Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

El Gabo y el Che

| 4

Gabriel García MárquezA Gabo siempre le gustaba reiterar que, como periodista –profesión que él siempre reivindicó–, su más grande frustración era que no podría dar la noticia más importante de su vida. Pero la verdad es que la más importante de su vida no ha sido la dolorosa noticia de 2014, ni tampoco el glorioso Nobel de Literatura de 1982, sino el lanzamiento de Cien años de soledad, en 1967.

En el siglo XX, América Latina tuvo un gran protagonismo a escala mundial. Iniciado, políticamente, con la masacre de los mineros chilenos en la Escuela Santa María de Iquique, en 1907 y, tres años más tarde, con la Revolución Mexicana, se anunciaba que sería un siglo de revoluciones y contrarrevoluciones. El marco definitivo de esa trayectoria vendría con la Revolución Cubana de 1959.

Pero 1967 fue un año simbólicamente determinante para la historia del continente y para su proyección mundial. Es el año de la publicación de la obra más importante de nuestra literatura –Cien años de soledad–, pero también porque es el año de la muerte del Che. Una, la más grande opera prima de la literatura latinoamericana, otro, el personaje cuya gesta llevó a que su imagen se transformara en la más reproducida en el mundo.

No hay nadie que haya leído Cien años de soledad y que no se acuerde de las circunstancias –dónde, cuándo, con quién, en qué edición– en las que leyó por primera vez el libro. Como no hay nadie que haya vivido en aquel no tan lejano 1967 que no se acuerde de cuándo, dónde, con quién supo de la noticia dolorosamente verdadera de la muerte del Che.

El discurso del Gabo al recibir el Nobel de Literatura es la más notable reivindicación de América Latina. Allí él afirmó que, al igual que se reconoce a nuestro continente su genial creatividad, originalidad y genialidad en las artes, se debe dejar de intentar imponer desde fuera proyectos políticos hacia nosotros, dejándonos que ejerzamos, de la misma manera en los caminos de nuestra historia, la genialidad, la creatividad y la originalidad que se nos reconoce en el arte.

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jesus Mena dijo:

    Aunque ambos murieron fi’sicamente en circunstancias diferentes, para mi son dos titanes eternos que combatieron por Ame’rica Latina y toda la humanidad en las trincheras donde mejor sabi’an hacerlo.

  • héctor desde colombia dijo:

    Gabo, el Che, Chavéz, Bolívar, Martí … INMORTALES!
    ejemplos a seguir por el mundo bueno!
    Luchemos por el Futuro!

  • María Eugenia dijo:

    La desaparición física de Gabriel Marcía Márquez (Gabo) es un hecho lamentable saber que ya no está entre nossotros ese escritor a escala internacional con su obra clásica Cien años de soced considera después de la Quijote la segunda obra más importante..

  • Julio César Sánchez C. dijo:

    En el campo de la literatura aprendí que: el mejor homenaje a un escritor es comprar sus libros, y algo más, leerlos y digerirlos, no solo coleccionarlos.
    Adios don Gabriel José de la Concordia García Márquez; cuyo legado nos enseñó entre un sinnúmero de cosas, que las comas de sus escritos no eran ´´gramaticales sino respiratorias´´

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también