Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuba y Estados Unidos: Un juego nuevo

| 43
Foto: Ramón Espinosa/ AP

Foto: Ramón Espinosa/ AP

Durante cinco generaciones, los cubanos se han entrenado para enfrentar el golpe aéreo, masivo y sorpresivo, proveniente del Norte; no precisamente para el diálogo y la convivencia con Estados Unidos. Éste ha recurrido a casi todos sus medios de fuerza para amenazar o atacar a Cuba, desde los misiles nucleares hasta el suministro encubierto de artefactos supuestamente capaces de encender la mecha de primaveras árabes en la “isla comunista”, en lugar de aprender a entenderla, y a procurar sus metas por medios civilizados.

Ninguna de las dos partes está adiestrada para lidiar con un adversario, sino con un enemigo. El éxito de cada cual, en un escenario de acercamiento, dependerá de su capacidad para adquirir ese conocimiento y transformarlo en política real.

¿Qué pierde y gana Estados Unidos en un diálogo-negociación con Cuba?

Los costos consisten en afrontar resistencias creadas en los poderes establecidos y las camarillas de la derecha radical, incluido el segmento extremista de la élite cubano-estadounidense; en reconocer de jure al régimen cubano, después de ignorarlo por medio siglo; en sujetar los intercambios con la isla a un acuerdo recíproco, en lugar del clásico unilateralismo ejercido hacia abajo del hemisferio.

Los beneficios serían responder a una constituency de intereses de negocios -agroindustriales, turísticos, de transporte aéreo y marítimo, de productos biomédicos, de servicios de salud, de educación superior, deporte, entretenimiento, petroleros, etcétera–; liberar al empresariado cubano-estadounidense, rehén de la política establecida, para expresarse y organizarse en apoyo al estrechamiento de vínculos; facilitar, con el levantamiento del embargo, que las corporaciones nacionalizadas en 1960 puedan reclamar las indemnizaciones pendientes, según la ley cubana; eliminar un punto de discordia, creado por la Ley Helms-Burton, con América Latina y los países industrializados en torno a la libertad de comercio; distender la confrontación en los organismos multilaterales; mejorar el flujo informativo bilateral, mediante el intercambio acordado de programas de radio y TV, la conexión al cable de fibra óptica, el establecimiento del correo directo, telefonía e internet; consolidar la estabilidad de los acuerdos migratorios, evitar el flujo desordenado o ilegal, precaver las crisis; acordar formalmente la cooperación en la intercepción del narcotráfico, la seguridad naval y aérea, la coordinación entre militares y guardacostas; colaborar en control de epidemias, protección de especies, prevención de huracanes, preservación del medio ambiente compartido, entre otros.

¿Qué gana y pierde Cuba en un acercamiento con el Norte?

El primer beneficio, implícito en el reconocimiento al gobierno cubano que entraña la normalización de relaciones diplomáticas, se expresa en términos de la independencia, soberanía y autodeterminación del país. El fin de la hostilidad reduciría el alto costo en materia de seguridad y defensa, y el lastre sobre el desarrollo económico causado por el efecto multilateral del embargo; abriría el acceso al mercado y los flujos de capital estadounidense, con un efecto multiplicador sobre el conjunto de sus relaciones externas; apoyaría la normalización de relaciones en curso con los emigrados; permitiría alianzas o convergencias de intereses con diversos sectores de la sociedad de Estados Unidos; facilitaría la cooperación en problemas derivados de la contigüidad geográfica, como los apuntados arriba; despejaría el camino a una futura negociación que restituyera el territorio de la base naval de Guantánamo al control nacional.

En cuanto a costos, si bien la mayoría de los cubanos favorecen la distensión y aprecian sus beneficios económicos, no son pocos los ciudadanos de a pie, y de variada edad, que se preocupan por sus efectos políticos e ideológicos. De hecho, el discurso del presidente Obama reitera “el compromiso con la democracia y la libertad del pueblo cubano”. Naturalmente que la normalización tampoco desactivaría a los beneficiarios del anticastrismo radical de Miami, alebrestados por la nueva política hacia Cuba, ni aplacaría sus aspiraciones de incidir en el contexto doméstico cubano.

El vecino de arriba

Desde mi punto de vista, el mayor desafío para el gobierno cubano es encontrarse en una situación estratégica y táctica inédita. No se trata de otra ronda de cartas, sino de un juego nuevo. Este reto plantea la opción de adoptar una línea conservadora, limitada a jugar a la defensiva, o diseñar una estrategia proactiva. En ese replanteo, la capacidad para rearticular los recursos de poder político disponibles resulta decisiva. Además de los actores afines en el sistema internacional, y de las corrientes simpatizantes, la dinámica del acercamiento conlleva “aliados” dentro del propio campo del “adversario”. Son obvios cuáles son los de Estados Unidos en la región, en Europa, y también dentro de la isla. Los de Cuba, también; algunos resultan paradójicos, como empresarios y militares estadounidenses que tienen en alta estima a sus pares cubanos.

En el escenario del reencuentro, ambos enfrentan el reto de superar viejos esquemas. La mayor debilidad para Cuba no es su menor poder militar o económico, sino su mentalidad de fortaleza sitiada; la de Estados Unidos no es su ineptitud para lidiar con “regímenes comunistas” (China, Vietnam), sino su omnipotencia de superpower.

La cuestión de las transformaciones estructurales en el sistema económico y político cubano, las libertades individuales (en particular, las de expresión, movimiento y asociación), la naturaleza y papel de los medios de difusión, y todos los demás asuntos relacionados con los derechos y la participación ciudadanos, no deben sujetarse a las relaciones con Estados Unidos u otra potencia extranjera. Una voluntad política de cambio, que vinculara los temas de su agenda interna a las conveniencias de una relación más “armónica” con su vecino, perdería legitimidad a los ojos de quienes los apoyan y promueven dentro de la isla. Para decirlo de alguna manera, las reglas de convivencia de una familia no deben depender de acuerdos con el vecino del piso de arriba.
Por otra parte, resulta obvio que el diálogo y la normalización entre Estados Unidos y Cuba contribuirían a descomprimir la atmósfera interna, facilitaría el proceso de cambio, el relevo generacional del liderazgo, la mayor descentralización del sistema, y potenciaría los elementos más constructivos y valiosos entre ambas culturas y pueblos. Un modelo de socialismo más democrático se beneficiaría de una distensión con el Norte en la medida en que ésta ventilara la atmósfera de fortaleza sitiada y sus secuelas.

Si se sigue el debate público cubano actual, se puede constatar que la cuestión de la democracia no se asocia a reproducir sistemas políticos como los surgidos de las transiciones llamadas post-autoritarias, basados en sistemas de partidos altamente regulados. Este debate apunta más bien a una democratización radical de la sociedad y el sistema en su conjunto, incluido el proceso productivo, la comunidad, la escuela, el centro de trabajo, la gestión económica, las organizaciones sociales y políticas, sin soslayar al propio Partido Comunista.

Para el gobierno cubano, la cuestión ya no es evitar que “entren” las ideas del adversario ideológico, pues ya están “adentro” hace rato. No me refiero, naturalmente, a los grupos antigubernamentales, que no son considerados viables ni por la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, sino a la comunicación de la sociedad de la isla con el resto del mundo. El reto consiste en rearticular y fomentar el consenso interno, rebasando atrincheramientos inoperantes en las circunstancias de la sociedad cubana actual, o limitándose a mover contingentes físicos en momentos escogidos, para facilitar la movilización de ideas nuevas, que le permitan liberarse de cauces y rituales consagrados, ya ineficaces.

Grietas en el muro

¿Cómo podría mutar el conflicto dentro del campo estadounidense? Además de los “nuevos aliados” de Cuba ya mencionados, la normalización ampliaría la posibilidad de que se tejieran nuevos vínculos entre cubano-estadounidenses y sus contrapartes cubanas. Dichos vínculos no sólo serían entre integrantes de la comunidad académica, sino entre miembros de otras instituciones y organizaciones civiles e, incluso, entre empresarios.

¿Seguirá siendo la élite cubano-estadounidense tributaria de la declinante industria del anticastrista  aun si el comercio y el flujo de capital prosperaran entre ambas orillas? ¿Mantendrán esa identidad por encima de todo, incluso del ejemplo de otros emigrados históricos (vietnamitas, chinos)? ¿Hasta qué punto los viejos jinetes del anticomunismo y sus editorialistas podrán sostenerse ante la ola de intereses económicos y estratégicos que, gracias a una decisión política “de arriba”, extienda la superficie de contacto entre los dos lados?

En la medida en que el tráfico creciente en el estrecho de la Florida desplace la volatilidad del clima político prevaleciente hasta ahora, disminuiría la probabilidad de que los clásicos torpedos surgidos de las redes de hostilidad y de las propias burocracias desestabilicen el proceso de acercamiento, como ha ocurrido antes.

Más allá de estas contingencias, el conflicto ya ha entrado en una fase de transición. Como ocurre muchas veces entre los seres humanos, cuando se dan circunstancias favorables, un primer paso puede desencadenar una marcha superior a todas las expectativas. El bloqueo económico sigue ahí, y el proceso futuro no será fácil, pero el punto más difícil ha quedado atrás. Ahora el muro tiene una fisura, y la experiencia de las últimas décadas nos recuerdan lo que pasa cuando, bajo presión, un muro se agrieta.

El inicio de esta nueva era es una ganancia neta para ambos lados. Rebasar el clima de hostilidad existente con Estados Unidos desde 1959 realiza el interés nacional legítimo de Cuba; renunciar a una política de fuerza, en favor del diálogo político, se traduce en beneficios para una pluralidad de áreas y actores de EU, incluyendo los propios cubano-estadounidenses.

El gobierno de Estados Unidos no ha renunciado a formular su interés nacional en nombre de la democracia y la libertad, como tampoco los cubanos han relegado los suyos sobre independencia, desarrollo equitativo y democracia popular. Sería muy improbable que así fuera. Confundir los réditos de la pipa de la paz con los de un acto de contrición ideológica no ayuda a apreciar la trascendencia histórica y el valor político de este cambio. Como botón de muestra, véase la avalancha de neocubanología que ha acompañado la noticia desde ambos lados del Atlántico, a partir del mismo 17 de diciembre, anunciando el fin (ahora sí) del socialismo cubano.

¿Podrán concebir ambos gobiernos un mapa de ruta que enlace el diálogo, la negociación, la normalización, la cooperación, hasta el punto de coordinar acciones, más allá de lo bilateral, como lo han hecho ya ante el terremoto de Haití o el ébola en el oeste de África? Los próximos dos años, los de Obama y los de Raúl Castro, serán decisivos en el trazado de ese mapa y en su ejecución pausada, pero también con la urgencia que los tiempos demandan.

(Tomado de la revista Proceso, México)

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rodolfo Echevarría Pereda dijo:

    Al parecer, de manera general, todos los articulistas coinciden en que esa grieta, agujero o fisura, como le llaman unos y otros desencadanaría un efecto devastador sobre el muro agrietado que conduzca a su derrumbe. Ahora bien, aunque deseo que fuera así, existe ahora mismo una posición mayoritaria en el Congreso estadounidense que se opone a las medidas de Obama. Mi preocupación, que en estos dos años no pasen nada en cuanto a la eliminación del bloqueo como ley, y llegue en dos años al poder un representante que como Reagan, endurece nuevamente las políticas, como en los años 80. No quiero ser pesimista, sino objetivo, pero comoquera, todo ahora es especulación. La verdad la dirá el tiempo. Buen artículo

    • Felicia DM Padron dijo:

      Si, el embargo a Cuba sera levantado, asi que pueden ir pensando que otra excusa usaran para justificar la ineficiente gestion del gobierno cubano en la economia.EL BLOQUEO DEJARA DE EXISTIR y asi como aun no creen que los 5 regresaron y ni ellos mismos se lo creen, tampoco creeran que el fin del embargo de USA a Cuba finalmente pase a la historia.

      • WARRIOR69 dijo:

        AQUI SI ESTOY DE ACURDO CON USTED, MI PREGUNTA ¿EL BLOQUEO INTERNO SE MARCHARA CON EL EXTERNO?

      • carlos dijo:

        felicia, es verdad que el bloqueo mas dañino que hemos tenido es el interno y así lo pienso yo pues ese ha hecho que este pais ,no avance en muchas cuestiones y la buracracia y desiciones negativas al desarrollo por caprichos lo acompañan, pero ojo no todo lo que brilla es oro, ahora mas que nunca empieza otra guerra, mire todos los paises que tienen realciones con EEUU, las ingerencias que sufren en asuntos que no tiene nada que ver con la politica de la displomacia, ya vencimos el bloqueo americanos, ahora a nos toca romper el interno que es el ams dificil y es el que nos toca.

      • Rodolfo Echevarría Pereda dijo:

        Felicia, primero espero que se levant el bloqueo como ley, Aunque quede sin contenido por las acciones ejecutivas de Obama, es ley. Claro que hay que trabajar en elimnar el bloqueo interno, eso lo toca a los cubanos.

    • Tomas dijo:

      Bueno, Rodolfo, eso pudiera pasar, pero ahora mismo, todo parece indicar q la proxima contienda presidencial va a ser entre Hillary y Jeb Bush y hasya ahora, sin haber anunciado sus intenciones ninguno de los dos, ella va delante, y si te digo mas, creo q ella le gana.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Abarcador análisis, con los puntos bien claritos acerca de nuestro “vecino de arriba”. Me atrevo solamente a trasladar la fecha del inicio del entrenamiento del litigio político hasta los lejanos tiempos cuando los Mr. Presidents John Quincy Adams, James Polk, James Buchanan y Ulysses Grant quisieron comprarle la isla a España. Ante la negativa, todos ellos enrumbaron sus esfuerzos para que cambiara el dueño a las buenas, regulares o malas. Ese sentimiento se trasladó al ADN del SISTEMA y es el que nos acompaña aún hoy con apellidos rimbombantes como Ley. Pienso que es hora de que se arregle, pero debemos recordarle siempre a nuestros compatriotas de que no fuimos los iniciadores del conflicto, porque en 1825 no habían revolución ni Castros en Cuba.

    • Cubano de a pie dijo:

      Es el MEJOR articulo que he leido sobre el tema, le doy muchas gracias al profesor Rafael por tan detallado analisis y lo felicito, imparcial, objetivo, realista, inteligente y esperanzador. He leido algunos aqui de periodistas extranjeros y los he criticado, mis respetos para usted, gracias

    • Eliza dijo:

      Muy de acuerdo con usted Sr Govin,los cubanos que evitamos las euforias circunstanciales sabemos que la genesis de los EU,se hizo con y por la violencia de las armas.Esto no lo cambiara’ esta “simulacion” conveniente” que le han dado en llamar normalizacion de relaciones con Cuba…Eufemismo para definir otra manera de combatirnos ,pero mezclando metodos e intensidades,desde adentro y desde afuera,anticipando nuestra natural filiacion con los demas países latinoamericanos y las potencias pacificas que le hacen contrapeso al mesianismo norteamericano.RUSIA Y CHINA.

  • papito dijo:

    Este artículo es lo más sensato e imparcial de los tantos que he leido sobre el diferendo cubano-americano. Es hora de entender los beneficios recíprocos para ambas naciones y cesar de ver con recelos las intenciones que el resto de articulistas del patio se esmeran en resaltar. Para nadie es un secreto que Estados Unidos interfiere o trata de interferir en los asuntos de estado del mundo entero y no será Cuba una excepción, y si no pregúntenle a los gobiernos de Europa o a cualquier otro, pero no debemos ver este pequeño óbice para lograr la reconciliación. Nuestra soberania está garantizada así que por favor no más observaciones sobre las verdaderas intenciones de Estados Unidos. A un lado los discuros beligerantes…

    • Leandro dijo:

      Comprender los beneficios mútuos, no implica cerrar los ojos y aceptar sin recelos todo lo que viene del Norte. Se engaña así mismo o pretende engañar a otros quien asegura
      que la soberanía está garantizada; la soberanía hay que defenderla día a día. Sería muy irresponsable la dirección de la Revolución si lo ignorara. Por suerte, la dirección de la Revolución conoce bien los benficios y peligros que entraña este cambio. El discurso de Raúl en la Asamblea Nacional de Poder Popular donde aborda este aunto es muestra de ello. Se engaña así mismo o pretende engañar a los demás quien pretende aceptar como algo insignificante la injerencia de la mayor potencia del mundo en los asuntos internos de nuestro país, porque así lo hace con los demás.

      • BRUGGE dijo:

        No es nada insignificante que EE.UU. quiera seguir tratando de imponer sus intereses econòmicos y geopolìticos, cada potencia lo hace en su llamada esfera de influencias, muchas veces marcada por la geografìa (Rusia y Ucrania, por ejemplo, o China y Vietnam). Son situaciones con las que hay que convivir, y tratar de sacar la mejor parte de esta compleja relaciòn. Mucho peor es estar boqueados, mucho màs agresivo y dañino es el bloqueo, y no ha podido destruir a la Revoluciòn, si alguien piensa que mejorar la economìa significa renunciar a salud universal de calidad, o a educaciòn gratuita y de calidad, no conoce la realidad del pueblo cubano, sus luchas y logros. Si van a existir nuevos retos, pero pero hay que asumirlos, y avanzar hacia el progreso, imagìnese si en el Moncada los jòvenes al mando de Fidel se hubieran puesto a contar el nùmero de soldados de la guarniciòn, o en Alegrìa de Pìo los doce sobrevivientes pensaran que no podrìan vencer por su inferioridad en nùmero. La Revoluciòn no se hizo con miedo, sino con valor e inteligencia.

  • CAS dijo:

    Creo que la unica parte que nunca ha estado adiestrada para lidiar con el adversario o enemigo, como se le quiera llamar son los USA, su prepotencia se lo ha impedido, No debemos descuidar la defensa de la soberania del pais, y emplear los recursos que sean necesarios para evitar que caigan con esa fuerza mas sobre las naciones del Sur, Cuba incluida, o sino, ver lo que esta pasando ahora mismo en la Republica Bolivariana.
    El camino a recorrer es muy largo, y todo depende de la posicion que adopten los del Norte, no de Cuba, saludos cas.

  • Eduardo dijo:

    Bien balanceado el artículo de Rafael. A Papito: aunque “se pongan a un lado los discursos beligerantes”, no olvidar el refrán “puedes creer en Alá, pero ten cerca el camello”

  • Eduardo dijo:

    Bien balanceado el artículo de Rafael. A Papito: aunque “se pongan a un lado los discursos beligerantes”, no olvidar el refrán “puedes creer en Alá todo lo que quieras, pero mantén cerca el camello”

  • Felicia DM Padron dijo:

    o sea, usted quiere decir que Cuba sea mas o menos asi como una provincia de Estados Unidos, es eso? yo no estoy de acuerdo con ninguno de los puntos que usted ha expresado Sr. Sociologo Rafael Hernandez, creo que su percepcion de ver lo que esta acontenciendo entre Cuba y Estados Unidos esta muy lejos de la realidad.
    Desearia explicarle por que lo digo dibujandole otro scenario mas acorde con la esencia e historia de nuestro pueblo cubano, pero esforzarme para que al final cubadebate no le haga llegar lo que pienso major ni pierdo mi tiempo. mas sepa que no concuerdo con su perspectiva de un future inmediato entre Cuba y Estados Unidos.

    • Felicia DM Padron dijo:

      Una cosa es la relacion de Cuba con todas las naciones porque somos seres civilizados y otra muy distinta es darnos la lengua bajo el lema de “los dos ganamos aunque los dos perdamos” yo no estoy de acuerdo con traiccionar a mis antepasados, usted si?

  • EST dijo:

    Me alegra al fin ver un artículo en esta sección que analice esta fase del diferendo Cuba-Estados Unidos desde una posición constructiva, realista y con aires de esperanza. Ya me había hartado en esta misma sección de leer artículos que empezaban a hacerme dudar de si verdaderamente habíamos logrado algo el 17/12 porque estaban llenos de enfoques pesimistas, llamados al recelo, subestimación de la capacidad negociadora que linda casi a la falta de respeto a una dirección victoriosa en 1000 batallas, juramentos y consignas fuera de contextos y sobre todo ignorando olímpicamente que nuestro pueblo a pesar de haber resistido ha tenido que sufrir más que nadie los efectos del bloqueo.

    No faltarán provocaciones como lo fueron en su momento las avioneticas, lo que pasa es que no podemos ni tenemos el derecho a caer en esas trampitas de baja categoría, es mucho lo que nos jugamos, 56 años de bloqueo con una montaña de muertos inocentes por falta de una medicina oportuna, ¡las vicisitudes de un inacabable Periodo Especial!, la falta de mercado y dinero para comprar y traer solo lo más vital desde el otro lado del mundo, la solidaridad internacional que nos hemos tenido que ganar a golpe de ejemplos y de más y más sacrificios propios, las batallas para condenarlos en Ginebra y en la ONU, la ayuda de muchos presidentes amigos. Para que ahora venga alguien a decirme que lo más importante es seguir fajados con los yanquis y recelar de todo lo que venga del imperio. No jodan.

    Lo que se haga de ahora en adelante es lo que nazca de la inteligencia, el tacto, la capacidad de negociar que tenga el pueblo cubano personalizado en sus bien cujeados líderes y en los cuales hay que depositar toda la confianza porque para algo los pusimos allí nosotros mismos ¿o no es así?. Confianza en la dirección del País es lo que hay que tener ahora que vencimos la batalla diplomática, está bueno ya de malos augurios y perreticas de comisarios, de consejitos prudentes y miedos al coco, a tratar de ganar lo máximo sin arriesgar lo primordial que no es otra cosa que el futuro de nuestro hijos, el bienestar propio y el derecho a nuestra independencia.

    Parece que hay miedo en algunos a que su desnudez ideológica quede expuesta por falta de enemigos jurados, a no poder seguir ocultando sus deposiciones con el bloqueo, en definitiva a lo mejor ellos viven perfecto así, bueno, que se aparten o se busquen otras justificaciones, difícil por cierto porque ya ni ciclones pasan por acá.

    • CAS dijo:

      EST, no son enfoques ” pesimistas” son enfoques realistas basados en la historia , que por cierto, debes revisar de vez en cuando, o bastaria solo con mirar a su alrededor y darse cuenta de como esta el mundo y sobre los problemas del Norte revuelto y brutal.

      • Katniss dijo:

        A ver, desde ese punto de vista de que siempre nos van a j.der…?Por que nuestro Presidente Raul ha insistido, paciente e inteligentemente, en tender un ramo de olivo a USA? No me digas que era mejor resignarnos a estar bloqueados por el resto de la vida… ?Con que país podemos tener relaciones sin la menor sombra de recelo sobre su futuro o cuales son sus intereses? La respuesta es: CON NINGUNO. China y Rusia, nuestros ‘amigos’ son dos aspirantes a Imperio agazapados tras la posición de ‘nuevo orden’ o ‘contrapartida hegemonica’… La situación en Venezuela, para que… mas revuelta y brutal que ese Norte que te obsesiona. Perfecto, vamos a tener relaciones solo con países socialistas, con economías sanas, donde los intereses anticubanos no hagan presión, que apoyen nuestro sistema sociopolitico… Nombrame uno solo. Gracias.

      • BRUGGE dijo:

        Amigo, la historia la hacen los hombres y mujeres, ya te dije que doce hombres derrotaron al ejèrcito de la tiranìa, añado que combatientes cubanos derrotaron al ejèrcito racista de Sudàfrica en su propio continente, y mil ejemplos màs, pero nada màs destructivo que el bloqueo, y no està concluìdo, pero si yace moribundo. No dudo que prueben otras estrategias, està bien que algunos no confìen en los EE.UU., yo tampoco, pero confìo en nuestro pueblo y su Revoluciòn victoriosa. Me indignan algunos pseudoizquierdistas en el mundo que critican el paso dado, desde la còmoda butaca de su biblioteca atizando los leños de un horno en un villa rodeada por pinos, y con su 4 por 4 listo para salir a irse de pesca, para relajar las tensiones que estos tiempos provocan.

    • obinisa dijo:

      BIEN POR TI.

    • Leo V dijo:

      weno pues como dice EST (con excelente escrito) he oído mas frases pesimistas sobre este tema de las relaciones EEUU – Cuba sobre todo de las generaciones viejas (50 años o +) con un viejo miedo solapado a ser penetrados ideológicamente como si no hubieran convicciones claras en nuestro pueblo, o como si lo que llamamos Revolución que no es mas que CUBA, nuestro país, nuestra patria, no estuviera tan clara la visión generalizada de la necesidad de un acercamiento a la realidad mundial para verdaderamente hacer Revolución que en mi humilde opinión hace rato esta detenida y sino con muy lento avance, creo que es una oportunidad inmejorable aprovechar el acercamiento de ambas naciones y ser hábiles a la hora de negociar y de establecer estrategias, hemos de recordar la historia, no digo que no, pero también dar una vueltecita por el barrio y ver en que condiciones esta, como vivimos, eso nos puede dar una panorámica de cuanto puede pesar una dedición caprichosa en este momento histórico. Nuestro pueblo es integro, fuerte, pensador, entusiasta, con alto concepto patriótico, y esta lleno de esperanza por una apertura económica que nos de un aliento a las disímiles necesidades del cubano de a pie, del cubano trabajador de hoy, del que lo piensa dos veces para gastar un peso moneda nacional en un café, porque ese puede ser el de mañana tomar el bus o mejor dicho la guagua, en ese es el que la Dirección del País debe pensar, porque ese es el pueblo, ese es Cuba.

  • Chikungunya dijo:

    Excelente comentario, bien objetivo y sin tapujos, aprendan periodistas cubanos.

    • EST dijo:

      La historia dice también que los EU lanzaron 2 bombas atómicas en Japón, que destruyeron Vietnam, acabaron con su población, defoliaron los bosques, todavía nacen fenómenos y no cicatrizan las huellas de los desastres y ambos tienen relaciones diplomáticas y comerciales y además nos dan 40 patadas en desarrollo económico.

      Nosotros tenemos una industria atrasada, depreciada al 200%, con tecnologías primitivas, una agricultura de lágrimas y lo único que puede salvarnos es nuestro capital humano, el que hemos formado en todos estos años y de donde tiene que salir la inteligencia suficiente para ganar la batalla económica, porque para repartir algo parejo hay que producirlo primero y las cuentas hace rato que no nos están dando. Esto tampoco es consumismo brutal como dice otro por ahí, se trata de vivir en un País con modestia y austeridad, pero en el siglo XXI y que no sea tampoco un pecado aspirar a un pantalla plana o un apartamento sencillo.

      Cuba necesita del comercio con el vecino imperial poderoso para lograr salir del bache y nos sobra inteligencia y experiencia para aspirar a lo máximo, sin claudicar ni abandonar proyectos. Pero esto no es tarea para exaltados, ni de consignitas, ni nada de eso, Hay que tener la confianza en los que más saben en este País sin presiones de ningún tipo, ni consejitos de a 3 X kilo.

      • Elmano dijo:

        Asi me gusta, usted ha dicho en lenguaje de a pie las mismas ideas del profesor, ojala los actores en este nuevo escenario por la parte cubana se despojen de la mentalidad de fortaleza sitiada de algunos de nuestros foristas

  • carlos dijo:

    Muy buen articulo, espero que todos podamos refelxionar, que no todo lo que brilla es oro, podemos llevarnos con nuestro enemigo, y realizar negozaciones siempre que nos respeten nuestra identidad y nuestra revolución, y si creo que este pais esta listo y preparado para un encuentro y un cambio con la politica de EUU, y mas aun el gobierno, quien desde hace muchos años viene planteando que toda relación tiene que ser con respeto a nuestro principios y sin imposisciones, y tambien creo que Raul y todos los que dirigen tenga una agenda muy bien preparada para discutir, pero pienso que debemos sacar lo mas conveniente pàra nosotros a pesar de que no se logre algunso acuerdos, porque no todo se puede lograr en una conversación, muchas cosas deben ir llegando paulatinamente, y en via de desarrollo, porque de un dia para otro no se puede cambiar lo que hace 50 años a venido sucediendo, por ahora es un buen inicio, ahora le toca a los americanos, no a los cubanos americanos, decidir si se quedan o se cumple todos los acuerdos, no podemos ser tan pesimista por lo menos ya se rompio el hielo.

  • noelvis dijo:

    Saludos.
    Mientras leía este artículo, muy excelente por cierto, me di cuenta obviamente que venía escrito DE AFUERA, por la simple recurrencia a una palabra, EMBARGO y cito textualmente de la WIKIPEDIA “…En Derecho, el embargo es la declaración judicial por la que determinados bienes o derechos de contenido o valor económico quedan afectados o reservados para extinguir con ellos una obligación pecuniaria ya declarada (embargo ejecutivo) o que, previsiblemente, se va a declarar en una sentencia futura (embargo preventivo). Su función es señalar aquellos bienes, que se cree que son propiedad del ejecutado, sobre los cuales va a recaer la actividad ejecutiva, para evitar que salgan de su patrimonio y acaben en manos de terceros.”…
    Nosotros, los cubanos, usamos otra palabra, BLOQUEO, y de WIKIPEDIA nuevamente “…Un bloqueo es cualquier esfuerzo para evitar que suministros, tropas, información o ayuda alcancen una fuerza de oposición. Los bloqueos son la piedra angular de toda campaña militar y una opción valiosa en las guerras económicas contra una nación contraria.”
    EMBARGO es una medida multilateral de mutuo consenso, BLOQUEO es una medida unilateral cohercitiva.
    así que ojo con el uso de las palabras, pues una sola, es capaza de cambiar el significado de todo un texto ….y el español es muy rico, usémoslo con inteligencia.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    Excelente artículo. Sobre todo porque establece un buen balance entre oportunidades y amenazas. La mayoría de los que he leído hasta ahora hablan sólo de amenazas. Como dice el autor, hay que ser proactivo y pensar en cómo aprovechar las nuevas circunstancias. Sin embargo (nada es perfecto), el autor no analiza los elementos geopolíticos, que hasta ahora sólo he visto en un artículo de Atlio Borón. Si, como pienso, este paso del gobierno de Estados Unidos responde también a intereses estratégicos de esa potencia en su creciente confrontación con Rusia y China, entonces fuerzas invisibles para nosotros neutralizarán el pataleo del Congreso y los anticastristas, y el embargo será levantado. Por otra parte, me pregunto en qué medida estos cambios afectarán nuestras alianzas estratégicas con China y Rusia. Sobre todo, por la extraordinaria capacidad de la economía norteamericana para desplazar a casi todos nuestros socios actuales.

  • Yo dijo:

    Excelente artículo periodístico, el primero en un enfoque objetivo.

  • obinisa dijo:

    excelente articulo. es en verdad lo mejor que se ha publicado aqui desde ese historico día 17 de diciembre… EST, concuerdo contigo al 100%.

  • sachiel dijo:

    La batalla por La Habana, pudiera llamarse esta etapa, si como dice Carlos Rodriguez nos atenemos al contexto geopolitico. Hay miles de expectativas, desde las que anhelan el mas desenfrenado consumismo espiritual y material, de las que saben por donde andan los tiros y cómo y el cuando, de las que creen que va a haber de todo como en botica sin disparar un chicharo(como en los viejos tiempos del CAME) y muy singular e interesante, una silenciosa(a veces no tanto) batalla entre foristas de todas partes sobre si upgradeamos o retrogradeamos, tampoco faltan los Nostradamus criollos. Sigamos paso a paso las cosas.

  • Adolfo + dijo:

    Creo que fuerzas endógenas de EEUU jugarán un papel decisivo en cuanto a la suspensión y al menos aligeramiento del bloqueo, Ya surgió un primer ejemplo con la Coalisión Agrícola, Lenin dijo una profesía, “la política es la expresión concentrada de la economía” por lo que, posiciones políticas aparte, cuando están en juego intereses económicos y perspectivas que los favorecen esa es el agua que penetra por la grieta del muro, siempre habrá cavernícolas al estilo de Bob Menéndez, Marco Rubio o Ileana Ros, esas piedras al final son arrastradas mientras el muro cede. La única piedra que se puede ser arrstrada es la que vincula las relaciones y el acercamiento a la claudicación, somos obsecados de ambas partes a renunciar a nuestras posiciones por lo tanto hay que coexistir pacíficamente con nuestras diferencias y eso es una asignatura que aún está pendiente pero en la que debemos aplicarnos…!Juerez!..”el respeto al derecho ajeno, es la paz”

  • Adolfo + dijo:

    Es posible estrechar con respeto la mano de un yanqui, o darle la bienvenida a Cuba o establecer diálogo negociador no claudicante con el, es posible que hasta se pueda compartir una relación económica mutuamente beneficiosa, todo eso puede ser sin arrancarse a FIdel del corazón, ni a Raúl ni al ideal que nos guió desde Yara hasta la Sierra, si eso se entiende así !Vamos bien Camilo!

  • La noche de Yuri dijo:

    “El fin de la hostilidad reduciría el alto costo en materia de seguridad y defensa,”..je je je ja…no me haga reir. El US Government NUNCA dejará de intentat derrocar al gobierno revolucionario. Leáse la Ley Torricelli, Carril 2..y verá..
    Ah, para Chikunguya, tú eres un contra disfrazado, no ? Todos tus comentarios siempre son tirándole a la Revolución.
    Y para Felicia, el bloqueo será la justificación para algunos, pero para la gran mayoría, es una enorme causa de miserias…VAya a ver a los padres de los niños con leucemia en el William Soler, arriba….(y digale a Chikunguya que la acompañe)

    • sachiel dijo:

      Yuri´s nigth, bien dicho.

  • charlot dijo:

    Ud. menciona la oportunidad para que Cuba indemnice a las corporaciones y empresas de EEUU,lo que es justo y legitimo,cerraríamos ese diferendo.Entonces, si somos capaces de llegar a esos acuerdos de pagos multimillonarios con un país que nos fue hostil,no sería justo y legitimo indemizar a nacionales a los que les intervienieron sus negocios cuando la llamada “OFENSIVA REVOLUCIONARIA” de finales de los 60.

  • carlos dijo:

    ojala que estos debates se pudieran hacer en un programa de TV sería una buena lucha entre criterios.

    • Alex dijo:

      eso si un programa de television, mas bien una mesa redonda vendria bien para tener mas informada a la poblacion

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Hernández

Rafael Hernández

Sociólogo cubano. Director de la revista “Temas”.

Vea también