Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Barcelona 92: Cuba al quinto

| 1 |
Equipo de béisbol campeón de Barcelona 1992

Equipo de béisbol campeón de Barcelona 1992

España es un Estado de la Europa meridional que forma, junto a Portugal, la Península Ibérica. Limita al norte con el Cantábrico y los Pirineos, que la separan de Francia. En la actualidad está compuesta por diecisiete regiones autónomas y cincuenta provincias, donde convergen diferentes idiomas. Una de las más importantes es Cataluña, antiguo principado del noreste de la Península Ibérica. La capital es Barcelona, que une a sus recursos agrícolas y mineros, una abundante producción industrial en la metalurgia, industria mecánica, aviones, automóviles, textiles, un comercio muy activo, así como el turismo, de los mayores del mundo.

La también llamada Ciudad Condal, recibió los Juegos de 1992 con una organización envidiable y derroche de sabiduría. La Carta Olímpica se cumplió al pie de la letra.La familia olímpica volvió a reunirse después de varios años;todos los Comités Olímpicos Nacionales respondieron a las invitaciones. Se implantaron varios récords dentro y fuera de las áreas competitivas.

Asistieron 10 mil atletas, síndrome del gigantismo deportivo. Se dieron cita 172 países y se compitió en 28 deportes, con 15 092 participantes, entre atletas, entrenadores, oficiales y otros. Se acreditaron 113 402 personas y trabajaron 102 000 voluntarios. Cifras desconocidas con anterioridad.

Los Juegos coincidieron con la Cumbre de los Jefes de Estados Iberoamericanos y con la celebración hispana del V Centenario del Descubrimiento. En el Palco Presidencial se dieron cita Reyes, Príncipes, Presidentes, Primeros Ministros, Embajadores y altas personalidades de casi todo el mundo. Europa estuvo representada por varios estadistas. No conocemos que en otros Juegos se hayan reunido tantos Jefes de Estado. El presidente Fidel Castro saludaba eufórico a la delegación cubana.

Las ceremonias de apertura y clausurafascinaron por su concepción, esplendor y respaldo artístico. Las voces de Plácido Domingo, Monserrat Caballé, José Carreras y Sarah Brigthman, entre otros, deleitaron a los asistentes y a los televidentes. La canción Amigos para siempre dejó una huella melancólica al caer el imaginario telón.

La original forma de encender el pebetero mantuvo la expectación. Entonces un atleta minusválido, con precisión, lanzó la flecha ardiendo, que pasó sobre el pebetero y de allí brotó la Llama Olímpica. No fue un alarde tecnológico, sino un arranque poético. El simbólico vuelo de palomas, después de encender la pira y las palabras del rey Juan Carlos de España, dejaron abiertas las actividades.

Días de infinita alegría, donde se hicieron amistades y surgió algún que otro romance. Pero sobre todo, se demostró que el mundo puede unirse bajo los preceptos de la Carta Olímpica, con independencia de los credos religiosos, políticos o de cualquier otro tipo.

A la vera de Cuba con sus 31 medallas (14 de oro, 6 de plata y 11 de bronce), el resto de América Latina solo conquistó otras 13 preseas de diferentes colores: dos de oro con los equipos brasileños de voleibol masculino y femenino; 6 de plata (Brasil 1, Jamaica 3, México 1 y Perú 1). Más otras 5 de bronce repartidas entre Jamaica, Argentina, Bahamas, Colombia y Puerto Rico.

Los récords de Barcelona 1992

Estos Juegos serán recordados por los récords fuera del terreno de competencias. Ya no existía la potencia deportiva de la URSS, los países que la habían integrado se unieron para competir en la CEI (Comunidad de Estados Independientes) y lograron el primer lugar. Fueron evidentes fenómenos que amenazan al deporte moderno: el gigantismo y la comercialización. En Munich 1972 el gigantismo había tomado fuerza y en Los Ángeles 1984 se desenfrenó la comercialización.

En Barcelona se abrieron las puertas a los profesionales de todos los deportes, con excepción del boxeo por el nivel de deshumanización; en la actualidad amenaza con incorporarse. Una exigencia se mantuvo activa: representar a sus respectivos países, como lo estipula la Carta Olímpica. Su máxima expresión fue el fabuloso Dream Team norteamericano de baloncesto, que provocó regulaciones en la Villa Olímpica y una brecha en los ideales originales del Olimpismo Moderno preconizado por el barón de Coubertin.

Los socios-patrocinadores, encabezados por el Programa TOP (The Olimpic Programe), con la Coca-Cola a la cabeza, dieron grandes ingresos al COJO y en mayor medida al COI. Se calculó una audiencia televisiva de más de 3 500 millones de personas, con récord transmisivo de 2 400 horas en directo por 150 cadenas. Por los derechos de transmisión se ingresaron 507 576 000 dólares. Otros récords fueron: ingresos por marketing (casi 600 millones); ventas de entradas por 115 millones etc. En la actualidad esas cifras parecen irrisorias.

El Comité Organizador ofreció dieciocho días gratis en la Villa Olímpica para los atletas –inédito–, aunque tenían que enviar 800 dólares por cada uno con tres meses de anticipación, para después reintegrárselos, con el pretexto de evitar incumplimientos. El verdadero propósito fue embolsillarse los intereses que generaron los bancos con el depósito.

Después de Barcelona 1992, con sus 15 092 participantes y cientos de miles de acreditados y voluntarios, los Comités Olímpicos Nacionales de los países pobres, ven más lejana la posibilidad de organizar unos Juegos,no están a su alcance las gigantescas y fabulosas instalaciones. Solo les queda “soñar”.

Cuba en Barcelona 1992

Después de doce años ausente por razones políticas, Cuba volvía a los Juegos. La Isla arribó a Barcelona 1992 con una grave situación económica, derivada de la caída del Sistema Socialista Mundial, especialmente de la Unión Soviética, que unido al recrudecimiento del bloqueo, ocasionó el llamado “Período Especial”. En esos doce años, Cuba no había dejado de participar en otras competencias, donde siguió conquistando lauros.

No pueden olvidarse los Panamericanos de Indianápolis 1987, con 75 títulos, 45 más que Canadá, solo superados por los anfitriones, o los de La Habana 1991, donde se conquistaron 140 medallas de oro y se logró, por primera vez, el primer lugar, delante de los norteamericanos. Algo similar había ocurrido en Centroamericanos, Campeonatos Mundiales de diferentes deportes y otros eventos internacionales.

A los Juegos de la Ciudad Condal acudieron 196 atletas de ambos sexos, con la mirada fija en el podio de premiaciones. De ellos 146 se ubicaron entre los primeros ocho (83%). Y se alcanzó el quinto lugar por países, con medallas de oro en siete deportes: boxeo (7); béisbol; voleibol femenino; la lucha grecorromana, donde el pinareño Héctor Milián se alzó con el título en la división máxima, 100 kilogramos.También en lucha libre; atletismo y judo femenino.

Ningún otro país del Tercer Mundo estuvo entre los primeros veinte. El quinto lugar de Cuba en Barcelona 1992 no fue obra de la casualidad, sino de un trabajo científico-técnico en función del juego limpio, que rindió sus frutos.

Bajar la posición de Cuba al quinto lugar (en los Juegos Olímpicos de Barcelona), constituye una verdadera proeza deportiva. Tenemos que estar al tanto de las últimas técnicas (en el voleibol), perfeccionarlo todo, porque también van a inventar cosas para en cierta forma afectar. Algunos no ven con mucha satisfacción los éxitos deportivos de Cuba.[1]

Mención aparte merece la disputa del primer título del béisbol olímpico. En algunas citas se habían desarrollado torneos de exhibición. Por muchos años la Isla estuvo en la cima de este deporte en el campo amateur, con todos los títulos en disputa de la IBAF (siglas en inglés). El torneo de béisbol despertó una notable expectación, sobre todo por la presencia de Cuba –con un equipo al que muchos llamaron “de ensueño”, haciendo un paralelismo con el de baloncesto norteamericano– Japón y Estados Unidos. La medalla de oro fue un sueño hecho realidad.

Se alzaron con sus títulos: La discóbola Maritza Martén, con disparo de 70,06 metros; la judoca Odalys Revé en los 66 kilos; el luchador de estilo libre Alejandro Puerto, en los 57. Los boxeadores Rogelio Marcelo (48); Joel Casamayor (54), Héctor Vinent (63,5); Juan Carlos Lemus (71); Ariel Hernández (75); Félix Savón (91) y el ya desaparecido Roberto Balado en más de 91 kilos; Juan Hernández Sierra, con un elegante boxeo, obtuvo la medalla de plata. Javier Sotomayor levantó de sus asientos a los espectadores y se coronó con el oro, igual que las Espectaculares Morenas del Caribe en voleibol, que allí comenzarían un récord dificilísimo, tres títulos consecutivos: Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000.

Dream Team de Baloncesto                                             

A Barcelona 1992 arribaroncon sus familias,unos hombres fuertes, muy altos, en su mayoría negros de cabezas rapadas, elegantemente vestidos, con mayordomos y guardaespaldas. Formidables baloncestistas que se alojaron fuera de la Villa Olímpica, en hoteles Cinco Estrellas.

Charles Barkley –uno de ellos– a su llegada a la Ciudad Condal declaró que allí no habían ido para hacer amigos, sino para aplastar a los contrarios. El excelente jugador así expresaba la filosofía del despojo y la deshumanización del deporte profesional. ¿Venía a unos Juegos de la Olimpiada o a la guerra? Se expresó como lo hacía en el circuito de la NBA (National Basketball Association).

El problema era más complejo, encerraba la máxima contradicción del deporte en ese momento: Amateurismo vs Profesionalismo. Dos filosofías que pueden coexistir, pero tienden a excluirse, porque sustentan objetivos opuestos: uno juega para entretenerse y el otro por dinero; aunque ambos lo hagan bien.

Aquellos jugadores desplegaron un virtuosismo no visto en torneos de baloncesto en Juegos de Verano. Ver desempeñarse a Michael Jordan, Larry Bird,Magic Jonson, Akeem Olajuwon, Patrick Erwig y compañía, fue un regalo para los amantes de ese deporte. Ellos derrotaron fácilmente a cuantos intentaron oponérseles. Recibieron más audiencia, por encima del atletismo. Algunos mostraron hermandad y solidaridad.

No se olvida la entrega total de Magic Jonson, quien sabiéndose portador deVIH, derrochó maestría, sabiduría y cariño.Firmó autógrafos y saludó a los niños, jóvenes, mujeres, hombres y ancianos. Michael Jordan, para muchos el mejor jugador de la historia, dejó una grata huella de amistad, no se le vio alardear ni querer “someter” a sus rivales.

A partir de Barcelona 1992, los Dreams Teams se han repetido en los torneos olímpicos, pero aquellos baloncestistas millonarios impusieron un nuevo orden y rompieron con los viejos cánones del COI, dejando a su paso una mezcla de maestría insuperable y ciencia ficción deportiva.

Todavía retumban las palabras iniciales de Charles Barkley, anunciando que el mundo amateur se derrumbaba. Y cada día está más cerca.

Javier Sotomayor: El Príncipe de las Alturas

Espigado, de hablar pausado y andar seguro, clasifica entre los más grandes atletas de la centuria olímpica y amenaza con seguir en la cima. Si se revisa el libro Records Guinness 2007 verá que solo su nombre aparece entre los deportistas cubanos, por sus pies es quien más se ha acercado al cielo. Utilizó el estilo Fosbury y lo dominó a la perfección.

Cuando con amplias zancadas se elevaba sobre la pierna izquierda, parecía volar; lo seguían con palmadas. Las presentaciones de El Soto llenaron los estadios europeos, americanos, australianos y asiáticos. En una larga trayectoria de más de tres lustros, es el recordista mundial absoluto –bajo techo (2,43) y al aire libre (2,45). Debe tenerse en cuenta que son muy pocos los que rebasan los 2,40 metros y él lo hizo diecisiete veces en 1994.

Acudió a los Panamericanos de Winnipeg 1999, donde ganó fácilmente el título, pero se lo retiraron al acusarlo de utilizar cocaína en grandes dosis, una droga contraproducente para su evento. ¿Cómo pudo saltar y ganar con tanta cocaína dentro? La respuesta es su prueba de total inocencia. Lo sancionaron por dos años y rebajaron la sanción, para garantizar el espectáculo del salto alto en Sydney 2000; sin el hombre que ostenta el premio “Príncipe de Asturias”, no habría rivalidad. Allí alcanzó la medalla de plata.

Sus récords están vigentes desde hace muchos años, porque se adelantó al saltar en 1993 la altura del siglo XXI y ganar todas las competencias de la IAAF. Así valoró su propia impronta:                                                                                                                                A mí me ha costado muchísimo trabajo, sacrificio, esfuerzo, llegar a donde estoy, y pretendo mantenerme el mayor tiempo que pueda, a pesar de que sé que no va a ser fácil. Yo respeto a todos mis contrarios y actualmente hay hombres que pueden saltar de 2,38 a 2,40, un resultado con el cual se gana cualquier competencia, incluso la próxima de Atlanta, pero en cuanto al récord, y debo ser sincero, no veo a nadie capaz de pasar sobre los 2,46.[2]

Javier Sotomayor, el Príncipe de las Alturas, fue seleccionado entre los Diez Atletas Más Destacados del Siglo XX en Cuba.

Las Espectaculares Morenas del Caribe                        

El reconocimiento del voleibol cubano está dado, entre otras cosas, por el sistema de captación de talentos y la aplicación de la ciencia y la técnica.Eugenio George (1937-2014)resultó el Mejor Entrenador del Siglo XX, por llevar a sus pupilas a lo más alto del podio (Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000). Pero no se puede desestimar que en Atenas 2004, con un conjunto de novísimas jugadoras, obtuvo la medalla de bronce. Regla Torres fue seleccionada, junto a él, como la Mejor Jugadora del Siglo XX, por la FIVA. Todo coraje, se echó encima el equipo en los momentos difíciles.

Él es diletante de los clásicos, tanto en música como en literatura, y ama la pintura. Es capaz de repetir de memoria ciertos pasajes escogidos de ElTesoro de la Juventud o de algunas de las obras cumbre de Emilio Zola. Es un hombre armado de una sólida cultura general que de una forma u otra encuentra el hilo conductor entre sus conocimientos y la principal razón de ser de su vida: el voleibol.[3]

Tocada con la varita mágica de la maestría deportiva estuvo Mireya Luis, con un somatotipo que no se ajustaba a los requerimientos técnicos. En el año 2000, a propuesta del marqués de Samaranch, resultó electa para la Comisión de Atletas del COI. Por más de tres lustros fue, junto con Regla Torres, el alma del plantel cubano. Conserva medallas y pergaminos de todas las competencias convocadas por la Federación Internacional. Saltaba por encima de las gigantes con una flotabilidad envidiable. Sus remates parecían disparados por cañones. Bloqueaba y efectuaba bien el servicio; dominó todos los aspectos del juego y fuela gran animadora del equipo. Seleccionada entre los Diez Mejores Atletas del Siglo XX en Cuba y reconocida universalmente entre las mejores de la historia.

La gran dama del voleibol nació en Camagüey, a unos 500 kilómetros al este de La Habana, allá por 1967. Sus primeros entrenadores calcularon mal. No podían concebir que su talla de 1,73 metros respondiera a los requerimientos inherentes a una rematadora. Iguales criterios rondaron la mente de quienes se hicieron cargo de su perfeccionamiento técnico en la capital. Ese rígido esquema del biotipo, que tantos talentos ha frustrado también en todas partes, relegaba su increíble saltabilidad. La de 3,05 metros, con solo 12 años de edad.[4]

Las Espectaculares Morenas del Caribe, con Mireya y Regla a la cabeza, bajo la batuta de Eugenio, estuvieron en la cumbre de la Federación Internacional (FIVA), con varios Grand Prix y los tres Juegos de las Olimpiadas. En la actualidad, luchan por recuperar el terreno perdido.

Félix Savón y Roberto Balado

A fines de la década del ochenta apareció la “división crucero”(91 kilos). Dos boxeadores coincidieron en ese peso: Félix Savón y Roberto Balado. Tenían fibra de campeones; solo uno podía brillar. Retirado Stevenson, apareció la solución, Balado a los superpesados y Savón en los 91.

Balado impresionó por su técnica depurada, de un virtuosismo diferente al de Teófilo. Su pegada no era fuerte, pero le marcaban pocos puntos gracias a la defensa. Se movía sobre el ring como un felino, sabía cuándo y dónde golpear. Nació en Jovellanos, Matanzas, el 15 de febrero de 1969 y falleció en La Habana, el 2 de julio de 1994.

Balado Méndez, Roberto:

Boxeador. Medallas de oro en la división de más de 91 kg, en el CMJ celebrado en Cuba en 1987 y en la Olimpiada de Barcelona, 1992, donde alcanzó, además, la copa Val Baker, como el mejor boxeador de la Olimpiada. Medallas de oro en los Campeonatos del Mundo de Moscú 1989, Sydney 1991 y Tampere, Finlandia, 1993, y en las Copas del Mundo de 1990 y 1994. Medallas de oro en los JP de 1991 en La Habana y en los JDCC de Ponce, 1993. Murió muy joven en un accidente automovilístico.[5]

En Barcelona 1992 fue campeón en los supercompletos, continuador de Teófilo. Se consideraba un título seguro para Atlanta 1996, pero el fatal accidente puso fin a su vida y llenó de duelo al deporte cubano, en especial el boxeo.

Félix Savón resultó otra cosa. Fuerte pegador, fajador, de buena técnica y mucho coraje, sobresalió por tres lustros en los 91 kilos, hasta su retiro a inicios de 2001. Lo quisieron contratar por muchos millones, pero permaneceen su país. Se habló de una pelea millonaria contra Mike Tyson, campeón mundial profesional que cuando no podía ganar con los puños, trataba de hacerlo mordiendo. En su larga trayectoria, El Boxeador Historia, como lo bautizó el locutor Rolando Crespo, ganó todos los títulos que otorga la AIBA, incluyendo seis Campeonatos Mundiales y los Torneos Olímpicos de Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000. Posee un récord difícil de batir en los fortísimos torneos nacionales cubanos.

Savón Fabré, Félix.

Boxeador. Nació en San Vicente, provincia de Guantánamo, el 22 de agosto de 1967. En 1985, en Bucarest, con 18 años, ganó el CMJ en el mismo peso que mantendría en su larga carrera deportiva, 91kg. Alcanzó medallas de oro en la Olimpiada de Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000, con lo que fue el tercer boxeador en la historia del Olimpismo en coronarse tres veces, después del húngaro Lázló Papp y Teófilo Stevenson. Fue campeón mundial en Reno 1986, Moscú 1989, Sydney 1991, Tamperes 1993, Berlín 1995 y Budapest 1997, donde a pesar de perder la pelea donde se discutía la medalla de oro, su contrario fue descalificado por haber peleado como profesional; con eso se convirtió en el único pugilista en ganar seis campeonatos mundiales de boxeo.[6]

Savón también alcanzó la gloria olímpica, cuando también triunfó en los Juegos de Atlanta 1996 y Sydney 2000. Así se convertiría en el tercer boxeador que obtenía los títulos dorados en tres ediciones estivales; antes lo habían conseguido Lázló Papp (Londres 1948, Helsinki 1952 y Melbourne 1956) y Stevenson (Munich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980). Fue merecidamente seleccionado entre los Diez Mejores Atletas del Siglo en Cuba.

Ana Fidelia Quirot: La Tormenta del Caribe

Campeona por años, corrió como Juantorena en las pruebas de 400 y 800 metros planos y, como él, se destacó más en los 800. En su vida tiene el poeta una fuente de inspiración. Obtuvo triunfos en casi todas las competencias que organiza la IAAF. Se hizo costumbre verla sobresalir con su paso arrollador en los más remotos confines del planeta.

Ana Fidelia ingresaría en la lista de los grandes del deporte cubano: cinco veces la mejor deportista del país entre 1987 y 1991; además con igual cantidad de lauros en los Grand Prix, entre un sin fin de medallas en competiciones regionales y mundiales, entre otras internacionales de primer nivel. En Barcelona 92 se puso en el pecho el bronce y ya para ese entonces, en sus entrañas se gestaba una criatura. Pero la vida le jugó una mala pasada. Un día de enero de 1993, un accidente hogareño le produjo graves quemaduras que le cubrieron el 38% de su cuerpo, localizadas en la parte superior del tronco y la cara. Estuvo al borde de la muerte. Perdió el bebé. Aquello parecía el fin de la carrera atlética de la campeona.[7]

Las máximas autoridades estuvieron pendientes. Fueron frecuentes las visitas del presidente Fidel Castro al hospital. Para muchos salvaba su vida, pero se perdía una atleta excepcional.Mas logró recuperarse y volvió a las pistas con total entrega al entrenamiento. Su cuerpo, marcado por el fuego, se desplegó nuevamente por los estadios del mundo. Resurgió de sus cenizas, como Ave Fénix.

Volver sería más que suficiente. El accidente había sido en 1993 y en el Mundial de Gotemburgo 1995 arribó primera a la meta, una heroicidad reconocida por el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch. No paró ahí, integró el equipo para los Juegos de Atlanta 1996, en los 800. Hizo una magnífica carrera, aunque equivocó la estrategia. Como muchos, consideró a María de Lourdes Mutola –sensacional corredora de Mozambique– la atleta a vencer. Concibió el plan para ganarle y, contra todos los pronósticos, lo logró. Pero llegó antes la rusa Svetlana Masterkova, con una carrera muy bien planificada. Ana Fideliaresultó subcampeona.

Hay atletas cubanas con mejores resultados olímpicos: Driulis González y Mireya Luis, por ejemplo, pero en el enfrentamiento a la adversidad, La Tormenta del Caribe tiene la medalla de oro.

Fue seleccionada entre los Diez Mejores Atletas del Siglo XX en Cuba.

XXV JUEGOS OLÍMPICOS

BARCELONA, 25 JULIO – 10 AGOSTO 1992

RESUMEN

 

LUGAR
PAÍSES
ORO PLATA BRONCE TOTAL
1 COMUNIDAD DE ESTADOS INDEPENDIENTES (CEI). 45 38 29 112
2 ESTADOS UNIDOS 37 34 37 108
3 ALEMANIA 33 21 28 82
4 CHINA 16 22 16 54
5 CUBA 14 6 11 31
6 ESPAÑA 13 7 2 22
7 COREA DEL SUR 12 5 12 29
8 HUNGRÍA 11 12 7 30
9 FRANCIA 8 5 16 29
10 AUSTRALIA 7 9 11 27
11 ITALIA 6 5 8 19
12 CANADÁ 6 5 7 18
13 GRAN BRETAÑA 5 3 12 20
14 RUMANÍA 4 6 8 18
15 CHECOSLOVAQUIA 4 2 1 7
16 REP. POP. DEM. COREA 4 0 5 9
17 JAPÓN 3 8 11 22
18 BULGARIA 3 7 6 16
19 POLONIA 3 6 10 19
20 HOLANDA 2 6 7 15
21 KENYA 2 4 2 8
22 NORUEGA 2 4 1 7
23 TURQUÍA 2 2 2 6
24 INDONESIA 2 2 1 5
25 BRASIL 2 1 0 3
26 GRECIA 2 0 0 2
27 SUECIA 1 7 4 12
28 NUEVA ZELANDIA 1 4 5 10
29 FINLANDIA 1 2 2 5
30 DINAMARCA 1 1 4 6
31 MARRUECOS 1 1 1 3
32 IRLANDA 1 1 0 2
33 ETIOPÍA 1 0 2 3
34 ESTONIA 1 0 1 2
  LITUANIA 1 0 1 2
  ARGELIA 1 0 1 2
37 SUIZA 1 0 0 1
38 JAMAICA 0 3 1 4
  NIGERIA 0 3 1 4
40 LETONIA 0 2 1 3
41 NAMIBIA 0 2 0 2
  AUSTRIA 0 2 0 2
  SUDÁFRICA 0 2 0 2
44 ESTADOS INDEP.(YUG) 0 1 2 3
  BÉLGICA 0 1 2 3
  IRÁN 0 1 2 3
  CROACIA 0 1 2 3
48 ISRAEL 0 1 1 2
49 PERÚ 0 1 0 1
  TAIPEI DE CHINA 0 1 0 1
  MÉXICO 0 1 0 1
52 MONGOLIA 0 0 2 2
  ESLOVENIA 0 0 2 2
54 SURINAM 0 0 1 1
  BAHAMAS 0 0 1 1
  MALASIA 0 0 1 1
  COLOMBIA 0 0 1 1
  ARGENTINA 0 0 1 1
  FILIPINAS 0 0 1 1
  THAILANDIA 0 0 1 1
  PUERTO RICO 0 0 1 1
  QATAR 0 0 1 1
  GHANA 0 0 1 1
  PAKISTÁN 0 0 1 1
           
    259 258 298 815

 

[1]Fidel y el deporte. Selección de pensamientos. Editorial Deportes. La Habana. 2001, p. 86.

[2]Enrique Capetillo y otros: Cuba. Sus aros de gloria. Ocean Press. Melbourne, Australia. 1996, p. 38.

[3][3]Ibídem, p. 80.

[4]Ibídem, p. 85.

[5]Miguel Ángel Masjuán Salmon y otros. Diccionario de personalidades del deporte en Cuba. Editorial Deportes. La Habana. 2004, p. 13.

[6] Ibídem, p. 169.

[7]Enrique Capetillo y otros: Cuba. Sus aros de gloria. Ob. cit., p. 41.

Sotomayor con Ana Fidelia Quirot

Sotomayor con Ana Fidelia Quirot

Mireya Luis

Mireya Luis

 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Se quedó corto este artículo para tan grande olimpiada, es mi parecer.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también