Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La sociedad civil: ¿rostros múltiples?

Publicado en: Democracia en Cuba
En este artículo: Cuba, Política, Socialismo, Sociedad Civil
| 8
El promedio de edad de los trabajadores de la Planta de Biosensores del Centro de Inmunoensayo, es de 25 años. La mayoría de los jóvenes trabajadores son técnicos graduados en la especialidad de Química, en el Politécnico de Química Mártires de Girón, de La Habana. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Trabajadores de la Planta de Biosensores del Centro de Inmunoensayo, en La Habana. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Cierta vez, en un debate teórico sobre la sociedad civil, la discusión casi concluía con las palabras de un directivo, cuando una profesora le pidió un minuto más para aclaraciones. El directivo, de forma gentil, le respondió: “Profesora, ud. tendrá todos los minutos que desee”. Acto seguido tomó la palabra ella para recordar que la sociedad civil es la base de todo sistema político.

Con esa afirmación, la profesora intentaba esclarecer, generalizándolos, los aportes teóricos de Bolívar, San Martín, Marx, Juárez, Lenin, Gramsci, Ho Chi Minh, Frantz Fanoon y otros pensadores sobre la sociedad civil. Exponía, de esa manera un primer rostro sobre el tema de la sociedad civil.

Fidel Castro ha expresado que ha sido un verdadero logro de la Revolución cubana la creación de su sistema político. Y ello tiene una extraordinaria vigencia política, social, teórica y práctica. Porque el haber creado en Cuba un sistema político de huellas autóctonas, que busque la solución de los intereses, no de la parte más pequeña de la sociedad, sino de toda la sociedad; es indiscutiblemente un gran valor ético, económico y político, ya que tanto la sociedad política como la sociedad civil se comprometen a trabajar por el bienestar de todos. Es decir, buscan el mismo objetivo. Y ese es otro gran rostro de este tema.

Tanto la sociedad política como la sociedad civil se unen en el tránsito a una sociedad más justa y mejor para todos; una sociedad solidaria que inclusive intenta apoyar a otras que aún no han alcanzado la conjunción de intereses y beneficios que busca nuestro sistema político. He aquí otra cara del asunto que, por supuesto, no incluye solo a la política estatal, sino que compromete a nuestra sociedad civil; porque cada miembro del pueblo participa en su práctica como actor político y como actor familiar y civil.

Es protagonista en actividades políticas como la votación por una Constitución que organiza y rige los destinos de nuestra sociedad, también en la toma de decisiones en múltiples actos de gran envergadura, en la postulación y elección de los miembros de la sociedad para integrar los cuerpos legislativos; así como su decisión sobre la pertenencia o no a organizaciones políticas. Este otro rostro para la sociedad política, no excluye a los miembros mayoritarios de nuestra sociedad civil.

Porque el ciudadano y el miembro del pueblo cubano actúan en las esferas económicas y sociales cotidianas, co­mo miembros de la sociedad civil. Organizan sus intereses productivos, legales, familiares, estudiantiles, científicos, ar­tísticos y recreativos, en instituciones del más variado espectro que también se interrelacionan. Y estos rostros múltiples son los modos en que nuestra sociedad civil actúa y piensa.

Sabemos que cada sistema político se estructura en sociedad política y sociedad civil. Ese es el rostro más general de ambas, su integración interrelacionada. De ahí el orgullo por nuestro sistema político, ya que desde sus bases iniciales luchó por la liberación de la dictadura batistiana que le fue impuesta al pueblo cubano. Inmediatamente después del triunfo de la Revolución, trabajó por la ayuda a la progresión social de otros países, como la liberación del apartheid en África, apoyó la lucha contra el analfabetismo y por la extensión de la educación en pluralidad de países, en particular del Tercer Mundo; auxilió a pueblos en situación de catástrofe, se involucró en el combate por la salud en los países más necesitados hasta encabezar la peligrosa batalla contra el ébola. Y ello lo ha hecho de conjunto nuestro pueblo: es decir, su sociedad política y su sociedad civil. Dicha armonía de ambas sociedades es el rostro más valioso que ofrece nuestra Patria.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • francisco dijo:

    Todos conocemos los logros de nuestro país, el mundo lo conoce por que se publica a diario y si se pudiera se pondría en la etiquetas del café en la bodega en las compota de los niños, por favor hablame de algo que yo no conozca, de las indisciplinas sociales del trabajo con la recuperación de las casas de cultura como hacer crecer los trabajos comunitarios , de mejorar los círculos de abuelo de los hogares de ancianos, hablemos de las carencias y nuestras necesidades mas comunes, hablemos de la corrupción de los robos, hablemos del transporte y compararlos con los de otros países para ver si tenemos logros o somos mejores, hablemos del 25 por ciento de pobres en cuba, de la marginalidad que si hay y no es de color, hablemos de las diversas clases sociales surgida por la necesidad, hablemos con que combustible trabajan los camiones particulares y pagan patente, hablemos por la falta de educación formal, por el buenos días buenas tardes, que desea, hablemos de ser participes de verdad en nuestra sociedad

  • thgonzalez dijo:

    Todos los cubanos integrados de forma activa en las organizaciones politicas y de masas integramos la sociedad civil y no los pequeños grupos que EEUU y Europa proyectan como la verdadera sociedad cubana. Son precisamente representantes de las organizaciones de masas y sociales los que en representación del pueblo cubano, integran las Comisiones de Candidaturas, que elaboran y presentan los proyectos de candidaturas de delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular y de Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular. El pueblo y sus ciudadanos integran la sociedad civil en Cuba, organizados en los CDR, FMC, FEU, FEEM, ANAP, etc, los que construyen, transforman y desarrollan esta sociedad. No nos hace mas. En nuestro pais hay una sola sociedad: el pueblo

  • Ramura dijo:

    ¿Y de qué ha escrito esta señora?

  • Digo .... dijo:

    En cuanto a la parte civil, realmente nuestra constitucion defiende y ampara al ciudadano cubano pero los hombres que hacen funcional los Tribunales tanto Provinciales como Supremo (me refiero al de la Habana) manipulan la Ley poniendo en tela de juicio las garantias legales de los ciudadanos y lo mas penoso es que muchas veces ese ciudadano no tiene donde acudir pues la Fiscalia tampoco juega el papel que le corresponde

  • P350 dijo:

    Conocemos realmente a que se denomina sociedad civil o estamos intentando reinventar el termino.

  • malaquias dijo:

    “…Sociedad civil (ciencia política)

    El término sociedad civil, como concepto de la ciencia social, designa a la diversidad de personas que, con categoría de ciudadanos y generalmente de manera colectiva, actúan para tomar decisiones en el ámbito público que consideran a todo individuo que se halla fuera de las estructuras gubernamentales.

    La sociedad civil se concibe como el espacio de vida social organizada que es voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado y limitada por un orden legal o juego de reglas compartidas. Involucra a ciudadanos actuando colectivamente en una esfera pública para expresar sus intereses, pasiones e ideas, intercambiar información alcanzando objetivos comunes…”

  • malaquias dijo:

    “…La existencia de una sociedad civil diferenciada de la sociedad política es un prerrequisito para la democracia. Sin ella, no hay Estado legítimo…”

  • joker dijo:

    aclaro, esto es solo un ejemplo de lo que nos frena a la hora de sentirnos realmente como una sociedad civil…hay deberes, pero tambien hay derechos, y metodos menos autoritarios y mas convincentes para hacer cumplir los deberes que tenemos con la patria, pero demostrando que hay opciones, hay libertad de decidir por nuestra propia vida, que nadie nos controle la vida, solo el cumplimiento de la ley, una ley respetuosa de la libertad individual, algo que nos falta tambien, el respeto estatal a la libertad individual y al derecho privado del ser humano a decidir sobre su vida.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fung

Thalía Fung

Doctora en Ciencias y Profesora de Mérito de la Universidad de La Habana. Trabaja en el Departamento de Especialidad en Filosofía Marxista, facultad de Filosofía e Historia, de la Universidad de La Habana.

Vea también