Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Cuba, prendida del alma

En este artículo: Cuba, Nación, Patria, Símbolos Patrios
| 58

bandera-cubana-615x405

“Cuánta vida preciosa,
cuántas generaciones;
qué juventud, deseosa
como tú, se perdió.”
Pablo Milanés

Dedicado a la Dra. Graziella Pogolotti

La educación cívica es la piedra fundamental sobre la cual ha de edificarse el sentimiento nacional si bien este es para nosotros lo que definió el Apóstol José Martí en palabras inolvidables como “Patria es humanidad”. Estuvo presente como firme declaración de principios en el manifiesto de Carlos Manuel de Céspedes leído ante los alzados el 10 de octubre de 1868 en su ingenio Damajagua: “Cuba aspira a ser una nación grande y civilizada, para tender un brazo amigo y un corazón fraternal a todos los demás pueblos.”

Hemos sido testigos excepcionales de cómo esta apasionante exhortación se ha cumplido dondequiera que un maestro cubano enseñe sentimientos y letras; en cualquier latitud del mundo en que un médico nuestro salve una vida en peligro o ayude a dar a luz un niño lo cual ha de ser siempre un acontecimiento esperanzador; dondequiera que un soldado de la patria haya contribuido a consolidar una independencia sin reclamar a cambio ni un grano de arena.

Recuerdo cómo aprendimos a cantar el himno en los actos escolares, cómo observábamos con candorosa devoción el paso de la bandera de la estrella solitaria para ser colocada junto al busto de Martí y el orgullo de recibir como premio a la aplicación, a la puntualidad y la consagración a los deberes, el más bello de todos los diplomas: el beso de la Patria.

No muy tarde comprendimos que el país era un territorio singularmente bello con árboles y criaturas diferentes a las que existían en otros parajes. Las islas del archipiélago que habitamos las fuimos reconociendo en las lecciones de Geografía, y en las de Historia nos fue poseyendo la noción de Patria al escuchar los apasionados versos de José María Heredia, quien como le sucedió a José Martí “…acaso despertó en mi alma, como en la de los cubanos todos, la pasión inextinguible por la libertad…”. Y de la Literatura se nos prendió en el alma ese doloroso sentimiento de Gertrudis Gómez de Avellaneda al partir de su tierra natal:

¡Hermosa Cuba! tu brillante cielo,
la noche cubre con su opaco velo
como cubre el dolor mi triste frente(…)
¡Adiós, patria feliz!, ¡Edén querido!
Doquier que el hado en su furor me impela
tu dulce nombre halagará mi oído(…)

La nación fue el anhelo de nuestros antepasados cuando éramos un apéndice colonial de España y soñaban febriles legisladores criollos con una República fundada sobre los cimientos de un estado de derecho que José Martí concibió “con todos y para el bien de todos”. Y ese concepto de totalidad no es mecánicamente abarcador, más bien percibe su esencia como un concentrado de valores de los que se alcanza, a lo largo de la vida, conciencia plena.

En medio de una nebulosa de aspiraciones, de reveses y fracasadas expectativas se elaboraron los planes para que los cubanos encontraran su propio camino en el seno de identidades disímiles, quiere decir, insertarnos en la América unida desde la diversidad, tal y como la idearon los precursores.

Al crear el himno nacional para los que debían transformarse de conspiradores en libertadores, Pedro Figueredo tomó los acordes de La Marsellesa e introdujo en sus magníficos registros los destellos de la melodía que en días de inolvidable gloria se convertiría en el Himno Nacional de Cuba. Al escucharlo el ejército mambí detenía los ímpetus de la marcha y ganaban inspiración para la carga temeraria frente a un adversario tenaz y valeroso.

De ese debate nacería la legitimidad de nuestro ser nacional. Sólo a las Fuerzas Armadas les estuvo y está permitido saludar al himno con la cabeza cubierta porque en sus distintivos y atributos está bordado el Escudo de Armas de la República.

Al interpretarse La Bayamesa nos ponemos de pie. Se interrumpe el paso en cualquier circunstancia cuando sus acordes colman el espacio y adquiere la mayor dimensión en el instante de saludar al alba o al poniente del sol, el acto de izar o arriar la bandera.

He aquí los valores. Esta es la piedra fundamental a la que me refería. Sobre arena movediza lo que construyamos se derrumbará. El culto ha de ser perpetuo y si al final del largo camino se tambalea o vacila la convicción, sobre lo alto de un reducto los manes de tantas víctimas inmoladas levantarán sobre el paisaje incomparable de Cuba, nuestra bandera.

Eusebio Leal Spengler
Historiador de la Ciudad de La Habana

Guardar

Se han publicado 58 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Israel dijo:

    Gracias al Doctor Eusebio nuevamente por esta brillante reflexión, es importante que las autoridades del Estado, los ciudadanos y las Instituciones entendamos muy bien el porque de estas ideas expresadas con tanta pasión y firmeza del Historiador de la Habana, diría yo que de la nación toda, la situación que impera no es para menos, nadie debe quedarse de brazos cruzados, se debe actuar con energía y hacer lo que le toca a cada uno desde su puesto, creo que así ganaremos esta batalla por el bien de la Patria, aunque insisto como en el comentario anterior sobre el artículo de igual linea de pensamiento, que muchos tienen que incorporar el sentido de la urgencia a las acciones que hay que acometer para no arrepentirnos cuando ya poco o nada se pueda hacer. Si nos unimos este asunto todavía es salvable.

    Que bueno sería generar un Foro debate desde Cubadebate y dedicar una Mesa Redonda esta misma semana al asunto en cuestión.

  • eluko dijo:

    usted sabe decir las cosas como son, los simbolos nacionales representan el alma de la patria, sin ellos nos quedamos vacios. el hombre siempre busco simbolos, les son necesarios para trascender su simple condicion de animal. Se han utilizado simbolos para mal y para bien. los que representan a nuestra patria, tienen dentro de ellos todo el esfuerzo y sacrifico de muchos que dieron hasta sus vidas para no continuar en la condicion de vasallos.
    En estos tiempos de banalizacion cultural por muchos y perdida de valores por otros, es muy bueno divulgar ideas como las que usted disemina por todos lados
    muchas gracias Eusebio por este magnifico escrito, hace mucha falta

    • Anrim dijo:

      Los comentarios de Israel y eluko me ahorran de plasmar aquí el sentimiento profundo que me provoca esta reflexión de ese digno hijo de nuestra Patria que es Eusebio Leal, pero agrego que tenemos que intencionar más el trabajo político para fortalecer esos valores que se han degradado, porque “quien dice que todo está perdido…..”

  • Ciudadano I dijo:

    Excelente articulo. Ojalá que el Doctor Eusebio Leal dedique parte de su preciado tiempo a escribir en este sitio sus ideales sobre este tema y otros de interés para la sociedad que necesitamos los cubanos de hoy y de mañana.

  • la lluvia dijo:

    Viva la patria, Viva CUBA, Viva nuestro pueblo cubano humano, solidario y valiente desde los indios somos asi.
    Mi CUBA bella todos los cubanos te amamos siempre y te defenderemos por nuestros valores y nuestra cultura y nuestra historia por siempre.
    MI CUBA bella eres nuestra perla del caribe un lugar maravilloso donde sentimos felicidad y paz no hay lugar en el mundo, donde se sientan esas emociones de alegrias.
    gracias EUSEBIO.

  • LA INDUSTRIALISTA dijo:

    COMO SIEMPRE EXACTO Y PRECISO, NUESTROS SIMBOLOS DEBEN SER RESPETADOS EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA, NUNCA HE APROBADO QUE SEAN UTILIZADOS EN PRENDAS DE VESTIR, ETC., RESPETO TODAS LAS BANDERAS DEL MUNDO, Y NO ME GUSTA QUE SE UTILICEN, NINGUNA, EN ARTICULOS DE VESTIR. LAS BANDERAS Y SIMBOLOS REPRESENTAN LA PATRIA Y PARA M I LA CUBANA, LA MAS BELLA DE TODAS, TIENE, NO DEBE, QUE SER RESPETADA Y JAMAS UTLIZADA FUERA DE LOS AMBITOS OFICIALES RECONOCIDOS Y APROBADOS POR LEY.
    COMPARTO LA IDEA QUE DEBE ENSEÑARSE MAS CIVICA EN LAS ESCUELAS, DESDE BIEN PEQUEÑOS LOS NIÑOS. MI NIETA CUANDO VE ALGO REFERIDO A ESTE SUNTO YA ES CAPAZ DE DECIRME: ABU MIRA ESTAN USANDO MAL LA BANDERA COMO TU ME EXPLICASTES. PORQUE LA EDUCACION CIVICA Y MORAL NO SÓLO ES DE LA ESCUELA, NACE EN LA CASA Y LA FAMILIA Y CONTINUA EN LA ESCUELA, POR ESO ESCUELA Y FAMILIA HAN DE ANDAR UNIDAS PARA LA MEJOR FORMACION DE NUEVAS GENERACIONES.

    • pedrogerman dijo:

      Marxs enuncia que con el desarrollo de los medios de producción entra en contradicción con las relaciones de producción creando nuevos relaciones de producción que a su vez crea nuevos medios de producción en un desarrollo dialectico…

      La transculturación es un fenómeno tan antiguo como la sociedad misma, las sociedades cerradas perecieron, para Bon Jovi, nadie es una isla y en una definición genial de Guayasamín las fronteras son algo que alguien inventó un día, aludiendo que llegara el momento en que no existan.

      Con la era de Internet y lo que trae consigo se vislumbra una entrada al túnel del que saldremos como uno solo.

      Los estamentos y códigos, leyes, lenguajes se modifican con lo que el hombre acepta y hace cotidiano, la sociedad en general, dígase instrucción, cultura, conocimiento del entorno, la familia y el rol de cada integrante cambian… es el inevitable tren del desarrollo.

      El que el sentido patrio impulse que jóvenes de hoy en día en delegación o de carácter individual vistan con la bandera no es irrespeto, es un símbolo que se porta orgulloso, orgullo de esa cubanía que Eusebio Leal alude, con su verbo retorico, verbo que al escuchar tiemblo en toda la dimensión heredada de mis ancestros, verbo caudal del maestro, que sobre el yugo luce mejor en su frente la estrella que ilumina y mata.

      Encuentro de buen parecer que cubanos vistamos nuestra bandera, a sabiendas que es un compromiso y deber patrio ser un digno hijo del estandarte que más que en la piel se lleva en la sangre, en el alma.

  • olga juana dijo:

    Eusebio mi companero, mi hermano, he leido tu escritura maravillosa como siempre,
    ejemplar estoy de visita aqui en italia, muchas cosas maravillosas, pero como las de Cuba ninguna, esa solidaridad, paz y esa tranquilidad que nos sentimos uno a otros que nos ayudamos no se encuentra en ningun lugar.
    me despido con patria o muerte

  • MASCUBANOOPTIMISTA dijo:

    Comparto la idea de Israel de realizar una Mesa que incluya opiniones de todos los sectores de la sociedad y edades.
    LA educacion civica fue nula en los crudos momentos del periodo especial, mas bien ya este avanzado pues en mi etapa de secundaria, pleno periodo especial, esta fue la tabla salvadora para mi generacion y la Patria.
    Hay que retomarla con seriedad y fuerzas desde tempranas edades, desde la familia a la escuelay viceversa pues hay familias que hay que reeducar en valores tambien.
    Lo que se haga que sea por la Patria, la humanidad.

  • isidro dijo:

    “educación cívica” y “Estado de derecho”

    … dos conceptos clave para construir la Nación cubana, la Cuba soñada de “con todos y para el bien de todos”…Es de agradecer el apunte del maestro Leal, pero me siento compelido a agregar, sin menoscabo a su prédica, que esta búsqueda debe constituirse ante todo en compromiso diario que rebase la apreciación a los símbolos patrios, y que comience por enraizar de nuestras fronteras nacionales hacia adentro, en el trato diario – y sobre todo en el mutuo respeto – entre todos los cubanos, y entre estos y las instituciones que están llamadas a servirles, y no a servirse de ellos, en la posibilidad de no sentirse ente ajeno en suelo propio, en saber que nuestros criterios – y en particular el consenso derivado de los mismos – están en el centro de la gestión administrativa y política.

    Entiendo que por ahí nace el civismo…

  • josepedro dijo:

    Eusebio
    Que decisión de buen tino sería que usted dirigiera el trabajo político ideológico para garantizar la cubanía en la Cuba que soñamos!!!

  • mercedes dijo:

    Estimado y respetadísimo Doctor Eusebio Leal, en horas tempranas leo su artículo como hago siempre con los que escribe para Cubadebate o para cualquier otro medio desde el que su palabra nos llega estremecedora, removiendo conciencias y en mi caso provocando lágrimas de patriota ante tantos sentimientos encontrados en mi pecho, donde solo ondea la bandera de la estrella solitaria y el respeto por las otras. Cuando pienso o comento con mi familia las situaciones que se viven a diario, tanto en Cuba como en el resto del mundo, la máxima preocupación es el futuro de la Patria y la Humanidad. En mi familia todos somos martianos y fidelistas, y cada uno desde el lugar que le ha tocado en la sociedad, defendemos la Revolución y el Socialismo, que han costado tanta vida generosa entregada por siglos a la causa de la libertad. Aún nos queda la confianza de que, secundados por los vivos, ¨nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía.¨

  • Henry. dijo:

    Gracias por estos valores de civismo Dr.

    Dr Eusebio ayúdenos a resolver este problema en la ciudad de Cárdenas.
    Desde hace años el edificio de “La Dominica” lugar donde se izara por vez primera nuestra bandera en la ciudad de Cárdenas (19 mayo 1850) está en ruinas. Ha asido constante denuncia de cardenenses y cubanos e incluso de turistas que visitan el lugar proveniente del Polo turístico de Varadero. Para hacerlo más dramático el lugar es hasta Monumento Nacional.
    Se dice que es porque no hay presupuesto. Pero estoy seguro que si los cardenenses decidiéramos reunir en colecta publica ese dinero o que algún entusiasta colaborara con un donativo este no se aceptaba por el gobierno.
    Porque las autoridades del gobierno municipal, provincial y nacional nunca han podido darle solución a este sagrado lugar para los cardenenses y cubanos?
    Porque se denigra de esa manera nuestra bandera en Cárdenas? Porque?, porque?

    “Si deshecha en menudos pedazos
    llega a ser mi bandera algún día…
    ¡nuestros muertos alzando los brazos
    la sabrán defender todavía!”

  • Jorge951 dijo:

    Extraordinario .Debiera ser expuesto a Los alumnos de secundaria y pre univ.
    GRACIAS EUSEBIO LEAL , muchas gracias.

  • Jorge dijo:

    Gracias por darno una nueva leccion sobre los valores que debemos tener los ciudadanos , creo que en este pais necesitamos millones de personas como usted para volver a tener aquellos valores que nos encseñaron nuestros ancestros, Gracias nuevamente y necesitamos de su colaboracion mas a menudo en cubadebate de esa forma nos esta educando.

  • Uno ahi dijo:

    Todo lo escrito está muy bien, pero todavía no veo la respuesta la pregunta: ¿donde puedo adquirir una bandera cubana si quiero tener una, y que no constituya un acto de “banalidad e irrespeto patriótico”?

  • Guere dijo:

    Gracias Eusebio por recordarnos cuanto amor impira nuestra patria, cual es el deber de todo buen cubano, gracias por hacerle honor a su pellido y por decirnos cosas que tanta falta hace en tiempos tan dificiles y de manifestaciones de desamor por doquier.

  • gordy dijo:

    Gracias Eusebio por tan bellas enzeñanzas, debemos fomentar la honra a la Historia y a los símbolos de esta bella Patría, hay que salvar a las futuras generaciones de la pérdida de valores y educarlas honrando el sacrificio de nuestros héroes y mártires.

  • el socialismo real dijo:

    Excelente, pero compañeros(as) hablemos claro, sin tapujos, adonde creen ustedes que se dirije Cuba si yá son palpables los efectos hoy y las consecuencias de haber dejado durante mucho tiempo la labor ideológica sobre las nuevas generaciones en manos del reguetón y todo lo que eso conlleva?

  • chipojo dijo:

    El respeto y uso de los símbolos de la nación, el comportamiento cívico va acompañado de los sentimientos que se aprenden desde pequeño en el hogar. La primera vez que salí de mi país fue a una nación europea, cuando llevaba varios días de viaje me parecía que era mucho más tiempo, añoraba todo lo que fuera Cuba. Cuando un día caminaba por aquella inmensa ciudad vi a varias cuadras hondeando una bandera cubana, agucé la vista para cerciorarme que no estaba equivocado, de a poco me iba acercando y la emoción se apropió de mí. Me detuve ante la bandera que identificaba nuestra embajada en aquel lugar y el orgullo de ser cubano fue mayor que nunca. Sólo he querido compartir con ustedes una experiencia vivida.

  • Casi dijo:

    Hermosas y sabias palabras para estos tiempos difíciles que vivimos , sería bueno divulgarlas en otros medios y analizarlas .
    Gracias Eusebio.

  • DAVID dijo:

    He aqui nuestra verdad, nuestro “ser o no ser”, nuestro dilema. Estos son los caminos de salvacion de los que hablaba Cintio, llenos de peligros, por cierto. Gracias profesor Leal por seguir brindando luz a los rumbos de la Republica. Para usted toda la fuerza y la salud del mundo. Si olvidamos esas verdades esenciales estariamos perdidos. Sepamos escuchar.

Se han publicado 58 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eusebio Leal

Eusebio Leal

Escritor y ensayista cubano. Historiador de La Habana..

Vea también