Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cambio de época: a 25 años de la caída del Muro de Berlín

En este artículo: Europa, Muro de Berlín, Socialismo
| 14
Caricatura sobre el bloqueo contra Cuba, publicada en “Político”, el 12 de noviembre de 2014.

Caricatura sobre el bloqueo contra Cuba, publicada en “Político”, el 12 de noviembre de 2014.

Lejos del fin de la historia, el poder mundial atraviesa una crisis compleja: entre la decadencia de la hegemonía estadounidense y un incipiente multilateralismo.

El 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín. Poco después el contagio o efecto dominó derrumbaría ya no muros sino a los regímenes supuestamente socialistas erigidos como resultado de la nueva constelación geopolítica emergente a fines de la Segunda Guerra Mundial hasta que, entre fines de 1991 y comienzos de 1992, el proceso culminaría con la desintegración de la Unión Soviética. Estos acontecimientos dieron lugar a eufóricas declaraciones por parte de gobernantes, políticos, periodistas e intelectuales del mal llamado «mundo libre»: fervientes promesas de paz y prosperidad se escuchaban en Washington, Bonn, Londres y París, las que en el asfixiante clima neoliberal de los 90 se repetían hasta el hartazgo en América Latina y el Caribe.

En esta fragorosa batalla de ideas pocos textos pudieron captar el clima ideológico imperante en las metrópolis del capitalismo con más precisión que el libro de Francis Fukuyama, El fin de la historia y el último hombre, originalmente publicado en 1992. En esa obra se argumentaba que la Guerra Fría había terminado, y que su resultado final marcaba el triunfo definitivo de la democracia liberal y el capitalismo de libre mercado a lo largo y a lo ancho del planeta.

Un cuarto de siglo después las tesis centrales del libro fueron impiadosamente refutadas por la historia: primero, ésta no terminó sino que se aceleró, tornándose a la vez más compleja y truculenta. La Guerra Fría, luego de un paréntesis, retomó impulso con la renovada virulencia que vemos en estos días; y ni la democracia liberal ni el capitalismo de libre mercado han triunfado. Por el contrario, atraviesan una crisis que no pocos se atreven a calificar de terminal. Surgen teorizaciones y prácticas que hablan de nuevas formas de democracia que superan las limitaciones de su versión liberal (plasmadas, por ejemplo, en las constituciones de Bolivia, Ecuador y Venezuela) a la vez que proliferan los análisis que demuestran que el capitalismo ha chocado contra una frontera ecológica insuperable.

¿Qué ocurrió después de la caída del Muro? En el plano estrictamente doméstico, Alemania Federal anexó a la República Democrática Alemana y, menos de un año más tarde, el 3 de octubre de 1990, el canciller Helmut Kohl proclamó la reunificación. Ésta se llevó a cabo con un apenas solapado ánimo de venganza. En los demás países, una vez desaparecida la Unión Soviética, sus pueblos pudieron preservar su identidad nacional. En el caso alemán, en cambio, la reunificación intentó borrar hasta las más insignificantes huellas de la RDA.

Como comenta Maxim Leo, un joven periodista que creció en la RDA, «nuestro país dejó de existir y nosotros también». Lo que vino después fue una satanización de toda aquella experiencia, simbolizada en dos detestables rasgos del viejo sistema: la Stasi, temible policía secreta, el Muro de Berlín, y la rusticidad de los automóviles Trabant. ¿Hubo algo más? Sin duda, y eso es lo que hoy en Alemania se describe como «Ostalgia», porque «Ost» significa «Este» en alemán. ¿Nostalgia de qué? De varias cosas: había trabajo para todos, la vivienda era barata, la atención médica era gratuita y de calidad y existía un muy buen sistema educacional accesible para todos.

Como recuerda el periodista Wolfgang Herr, «no todo era tan malo antes y no todo es tan bueno ahora». Pese a los «paisajes floridos» que demagógicamente prometiera el canciller Kohl (producto de la euforia del momento, según lo reconoció años después) aquellos paisajes todavía hoy no se divisan. La brecha que separaba las dos regiones antes de la reunificación apenas si se ha atenuado en algunos aspectos, pero se ha acentuado en otros. El ingreso per cápita de las cinco provincias orientales equivale a las dos terceras partes de sus congéneres occidentales, un aumento si se considera que antes de la reunificación eran el 43%, pero hace varios años que esta brecha ha dejado de cerrarse y parece haberse cristalizado en aquella proporción. Y la tasa de desempleo en el este es casi el doble que la registrada en el oeste.

Un año después de la caída del Muro, el 61% de los alemanes orientales se consideraban a sí mismos simplemente como alemanes; cuatro años más tarde este porcentaje se redujo al 35% a causa de la desilusión causada por la unificación. Brechas que se acentuaron en relación con los derechos de la mujer, el escaso apoyo en términos de guarderías y jardines infantiles, acceso a la salud y educación. Una encuesta revelaba, en 2009, que solo el 12% de los alemanes orientales creía que se había alcanzado el mismo nivel de vida que en las provincias occidentales, mientras que el 86% decía que no. Sin duda, ahora gozan de libertades que antes no tenían pero en el capitalismo alemán, como en cualquier otro, esas libertades tropiezan con enormes dificultades a la hora de ser realizadas.
Pueden salir a voluntad de Alemania, porque ya no está el Muro, pero sus ingresos no se lo permiten. Pueden ir todos los días al KDW, la famosa tienda de departamentos que relumbraba como un sol del otro lado del Muro, pero no tienen dinero para adquirir lo que allí está a la venta.

Gasto militar

En el terreno internacional la caída del Muro fue el preludio del derrumbe de la Unión Soviética y el inicio del breve y turbulento «unipolarismo» estadounidense. Lo ocurrido en Berlín fue exaltado por los tanques de pensamiento y los intelectuales orgánicos del imperio como el alumbramiento de un nuevo orden mundial que, aseguraban, duraría todo un siglo. Eso pensaban los integrantes del Proyecto del Nuevo Siglo Americano, que habrían de sufrir un rudo despertar la mañana del 11 de setiembre de 2001 cuando todas sus ocurrencias, que no ideas, se derrumbaron junto con las Torres Gemelas de Nueva York.

La caída del Muro y todo lo que se precipitó después modificó radicalmente la realidad internacional. Los famosos «dividendos de la paz» prometidos por George Bush padre y Margaret Thatcher, gracias al fin de la Guerra Fría y la presunta disminución del gasto militar, se esfumaron de la noche a la mañana.

Cuando se produce la implosión soviética, en 1992, el presupuesto militar de Estados Unidos equivalía al de los 12 países que le seguían en la carrera armamentista. Cuando en 2003 se decide la invasión y posterior ocupación de Irak el gasto norteamericano ya era equivalente al de los 21 países que le seguían en ese rubro.

Las complicaciones de esa guerra, sumadas a la intensificación de las operaciones en Afganistán, hicieron que, para 2008, el gasto militar de los Estados Unidos sólo pudiera ser igualado si se sumaban los presupuestos militares de 191 países. En 2010 la erogación estadounidense en armas y pertrechos ya superaba al gasto militar de todos los países del planeta, quebrando la barrera psicológica del billón de dólares. Otra consecuencia de la caída del Muro, en el plano internacional, fue desencadenar la expansión de la OTAN hacia el Este, desde las nuevas provincias alemanas y también desde países como Polonia y la ex Checoslovaquia y, en general, de todos los que tenían fronteras con Rusia. Proceso, vale aclarar, que en días recientes se acentuó con la instalación de nuevas bases militares en Letonia, Lituania, Estonia, Rumania y Polonia, países altamente dependientes del suministro del gas ruso.

El Muro de Berlín fue caracterizado por la crítica del «mundo libre» como el «muro de la infamia». A lo largo de su historia (13 de agosto 1961 – 9 de noviembre 1989) murieron al intentar cruzarlo 136 alemanes. Es el único muro del cual se habla, soslayando la presencia de otros que demostraron, y demuestran todavía, ser mucho más letales que el alemán. Piénsese que en el que separa Estados Unidos de México mueren cada año cerca de 500 personas. Que hay otro muro de la infamia en la Ribera Occidental, erigido por Israel para contener a los palestinos y cuyas víctimas también se cuentan por cientos. El gigantesco Muro del Sahara Occidental, construido por Marruecos, un incondicional aliado de Occidente, para aislar a la región controlada por el Frente Polisario, y el alambrado construido en Melilla para impedir que desde ese enclave español los africanos puedan ingresar a Europa, son otros tantos ejemplos de una infamia que es ocultada ante los ojos de la opinión pública internacional. Sí, cayó el Muro de Berlín y se acabó su ignominia, pero quedan varios en pie, solo que blindados por el silencio cómplice del pensamiento dominante y su enorme aparato propagandístico al servicio del capital.

(Texto publicado en la Revista Acción del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, Nº 1158, Segunda Quincena de Noviembre 2014)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dayren dijo:

    Bueno no hay opiniones????

  • Kaiser dijo:

    Sencillamente genial el comentario, el muro de Berlin debia caer, eso es irrefutable, pero es inaudito como los grandes medios callan ante la existencia de otros tantos muros. Es que la vida de los 136 alemanes que murieron cruzando el ruidosamente citado muro berlines valen mas que los 650 centroamericanos que mueren cada aNo. intentando alcanzar los EE.UU? Existen muros miles de veces mas extensos, que el que cayo en 1989, pero claro esos los poderes mediaticos no los ven, o mejor, no los quieren ver.

  • Alberto Bladimir Ortega Escobar dijo:

    Amigos del mundo:
    Siento nostalgia por el derrumbe del muro En Alemania Democràtica. Los que añoramos aquella època de igualdad de derechos, las mismas oportunidades para todos para estudiar, salud gatuita, etc….Aupados por el imperialismo creyeron que “triunfaron”, y que el “fin de la historia” llegaba a su culminacòn. Pero que ha pasado realmente? Mas pobreza, mas enfermedades, depredación de los recursos naturales. ¿La medicina resultò peor que la enfermedad?. La crisis económica de Occidente, la guerra en medio oriente, invasiones por no “alinearse al imperialismo, filtraciones de informaciòn secreta, etc…nos han servido para reflexionar y luchar por un nuevo orden social: Venezuela, Brasil, Ecuador, Bolivia…son el ejemplo de como se debe conducir por una verdadera igualdad social. Pero hay que esta atentos que los desestabilizadores rondan donde uno menos se piensa… Si, NOSTALGIA , SIENTO POR AQUELLOS AÑOS de lucha, donde los jòvenes latinoamericanos con el ejemplo de nuestro comandante Fidel, Che Guevara, Comandante Cero queríamos luchar juntos por un mundo mejor.

    ¿Y de los muros “invisibles”: frontera de México, el cerco en Israel, etc? nadie habla. Es la hora de avanzar por un nuevo orden social, hasta vencer al imperialismo. ¿Seremos testigos de èsta utopìa?

    Alberto Bladimir Ortega Escobar
    Ambato- Ecuador
    Sur América

    • George dijo:

      Dejeme ver si lo entiendo: Usted siente nostalgia por un muro construido para dividir a un pais que no es el suyo……….bueno, vamos a hacer una prueba: construyamos un muro que divida a Ecuador a la mitad, a ver como se siente…….Sencillo, verdad?

  • Pioners dijo:

    A ver si nos entendemos , el unico muro que se hiso para que el pueblo no saliera fue el de Berlin , los demas han sido para que los pueblos no entren por lo tanto era un muro Carcel no un muro xenofobo o exclusorio como los actuales , el socialismo desapareció , la unica economia socialista del mundo es la cubana ahhhhh y la norcoreana cual de las dos mas deprorable y socialismo con economia de mercado sabemos que eso es llamarle obeja al lobo por la piel , los problemas del capitalismo existieron antes y ahora se mantienen pero nada que el socialismo soluciono por algo hoy no se habla de socialismo y si de Capitalismo por doquier. imaginen que los 10 paises mas poblados del mundo que tienen el 52 % de la población todos tienen economia de mercado y salbo bangladesh todos tiene un nivel de vida de aceptable hacia arriba , pero le digo mas el 99.5 % de la poblacion del mundo vive en economia de mercado y en conjunto vive mejor que el 0.5 % que no vive en economia de mercado no es definitorio este argumento????

  • Juana dijo:

    Sr. Borón: Debo felicitarlo, según su artículo, casi me creo que el Muro de Berlín era una atracción turística, la Stasi una institución de caridad y la RDA el paraíso sobre la tierra.

  • Leonardo Ruz Revilla dijo:

    Por favor Pioners y Juana, actualícense o vuelvan a la Escuela.
    Solo les digo, viví 6 años y medio en la RDA, era mejor que antes aunque solo tuvieran autos trabant y Wartburg, eso no era solamente la vida en la RDA, lo eran las conquistas sociales que tenían, lo eran que como Yo y mis dema´s compañeros cubanos que trabajabamos allí teníamos los mismos derechos que un ciudadano alemán, pagabamos 60,00 markos por la Seguridad Social y por ejemplo en mi caso, me enfermé en varias ocasiones de la garganta(amigdalitis), los medicamentos que me mandaban costaban 50,00 markos el paquete y siempre tenía que consumir dos paquetes, no explico más. Ahora muchos medicamentos tienen que ser pagados en efectivo, aunque pagues la seguridad social, muchas cosas han cambiado, hay más lujo, pero poco desarrollo social, mi hija vive allí, y deseaba venir a vivir en Cuba, pues por no ser blanca es discriminada, a eso ustedes llaman buena vida?.
    Juana, nunca la Stasi ni el Muro de Berlín me afectaron, al contrario, me cuidaron a mí y a los alemanes, pues si conoces por qué se hizo el muro, te lo recuerdo que el imperialismo intentó sabotear la economía de la RDA y enviaban muchos espías, todo país tiene derecho a defenderse, eso hizo la RDA. De qué se tienen que defender los Israelies, los EU, de qué se tienen que defender los gobernantes EU con respecto a Cuba?, tenemos un Muro invisible que nos afecta desde el año 1962, este ha matado más cubanos que los que murieron en el Muro de Berlín, y aunque la mayoría de los países del mundo están en contra de este, se mantiene; por favor hablen de este muro, aprendan y estudien más la historia de la humanidad para que puedan opinar.

    • MEN dijo:

      Para Leonardo¿Por que se utiliza ahora al muro de Berlin para atacar a los demas muros?Estoy en contra de todos los muros esten donde esten, visibles o no, pero ahora es moda decir “hablen de este muro o del otro tambien que hicieron mas daño que el de Berlin´´, desde mi humilde punto de vista no se trata de eso, se trata de que hicieron daño , dividieron un pueblo y a su gente por la politica, por lo que otro creyeron mejor para ellos(sea bueno o no).¿Tenian que defenderse dice?Nunca vi otro pais que levantara muros para defenderse¿se imagina que cada pais que deba defenderse levante un muro?¿adonde vamos a parar?Con respecto al tema del racismo, aqui tambien existe, aunque en menor medida, es cierto, pero de un modo u otro se discrimina a las personas negras.Ademas, y para terminar, el muro lo tumbo el pueblo, nadie mas.

  • Leonardo Ruz Revilla dijo:

    Juana, la Stasi no era una institución de caridad, pero a pesar de lo que comenta la prensa occidental, durante el tiempo que allí viví, nunca me molestaron, siempre cumplí con las leyes de ese país y la RDA no era un paraiso, pero le digo lo que viví en los 6 años y seis meses que allí estuve, era mejor que ahora, sin muchos lujos ni BMW, Porsche, ni Mercedes, ni Nutela ni muchas otras nimiedades, pero oiga señora, que nivel de vida tenían; los jóvenes no lo pueden añorar, pues no conocieron aquella etapa, pero los que eran mayores de veinte años en octubre 1989, recordaran con nostalgia que fue uno de los pocos países que logró garantizarle un hogar a cada ciudadano, entre otras muchas cosas. Si Usted no sabía eso, consulte pero no a la Wikipedia ni la Encarta, pues estos hablan como habla la prensa occidental sobre el tema, acuérdese que era un país socialista y todo lo que huele a socialismo, para algunos creo que como Usted, es malo.

    • George dijo:

      Leonardo: Muy interesante su comentario…………..vivo actualmente en Berlin y he residido en Alemania por 15 anos y no estoy de acuerdo con su comentario, podemos decir que las interpretaciones de la realidad dependen del color del cristal con que se miren. En cuanto a la Stasi, es posible que a ud. no lo haya molestado, pero le dire que hace ya algun tiempo que sus archivos secretos se han hecho publicos……….ahi lo dejo para que no me censuren. Finalmente me gustaria despedirme con una pregunta: Por que cree ud. que ocurrio la implosion de la RDA? Saludos desde Berlin……………Auf Wiedersehen, mein freund!

    • Erick dijo:

      Y entonces en Alemania actualmente no hay educación y salud gratuitas, ni seguridad social ni ninguna de estas cosas? Yo no vivo en Alemania ni nunca lo he visitado. Alguien me puede describir como son estos servicios en Alemania actualmente?

      • George dijo:

        Si me das tu email te lo puedo explicar en detalle…….Saludos.

    • mpineda dijo:

      Muy de acuerdo con Ud. Leonardo.

  • Jorge A. Castaño Garcia dijo:

    Es importante que se establezcan criterios claros en la humanidad, que solo pueden lograrse por medio de la educación y la promoción de la libertad de pensamiento fundamentada en los valores del respeto por la raza humana. Es vergonzoso imaginar lo que podríamos pensar si como especie que trata de trascender los limites del universo, comparáramos la evolución de las demás especies de otros planetas y nos percatáramos que somos la especie mas retrograda y aletargada de todas las existentes en el cosmos.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también