Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Los depredadores del agua al acecho

| 6

sedEstamos ante un tema del que lo “sabemos todo”. Eso sí, apertrechados de tópicos, de conceptos fragmentados, de aproximaciones que parecen revelarnos un todo sistémico. Y en verdad, tan solo son eso, aproximaciones.

Las documentadas disminuciones de recursos hídricos de valor humano provocadas por el declive de precipitaciones asociadas al cambio climático, los usos del agua con fines industriales o agrícolas cuyos efectos colaterales se “expresan” desde la fotografía de un agrietado planeta, las largas extensiones de tierras corroídas en zonas desérticas, convertidas hoy en iconos estremecedores de una verdad planetaria, son parte de esa contribución al conocimiento cristalizadas en terminologías y en signos.

Ante esta manta desgarradora -por momentos lapidaria- no faltan las campañas que logran con mayor o menor acierto, “hacer conciencia” sobre la gravedad de un asunto que nos parece distante. Un peligro que le tocará sufrir a “otras generaciones” y sin embargo es cada vez más visible en nuestro plural presente.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierte que para el 2025 la demanda del agua se incrementará en un 56%, que supera las capacidades reales de las que dispone el planeta para satisfacer a una población creciente. Pero el tema tiene otras aristas, rutas que debemos leer con mirada sustantiva para percibir la corporeidad de sus raíces o sus vertientes y que no se calculan en metros cúbicos.

El documental Sed, invasión gota a gota, de la cineasta argentina Mausi Martínez, nos estimula a transitar por otros derroteros entre los que podemos intuir verdades posibles o rumbos ya transitados por la geopolítica. Tan solo nos vale –en principio- leer la historia, de ese tiempo fraguado por pretéritas guerras de conquistas donde el petróleo y el gas han sido, y siguen siendo, pretexto de campañas desestabilizadoras, de lobby de opinión, de inútiles reuniones de diplomáticos que responden a los mandatos de las multinacionales. En un período histórico donde las sutilezas de la diplomacia andan desterradas, poniendo en primer plano el “torcer el brazo”. Sin embargo, ellos se venden como “representantes de la comunidad internacional”.

Este filme de acento retórico y fuerza argumental construye un texto tomando como puesta en escena al acuífero Guaraní. Una zona compartida por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay que supera el millón novecientos mil en kilómetros cuadrados de superficie y alberga hoy una de las mayores reservas de agua de valor humano en nuestro acuchillado  planeta.

No es casual esa mirada fílmica y ese escenario como espacio simbólico para desglosar una batería de pretextos. Un “tablado” en el que urge poner nuestras miradas para entender la complejidad y evolución ante una ruta, aun hoy inocua. Y es que la historia de la conquista por el petróleo y el gas en el Medio Oriente sirve de paralelismo para prever que en los próximos años o en tan solo una década, las guerras serán también por el agua.

El documental no trata sobre lo medular que resulta tener una actitud práctica y responsable con el consumo del agua. No es un filme al uso sobre lo urgente que resulta cambiar nuestra relación en torno a los recursos asociados a este capital elemento de nuestro planeta. Se tejen de manera “subterránea” otras claves que debemos entender y que superan lo obvio de términos como: medio ambiente, cambio climático, energías renovables y otras afines, que conforman ese telar de ideas y claros significados de diálogos cotidianos.

Esta no ficción descansa su puesta en la palabra como eje discursivo ante la casi ausencia de grafismo, de resortes estéticos agregados que en ocasiones visten de riqueza a una obra de marcado acento de denuncia, de alerta previsora. Sed, invasión gota a gota nos seduce con ese vestir de palabras que como abanico de lecturas nos invita a reflexionar sobre las claves que pululan en las diversas capas que distinguen a un esqueleto, que amerita ser vestido con todo su ropaje.

Toma del periodismo -en particular la entrevista- para ser parte de ese dialogo enriquecedor y cautivo. Y claro, no jerarquiza los personajes que confluyen en la obra. Pone de relieve las tesis o pruebas de cada interlocutor, montados sobre una lógica que apunta hacia las fases en las que se mueven los acusados intereses espurios. En una era de construidas acciones desestabilizadoras, gestadas con muchas dianas contra los gobiernos que defienden los intereses de sus naciones.

Cabe significar las aristas presentes en este filme. Entre ellas, el agua como recurso estratégico, las corporaciones que “vuelan” como aves de carroña sobre la superficie de este esencial bien humano, los pretextos de la geopolítica para predecibles acciones guerreristas y el rol de los de siempre, de los grandes medios de comunicación como instrumentos y parte esencial de los protagonistas de este entramado.

El FMI y el Banco Mundial que no dejan de aparecer en cuanto pastel “toca repartir” por el mundo, la ofensiva mediática contra gobiernos legítimos que defienden sus recursos naturales de la fauces de los que se sienten “con derecho” a tomar lo de otros, el adelgazamiento de los gobiernos y el descafeinado de las leyes que protegen sus recursos naturales. Sin olvidar algo cada vez más presente y protagónico: las organizaciones no gubernamentales, que sirven de avanzadilla o punto de fragmentación para subvertir o deslegitimar las políticas que salvaguardan la soberanía de las naciones.

Todas estas “baldas argumentales” son parte del tejido de este filme documental, que su creadora ubica o jerarquiza durante el desarrollo del texto fílmico. Una pieza de claros aciertos que debemos leer con acentos y ubicarla en contexto, en tiempos, en escenarios posibles, ante esa virtud del género que nos permite leer un todo razonado. Como ese imprescindible ensayo cinematográfico donde el punto de vista del autor está escrito en toda la pantalla.

Pero se impone significar a los sujetos textuales de esta obra fílmica: periodistas, diplomáticos, científicos, líderes sociales y de opinión, políticos o empresarios que confluyen en ese todo de Sed,… para conjugar sus partes de verdad y puntos de vista. La realizadora los lleva al dialogo cercano, renovador, desprovisto de hojarascas mediocres. Sostenido por una fotografía que no se regodea en encuadres de rebuscada intencionalidad y vanguardismos pretensiosos, la sobriedad y el acento llano es lo prima en este texto bajo esa necesaria idea de potenciar lo testimonial sobre lo que le se dibuja como forma al uso.

Los protagonistas de este filme asisten invitados por la realizadora y, ante un supuesto caos de sustantivos o verbos, incluso adjetivos, transitan por períodos o hechos donde se revelan términos tan peligrosos como “células dormidas”, “guerras preventivas”, “objeto del deseo”. Una suma de metáforas o palabras que sirven para intuir o acertar por dónde van los cauces de una historia “dormida” y que la autora de esta obra mayor se ha empeñado en despertar por esa ganada virtud del género documental, de compartir ideas, multiplicar el conocimiento, revolucionar los argumentos por encima de lo trivial, lo intrascendente y hacerlo como obra de arte.

En esta pieza de “palabras al vuelo” cada interlocutor de opinión es un denotado músico de una gran orquesta, cuyas notas una vez interpretadas se visten de virtuosismo o relevancia. Sus testimonios responden a la intencionalidad de la cineasta documental, la de significar o denunciar los peligros que arrecian a la humanidad ante la creciente escases de un bien esencial para la vida.

(Tomado del blog del autor, http://cinereverso.org)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el monky dijo:

    “Candela” y lo peor es que no va a haber ni agua para apagarla.

  • ana dijo:

    en cuba se puso el documental en un festival de cine, creo que en el de 2007 o 2008… muy interesante, y si mal no recuerdo se transmitió también por tv…excelente trabajo.

  • ElQbanolibre dijo:

    Y como se bota agua del acueducto en muchos lugares de Cuba, Hasta cuando.
    Caballeros la conciencia sola no hace caminos, también las leyes, por quié no multan a la gente que malgasta el agua del acueducto.

    • FABIOMAXIMO dijo:

      PUES AGUAS DE LA HABANA SERIA LA PRIMERA QUE HABRIA QUE MULTAR, PUES TIENEN MILES DE SALIDEROS POR TODA LA CIUDAD QUE NI SE DIGNAN A RREGLAR, ADEMAS ¿COMO AN A MULTAR A LAS PERSONAS POR DESPILFARRAR AGUA, CUANDO LA PRINCIPAL CAUSA ES EL PRECIO DE LAS PILAS EN LA TIENDA, DONDE LA MEZCLADORA MAS MALA NO BAJA E 40CUC?

  • Ralfp dijo:

    AGUA QUE NO HAS DE BEBER……..PUES AHORRELA AMIGO

  • jose fernando dijo:

    no existe en este trabajo una sola coma que no este sustentada por una verdad palpable en nuestro amado terruño, pero si tenemos los conocimientos y
    los instrumentos para prevenir detectar y dar las soluciones para la utilizacion racional del agua, y hoy no se hace nada, soy de la opinion de que lo que falta es la poca o niguna voluntad por parte de nuestros directivos a desatar una guerra sin cuartel y a todos los niveles con los derrochadores de agua.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Octavio Fraga Guerra

Octavio Fraga Guerra

Cineasta cubano y analista cultural. Es el autor del blog http://cinereverso.org/

Vea también