Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

La petición de mano y la chaperona

| 6

chaperona

En mi pueblo, como en todos los pueblos del país, era una regla imprescindible el realizar la petición de mano de la novia, los viejos no tragaban otra forma. Yo, como todos, pasé ese momento.

Recuerdo que ese día cayó un diluvio por la noche; pero el suegro me estaba esperando y había que cumplir. Llegué y no sabía qué decir, ni qué hacer. El suegro estaba serio, me aceptó, pero me hizo muchas advertencias. Esa misma noche comenzó el noviazgo, se viraron los sillones, uno para allá y el otro para acá y la suegra ocupó su lugar en el portal; comenzó su labor de chaperona.

Dondequiera que fuéramos, allá iba ella: al cine, al baile, a todas partes. Aquello duró cuatro años, ¡el matrimonio terminó con el chaperoneo! La boda y el arroz que tiraron sobre nuestras cabezas al salir para tomar el auto que nos llevaría a la luna de miel, selló la etapa de vigilancia familiar. Desde el carro miré y vi el piso de la acera y la calle casi blancos y me dije: ¡Pero tanto arroz desperdiciado y la falta que hacía, pero la tradición era bonita!

Este tema me hace recordar el caso de Serafín y Catalina. Estuvieron veinte años de novios. Catalina vivía en la calle Sol y él en la loma. Serafín era alto, más bien delgado, de unos cuarenta y cinco años o quizás más, era chofer de un camión de su propiedad, y siempre venía a visitar a Catalina con su levita y corbata a colores. Ella era bajita, algo regordeta y de pelo corto.

Dicen que como a los diez años de noviazgo falleció la vieja Tomasa y como esta señora era la única que vivía con Catalina, al morir, la hija quedó sin chaperona. El percance no impidió el noviazgo; diez años más pasaron antes del matrimonio Estuvieron una década dándose balance en el portal, a la vista de todos los que pasaban. Serafín nunca traspasó el umbral de la sala. Este fue un hecho insólito, diez años sin chaperona y sin hacer el amor. Después, algo viejos, se casaron y tuvieron una hija.

La Chaperona

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Ven acá mi hermano, excelente artículo por cierto, me hizo reír un poco, pero con el mayor respeto, no tendrás una fotico más actualizada qué poner ahí?’??.

  • Raul Sobrino (El sofista) dijo:

    A Cubadebate: cuando uno dice hombre, por lo general lo que nos viene a la mente es una imagen de un hombre blanco; no la de un chino, indio, negro. Asi tambien cuando uno habla de las fuerzas policiales represivas brutales de los EE.UU y de su ejercito genocida la idea que nos viene a la mente es la de un hombre blanco y nunca la de una mujer policia ó soldado y mucho menos de otro color de la piel. Es por eso que si comento sobre una anecdota de mi vida real y tengo que mencionar a los protagonistas, para no discriminar siempre en contra de los blancos,entiendo que tengo que señalar el color de sus pieles, de otra manera se entenderia que estaria hablando de ellos. Claro es que esto no lo entenderia asi quien estuviera leyendo sino que pensaria que si digo negro ó negra es porqué estaria discriminando, entonces tendré que tener esto en cuenta.
    Este comentario no es necesario que sea publicado

  • jjorge dijo:

    En San Antonio de los Baños en los años 60 era así mismitico, yo recuerdo que una vecina y su novio noviaron 17 años, noche tras noche él la visitaba, yo era un muchachito pero los veía porque visitaba la casa, pues bien, ella se sentaba en una esquina de la sala y él en la otra, para que no hubiera peligro alguno, supongo, de embarazo, bueno pues el tiempo pasó y todas las tías fueron muriendo así como la mamá de la novia y ya cuarentones y sin chaperonas ellos decidieron casarse, lo hicieron y duraron apenas dos años casados. que les parece?

  • Adolfo dijo:

    En tiempo tan cercano como 1974 , el mismo día de mi boda estaba sentado en un sofá con el brazo sobre los hombros de ella, mi futuro suegro me dijo “qué estas apurado”

  • Fe Maria dijo:

    Lindo articulo,gracias, recuerdos tristes de pasadas glorias, éramos mejores,mas sanos,existia mas amor y menos rompimientos.

  • Elizabeth Fernandez Salas dijo:

    Antes a pesar de la rigidez y las tradiciones en cuanto a los noviasgos las parejas lograban el objetivo del mismo ¨La boda ¨, y formar una union familiar sin importar cuanto tiempo transcuriera , ahora la mayoria de los novios nisiquiera se casan .

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro Urra Medina

Pedro Urra Medina

Nació en 1929. Es historiador y columnista de Cubadebate.

Vea también