Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

La huella del Bambino en Cuba

| 9 |

Babe Ruth (1)“Dios bendiga a mi papá, Dios bendiga a mi mamá, Dios bendiga a Babe Ruth”. Wayte Hoyt

El año 1920 tuvo una alta significación para el deporte mundial, y nuestro país no quedó atrás. Después de un receso de ocho años por la I Guerra Mundial (1914-1919), regresarían los Juegos de las Olimpiadas Modernas, esta vez a la ciudad de Amberes, Bélgica. Pero los cubanos, imbuidos en la llamada Danza de los Millones, derivada de lo altos precios del azúcar en el mercado internacional, “coquetearon” con organizar aquella edición. Hasta el propio Pierre de Fredy, barón de Coubertin, en algún momento lo vio con buenos ojos.

Gobernaba la Isla Mario García Menocal, un ingeniero graduado en Cornell, Estados Unidos y natural de Jagüey Grande, Matanzas, a quien apodaron El Mayoral. En efecto, el Presidente dio el visto bueno y hubo ofertas para organizar los Juegos, pero todo quedó en el papel, la cúpula aristocrática del mundo olímpico ni siquiera se lo tomó en serio.

Por su parte, los Estados Unidos se consolidaban como superpotencia, al obtener ventajas económicas de la conflagración. No obstante, la situación interna de aquel país tenía sus complejidades, sobre todo por el acelerado auge del gangsterismo. Las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas extraordinarias, entre ellas la llamada Ley Seca, que se había aprobado en 1919 y se aplicaría un año después.

La lucha por la sede olímpica de 1920 tuvo poca repercusión en Cuba, pero los aficionados a la pelota buscaban con avidez los resultados de las Grandes Ligas, donde un jugador implantaba récords fabulosos con sus batazos de cuatro esquinas. El mundo del béisbol tenía a aquel zurdo en el centro del colimador. No hubo publicación, deportiva o no, que dejara de incorporarlo y, para colmo, visitaría la Isla en el mes de octubre. Eligió, entre varias ofertas mejor remuneradas, visitar el país vecino del sur, donde se jugaba una pelota bien fuerte, cuyos paladines no le eran ajenos.

George Herman Ruth, o simplemente Babe, Bebé de Dunn, The Sultan of Swat, o universalmente el Bambino, por aquello de sus ancestros, crece como la espuma en los amantes del béisbol. Y no es para menos. Las múltiples encuestas, desde hace muchos años, lo sitúan por delante de Ty Cobb, Ted Williams, Willie Mays, Joe DiMaggio, Stan Musial, Mickey Mantle… Exaltan aquella figura pasada de libras, amante de las juergas y las cervezas, dicharachero, buen amigo y burlón. En fin, alguien que entró hace rato en la leyenda y, al parecer, se sostendrá en la cumbre. Pero, quizás, pocos conozcan de sus andanzas por La Habana y Santiago.

Babe Ruth nació en Baltimore, Maryland, el 6 de febrero de 1895, y falleció por cáncer de la garganta, en New York, el 16 de agosto de 1948. En 1920 aceptó la invitación de Abel Linares, para competir en la Isla en unos encuentros de la Serie Americana de esa temporada, por los que recibiría la cifra de 2 000 dólares por desafío. Convertido en líder indiscutible de los NEW YORK YANKEES, ese año había conectado 54 jonrones en las Mayores y de todas partes llovían las ofertas para recibir una visita suya.

Hay varias versiones (siempre sucede con la gente importante de la farándula deportiva y cultural), sobre los motivos que lo trajeron a la capital y a Santiago de Cuba. Pero nadie mejor que el próspero empresario de las bolas y los strikes, para poner los puntos sobre las íes:

Yo no tenía la menor idea de traer a Ruth a La Habana, sino contratar a los GIGANTES de McGraw, ocupantes del segundo lugar en la Liga Nacional durante la temporada de 1920. Sin embargo, cierta tarde, presenciaba un juego de los YANKEES y los ATLÉTICOS DE FILADELFIA, en el estadio Polo Grounds, en New York, y se me acercó un individuo, completamente desconocido para mí. En correcto español me preguntó si yo era el señor Abel Linares, promotor cubano de béisbol. Tras presentarse como John Igoe, secretario de Babe Ruth, me explicó que conocía mis intenciones de contratar al jonronero. Con posterioridad invité a Igoe a conversar en mi habitación y le regalé una buena cantidad de tabacos, pues era un gran fumador lo mismo que Ruth, quien no soltaba el habano de la boca. Después saqué una caja de jalea de guayaba, dándole a probar el sabroso dulce cubano. El hombre quedó encantado y me dijo: ¿Usted no cree que un país productor de cosas tan ricas es digno de visitarse? Igoe y Ruth pidieron dos mil dólares por juego y todos los gastos pagados para tres personas, incluida la esposa de Ruth. Yo le hice una contraoferta de 1 500 y casi pierdo la oportunidad de traer al sensacional pelotero, porque un promotor japonés ofreció pagarle 40 mil dólares por 10 encuentros. Luego de otras dos conversaciones con John Igoe le entregué 10 mil dólares en efectivo al firmarse el contrato y una semana más tarde le envié otra cantidad similar, así como los tres boletos en avión. Babe Ruth se incorporaría a los GIGANTES DE NEW YORK el 30 de octubre y participaría, a partir de ese día, en 10 de los 20 choques pactados contra los equipos HABANA y ALMENDARES.

Desde Cayo Hueso arribó, el 29 de octubre de 1920, a la Bahía de La Habana, en compañía de su esposa Claire, para vestir la franela de los NEW YORK GIANTS, a las órdenes de John McGraw. Después de firmar algunos autógrafos de fanáticos y curiosos, partieron hacia el Hotel Plaza, donde los organizadores les habían reservado las habitaciones. Parecía un muchacho grande que saludaba a todos, siempre sonriente. Gustó de pasear por La Habana, una ciudad que encontró encantadora, donde podía beberse un par de buenos lagues en los bares de las esquinas, oír buena música o lamentar aquellos chiquillos que se lanzaban al mar en busca de unos centavos; aquí no había Ley Seca. La noticia de su presencia en la capital de los cubanos corrió como la pólvora, todos querían verlo.

A su llegada, ya los GIGANTES llevaban efectuados varios encuentros desde el día 16, en el Almendares Park II, una instalación que rememoraba la de antaño y había sido inaugurada el año anterior. Se enfrentaban a equipos de la Liga Profesional Cubana. En la primera jornada empataron a tres con el ALMENDARES y al día siguiente vencieron al HABANA (1 x 0), con victoria para Patrick Ryan y derrota a la cuenta de José Acosta (Acostica). En definitiva, antes de la llegada de Ruth, habían efectuado ocho partidos, con resultados igualados (3-3) y dos empates.

John McGraw, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, a quien llamaron El Pequeño Napoleón, era bien conocido de los fanáticos cubanos, pues desde inicios de siglo visitaba la Isla. Además, tenía acciones en el hipódromo Oriental Park, de Marianao y en el frontón Jai Alai, de Concordia y Lucena. La visita del Bambino no se haría esperar en aquellas instalaciones. Se dice que el mismísimo día 29 perdió una buena cantidad de los honorarios recibidos. Tanto gustó del frontón, que regresó en visita privada al siguiente año, hay imágenes que lo atestiguan.

Su debut tuvo lugar en una instalación abarrotada. El sábado 30 de octubre ocupó el cuarto turno y defendió el jardín central, frente a los LEONES DEL HABANA, quienes salieron derrotados 4 x 3 ante los envíos de Paul Perrit, que se impuso en un bonito duelo a Oscar Tuero. Pero los ojos de todos iban hacia el Bambino, quien conectó un par de extrabases, con dos carreras impulsadas y una anotada, mas no convenció. Los fanáticos, acostumbrados a leer en las tiras de los periódicos sobre sus largas conexiones, solo querían jonrones salidos de sus prodigiosas muñecas; los pedían a gritos.

Ruth cumplió estrictamente los acuerdos pactados con Linares, quien con las gradas llenas pudo resarcir la inversión. Vale destacar lo precios para la ocasión en el Almendares Park II: Glorieta (3 pesos), gradas de sol (1 peso), Grand Stand (1 peso), palcos con cuatro sillas (5 pesos) y las sillas de preferencia 2 pesos cada una. Multiplique el lector por la cantidad de asistentes a cada partido, promediando unos diez mil, y obtendrá los dividendos.

El Bambino conectó jonrones, anotó e impulsó carreras, lanzó, hizo elegantes fildeos y disparos a las bases, pero la historia es caprichosa y escogió como el día más recordado, el jueves 4 de noviembre de 1920, cuando un negro cienfueguero, de nombre Cristóbal Torriente, despachó tres jonrones, uno de ellos ante los envíos del propio Babe, quien lució pequeño. Además, Torriente bateó un doble en la jornada (5-4). El cubano (.378), también aventajaría al Bebé de Dunn en la serie (.345), en el promedio al bate.

A partir de allí, sintió una gran admiración por el negro, aunque no le hizo gracia que comenzaran a llamarle el Bambino Cubano. Como tantos otros, cargando una calidad insuperable, Torriente no pudo actuar en Grandes Ligas por el color de la piel.

De todas formas, un tanto airado y en tono de chanza, al finalizar el juego declaró: “Era tan negro como una tonelada y media de carbón en un sótano oscuro”, para acto seguido afirmar: “Si pudiera llevarme al lanzador José de la Caridad Méndez y al jonronero Cristóbal Torriente para mi equipo, ganaríamos el gallardete comenzando el mes de septiembre y después nos iríamos a pescar”

Y por si fuera poco, Emilio Palmero sería el primer nativo en poncharlo, con tres rectas. Eso sí, para dejar un destello de su inmensa calidad, el día 8 de noviembre conectó un cuadrangular que, para algunos, es el más grande que se haya dado en Cuba, calculado a unos 550 pies de home.

Pero la cosa no quedaría ahí. La calidad del cubano era innegable, mas este cronista cree que la infelicidad mayor de Ruth fue cuando un desconocido lanzador amateur lo dejó tres veces con la “carabina al hombro”. Por esos días visitó Santiago de Cuba y se alojó en el hotel Casa Granda, para efectuar dos desafíos en el ya inexistente Estadio Rojo, donde según el periódico santiaguero Diario de Cuba, el lanzador Pablo Guillén le propinó tres ponches, algo muy difícil, incluso en las Mayores. Guillén fue un lanzador amateur sin mucha velocidad, pero de buenos rompimientos, excelente control e inteligencia sobre el box. Así lo reportó el Diario de Cuba:

De manera increíble, un serpentinero local llamado Pablo Guillén, hizo con el señor Ruth, algo que ninguno de los lanzadores de las Grandes Ligas pudieron acreditarse: Ponchar nada menos que tres veces en forma consecutiva a este hombre. Dicho así, en palabras, puede parecer fácil, pero lo cierto es que el hecho como tal ocurrió, y el Bebé se mostró muy preocupado por ese hecho.

Dado a las juergas y comilón, sin el tan apreciado somatotipo, este jugador está considerado entre los de mayor talento natural en la ya larga historia del béisbol. Y el más popular. Con razón se le asigna el mérito de salvar ese juego de un desastroso final, a raíz de la componenda donde se vendieron ocho jugadores de los CHICAGO WHITE SOXS (MEDIAS BLANCAS DE CHICAGO), en 1919. La gente, defraudada, abandonó las instalaciones, pero él lograría llenarlas de nuevo con sus jonrones.

Había debutado en las Grandes Ligas, como lanzador, el 11 de julio de 1914, con los BOSTON RED SOX, y terminó su carrera el 30 de mayo de 1935, con los BOSTON BRAVES. Se destacó como pitcher y bateador. De 1914 hasta 1919 actuó como lanzador de los RED SOX, y estuvo entre los mejores.

Por entonces no se seleccionaba el Más Valioso. A su personalidad deportiva la adornaron y adornan mitos derivados en leyendas. Se ha afirmado que acostumbraba a pararse en home y señalar más allá de las cercas, anunciando el jonrón. Algunos historiadores verifican el hecho, otros lo niegan aduciendo montajes en las fotos. Mientras se ponen de acuerdo, otros tantos lo han hecho, incluido el jardinero central Víctor Mesa, aunque haya fallado en el intento. Magnificar los hechos históricos va contra la ciencia, pero se insertan en los aficionados, quienes los sostienen contra viento y marea; una forma de valorar tantas virtudes.

Si el clásico de 1932 tuvo un momento culminante, este aconteció el 1ro. de octubre en el quinto episodio del tercer desafío, cuando Babe Ruth despachó un bambinazo ante el lanzador de los CACHORROS DE CHICAGO, Charlie Root. El estacazo pasó por encima de la malla en las profundidades del jardín central y fue a parar a la base del asta de la bandera del Wrigley Park. Según la leyenda, antes de la conexión Ruth se había dejado cantar dos strikes y señaló con su mano hacia el lugar que dirigiría la pelota. Allá, bien lejos en el lugar señalado fue a dar la esférica.

Quizás no sea cierto, o se haya sobrestimado. Pero si alguien pudo hacerlo, ése fue George Herman Ruth, o simplemente El Bambino, aquel que abandonó a los mortales cuando más quería vivir, el 16 de agosto de 1948.

Claire Ruth contó en esos días que su amado esposo, la noche del 15 de agosto cuando le dio las buenas noches, le besó rápidamente y le dijo: “No vengas mañana al hospital porque no estaré aquí”. Al día siguiente, Ruth estaba muriendo. A las 6:45 de la noche, el Babe columpió sus piernas sobre la cama, a un lado; se levantó y cruzó la recámara. El médico y las enfermeras que lo regresaron a su aposento, le preguntaron: ¿A dónde vas Babe? Y respondió: “Me voy hacia el Valle”. Fueron sus últimas palabras. Entró en coma profundo…y partió, tranquilo.

Su inclusión en el Salón de la Fama de Cooperstown fue en el año de su fundación (1936), solo una temporada después del retiro oficial; único caso. Junto con él, ese año accederían al recinto otros cuatro gigantes: Ty Cobb (se había retirado en 1928), Walter Johnson (en 1927), Christy Mathewson (1916) y Honus Wagner (1917).

Por derecho propio, Babe Ruth aparece encabezando, junto a otros veintinueve, el All Century Team, del siglo XX.

Labor del Bambino en La Habana:

-Debutó el 30 de octubre y el NEW YORK GIANTS derrotó 4 x 3 al HABANA. Ruth bateó un doble y un triple en tres turnos.

-31 de octubre: el NEW YORK GIANTS blanqueó (3 x 0), al ALMENDARES. Ruth bateó de 4-2, con un triple.

-3 de noviembre: NEW YORK GIANTS (7), Habana (1). El Bambino se ponchó tres veces ante los envíos del cubano José Acosta (Acostica).

-4 de noviembre: NEW YORK GIANTS (10), Almendares (0). Ruth bateó de 3-2, con un doble.

-6 de noviembre: El ALMENDARES derrotó 11 x 4 al NEW YORK GIANTS. Ruth no conectó de hit en tres oportunidades Lanzó como relevo. Ese día el héroe fue Cristóbal Torriente, quien pegó ¡tres jonrones! y un doble.

-7 de noviembre: NEW YORK GIANTS superó 8 x 7 al HABANA. El Bebé de Dunn bateó de 3- 2.

-8 de noviembre: La selección cubana derrotó 6 x 5 a los NEW YORK GIANTS. Ruth bateó de 4-1, su primer jonrón en Cuba; fue en la octava entrada.

-12 de noviembre: NEW YORK GIANTS y el HABANA empatan a tres carreras en ocho episodios al ser suspendido el juego por oscuridad. Ruth falló en cuatro turnos.

-14 de noviembre: NEW YORK GIANTS ganó 7 x 3 al ALMENDARES. Ruth conectó su segundo y último cuadrangular, en dos turnos al bate.

Grandes Ligas: (Ofensiva)

JJ VB H AVE CA CI 2B 3B HR SLG

2503 8399 2873 .342 2174 2213 506 136 714 .690

Grandes Ligas: (Pitcher)

JL JC JG JP PROM INN SO BB PCL

163 107 93 44 .679 1221 488 441 2,28

Principales resultados:

-Jugador más Valioso (1923).

-En la temporada de su debut con los YANKEES (1920), estableció un récord de 54 cuadrangulares, sobrepasando la que él mismo había impuesto el año anterior con los BOSTON BRAVES (29), para abrir una nueva época en el béisbol.

-Solo una campaña después, en 1921, llevó la bola más allá de las cercas en 59 ocasiones, un hecho fantástico.

-Y en 1927 impuso una marca histórica de 60 cuadrangulares en una temporada de 154 juegos. Cifra fabulosa que duró hasta 1961, cuando Roger Maris, también de los NEW YORK YANKEES, la sobrepasó (61), en 162 desafíos.

-El 25 de mayo de 1935, conectó 3 jonrones en el estadio de los PITTSBURGH PIRATES, para terminar su carrera con 714.

-La misma perduró hasta que Hank Aaron alcanzó 755, en 1974. En 2007, el polémico Barry Bonds se apoderó del trono, con 762 en veintidós campañas; también alcanzó el récord mayor en un año (73), en 2001.

Series Mundiales:

-Primer lugar en slugging (.744).

-Décimo en hits (42).

-3ro. en anotadas (37).

-2do. en jonrones (15).

-4to. en impulsadas (33).

-2do. en bases por bolas (33).

-5to. en ponches (30).

-Encabezó los hits en 1928 (10) y las anotadas (9).

-En 1926 los jonrones (4).

-En 1924 resultó líder de los bateadores (.378), de la Liga Americana, donde encabezó los jonroneros en las temporadas de 1918 (11), 1919 (29), 1920 (54), 1921 (59), 1923 (41), 1924 (46), 1926 (47), 1927 (60), 1928 (54), 1929 (46), 1930 (49) y 1931 (46), empatado con su compañero Lou Gehrig.

-Encabeza el liderato histórico de slugging (.690).

-4to. en extrabases (1 356).

-5to. en total de bases (5 793).

-3ro. en anotadas (2174) y 2do. en impulsadas (2 213).

SECUENCIA DE JONRONES

Temporada Equipos HR

1914 Boston —

1915 Boston 4

1916 Boston 3

1917 Boston 2

1918 Boston 11

1919 Boston 29

1920 New York Yankees 54

1921 New York Yankees 59

1922 New York Yankees 35

1923 New York Yankees 41

1924 New York Yankees 46

1925 New York Yankees 25

1926 New York Yankees 47

1927 New York Yankees 60

1928 New York Yankees 54

1929 New York Yankees 46

1930 New York Yankees 49

1931 New York Yankees 46

1932 New York Yankees 41

1933 New York Yankees 34

1934 New York Yankees 22

1935 Boston 6

Total 714

Nota: Siempre jugó en la Liga Americana.

JONRONES EN SERIES MUNDIALES

Temporada Equipos HR

1915 Boston —

1916 Boston —

1918 Boston —

1921 New York Yankees 1

1922 New York Yankees —

1923 New York Yankees 3

1926 New York Yankees 4

1927 New York Yankees 2

1928 New York Yankees 3

1932 New York Yankees 2

Total 15

Nota: En el Juego de las Estrellas de 1933 conectó 1 cuadrangular.

-Total de jonrones de Babe Ruth en las Mayores: 730

De oie, el cuarto de izquierda a derecha.

De oie, el cuarto de izquierda a derecha.

Babe Ruth con  Gary Cooper, cuando se filmaba The pride of de Yankees, sobre la vida Lou Gehrig.

Babe Ruth con Gary Cooper, cuando se filmaba The pride of de Yankees, sobre la vida Lou Gehrig.

El legendario anuncio de Babe Ruth.

El legendario anuncio de Babe Ruth.

El retiro del Babe.

El retiro del Babe.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amauris dijo:

    NO se puede dejar de reconocer que es de los mejores jugadores de la historia del béisbol de GL.

  • hectorL dijo:

    Babe Ruth y Michael Jordan los mas grandes en la historia del deporte

  • rommel blue dijo:

    que clase de señor articulo , para mi lo mejor de cubadebate , el calledshot como fue llamado el momento del historico home runs fue cierto ahi esta la foto y tambien la pelicula filmada , fue un batazo de 497 pies al asta de la bandera , brillo como bateador y como pitcher su 2.28 ERA es el 6 mejor de pitchers zurdos en las mayores , su average el 9no , su sluggins el primero, en RBI es el segundo y en HRS es el tercero a pesar de tener mucho menos veces al bate que Hank Aaron y no consumir esterioides como lo hizo Bonds

  • onix dijo:

    nada, el mejor, de los que ya no existen

  • jk dijo:

    gracias a ese periodista.
    es el mejor que he existido.

  • EL TITAN DE BRONCE dijo:

    A PESAR DE QUE ES CIERTO QUE HACE FALTA TENER GENIO Y TALENTO DE NACIMIENTO…..ESTE EJMPLO DEBIERAN SEGUIRLO NUESTROS ATLETAS……..AUNQUE SEA QUE LO VEAN COMO UNA INSPIRACIÓN NO COMO IMITACIÓN…………..QUE BASTANTE DIFÍCIL LE SERÁ AL QUE LO INTENTE.

  • LUIS dijo:

    Y todo eso con la bola muerta y sin “doping”…

  • chuchi dijo:

    EL MÁS GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS, HASTA EL 1929 FUE EL MEJOR LANZADOR ZURDO DE LA LIGA AMERICANA JUGANDO PARA EL BOSTON Y POSTERIORMENTE EL MEJOR BATEADOR DE TODOS LOS TIEMPOS, COBB, WAGNER, AARON, MANTLE, MAYS, WILLIAMS, BONDS, MUSIAL, FUERON EXTRAORDINARIOS, PERO LO DEL BABE FUE INMEJORABLE. SIN RESTARLE MÉRITOS AL LANZADOR PABLO GUILLÉN QUIEN LO ABANICÓ EN 3 OCASIONES CONSECUTIVAS, PERO HABRÍA QUE VER EN QUÉ CONDICIONES ESTABA EL BABE ESE DÍA, JAJAJAJA. QUIZÁS ESTABA CON UNAS COPAS DE MÁS, INDISPUESTO O SIMPLEMENTE NO FUE SU MEJOR DÍA.

  • Meneleo dijo:

    Si, el Bambino si hizo la seña de que iba a botar la pelota hasta el asta de la bandera!!! Aqui esta lo que el dijo al respecto: “Yo dije: voy a pegarle a la proxima y la voy a mandar justo por encima del asta de la bandera. Dios debe haber estado conmigo!!”. Otras frases geniales del Bambino: “La forma en que un equipo juega como un todo, determina su exito. Usted puede tener el mejor grupo de estrellas individuales que hay en el mundo pero si ellos no juegan como un todo, el club no valdra ni diez centavos”. Y otra mas: “Como pegar jonrones? Yo hago el swing lo mas fuerte que puedo y trato de darle derecho a la pelota … Mientras mas duro usted agarre el bate, mejor puede hacerle swing a bola y mas lejos va a ir esta. Yo hago un swing grande, con todo lo que tengo. Le pego duro o fallo. Me gusta hacer las cosas tan grande como pueda”. Para el que sepa Ingles que visite http://www.baberuth.com/quotes/

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también