Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuando la izquierda quiere ser más “democrática” que la derecha

| 7

En mis andanzas, primero por España, y en los últimos tiempos por Latinoamérica y el Caribe, he percibido que ante determinados acontecimientos algunos grupos o personas de izquierda pretenden ser más “democráticos” que la derecha, que para nada lo es, y sin percatarse, caen en la trampa de los sectores ultraconservadores y sus instrumentos de dominación del pensamiento, los emporios mediáticos.

Un ejemplo claro de ello es el diario español El País, que siempre se ha autoproclamado de izquierdas, cuando nunca lo ha sido, al menos en las últimos 30 años, y por el contrario hace más daño a las fuerzas progresistas en la nación ibérica, y en América Latina, que otros periódicos derechistas como ABC o El Mundo, por citar los más conocidos.

Desde supuestas posiciones contrarias al conservadurismo, El País no deja un solo minuto de denigrar de países como Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Argentina, entre otros, al tiempo de crear cizañas e intrigas para fomentar la división entre los principales protagonistas, y actores de los procesos revolucionarios.

Venezuela es hoy la diana principal de los ataques miserables de ese cotidiano, reproducido por otros latinoamericanos al servicio de los poderes económicos, que bombardean diariamente a sus lectores hasta hacer creer, incluso a sectores progresistas, que el presidente Nicolás Maduro lo hace mal, y nada tiene que ver con el líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez.

Esos medios de difamación, y quienes se hacen eco de ellos ingenuamente, comparan constantemente a Maduro con Chávez, reiterando que son diferentes, y por supuesto que lo son, porque son seres humanos distintos, aunque sus convicciones sean las mismas.

El objetivo de los adversarios, como lo hicieron con Chávez en su momento, es denigrar de la imagen de Maduro, y liquidar los ideales de la Revolución Chavista, que defiende el actual presidente venezolano contra viento y marea, frente a continuas agresiones de Estados Unidos y sus aliados europeos, y hasta de las críticas de grupos de izquierda.

Algo similar han hecho en repetidas ocasiones con Cuba, marcando supuestas divergencias entre el líder histórico Fidel Castro y su hermano, el hoy mandatario Raúl Castro, que claro está, también son diferentes, pero defienden un mismo proyecto soberano e independiente.

Parecido procuraron hacer en Bolivia intentando crear falsas discordancias de fondo entre el presidente Evo Morales, y su vicepresidente, Álvaro García Linera, cuando en realidad ambos se complementan de manera excepcional.

Recuerdo un diplomático de izquierda latinoamericano asentado en La Paz, pero mediocre hasta la medula, que repetía sin tener elementos, que Morales y García Linera estaban enfrentados, cuando realmente siempre han sido grandes compañeros y amigos de lucha.

Para bien de Bolivia y del país que representaba, el referido funcionario concluyó su misión en la Pachamama (Madre Tierra), y vio desde lejos como los campeones Evo y Álvaro arrasaron juntos en las elecciones de octubre pasado.

Esa práctica de sembrar la discordia entre la izquierda es bien vieja y repetitiva, y tiene un solo antídoto: Cerrar filas entre los que desean lo mejor para los humildes de este mundo, y hacer caso omiso a los tendenciosos.

A la frustrada derecha los une y los desune el dinero, y no es democrática ni mucho menos, mientras la izquierda tiene que repetirse a diario que sus verdaderos valores democráticos están únicamente en la defensa a ultranza de sus pueblos.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Maño dijo:

    Hola
    No hay nada de izquierda en El País, y siempre encontrarán o inventaran en su ausencia
    diferencias donde no las hay, pero no seamos ingenuo la llamada izquierda también en su afán por la unidad a toda costa, crearon monstruos como un Stalin, la crítica y las diferencias son el motor impulsor para hacer las cosas mejores para ese pueblo que supuestamente defendernos, ojo la derecha también en su discurso defiende “al pueblo”. Por desgracia para el pueblo, todos quieren defender su derecho, en vez de dejar, que sea el pueblo el que se defienda solo y darle las herramientas para que ejerza su poder directamente y no a través de los que tanto dicen defenderlo.
    Saludos

    • cas dijo:

      Me quedo con mi prensa CUBANA y con TELESUR, saludos cas.

  • Patricia Lagunas Sotomayor dijo:

    Eso no es cierto la izquierda ha sido y sigue siendo democratica, mucho mas democratica que la derecha, porque la derecha siempre esta primera en la explotacion del Pueblo y no les importa que vivan en la miseria, sin embargo la izquierda hace lo contrario, le da al Pueblo lo que es del Pueblo, muchos paises latinoamericanos han construido sus paises les ha devuelto al Pueblo su bienestar social, han construido casas para los sin casa, los ninos todos tienen derocho a la educacion porque es gratis hasta la universidad la salud es gatis, que mas democracia se puede pedir, el Papa Francisco dijo !HAY QUE ACABAR CON LOS METODOS MODERNOS DE ESCLAVITUD! y eso es el neoliberalismo esclavitud, poobreza extrema, hambruna y esa economia viene de los Chicago boys en los anos 70 y todos los latino americanos sufrimos las dictaduras tambien organizadas por Estados Unidos, por eso nadie puede pensar que la democracia existe en la derecha,

  • tf dijo:

    El artículo es interesante:

    El País es un medio ultra-capitalista, antimarxista y neoliberal, que en ocasiones hace gala de cierto “objetivismo” para ser creíble, o incluso critica esporádicamente al amo.

    Pero no es menos cierto que en relación al “falso consenso”, “centralismo democrático”, y atribuciones de los partidos comunistas de la Europa del este en la vida civil, se crearon enajenaciones tremendas, que dieron al traste con esos procesos sociales.

    Las personas para viajar el exterior, obtener un reconocimiento, solicitar trabajo, necesitaban un aval del Partido, aún cuando no pertenecieran a éste, e incluso años luego de haberse ido del centro de trabajo donde iban a preguntarle a los partidistas. Dicho control sobre la vida individual era un verdadero chantaje que llevaba a la simulación y el oportunismo. ¿Cosas así dónde se han visto? Bueno, se han visto.

    Precisamente, también el partido nazi tenía que dar avales para que las personas hicieran su vida normal, los curas ultra-derechistas y militares falangistas de Franco también tenían que firmar determinados libros, películas, documentos de identidad, etc.
    para que fuesen publicados (de esto el autor como es español debe conocerlo bien)

    Igual hacían los imperialistas japoneses en la dictadura militar de Japón, o los kmher rojos en Cambodia, que cometieron un genocidio tremendo. Y en general ese control excesivo y subjetivo sobre los méritos, derechos y deberes de las personas, las oprimía, hacía que no se sintieran parte de esos sistemas cerrados, hacía que hablaran de “los curas”, “los del partido”, etc. como otros, como si la masa no formara parte de la sociedad. Daba pie a endiosamientos, corruptelas, nepotismos escandalosos y otras deformaciones. Y al final la masa se volvía más apolítica y díscola en realidad.

    Por eso se cayeron estrepitosamente y troncharon tantas vidas y posibilidades.
    Entonces, si bien el País es un instrumento del capitalismo no creo que intente dividir a la izquierda (que realmente no lo lee) sino convencer al público indeciso que ese modelo no sirve, alimentar la marxismofobia, la surfobia, la islamofobia, rusofobia, chinofobia y si mañana los marcianos se opusieran al capitalismo, la marcianofobia. El País no sirve.

    Pero por otra parte, los países con sociedades de izquierda tienen que ser cuidadosos en las atribuciones sobre eventos de la vida civil que le dan, por encima de legislaciones y derechos elementales, a representantes de organizaciones políticas, y no debe concentrarse demasiado poder en pocas manos, para lograr que la dirección sea más participativa, equitativa, democrática. Los que no aprenden de la historia… la repiten.

  • la pinera dijo:

    El País es el instrumento utilizado por la clase explotadora , la burguesia , y este solo responde a sus intereses, a el solo le interesa proclamar en todas las direcciones y a favor del viento, todo lo negativo que pueda tener la clase que está a favor de los humildes y arremete con mucha fuerza contra los que luchan por mantener una sociedad más justa, los que luchan contra el neoliberalismo, contra el analfabetismo , ya que cuando el pueblo es culto no se deja engañar tan facilmente
    Patricio Montesinos yo te admiro como periodista , por que siempre toca temas muy controversiales y que te ponen areflexionar

  • la pinera dijo:

    Patricio Montesinos uno de los comentarios que más me ha gustado es el que por tema lleva : EEUU Bloquea a Cuba, el país que más vida salva en el mundo, ya que usted se refiere a Cuba como una verdadera ada encantada de la salud, una hermosa heroina que va por el mundo sin ningún interés y a cambio de nada regalando salud, confianza y bienestar.
    hay tantas personas en este mundo que no tienen la más mínina noción de la verdad sobre Cuba y usted con su comentario a ayudado a que estas realidades se expandan a través de esta red informativa.

  • orla dijo:

    Hola Sr. Montesinos, me encanta tus articulos, felicidades

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también