciclones pasados, hay mucha gente que le gustaría ayudar a los hermanos de baracoa!!!!!!!!!!

    • Maceo dijo:

      La historia una vez más demuestra el capital humano con que contamos los cubanos, porque no solo ayudamos a autoevacuarnos para obtener los resultados que hoy tenemos, que felizmente no contamos con fallecidos ni lesionados durante la catástrofe, y le aseguro además que ya miles de familias han aportado su granito de donativos para nuestros hermanos guantanameros, los que sin dudas sabrán reponerse, los queremos.

    • encapuchado dijo:

      Hermano Interesado , te escribo desde las tunas ya se hizo una convocatoria por los CDR, (no a nivel de television ni radio ) para que aquellas personas que pudieran donar algo menos dinero lo hicieran digase, un taburete, ropa, utencilios de cocina lo que se para ayudadr a nuestros hermanos baracoences y ya comensamos a donar estos seran clasificados po ropa de nió , adulto utencilios , de acuerdo a sus caracteristicas para luego enviarlos para alla
      saludos

    • Lisa dijo:

      Los que estamos afuera tambien queremos
      Pero como????

  • Frank dijo:

    Rosita, Miriam…
    Tengo 51 años, he visto muchas cosas, te lo aseguro, y estas fotos y tu descripción me sacaron las lágrimas, y sabes no me da pena decirlo…

  • Mariel Portos dijo:

    Excelente nota. Descriptiva, intensa, generadora de tristeza y alegría a la vez. Como las.fotos que expresan el dolor de la pérdida y la energía incansable del humano que lo acerca siempre a la.vida. Un saludo desde Buenos Aires.

  • felo dijo:

    Pienso lo mismo que los demás comentaristas que me antecedieron, se debe hacer una donación a nivel nacional para aquellos que como en la foto lo perdiern casi todo o todo, si en otras partes del mundo lo están haciendo, nostros también lo podemos hacer, cuantas cosas hay en nuestras casas que apenas hacemos uso de ellas y que a otros le beneficiaria ¿no creen, pues nada avisen y veran como masivamente se obtienen resultados, la solidaridad es esa no dar lo que sobra si no compartir lo poco que tenemos.

    • Frank dijo:

      Bueno no se en otras localidades, pero en mi CDR ya se realizó una recogida por casa, y se están preparando los envíos…

  • La Bayamesa dijo:

    Que dolor tan grande me envuelve, de ver estas cosas las lagrimas se me saltan estoy con ustedes hermanos cuenten conmigo tambien

  • AleX dijo:

    No es fasil esas pobres personas perder lo poco q tiene 1 q lucha con safrificio, sinceramente no es nada fasil..

  • ATF dijo:

    Qué triste, se me han saltado las lágrimas. Pero sé que todas esas personas están siendo ayudadas por nuestra hermosa revolución, todos hemos aportado algo, un granito de nuestras pertenencias para hacerlas llegar hasta ellos. Ninguno quedará desamparado, proque esa es la Cuba que tenemos y que salva primero las vidas, luego recupera los bienes. Un abrazo para todos los baracoeses, maisienses y demás cubanos afectados por el ciclón. Pueden contar siempre con los que afortunadamente, no fuimos tocados por él.

  • yarileisy dijo:

    Me da mucha pena ver como en tan solo un despertar se piede todo lo que tenemos ,espero que como sucedio en Santiago nuestro estado brinde la todo a esas personas que lo necesitan tanto,y que el pueblo se una para que asi sea.

  • ana dijo:

    Estoy de acuerdo con todos los demas, cuenten conmigo, hay que ayudar a nuestros hermanos, recuerdo cuando el ciclon Key, que destruyo Playa Larga en Cardenas, es horrible.

  • Odalis Rosales dijo:

    Pastor, mi amigo de Boca de Jauco en Maisí y todos los afectados por este devastador huracán Matthew, ESTAMOS CON USTEDES en el corazón y el pensamiento. Es duro, muy duro, pero recordar con optimismo, valentía y esperanza que AQUÏ NO SE RINDE NADIE; como decimos los santiagueros CON EL ESFUERZO DE TODOS, VENCEREMOS. Nuestra Revolución es muy hermosa, solidaria, y a los yanquis que AQUÏ ESTÁN NUESTROS DERECHOS HUMANOS. Palante guantanameros de Maisí, Imías, Baracoa, San Antonio, también los holguineros que por orgullo y dignidad decidieron no entregar sus vidas a Matthew.

  • Lidiana Estrada Alarcón dijo:

    Soy cubana, esto me conmueve cada vez que visito el sitio es por ello que con un grupo organizamos una colecta para brindar nuestra ayuda a nuestros hermanos orientales que sufrieron el embate de ese poderoso huracán y les pido que tengan fe de que la revolución repondrá todo como lo ha hecho todos estos años.

  • Libian dijo:

    Yo no he vuelto a dormir tranquila desde entonces, pensando en todas esas personas que lo perdieron todo y me pregunto si yo hubiera tenido la fortaleza de reír y seguir luchando como muchos se muestran en estas fotos o en entrevista. Pienso que la fe y la esperanza los mantiene vivos. Yo quisiera que uniéramos fuerzas y nos convocáramos a realizar cuántas donaciones sean posible y hacerlas llegar a los que lo perdieron todo. No podemos dejárselo todo al gobierno o a las instituciones u organizaciones. Nosotros podemos pues lo hemos demostrado

  • Acel dijo:

    Es muy duro perder lo que con tanto trabajo se ha obtenido pero hay que tener confianza en las personas. Aqui en Alquizar paso lo mismo y nos recuperamos, luego solo seran historias para contar a nuetros hijos y nietos de como un pueblo desafio a la tormenta y no se dejo arrebatar una sola vida.FUERZA y ADELANTE.

  • Rafa dijo:

    Quisiera saber como hacer llegar alguna donación a estas personas de Baracoa y en especial a este señor Beltrán que mas o menos es de mi porte y le podría donar una muda de ropa completa y otras cosas de vestir, siempre los cubanos compartimos con los hermanos lo que tenemos y queremos saber con prontitud como se organiza esta ayuda para cooperar, aquí vale todo, todo por insignificante que parezca. Que Dios les de paz para soportar estos momentos tan duros.

  • yayoconaDIOS dijo:

    Dios los bendiga es duro ver estas imágenes pero es regocijante saber que no hubo perdidas humanas ya que la vida es el mayor regalo que Dios nos regaló, en mi iglesia se recogieron 4 sacos de ropas y 1 de zapatos para hacerlo llegar a esos hermanos los exhorto a que hagan lo mismo.
    Bendiciones.

  • Mavel Toirac Suárez dijo:

    Es difícil leer estas historias y más triste todavía cuando cooces al niño de la piedra, el vendedor de croquetas y a todas las personas que de una forma u otra perdieron algo en Baracoa. Algunos las cosas materiales, otros el espíritu, muchos hasta la fe……..Gracias Rosa Mirian, por descubrir las historias, las vivnecias son más importantes q una foto…..

  • Malena Martínez Díaz dijo:

    El artículo es excelente; la historia, perfectamente descrita, es muy triste; las imágenes completan la narración.
    Realmente es muy difícil mantener esa esperanza cuando los has perdido todo, aquello que con el esfuerzo de toda una vida tanto personal y familiar, se ha logrado. Pienso que esa serenidad es consecuencia de la seguridad con la que hemos crecido en nuestro país, tienen la certeza que, aunque jamás tendrán lo perdido, en algún momento recibirán lo esencial que les permitirá reiniciar la carrera de la vida. Todo nuestro sentimiento por cada familia de los territorios afectados.
    Un abrazo de Malena y Rigo.

    Todo nuestro sentimiento por cada familia de los territorios afectados.
    Un abrazo de Malena y Rigo.

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Vea también