Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Obama en Cuba: ¿Hará avanzar su visita la guerra cultural contra Cuba?

| 7

Existen varios aspectos en esta guerra cultural, en su sentido más amplio, que en estos momentos se está librando contra la cultura socialista de Cuba. Uno de esos aspectos es la guerra masiva de los medios de comunicación de Estados Unidos y la campaña de desinformación política en el tema de los derechos civiles en Cuba como parte de los derechos humanos.

A sólo unos días de la llegada de Obama a Cuba, la nueva relación Cuba-EE.UU. está entrando en una fase decisiva y difícil. Como parte de otro análisis histórico profundo de las relaciones Cuba-EE.UU., el Dr. Elier Ramírez Cañedo, uno de los historiadores más destacados de Cuba y un experto en la confrontación e intentos de “normalización” entre los dos países, escribió una observación muy sagaz acerca del comentario que hizo Obama el 19 de diciembre de 2014. En el contexto del deseo de EE.UU. de provocar cambios en Cuba, el presidente Obama dijo: “…cómo cambian las sociedades es específico de cada país, es específico culturalmente”.

Ramírez Cañedo dedujo:

“Ante esta abierta declaración de guerra cultural, entendiendo la cultura en su sentido más amplio, más allá de lo artístico y literario, sería ingenuo pensar que la historia no será de hecho ya lo está siendouna de las dianas fundamentales de quienes pretenden socavar desde dentro la cultura socialista en Cuba”.

Además, escribió en el mismo artículo lo siguiente:

“Pero si algunos en Cuba o fuera de ella, sobre todo en las filas revolucionarias, caen en el error de olvidar o despreciar la importancia del estudio y conocimiento profundo del pasado en las circunstancias actuales, sería hacer el juego a quienes ahora con nuevos ropajes persisten en sus objetivos de destruir la Revolución Cubana desde sus mismas raíces”.

La perspicacia de Ramírez Cañedo acerca de la guerra contra la cultura socialista de Cuba a que se refiere su artículo, ha sido confirmada en varias ocasiones. Por ejemplo: el periódico The New York Times publicó una columna el 12 de marzo de 2016 con el título “Cultural Gap Impedes U.S. Business Efforts for Trade in Cuba” (Brecha cultural obstaculiza los esfuerzos del sector de negocios de EE.UU. para comerciar en Cuba). Entre otros puntos, el artículo se enfoca en las restricciones impuestas por Cuba en defensa de su soberanía y su sistema socioeconómico contra los empeños de los empresarios estadounidenses.

En otras palabras, The New York Times parece estar preocupado acerca de la cultura socialista de Cuba. Al referirse a la determinación de mantener sus principios, el artículo lamenta que “Cuba ha dejado bien claro que no cambiará la forma de realizar su actividad comercial para ajustarse a las necesidades de los Estados Unidos”.

La guerra masiva política y de los medios de comunicación

Existen varios aspectos en esta guerra cultural, en su sentido más amplio, que en estos momentos se está librando contra la cultura socialista de Cuba. Uno de esos aspectos es la guerra masiva de los medios de comunicación de Estados Unidos y la campaña de desinformación política en el tema de los derechos civiles en Cuba como parte de los derechos humanos.

El discurso de EE.UU., directa o indirectamente y a regañadientes, reconoce los logros de Cuba en el ámbito de los derechos sociales, como un subgrupo de los derechos humanos, en relación a salud, educación, cultura y deporte. Sin embargo, acusa a Cuba de violar los derechos civiles y políticos, haciendo referencia, por ejemplo, a su frecuentemente citado doble estándar del “derecho a la libertad de expresión, la libertad de prensa y de protestar” basado en el pensamiento único estadounidense. Por lo tanto, según esta explicación anecdótica, Cuba no es una democracia dado que viola los derechos civiles y políticos, y por extensión, los derechos humanos.

Sin embargo, los derechos civiles, tales como los derechos políticos, conforman una parte importante del cimiento que salvaguarda y promueve la gama completa de los derechos humanos. El derecho civil más significativo concedido a los cubanos y exigido por ellos, es participar en su propio sistema político. Esta tradición, aunque no perfecta y por lo tanto siempre en evolución, se remonta a la lucha colectiva revolucionaria de masas que llevó al triunfo de la Revolución Cubana, y por ende, al poder político del pueblo en enero de 1959. Es imposible olvidar esta historia.

Derechos civiles

Este legado ha continuado de muchas formas y al mismo tiempo tratando siempre de mejorar la democracia participativa. Si los cubanos no hubieran tenido, y no tuvieran ahora, la capacidad de ejercitar su propio poder político, ¿cómo podrían haber obtenido y garantizado otros derechos humanos? Por ejemplo, si los cubanos no hubieran ejercido sus derechos políticos individuales en la década del 50 para ganar el poder político, ¿hubieran podido alcanzar, en primer lugar, los derechos sociales, tales como el derecho a la salud, la educación, la cultura y el deporte?

Desde 1959, el Gobierno Revolucionario de Cuba se esfuerza para fomentar la participación del pueblo para mejorar esos derechos civiles sociales. Por su parte, los ciudadanos se empeñan para fortalecer su poder político real en aras de proteger y actualizar sus derechos humanos sociales, económicos y culturales. Existe suficiente espacio en la cultura socialista cubana para que este debate y acción fructifique y propicie que el socialismo cubano pase de una fase a la siguiente. Sin embargo, esta democracia en movimiento es ignorada por los círculos gobernantes de los Estados Unidos.

Washington y la mayoría de los medios de prensa más influyentes de EE.UU. reconocen solamente esos derechos civiles políticos como parte de los derechos humanos definidos y exigidos por lo que ellos llaman la “sociedad civil” de Cuba. Esta “oposición” muy marginal, es dependiente ideológica y financieramente de Estados Unidos, que ha sido quien la creó. El objetivo es funcionar como un caballo de Troya de los Estados Unidos para destruir la Revolución Cubana desde adentro.

Por supuesto, este grupo marginal, no se puede considerar una base para socavarla. En consecuencia, para reforzar el caballo de Troya, los Estados Unidos, también tienen su mira puesta en más de 500.000 trabajadores cuentapropistas. Ese sector en crecimiento de la sociedad cubana es percibido erróneamente por los vecinos norteños de Cuba como una quinta columna natural de reclutas para “el estilo de vida y valores” estadounidenses (capitalismo y dependencia de los EE.UU.) con el objetivo de debilitar la cultura socialista cubana. Estados Unidos puede subestimar el patriotismo de la gran mayoría de los cubanos, incluyendo la cantidad creciente de cuentapropistas, a quienes los Estados Unidos llama injustamente el “sector privado”, como si estuviera separado de la sociedad cubana y de su cultura socialista, que por supuesto no lo está.

Los derechos civiles de la oposición fabricada por los Estados Unidos y de otros sectores de la sociedad que pueden injertarse en ellas desafían los derechos civiles y políticos de la gran mayoría del pueblo cubano.

Retos en el horizonte

En Cuba existen varios elementos que complican la situación actual debido al descongelamiento  iniciado por ambos países el 17 de diciembre de 2014.

Ramírez Cañedo está preocupado, y con mucha razón, acerca de que individuos “en las filas revolucionarias” caigan víctimas de esta guerra cultural alimentada por Estados Unidos. Esto ocurriría, tal como lo ve el autor de este artículo, entre otras cosas, si se olvida el pasado de Cuba en lo concerniente a los derechos civiles, políticos, sociales y humanos. En consecuencia, la gente caería en la trampa de referirse a la dicotomía falsa entre los derechos civiles/políticos y otros derechos humanos, tales como salud, educación, cultura y deporte.

La situación se ha hecho más compleja fuera de Cuba. Antes del 17 de diciembre de 2014, muchos comentaristas se mostraron muy opuestos a la política de Estados Unidos hacia Cuba. Había una brecha entre los comentaristas y Washington. La situación ha cambiado ahora. Algunos de ellos se han convertido en la vanguardia de la política Cuba-EE.U. de Obama, olvidando que EE.UU. ha cambiado solamente las tácticas. Se han transformado en apologistas de la nueva política, que sirve para alcanzar finalmente su objetivo estratégico de socavar la Revolución Cubana, ahora desde su interior.

Una de las bases políticas/ideológicas de esta nueva vocación es decir, en efecto, que: “Admitimos que Cuba ha alcanzado grandes logros en los derechos sociales como salud y educación como parte de los derechos humanos, pero en Cuba se violan los derechos civiles y políticos”. Por lo tanto, los derechos civiles políticos son contrapuestos a los derechos sociales, económicos y culturales. Por su parte, algunas personas guardan silencio en cuanto al carácter revolucionario de los derechos civiles políticos de Cuba, y así, en forma deliberada o no, colaboran con los Estados Unidos en su guerra cultural contra Cuba.

Por su parte, Granma, el periódico oficial cubano escribió correctamente, en un editorial decisivo y tajante el 8 de marzo de 2016 que “Cuba defiende la indivisibilidad, interdependencia y universalidad de los derechos humanos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales”.

Entonces, la pregunta es: ¿la visita de Obama a Cuba brindará a los cubanos la oportunidad de ganar terreno contra la guerra cultural, o permitirá a EE.UU. penetrar en la sociedad cubana? ¿O ambas situaciones forman parte del panorama que se vislumbra en el horizonte?

(Artículo traducido por Franklin Curbelo. Fuente original en inglés–Global Research: http://www.globalresearch.ca/obama-in-cuba-will-the-visit-advance-the-us-cultural-war-against-cubans/5513854)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • senelio ceballos dijo:

    Estimado August!! Nosotros lis cubanos .. No tenemos miedo a lis ataques culturales.. Como ud dice.. No estoy con su comentario.. Es absurdo pensar que a lis cubanos.. Se les puede doblegar.. Militarmente.. Lerd sobre meceo!! Ni culturalmente somos una potencia regional en esa esfera.. Ah!! Otra cosa sera si nos atacan.. Suavemente/besos y abrazos anacondianos!!.. Ese si es un peligro fatal..Tenemos un bajo , bsjisimo nivel competitivo/comercialmente..Tenemos un bajisimo nivel competitivo juridico…vivimos bloquedos y tambien.. Muy mal.mslisimo , funesto autobloqueados por nosotrod mismos y nuetras leyes y regulsciones onventadas por nuestros jefes y funcionasrios ineficientes!! Cont.. No apoyo su artoculo por……

    • senelio ceballos dijo:

      August.. Estoy con ud y sus razonamientos…Retos en el horizonte!!!… Un dolar, por debajo del telon a funcionarios, oficiales, administradores, inspectores aduaneros…. Nos haran mas estragos que.. Mil programas de Radio/Marti y sus similares contra los cubanos del patio…Un admibistrador /funcionario vendido..corrupto.. Sera peor que una brigada ,como la q ocupo a Granada… O a Panama cuando Noriega..Eso lo saben muy bien los representantes de firmas/coorporacionrs de USA y UE.Edos metodos muy bien han funcionado en muchad republicas ex/socialistas. Gracias!!!!!!a cubadebate. El. Guahirito. afilando otra vez su guampara intelectual..

  • Daniel García dijo:

    Lo peor que le podia pasar a Cuba seria caer en las garras de la cultura de los EEUU. Reconociendo que los EEUU. tiene dos culturas, la más mala y la más pogresista. Pero mientras la cultura burguesa este mandando y apoyada por el gobierno ojo.

  • drago dijo:

    Muy bueno el artículo y lo que lamentablemente solo llega a las peronas que tienen internet, muchos no ven la televisión y estoy muuuuuuuuuuy preocupado por esta forma muy sutil y persuasiva, dejo el mensaje. A mi forma de ver esta claro que los EEUU quiere simpatizar con el pueblo cubano, quiere ganarselo, quiere sembrar confianza y enviar al pueblo cubano y al mundo el mensaje de que he cambiando y ahora es bueno. Nadie, absolutamente nadie cambia de la noche a la mañana.De buenas intensiones esta lleno el camino al infierno . No podemos equivocarnos ni perder el camino. Esta vez vienen con todo, hay mucho dinero en juego y estos juegan muy sucios. Esta guerra la ganaremos pero sera muuuuy dura. Nosotros los cubanos( el pueblo y el estado (poder del pueblo)) nos hemos inmolados antes de sus narices y ahora quieren crear diferencia y dividirnos.En el Arte de la Guerra se dice cuando el adversario esta muy bien formado y no hay manera de entrar, dividelos; tambien pasó con las tropas de Espartaco cuando el espia romano Cesar se infiltró, empezó a confundirlos y los dividió; Divide y Venceras( muy usada también por los informático para resolver problemas). Alguien pensara después de leer mis líneas que soy paranoico, anticuado y que no quiero relaciones como nos llaman ultimamente a los revolucionarios porque no encontramos palabras bonitas para convenserlos. Primero todo lo que he dicho esta escrito por ellos, ver los distintos escenarios donde se ha manisfestado este tipo de guerra y agregando que las personas( y mucho menos este pais) no cambian de la noche a la mañana,ni paranoico, ni anticuando un poco de sentido común y si quiero relaciones pero trabajando inteligentemente todos juntos( observen bien cada paso) y el veneno lo desechamos o se lo devolvemos. Tenemos que analizar cada paso que damos, no hay espacio para la ignorancia. El principal enemigo(el que se cree bueno, el simpatico) no esta solo.

  • Marcos Torres dijo:

    El reto más grande de la Cuba revolucionaria de hoy se encuentra en el enfrentamiento a esa guerra cultural que se nos hace. ¿Cómo enfrentarla? ¿Quiénes deben hacerlo?
    La respuesta a la primera pregunta se encuentra en la creatividad propia de los cubanos y en el saber encausar las motivaciones hacia un fin común: la sustentabilidad de nuestro proyecto de país socialista. La respuesta a la segunda: TODOS los cubanos que sientan por su patria con “entrañas de nación, o de humanidad”, como dijera Martí.

  • Afrodita dijo:

    Por favor, abran los ojos y creanme lo que les digo: a los Estados Unidos no les interesa Cuba para nada. Si les va bien, perfecto, ellos se alegran. Si no, pues que lastima

  • Vladimir dijo:

    Es muy positivo que se divulgue internacionalmente esas ideas, que exponen claramente los riesgos que enfrentamos con el cambio no de objetivos, sino de táctica, de los EE. UU. La referencia al caballo de Troya ilustra las intenciones reales. Muy acertadas las referencias al Dr. Elier Ramírez y a nuestra prensa.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arnold August

Arnold August

Periodista y conferencista canadiense, el autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997–98 Elections y más recientemente, Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento, disponible en Cuba. En Twitter: @Arnold_August

Vea también