Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La pupila asombrada: Un cabaret inteligente y tecnológico sin lentejuelas

| 4

Foto 2 LA PUPILA ASOMBRADADesde la época en la que Guillermo Cabrera dirigía el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y yo iba allí con frecuencia –lo mismo a la defensa de una tesis que a tomarme un café con el Guille– me he hecho una pregunta: ¿por qué los dueños de esa mansión de 21 y G construyeron un hueco? Nunca le pregunté a mi sabio interlocutor. Quizás él no lo sabía tampoco, aunque, por supuesto, supongo que sus primeros inquilinos dejaron la oquedad y luego otras personas fabricaron bancos, escaleras, todo rústico.

Lo cierto es que como la furnia de Las iniciales de la tierra, la medular novela de Jesús Díaz, el hueco, también en el medio del Vedado, puede servir para muchas cosas como la peña La pupila asombraba que los últimos viernes de cada mes, a partir de las seis y treinta de la tarde, se desarrolla en ese pintoresco lugar.

Utilizando el decir audiovisual: la idea y el proyecto son de Iroel Sánchez, que como todo lo que hace, le impregna su aliento particular de hombre defensor del socialismo y de Cuba. Para acompañarlo se buscó a un talentoso y carismático loco, mi amigo El Fide, (Fidel Díaz Castro), con quien sostengo encendidas polémicas porque tiene un gran defecto: ser industrialista.

Fui a la última peña, actuaba Alexis Díaz Pimienta, otro gran amigo, también industrialista pero por embullo (no sabe nada de pelota, El Fide sí). Uno y otro cuando iba por la acera del instituto dijeron: “Ahí viene Paquita Armas”. Empecé a sentirme muy bien: La pupila asombrada no tiene nada de encartonada, es espontánea y a la vez muy seria cuando se requiere.

Iroel presentó, con el rigor que se necesitaba, a Victor Casaus, quien habló de su excelente texto Girón en la memoria, que allí repartieron y yo pude tener de nuevo un ejemplar. El mío me lo habían robado.

Y Alexis una vez más demostró quién es en la improvisación con una larga seguidilla. Luego tocó con un grupo de Pimientas pero sería bueno que alguna vez fuera a La pupila… como narrador, poeta, ensayista, con una buena cantidad de libros publicados y premios  dentro de la literatura porque siempre el buen repentista le gana al buen escritor.

Le pregunto a Iroel cuándo surgió y qué diferencia a La pupila… de otras peñas y me dice: “La primera fue el 24 de enero. Es una extensión de mi blog, La pupila insomne, en asociación con El diablo ilustrado y también una evolución de la peña La Utopía que hacía el Fide. Mantiene la estética de mi blog, su vocación de no esconder una intencionalidad cultural e ideológica y también difundimos materiales –sobre todo videos e imágenes– que vienen del blog. Creo que lo que la diferencia de otras peñas es la concepción de incluir cortos de cine de estudiantes del ISA, materiales periodísticos extraídos de la web, comentar a fondo una noticia o tema reciente, la tecnología que da la posibilidad de llevarse esos materiales vía WiFi o chatear. La flexibilidad que permite entrevistar a un invitado, presentar un libro o incluir a alguien como Alexis que no es exactamente un trovador. Se venden tragos. Nuestra aspiración es que sea como un cabaret inteligente y tecnológico pero sin lentejuelas ni estridencias.”

El día que fui, sin que sea una excepción, según me dice Iroel, hubo una asistencia mayoritaria de jóvenes, estudiantes universitarios, gente que sale de su trabajo y profesionales de centros científicos.

La peña arranca con unos quince minutos de videos de música poco difundidos en los medios, luego se presenta el espacio por Iroel y el Fide; sigue otro paquete de videos (¡por supuesto, no de los paquetes audiovisuales que se alquilan!), le sigue el espacio periodístico y luego  empieza el concierto del invitado principal que puede durar entre 45 minutos y una hora.

Y termina con otros videos vinculados a un tema que el Fide comenta, puede ser García Márquez, o Santiago Feliú o Juan Gelman, uno o dos cortos de jóvenes del ISA y al final generalmente cierra una descarga de trovadores. Por ahí han pasado Alejandro Gil y sus películas, Oni Acosta con el tema Chavez y la música, también se han comentado las polémicas que han generado el paso de artistas cubanos por Miami y proyectado videos de esos momentos.

La selección musical corre a cargo de El Fide que tiene mucha información, conocimiento, y buenos archivos, por lo general es música de alta calidad, poco difundida aquí. La llamada canción pensante tiene un peso, también el rock, música brasileña, siempre ha habido temas de Calle 13, de Silvio, de Sabina, de Fito, de Santi…

Para Iroel, al cabo de tres meses resulta gratificante “ la estabilidad y la convocatoria que se han alcanzado, también que nos acompañen gente de excelencia (Gerardo Alfonso, Tony Ávila, Raúl Torres, Alexis) que vayamos incrementando los contenidos que damos por el WiFi (Ya tenemos 42 gigas de libros, videos, música, arte digital)”

Iroel reconoce el apoyo de la UJC y del Instituto Internacional de Periodismo, se alegra de que se multiplique lo que a otros les sea útil o válido: Los Pimienta se llevaron la idea del WiFi para su peña en el Pabellón Cuba y en la UCI crearon una Pupila digital .

Por ser de fácil acceso, el espacio La pupila asombrada  está llamado a ser un punto de referencia en el imaginario mapa de ofertas  de entretenimiento, pero ojo: este pretende ser un auténtico espacio en el que el pensar acompañe la risa y el placer.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ramsay dijo:

    Espacios como este se necesitan en toda Cuba. Es necesario que más creadores cubanos se involucen de esta forma en la preservación y el desarrollo de los valores del socialismo. Solo asi podremos disminuir la apatía y luchar contra la campaña enemiga de confundir a los jóvenes cubanos.

  • Haniel dijo:

    La Pupila Asombrada fue el impulso que necesitabamos algunos jóvenes para empezar a crear. En la UCI nació hace ya un mes la Pupila Digit@l. Al principio manejabamos la sosobra de saber si andabamos sobre los pasos correctos… pero luego de romper el hielo, descubrimos que andabamos por el camino correcto, no hacen falta alas, para alcanzar un sueño… Acá en la UCI nos reunimos los primeros miércoles de cada mes, en esta ocasión tendremos de invitados a los jóvenes trovadores Yunier Pérez y Eric Méndez, videos de la trova, acercamiento a la obra del Gabo entre otras cositas que vamos preparando… solo hacen falta ganas para este intento de rescate cultural, y esas las tenemos…

  • CESAR MAZOLA ALVAREZ dijo:

    La casa de 21 y G, más la de 21 y H y otra más por la calle H fueron construidas por el abuelo de Lourdes Gómez Franca, compañera mía en la escuela de San Alejandro, 1953-1960. Lourdes vivía con su hermana Silvia y su abuela, creo que materna, en la casa de 21 y H; al triunfo de la Revolución Silvía, que vivía en la parte alta se casó con un miembro de la Seguridad (no se si sigue en Cuba), creo que la abuela murió y Lourdes, que regreso de París en 1959, nos vimos en San Alejandro y me dijo que se marchaba a Miami (no supe más de ella), una de las dos partes de la casa, a los años la vi en ruina.
    Con relación a la casa de 21 y G, a pregunta mía y el hueco, Lourdes me contó que la furnía es parte de las varias que hay por esa zona y que su abuelo le gustó de manera que al construir la casa dejó el “hueco” como parte del jardín.

    • Paquita dijo:

      Gracias

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también