Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Llueve en la calle donde murió Julio Antonio Mella

| 21
La calle Abraham González, casi esquina a Morales, en Ciudad México, donde asesinaron a Julio Antonio Mella. La foto está tomada desde el lugar en que cayó abatido el líder comunista cubano, el 10 de enero de 1929.

La calle Abraham González, casi esquina con Morelos, en Ciudad México, donde asesinaron a Julio Antonio Mella. La foto está tomada desde el lugar en que cayó abatido el líder comunista cubano, el 10 de enero de 1929.

Para Alejandra

México, DF.-He visto mil veces esta calle y la escena de la pareja que viene remontando la acera, tomados del brazo, ajena a los dos matones que traen a sus espaldas.  A la altura de la panadería –que ahora es una licorería donde se anuncia la Coca Cola- se escuchan los disparos. Él logra atravesar la avenida y se derrumba sobre la acera opuesta. Tina se arrodilla a su lado y coloca la cabeza del herido sobre sus muslos. Julio Antonio Mella alcanza a decir que José Magriñá es el responsable y luego:  “¡Machado me ha mandado matar! ¡Muero por la Revolución!”

Parafraseando al poeta, conozco esta historia y a esta pareja desde que me conozco, y ya estuve una vez aquí, hace años. Pero es septiembre y llueve en la calle Abraham González casi esquina con Morelos, en la Colonia Juárez, de México, y tal vez sea esta cortina de agua y el aire frío que disloca la compostura de los árboles deshojados, la responsable de esta melancolía y de la fuerza con la que regresan los ecos de los disparos y de aquellas palabras.

A Mella lo asesinaron en este lugar, el 10 de enero de 1929. Luis Herberiche se encontraba en la puerta de su panadería, pudo ver a los matones y ayudar a la mujer, que no podía levantar sola a Julio Antonio. Allí palparon las dos heridas graves del muchacho de 25 años, ambas mortales: una le había atravesado el abdomen, y la otra le entró por el codo y le perforó un pulmón. El informe policial detallará luego que Julio Antonio viste traje negro, corbata roja, suéter de color café, camisa blanca con tirantes y un grueso abrigo gris. Solo lleva en sus bolsillos una pequeña libreta, un lápiz, un ejemplar del periódico obrero El Machete, y ni un centavo.

Estoy de pie sobre la baldosa donde el panadero vio a Tina acunando a Mella. Desde este lugar, entonces y ahora, se puede divisar en el horizonte la casa de Abraham González número 31,  que la pareja compartía.  Era jueves en la noche y en el cine principal de la ciudad se exhibía La mujer ligera, protagonizada por Greta Garbo.  La película intentaría apoderarse de la realidad. A Tina Modotti, la fotógrafa de los “cristos crucificados y los cristos vivientes”, la acusaron de disoluta, la llamaron “veneciana perversa” y Mata Hari del Comintern.  Bastaron cinco días para declararla “socialmente” culpable y tirar bajo la alfombra el crimen del dictador cubano Gerardo Machado. De ese juicio emergió ella, finalmente, libre y musa del pueblo mexicano que la considera parte de su Revolución, como aparece en el mural “Entrega de Armas” (1928). Diego Rivera la pintó con camisa roja, falda negra y canana pespunteada de balas. A corta distancia Mella la mira amorosamente y un poco más allá, asoma la cabeza Frida Khalo.

Esa es la historia conocida. Pero el pasado no regresa necesariamente en los datos que sabemos a fuerza de lecturas, sino cuando nos tropezamos con nuestros muertos queridos para reencontrar los caminos que conducen hacia nosotros mismos. ¿Será casualidad que hoy se estrena cerca de aquí una obra teatral con Tina Modotti como protagonista? Una Tina que dice: “No quisiera morir con el rostro equivocado, quisiera morir con mi rostro verdadero, habiendo hecho lo que me tocaba hacer sobre la tierra”. ¿Querrá decirnos algo el cartel de la Coca Cola junto a la tarja de Julio Antonio en esta esquina de septiembre y bajo la lluvia de México?

La tarja que pagaron los emigrados revolucionarios cubanos para recordar el asesinato de Julio Antonio. El cartel de la Coca-Cola pertenece al local donde antiguamente estaba ubicada una panadería.

La tarja que pagaron los emigrados revolucionarios cubanos para recordar el asesinato de Julio Antonio. El cartel de la Coca-Cola pertenece al local donde antiguamente estaba ubicada una panadería.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jesús Arencibia Lorenzo dijo:

    Bellísima crónica, Rosa Miriam. Un abrazo… Jesús

  • EST dijo:

    Bueno, hay varias versiones de este crimen (no solo las torres gemelas tienen más de una versión) una de ellas vincula a un tal Vittorio Vidali y conexiones colaterales con el caso Troski, hay declaraciones de testigos, las palabras de Mella solo las oyó Tina y también existen varios criterios sobre la relación de esta última con el matrimonio Kalo- Rivera. No obstante es muy buena la crónica sobre el lugar donde encontró la muerte un héroe indiscutible de nuestra patria.

  • Chikungunya dijo:

    Que lástima que se hayan equivocado en la fecha de nacimiento de Mella, es 1903.

  • Po dijo:

    mella era comunista?…pregunta rapida …porque el Partido de marti y el partido donde estuvo mella y Villena se llamaba PRC y no PCC….nunca supe eso

    • Nofretete Hernández dijo:

      El Primer Partido Comunista de Cuba se funda en 1925 y es el sucesor del PRC.

    • Daniel Valdés dijo:

      Mella junto a Carlos Baliño fundó el Partido Comunista de Cuba en 1925. Leyendo sus “apuntes” se notará perfectamente el color ROJO de sus ideas…

  • Observador dijo:

    A Rosa Miriam Elizalde: genial otra vez, siempre que encuentro algo tuyo lo leo, porque solo leo lo que vale la pena.

  • MAMBA24 dijo:

    Esta es la clase de trabajos periodísticos que necesita nuestro país. Un estilo fresco y respetuoso a la vez, hecho con el corazón pero con el cerebro. Felicidades a @elizalderosa

  • Joao Paulo dijo:

    maravilloso tu articulo!

  • Yailin Orta dijo:

    Esta crónica me ha llevado al encuentro con nuestros muertos, quizá en mi propia búsqueda. Un abrazo agradecido.

  • César Ordoño Elorza dijo:

    Yo creo el error del año inscrito, en la placa en mi país, es que el Dr. Machado se le relaciona con el,pensamiento revolucionario de consolidar la autonomía de nuestra máxima casa de estudios la Universidad Nacional Autónoma de México, y la consolidación y aglutinamiento del movimiento obrero organizado en centrales gremiales en alianza con el campesinado, tal ves estas lineas suenen en justificación a un error emocional, o tal ves se pudiera observa la grandeza del pensamiento revolucionario de Machado donde su palabra era la rosa blanca martiana.

  • Olguita dijo:

    Muy bonita crónica para conocer un poco más sobre la vida de ese gran revolucionario y su amor : Tina Modotti.

  • mar dijo:

    solo llega al alma lo que sale del alma
    decía José Martí

    y este es el caso
    ¡felicidades!

  • PatriaesHumanidad dijo:

    ROSA: CUANDO PIENSO EN JULIO ANTONIO, UTOPÍA MEDIANTE, PIENSO EN EL COMUNISTA QUE ALGUNA VEZ SERÁ: UNO QUE QUIEBRE DOGMAS, QUE NO LE INTERESE POSAR CON EL TORSO DESNUDO JUNTO A SU AMADA, QUE DEFIENDA EL AMOR COMO MATRIMONIO VERDADERO Y NO EL MATRIMONIO COMO CADENA, UN HOMBRE DE FE, AUNQUE NO CREA EN LAS IGLESIAS Y LOS CLEROS Y LOS DIOSES TAN A IMAGEN Y SEMEJANZA DE HOMBRES VILES Y CORRUPTOS. CUANDO PIENSO EN MELLA, PIENSO EN TODO LO QUE FALTA TODAVÍA, EN TODO LO QUE DUELE NO PARECERNOS A ÉL.

  • Lissette Pifferrer dijo:

    Hace mucho tiempo no leía algo nuevo sobre Julio Antonio Mella, algo nuevo y tan hermoso además. Quien estudie la vida de Mella y lea sus escritos se preguntará cómo pudo en tan corta vida hacer tanto y de trascendencia además. Gracias por esta crónica, que bien se merecen Mella y Tina.

  • Herminia dijo:

    La historia no es nunca de ayer si emociona y nos lleva a repensar hoy. Gracias, Rosa.

  • Rosa C: Báez @LaPolillaCubana dijo:

    Precioso trabajo, Rosi… Mella y Camilo, incluso antes o más que el Ché. fueron mis íconos juveniles… leyendote me doy cuenta que lo siguen siendo.

  • Graciela Ramírez dijo:

    Bellísimo Rosi, hermosamente escrito desde tu alma linda y buena, como la de Tina, como la de Mella, como la de tantos amados nuestros.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Excelente articulo.
    Una pregunta a OBSERVADOR.
    Como ud puede saber si algo VALE LA PENA,si no lo lee?

  • jorge Mauricio grimberg Ureta dijo:

    MACHADO ERA UN DICTADOR ASESINO , REPRESOR DEL MOVIMIENTO OBRERO, Y POPULAR CUBANO. LE DECIAN EL AZNO CON GARRAS, CREO QUE RUBEN O MELLA, UNO DE LOS DOS LO BAUTIZARON ASI POR SU BRUTALIDAD Y POR SU SADISMO. Y MELLA ADEMAS DE SER DIRIGENTE COMUNISTA FUE FUNDADOR DE LA LIGA ANTIMPERIALISTA. ERA UN GRAN LIDER, A PESAR DE SU JUVENTUD, TENIA UNA GRAN VISION Y UN GRAN ARRAIGO EN EL MOVIMIENTO OBRERO Y ESTUDIANTIL. LA LUCHA POPULAR Y ANTIMPERIALISTA IBA EN ASENSO . JUNTO A VILLENA ESTABAN AL FRENTE CONTRA EL MACHADATO EN LA LUCHA POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO CUBANO, POR LAS LIBERTADES DEMOCRATICAS. POR ESO ES QUE EL ASESINO DE MACHADO LO MANDO MATAR

  • Barry Carr dijo:

    excelente articulo!

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Vea también