Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Donald o Hillary, Hillary o Donald?

| 13
Trump y Hillary van a la cabeza en las elecciones de los Estados unidos. Imagen tomada de letra.digital

Trump y Hillary van a la cabeza en las elecciones de los Estados unidos. Imagen tomada de letra.digital

Estos días, después de la nominación de Donald Trump como candidato por el partido republicano, varios medios me preguntaron quién sería más conveniente para América Latina, si él o Hillary Clinton. Mi respuesta: ninguno de los dos, porque lo que importan no son tanto las personas como la alianza social a quien ellos representan. Y esta alianza es la “burguesía imperial” o el “complejo militar-industrial-financiero”, al cual ambos responden si bien con características idiosincráticas propias.

Por eso creo que la pregunta está mal formulada. Ningún presidente de Estados Unidos se ha apartado, desde George Washington hasta aquí, de las premisas fundantes que guían las relaciones hemisféricas y que condenan a nuestros países a la condición de inertes satélites del centro imperial: (a) mantener América Latina y el Caribe como el “patio trasero” de Estados Unidos que no admite la intromisión de terceras potencias (Doctrina Monroe, 1823); (b) fomentar la desunión y la discordia entre los países del área y oponerse con total intransigencia ante cualquier proceso de integración o unificación.

Por eso, Washington sabotea a la UNASUR, a la CELAC, mismo al MERCOSUR, ni hablemos del ALBA-TCP, Petrocaribe, Banco del Sur o Telesur. Esta política arranca desde los tiempos del Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826 y continúa hasta hoy. (c) el tristemente célebre “corolario de (Theodore) Roosevelt”, de 1904, en el que Estados Unidos se arroga el derecho a intervenir en los países del área sus gobiernos sean “incapaces de mantener el orden dentro de sus fronteras y se comporten con una justa consideración hacia sus obligaciones con el extranjero.” Y más adelante prosigue diciendo que:

“siempre es posible que las acciones ofensivas hacia esta nación (Estados Unidos) o hacia los ciudadanos de esta nación (eufemismo por empresas norteamericanas) de algunos Estados incapaces de mantener el orden entre su gente, incapaces de asegurar la justicia hacia los extranjeros que la tratan bien, pudieran llevarnos a adoptar acciones para proteger nuestros derechos; pero tales acciones no se adoptarían con miras a una agresión territorial y serían adoptadas sólo con una extrema aversión y cuando se haya hecho evidente que cualquier otro recurso ha sido agotado.”

Fieles a estas premisas no tiene sentido alguno preguntarse si Trump ni Clinton serían más convenientes para América Latina. Quizás podríamos especular sobre quien sería menos malo. En tal caso creo que entre estas dos malas personas, inmorales y corruptas, tal vez la menos dañina podría ser Hillary, pero nada más que eso. Ella y Trump representan, con ligeros matices, lo mismo: la dictadura “legal” del gran capital en Estados Unidos.

Trump es más impredecible y esto no necesariamente sería malo. Hasta podría despegarse ocasionalmente del “complejo militar-industrial-financiero”, pero su compañero de fórmula –un cristiano evangélico de ultraderecha- es un troglodita impresentable. Hillary es muy predecible, pero su record como Secretaria de Estado en la administración Obama es terrible. Recuérdese, entre muchas otras cosas, la carcajada con que recibió la noticia del linchamiento de Muammar El Gadaffi, gesto moralmente inmundo si los hay.

Como senadora se consagró como una descarada lobbista de Wall Street, del complejo militar-industrial y del Estado de Israel. América Latina no puede esperar nada bueno de ningún gobierno de Estados Unidos, como lo ha demostrado la historia a lo largo de más de dos siglos. Puede, ocasionalmente, aparecer algún presidente que marginalmente pueda producir situaciones puntualmente favorables para nuestros países, como ha sido el caso de James Carter y su política de Derechos Humanos, concebida para hostigar a la Unión Soviética e Irán pero que, indirectamente, sirvió para debilitar las dictaduras genocidas de los años setentas. Pero nada más que eso. Nosotros tenemos que forjar la unidad de nuestros pueblos, como lo querían Artigas, Bolívar y San Martín en los albores de las luchas por nuestra independencia. No tenemos nada bueno que esperar de los ocupantes de la Casa Blanca cualquiera sea el color de su piel o su procedencia partidaria.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luisma dijo:

    Tremendo articulo de Boron, seria conveniente publicarlo en nuestra prensa. Como dijera el CHE, A los imperialistas NI UN TAN-TITO ASI.

  • yam dijo:

    ¿ Cuál Ud. preferiría: Donald Clinton o Hillary Trump?. No es un error, es que los dos tienen características del otro y tienen la capacidad de convertirse en el otro cuando sea necesario. En cuanto a las promesas de Trump de renegociar los tratados comerciales o de libre comercio firmados es un eufemismo porque favorece más a las transnacionales de su país, la otra promesa de traer las fábricas de vuelta para Estados Unidos es otra falacia más porque tendría que traer a los chinos, malasios, tailandeses, mexicanos, etc que laboran en las mismas, pagarles con bonos alimenticios y ponerlos a vivir en carpas, así como también la contaminacióm acompañante. Respecto a las promesas de mayor seguridad puede ser que lo logre a expensas de las libertades civiles y de enfrentarse a la Asociación Nacional del Rifle y de enmendar el segundo artículo de la Constitución. La otra promesa que va a enfrentar a los poderosos para favorecer a las clases marginadas (a lo Robin Hood) es otro embuste más, porque el “establishment” ajusta cuentas al estilo oeste (rem Kennedy) o le embargará todos sus bienes después hilvanarle un caso judicial con trapos sucios. La otra promesa de hacer “grande” a USA otra vez, ya sabemos cómo lo lograron en el pasado, esa es la más preocupante por todo lo que ello implica. La otra promesa de construir un muro a todo lo largo de la frontera con México no sé cuál intención tiene: si crear los millones de empleos prometidos, si competir con la muralla china, si emular a Israel en su trato a los Palestinos, si es crear una atracción turística, si es para acondicionar una represa para el río Bravo, porque lo que si no va a lograr es impedir la llegada de miles de inmigrantes ilegales ni de las drogas. La otra promesa de que cada ciudadano podrá elegir el médico (y hospital) de su conveniencia es una ironía porque no dice cómo esa persona lo va a pagar, ya que va a abolir lo poco que se erigió del Obamacare. La palabra o verbo clave que usan todos estos demagogos en sus campañas es “cambiar” y todos sus derivados. La usó Obama y le funcionó, la usó Macri y le funcionó, la ha estado usando Trump y ha llegado más lejos de los que muchos se han imaginado. ¿Cuál ha sido el chivo expiatorio para los problemas del país?, los inmigrantes. Por supuesto la inmigración incontrolada crea problemas para cualquier país, pero no es la causa de la profunda crisis del sistema. Si Trump desea cumplir su promesa de hacer al imperio inmensurablemente grande y poderoso, el planeta Marte aún tiene la vacante de la presidencia sin cubrir, los del Tercer Mundo le enviaremos oxígeno, coca cola y hamburguesas suficientes para que sea reelegido mientras viva por los marcianos. Gracias a Telesur por poner fragmentos del discurso de Donald Trump, fue la única manera de poderlo analizar.

  • Raisa Hernàndez Valdivia dijo:

    Bravo!!!!!! Un artìculo Verdadero y Magnìfico, es la Aseveraciòn mas Exacta y Real de estos dos Individuos que aspiran a la Presdencia de los EEUU. Todos ellos son iguales y al final solo pretenden lo que corrobora este Excelente Economista y Periodista, que es aislar a nuestros Pueblos de la Amèrica Latina y el Caribe y mantenernos siendo el Patio Trasero que fuimos desde hace un tiempo, ocupado hoy por la Uniòn Europea. Y esto no lo podemos admitir y debemos seguir luchando contra todo los que nos quiera desunir, pues bien saben que Unidos seremos mas Fuertes. “VIVAN LOS PAISES DE LA AMERICA LATINA Y EL CARIBE” “VIVA LA UNIDAD ENTRE NUESTROS PUEBLOS” “VIVA CUBA LIBRE E INDEPENDIENTE” “VIVAN POR SIEMPRE FIDEL Y RAUL”

  • ramon dijo:

    Mucho se habla de una profunda crisis del capitalismo. Puede que si pero no la veo. Cada dia mas fuerte y haciendo y deshaciendo como le viene en gana. Realmente veo una crisis general a nivel mundial comenzando por los cambios climáticos acelerados en los últimos 50 años de modo que si hubo una 1 y 2 guerra mundial puede acontecer una tercera y ya sabemos que seremos todos exterminados.

    • cas dijo:

      Ramon la crisis esta ahi mismo, delante de su apendice nasal, el modelo de sociedad capitalista es el responsable de la crisis en el medio ambiente y de las dos guerras mundiales que nos precedieron y si hubiera una tercera, que no lo creo, ellos serian los maximos responsables o sino lea las ultimas declaraciones de la nueva Dama de Hierro de Gran Bretaña, Teresa May, saludos cas.

  • EFRAIN PARDO COLON dijo:

    Profesor ATILIO, poco acostumbro a felicitar por el contenido de un articulo o un escrito de opinión. Pero UD. HACE AQUÍ UNA BUENA INTERPRETACIÓN, DE LA POLÍTICA ACTUAL DEL FASCISMO imperialista en vivo.

    Aunque difiero con la pregunta… ¿”quien sería menos malo”? Los dos son igual de nefastos para nuestros pueblos. Porque hago Alusión a una reflexión muy mía: “En los negocios entre rufianes, sale ganancioso, el mas rufián de los negociantes”. Que la Sra Clinton se menos rufián que el Sr TRUMP. No le quita a la Sra. Clinton su naturaleza de rufián.

    Su argumento es muy ajustado a la realidad de la incertidumbre de quien GANE en la disputa FASCISTA criminal, por la presidencia de EE.UU.

    Me llena de satisfacción que nombra dos acontecimientos históricos que hoy prevalecen en el dominio colonial y neo colonial imperialista sobre nuestros pueblos y la estrategia de integración para contrarrestar esa dominación colonial: ” Doctrina Monroe, 1823″ y “Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826”. El primero como doctrina ideológica y política imperialista para subyugar a nuestros pueblos, en la que contribuyen por desgracia nacionales nuestros. Y la segunda como UNIDAD ORGANIZATIVA de integración de nuestros pueblos, como arma antiimperialista, para derrotar al imperialismo.

    De repente le falto “ESTRATEGIA PANAMERICANISTA IMPERIALISTA”. Pero aun así, su articulo da mucha claridad sobre la política imperialista actual, para América Latina y el Caribe. Mi mas sincero reconocimiento profesor.

  • Vivian V. dijo:

    Considero una buena reflexion hecha por Atilio Boron politologo Argentino,que sus Articulos son magnificos, ya que su Pais es muestra de esa Politica imperial independientemente del Presidente que este en el poder en Estados Unidos sus intenciones no son para mejorar a la sociedad, sino a sus propios intereses.

  • Irma Bolaños Martínez dijo:

    Estoy de acuerdo, cualquiera de los dos candidatos yanquis, ninguno favorecerá la política mundial. Al contrario, se incrementará el peligro para las soberanías de los pueblos progresistas, que quieren generar sus propios sistemas de gobierno. ¿Cuándo llegará la hora para que el mundo le cobre a los estados unidos el daño que ha hecho?

  • Fabricio dijo:

    Termina Atilio pidiendo unidad Latinoamericana como en la época de San Martín. Ja! Eso es como pedirle peras al olmo. Los paises latinoamericanos estamos fragmentados, balcanizados casi, fajándonos como perros y gatos en estupidas guerras fronterizas. Si por algo los EEUU son poderosos es por eso, por la unidad conferederada entre estados

  • ValenciaCF dijo:

    Entonces quiere decir usted que a lo largo de la historia para América Latina ha sido lo mismo Obama que G.W. Bush.
    Jajaja Bravo por sus palabras pero creo fue desafortunado eso de que todos los presidentes norteamericanos desde Washington hasta acá han sido la misma cosa.
    Desde mi punto de vista no ha sido así y solamente parece a pensar si las leyes migratorias que promueven unos y otros afectan o no a compatriotas latinoamericanos.
    A veces no se puede tapar el Sol con un dedo.
    Saludos.

  • Heriberto dijo:

    Señora VALENCIA CF, lo que Atilio analiticamente dijo, yo se lo puedo resumir:
    ¨¨ En estos más de 200 años de IMPERIO YANKI: los Presidentes de ese pais, siempre han sido ´´´´´MAS DE LO MISMO¨¨¨.
    Haaaa……..y por favor, hechele una nueva lecturita a la historia de las relaciones impuesta por USA a nuestros paises, desde MEXICO hasta la Patagonía.
    Seguro se va a enterar de algunas cosas.

  • Carlos Tena dijo:

    Atilio Borón da una vez más en el clavo. La única persona que hubiera podido hacer sombra a Trump desde una posición mininamente democrática es Bernie Sanders, pero el mismo partido de Clinton, podrido como el republicano, desarrolló las estrategias precisas para favorecer la llegada de Hillary Clinton.
    Las elecciones estadounidenses no descansan en programas políticos, ni siquiera en las promesas (Obama mintió y no cumplió ni una de ellas), sino en un colosal entramado publicitario que convierte un derecho constitucional en una francachela, en un inmenso spot, en el que la falsedad del producto que venden a millones de ciudadanos/as traerá las mismas sangrientas consecuencias que las dos legislaturas que ha presidido Barack Obama.
    Ni Trump ni Clinton son candidatos elegidos por el pueblo, sino nominados por compromisarios inmersos en las corporaciones bancarias e industrias armamentísticas, mediáticas, farmacéuticas, energéticas, etc. etc., verdadero poder
    político del imperio, donde la palabra democracia se ha prostituído desde los albores de la independencia.
    Ambos candidatos representan lo peor de la sociedad estadounidense: la incultura, la agresividad, la chulería, la mentira, la guerra, el espionaje, el injerencismo y la destrucción.
    Como suele decirse en lenguaje popular cuando un asunto no es de nuestra incumbencia, “Con su pan se lo coman”, pero estemos atentos y esperanzados: Rusia y China son hoy por hoy el único y posible freno a los anhelos de dominio global de la Casa Blanca y el Pentágono.

  • Ernesto Cabrera dijo:

    Se discute el sistema de votación en EEUU y en realidad el voto directo es más democrático, pero todavía queda el dinero y los medios de funciones que no permitirán que en ese país se realice unas elecciones verdaderamente democráticas.
    Debemos de estar consciente que como quiera que sea, estos dos sistemas de votación, el imperio va a seguir robando y asesinando a pueblos inocentes.
    La historia nos demuestra que todos los presidentes de Estados Unidos a través de la historia protegen la opulencia de su imperio, que se nutre del hambre y la miseria del sistema que ellos les aplican a los países débiles.
    ¿Qué podemos esperar de Trump? Lo mismo que lo de todos los otros presidentes que han ocupado La Casa Blanca.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también