Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Apunten los micros y las cámaras a Venezuela

| 9

maduro21-680x365

 

El protagonismo que la derecha política y mediática española ha concedido a Venezuela en los últimos meses está sorprendiendo a la mayoría de los ciudadanos. La tendencia a la presencia de este país es tan fuerte que arrastra a todos los medios y todos los programas, incluso cuando quieren denunciar esa misma presencia. El Gran Wyoming, en El Intermedio de La Sexta, ironiza sobre ello precisamente después de dedicar diez minutos a la visita de Albert Rivera al país latinoamericano. Otras veces no pueden negar el abuso de la temática, pero ello no les impide seguir con el asunto. En el Canal Internacional de TVE el periodista le pregunta a la diputada de Podemos Carolina Bescansa si no cree que los medios tratan demasiado el tema de Venezuela. De modo que hablar mucho de Venezuela en los medios es utilizado como percha para seguir hablando de Venezuela. Hasta a la alcaldesa de Barcelona la preguntan por ese país. La situación es tan surrealista que llegó a ser titular de noticia que Pedro Sánchez… no iría a Venezuela (“Sánchez ni irá a Venezuela, ni hará una gira por Latinoamérica”. Público, 26 de mayo). ¿Se imaginan el titular de precampaña electoral en la prensa estadounidense de que Donald Trump no irá a Polonia?

Están siendo portada las colas para conseguir leche en Venezuela en medios que nunca contaron que Cuba lleva años suministrándola gratis a los niños de menos de nueve años. Esos medios españoles que no informaron de que la empresa Coca Cola España incumplió la sentencia de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo que declaraba nulo el despido de 1.250 trabajadores y le obligaba a readmitirlos, llevan a sus portadas que Coca Cola Venezuela no tiene azúcar para fabricar refresco. La expulsión por el gobierno de Marruecos de cinco abogados españoles por solidarizarse con los presos saharauis pasó por nuestros medios sin pena ni gloria, mientras que los políticos españoles pueden dar ruedas de prensa con los familiares de presos venezolanos condenados por delitos de incendio intencional, instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir. En algún caso culpables, según sentencia judicial, de instigar manifestaciones y acciones violentas que se saldaron con la muerte de 43 personas y cientos de heridos.

Decía el Che Guevara que desgraciados los tiempos en que hay que explicar lo obvio. Y eso es lo que parece que deben hacer los portavoces de Podemos en precampaña electoral española: que lo lógico sería hablar de los problemas de España y no de los de Venezuela. Un país de 31 millones de habitantes que tiene un millón de emigrados, frente a una España que, con 46 millones de habitantes, tiene 2.305.030 emigrantes. Y 200.000 de ellos prefieren estar y continúan en Venezuela. Lo obvio es deducir la mentira que hay detrás del discurso de que los medios venezolanos no tienen libertad, cuando los políticos españoles van a Caracas y los vemos rodeados de decenas de micrófonos de esos medios venezolanos.

En realidad, lo que se está haciendo es utilizar el periodismo, la información y la agenda noticiosa al servicio de una causa política y partidista: combatir a cualquier opción que pueda haber tenido relación con el gobierno venezolano y estigmatizar un proceso político que puede cometer el sacrilegio de demostrar que hay un alternativa al salvaje neoliberalismo imperante. Para ello se produce la perfecta simbiosis entre las posiciones políticas neoliberales y los medios. De ahí el peregrinaje de los políticos a Caracas, tanto tiempo diciéndonos que nos fuéramos nosotros a Venezuela cuando hablábamos bien de aquel proceso y han terminado yendo ellos. La campaña llega hasta a performances como el enorme cartel con el rostro del preso Leopoldo López en la fachada del edificio de la Comunidad de Madrid. Un edificio donde se torturaba y asesinaba mientras era ministro el presidente del partido político al que pertenece quien ordenó colocar el cartel de López.

En varias ocasiones hemos llamado la atención sobre esa estrategia que podríamos denominar silencio/portada, que consiste en mantener de actualidad el país y el gobierno que se quiere presentar como inestable, convulso y en crisis. Mientras tanto, los medios se olvidan del país -y el gobierno- cuyas políticas comparten y de lo que se trata es silenciar cualquier respuesta o movilización social que se produzca. Por eso los españoles conocen quién es el presidente de Venezuela o Bolivia y no sabrían decir quién es el de Perú o México. En realidad tampoco serían capaces de nombrar cuál era el presidente de Venezuela antes de que llegase Hugo Chávez o de Bolivia antes de que gobernase Evo Morales.

No estoy de acuerdo con quienes dicen que la desmedida atención de los medios a Venezuela surge exclusivamente a partir de la presencia de Podemos y como munición contra ese partido. Sin duda influye, pero hace mucho que este país tiene una presencia tan exagerada como tergiversada en la prensa española. Concretamente desde el momento en que comprobaron que gobernaba un presidente que no iba a seguir los dictados neoliberales. Probablemente fuera Chávez el líder latinoamericano que más ocupó los titulares de nuestra prensa.

Resultó muy elocuente la acertada reacción de Juan Carlos Monedero a un periodista que le preguntó sobre Venezuela. El profesor de Ciencias Políticas, en lugar de responder al periodista le preguntó a su vez quién era el presidente de Portugal, a lo que el periodista le respondió balbuceando “¿El actual presidente de Portugal? Eehmm… ahh… Ahora me pillas…no, lo sé, lo sé”. “No, no lo sabes -le espetó Monedero- no sabes cómo se llama el presidente de Portugal, con el que compartimos frontera, y te permites el lujo de prestarle atención, como siempre, a Venezuela”. Sirva este ejemplo para sugerir que tomen nota algunos políticos de izquierda de los que son constantemente acosados desde la caverna mediática. Si unos periodistas hacen afirmaciones en lugar de preguntas cuando entrevistan, quizás algunos políticos deberían plantearles también preguntas a los periodistas en lugar de respuestas.

www.pascualserrano.net
Pascual Serrano es periodista. Su último libro es “Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación”.

 

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raul Ferandez dijo:

    Contra Venezuela se dirige el fuego concentradoo de la reaccion politica latinoamericana y espanola bajo el mando de Washington y el apoyo de mercenarios. La prensa, la que se autodenomina “libre”, es arma de primera fila. Cumple una de las tareas mas innobles y repugnantes, la de mentir y difamar.

  • José Ysmael Román dijo:

    Soy comentarista en un programa de TV. y estoy indignado al escuchar nuestros periodistas dominicanos, no digo todos/as, leyendo titulares de noticias internacionales y comentando encima, las noticias de las grandes corporaciones mediáticas, estos grandes medios defendiendo el neo liberalismo y condenado los gobiernos que invierte en la gente.
    El caso de Venezuela es el tema obligado de los medios locales, diciendo disparates, la Rep. Dominicana y Venezuela tienen una relación histórica de solidaridad, pero los medios y comentarista están a favor de las grandes corporaciones y de las posiciones de EE.UU.

    Respetemos la soberania de los otros países, defendamos la democracia.

  • Contracorriente dijo:

    Todo eso, es para tapar sus propias miserias y sus propias vergüenzas. Por suerte no todos -aquí- pensamos como ellos. La corrupción está en carne viva, y la quieren neutralizar fomentando la desidia y el odio contra otros, haciéndonos ver lo “mal” que lo están pasando en otros países, por “falta de democracia”…, como si a estos les importara algo dicha palabra. Muchos intereses tienes estos en Venezuela, y no precisamente de carácter social. La “pasta” señores, la “pasta” es lo único que a esta fauna le interesa.

  • Raisa Hernàndez Valdivia dijo:

    Esa es la polìtica de estos Gobiernos que se unen a los dictados del Gobierno de los EEUU para redimensionar los problemas que tiene Venezuela, haciendo ver todos los problemas y las faltas de productos alimenticios, etc, que son producidos por esa derecha extremista que de acuerdo con los grandes productores no abastecen los negocios en Venezuela y esconden los productos para crear el caos, el desaliento y desanimo en la poblaciòn y hacen creer que es el Gobierno de Maduro el responsable de todos los problemas que ellos crean, para generar en la poblaciòn la desesperanza y desilusiòn. Eso ya lo vimos cuando el Gobierno de Allende en Chile, que pararon practicamente el paìs, y luego vino el Golpe de Estado de Pinochet y todo lo que conocemos y siempre apoyados por el Gobierno de los EEUU, ejecutores principlaes de estos hechos. Esto lo realizan sistematicamente con todos los paìses Progresisitas que quieren Independizarse. Es la polìtica Vil y Canalla que realiza el Gobierno de los EEUU de acuerdo con la alta Jerarquìa de los Ricos a aquellos Gobiernos que no los puede tener bajo sus botas Sucias y Ensangrentadas. “ABAJO EL IMPERIO YANKI” “VIVA VENEZUELA” “VIVA MADURO” “GLORIA ETERNA A HUGO CHAVEZ FRIAS”

  • Elena Escudero dijo:

    Pues, estimado señor Serrano, no me parece tan inteligente la “salida” de Monedero a la pregunta del periodista. Primero porque no se responde con otra pregunta y segundo por lo que expongo a continuacion.

    En España, el nivel del periodismo es bastante bajo no solo por la bajísima calidad de las enseñanzas que se imparten en las universidades, sino porque para lograr un trabajo cuando se obtiene el título, los periodistas se ven obligados a “saber” muchas cosas banales e ignorar muchísimas más.

    Si esa pregunta se la formulan a cualquier presentador de la TV española en cualquier canal, habría caras de pasmo y probablemente ninguna sorpresa.

    Cuando yo estudiaba en la Escuela de Periodismo de Madrid, muy pocos eran los que conocían el nombre del presidente de Portugal y muchos más los que ignoraban quién fue Esquilache o cual dónde estaba Libia.

    Las relaciones con Portugal son las mismas de antes y de ahora. Se ha ninguneado a su pueblo desde siempre y es rarísismo que el nombre del primer ministro o del presidente de ese país salga en los medios con la frecuencia brutal con la que se menciona a Chavez o a Maduro.

    Usted disculpe señor Serrano, pero la anécdota ni es calificadora ni extraordinaria. Es una salida de Monedero ante una pregunta incómoda. Un regate.

    Un cordial saludo
    Elena Escudero, Madrid

    • A.R.Salvador dijo:

      Señora Escudero. Preguntar sobre Venezuela se ha convertido en una suerte de trampa saducea, sobre todo cuando el interlocutor es un dirigente de izquierda. No es una pregunta incómoda como usted dice, sino capciosa. Cualquier respuesta, sería “interpretada” desde los múltiples tópicos e informaciones sesgadas que se publican a diario sobre ese país sudamericano. Se pretende demonizar todo cuanto salga de Venezuela, con lo cual no se informa, sino que se desinforma al público. Por eso a mí sí me parece muy inteligente “respuesta” de Monedero. A la par de sacudirse de una pregunta cliché, que una vez más llueve sobre mojado, también le está diciendo al periodista: Oiga, no fastidie más. Si no sabes lo que acurre al lado de tu casa, no me use para rellenar cuartillas con un “corta y pega”. En fin, hace más de dos mil años Sócrates demostró que la mejor manera de desnudar la retórica es bombardearla con preguntas que la pongan en evidencia.

      • Elena Escudero dijo:

        Personalmente soy mucho más solidaria con la revolución bolivariana que el señor Monedero que más que defenderla le ha cobrado más de medio millón de euros.
        Su opinión sobre la pertinente de la respuesta a ese periodista, lanzando una pregunta no capciosa sino estúpida, denota algo elemental: Monedero no supo defender a Venezuela de los ataques que la prensa española comete diariamente, porque los lideres de ese partido socialdemócrata saben sacar jugo a los gobiernos de izquierda y abandonarles cuando están en peligro.

  • Miriam Ruiz Garcìa dijo:

    El gobierno de España lacayo del imperialismo, que se puede esperar, hay que apoyar al amo, y como nos tienen acostumbrados la mayoría de sus medios de comunicación en lugar de informar hacen lo contrario, es una de las formas que tienen para desviar la atención de todos los problemas políticos, sociales y económicos que padece el pueblo español, que atraviesa una de las peores crisis de su historia.

    Viva la República Bolivariana de Venezuela.

    Gloria eterna al invicto Comandante Hugo Chávez Frías

    Adelante Maduro el pueblo unido jamás será vencido

    Hasta la victoria siempre

  • Wilo dijo:

    Acertado el comentario, para algunos que se dejan marear por tanta “información”. Este es el mundo mediático al que nos quieren llevar y lamentablemente no son pocos los que caen en la trampa. Por eso es que hay que denunciar, con la verdad hasta que el mar se una con el cielo.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pascual Serrano

Pascual Serrano

Periodista español. Director del sitio alternativo en Internet Rebelión. Su último libro editado en España es “Medios violentos. Palabras e imágenes para el odio y la guerra”.

Vea también