Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Desterrar el inmovilismo, los dogmas y las consignas vacías

| 16

Discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto por el aniversario 55 de la entrada de Fidel a La Habana. Ciudad Libertad, 10 de enero de 2014, “Año 56 de la Revolución”.

Miguel Díaz-Canel durante el acto por el 55 Aniversario de la entrada de Fidel a La Habana. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Miguel Díaz-Canel durante el acto por el 55 Aniversario de la entrada de Fidel a La Habana. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Compañero José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros;

Habaneras y habaneros;

Dirigentes del Partido, el Gobierno, la UJC y las organizaciones de masas que nos acompañan; Combatientes del Ejército Rebelde, de la lucha clandestina, de las FAR y el MININT;

Cubanas y cubanos:

El acontecimiento más trascendental para nuestro pueblo en estos últimos cincuenta y cinco años es el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, y en cada nueva celebración se vive un desborde de júbilo y homenaje al hecho en sí y de agradecimiento entrañable a la generación que concibió, realizó y protagonizó la epopeya.

Con la entrada entusiasta de pioneros y jóvenes destacados, junto a históricos caravanistas, que reeditaron el recorrido de la Caravana de la Libertad desde Santiago de Cuba a La Habana, imagino cuántos recuerdos pasan por las mentes de muchos de los presentes y percibo el honor que siente la juventud cubana al revivir aquella historia.

Corrían los primeros días de enero de 1959 cuando los cubanos vivieron las emotivas horas que siguieron al anuncio del derrocamiento de la sangrienta dictadura. Las calles habaneras se engalanaban con la bandera nacional. Durante el trayecto, el pueblo delirante de entusiasmo aclamaba a aquellos valientes hombres de verde olivo, barbas y melenas. El recuerdo imborrable de esas jornadas quedó expresado por el Indio Naborí en antológico poema al decir: “Jóvenes barbudos, rebeldes diamantes, / con trajes de olivo vienen de las lomas, / y por su dulzura, los héroes triunfantes/ parecen armadas y bravas palomas”.

En este propio lugar, la antigua fortaleza de Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, cuartel convertido en bella escuela, que ha graduado ya desde 1960 más de 184 713 estudiantes de diferentes niveles de enseñanza, el 8 de enero de 1959, en medio de una enorme multitud, en tarde histórica en la que la libertad se convirtió en un hecho y para simbolizarlo una paloma blanca se posó en el hombro de quien dirigió la lucha, y en memorable discurso, del que se recuerda, siempre, su repetida pregunta: “¿Voy bien, Camilo?”, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz expresó su profética frase y cito: “Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia: la tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo será más difícil”.

Así ha sido, siempre enfrentando, superando y venciendo adversidades, limitaciones, planes de desestabilización, conspiraciones para atentar contra Fidel y otros dirigentes, injusto bloqueo y calumnioso cerco mediático que no han cesado en 55 años. Nuestro pueblo ha pagado un alto precio en vidas y en privaciones a causa de la implacable agresividad imperial. Pero no pudieron dividirnos ni derrotarnos. Ni fueron capaces, a pesar del enorme poder de los medios a su servicio, de silenciar el ejemplo de Cuba.

¿Qué crímenes cometimos para merecer ese continuo hostigamiento? Liquidar el analfabetismo, convertir los cuarteles en escuelas e implantar la enseñanza gratuita a todos los niveles; atender al campesinado: el sector de la población históricamente más olvidado; ofrecer acceso universal, sin costo alguno, a los servicios médicos y elevar los indicadores de salud y la esperanza de vida a niveles de los países desarrollados; poner al alcance de todos la cultura, la ciencia y el deporte; recuperar el patrimonio de la nación que estaba en manos de las corporaciones extranjeras; repartir la tierra; trabajar por la igualdad, por la genuina democracia, por sacar a la nación del cenagal en que la habían hundido el capitalismo y la dependencia.

Hace 55 años dejamos de ser una oscura colonia de los Estados Unidos. Los cubanos rescatamos nuestra dignidad plena en enero de 1959. El nombre de Cuba, relacionado hasta entonces con una imagen degradada y caricaturesca, se instaló de un modo nuevo en el mapa del mundo. Se convirtió en un símbolo de heroísmo, de independencia, de decoro y de humanismo.

El triunfo de la Revolución que arribó a la capital aquel 8 de enero con la Caravana de la Libertad, es el acontecimiento que ha signado nuestras vidas. Llegó ya a los cincuenta y cinco años con una obra madura, consolidada y que se renueva, con la peculiaridad de ser la única de las revoluciones que cumple esa edad con su dirección histórica viva y al frente, razón más que suficiente para convocarnos al más sentido y alegre de los homenajes, conscientes de que hay sobrados motivos para sentirnos legítimamente orgullosos y rememorar estos hechos.

La significación histórica de la Revolución Cubana fue ampliamente argumentada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz en el discurso pronunciado el pasado primero de enero en Santiago de Cuba. Compartimos esas reflexiones que destacan la obra y afirman que en los momentos más difíciles el pueblo cubano no se rindió, confió en la dirección revolucionaria, dio muestras excepcionales de firmeza y legó lecciones cotidianas de heroísmo y espíritu de sacrificio. Esta capacidad de resistencia alcanzaría más tarde una relevancia particular cuando en nuestra América empezó a conformarse un bloque progresista que pudo contar con las contribuciones solidarias de la Revolución Cubana.

Se asumió el ejercicio de la solidaridad como uno de los valores básicos más entrañables que nos guían. El gran Nelson Mandela, a quien rendimos homenaje póstumo hace pocos días, reconoció, con emotivas palabras, el desprendimiento de los cubanos que viajaron a África y su papel en la independencia de Angola y Namibia y en el fin del apartheid. Si después de Girón, como señaló Fidel, los pueblos de América fueron más libres, puede decirse que los pueblos de África fueron también más libres después de Cuito Cuanavale.

Precisamente por toda la obra de la Revolución, que trasciende las fronteras de Cuba, el imperialismo no ceja en sus propósitos de destruirla. En Santiago, el pasado primero de enero, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, en histórico y memorable discurso alertaba, refiriéndose a la permanente campaña de subversión político-ideológica: “En nuestro caso, como sucede en varias regiones del mundo, se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial, enfiladas contra las esencias mismas de la Revolución Socialista… “.

Sus palabras son una convocatoria a la reflexión y a la acción. Como apuntó nuestro Presidente, la Revolución dispone de fuerzas para salir victoriosos en la batalla. Para lograrlo debemos dar cumplimiento a los objetivos aprobados en la Primera Conferencia Nacional del Partido con la misma pasión y sistematicidad con que se han seguido los Lineamientos de la política económica y social refrendados por el Sexto Congreso.

En tal sentido, desde el Partido, en cada lugar en que actuamos, debemos cultivar la interrelación incesante y despojada de formalismos con las masas; desterrar el inmovilismo, los dogmas y las consignas vacías; conjugar la sensibilidad política con la intransigencia ante las violaciones y la defensa de la institucionalidad, en un ambiente de orden, disciplina y exigencia.

Nuestros intelectuales, que en abril celebrarán el Congreso de la UNEAC, tienen en las palabras de Raúl un acicate adicional para actualizar y defender la política cultural de la Revolución, consolidar la pertinencia de las instituciones del sector, contribuir con una mirada crítica y revolucionaria al análisis colectivo para trazar un programa de ideas y de conceptos que se contrapongan al bombardeo nocivo de concepciones nihilistas, supuestamente desideologizadas, con las que pretenden desarmar a nuestra sociedad. La cultura es y ha de seguir siendo la espada y el escudo de la nación ante el imperio.

Igualmente las universidades y los centros de investigaciones sociales, son productores de ideas y cultura, escenario por excelencia para discutir y reflexionar sobre los grandes problemas de la sociedad. Deben conceptualizar los procesos que vive la nación, en particular trabajar en la fundamentación teórica de nuestro modelo socioeconómico. Tienen un papel insustituible en la difusión de las ideas marxistas, leninistas y martianas, que no en balde son motivo de crítica y tergiversación permanentes por parte de los alabarderos de las peores causas. Debemos estimular el debate ideológico y la polémica, la capacidad de análisis crítico, comprometido y revolucionario, el conocimiento y respeto de la historia, que es la base de la cultura política del ciudadano.

En su estrategia subversiva contra Cuba, el imperialismo tiene entre sus objetivos priorizados a los jóvenes, en particular a los estudiantes. Apuesta a la falta de experiencia de vida y a la rebeldía innata de la juventud. Sueña con introducir una cuña entre las distintas generaciones que llevamos adelante la Revolución. Lo sabemos, y no estamos cruzados de brazos: la dirección del Partido le presta a este tema estratégico una atención especial. Ello reclama igualmente una labor intencionada de la Unión de Jóvenes Comunistas y las organizaciones estudiantiles. Aprovecho para recordar que recientemente se efectuaron los Congresos de la FEU y la Asociación Hermanos Saíz, cuyos provechosos acuerdos son objeto de un seguimiento sistemático.

Por otra parte, estamos obligados a perfeccionar los canales de comunicación en nuestra sociedad. Los Organismos de la Administración Central del Estado y los Consejos de Administración tienen una cuota de responsabilidad en la existencia de dudas, incomprensiones o falta de información sobre las políticas aprobadas, las normas jurídicas que se establecen o las decisiones que puntualmente se toman. Otra parte le corresponde a los medios de comunicación masiva, a los que les falta mucho todavía para ser una plataforma de debate de los problemas cotidianos del país. No podemos olvidar que la no atención a las quejas y preocupaciones de la población, así como la existencia de vacíos informativos, autocensura y secretismo inútil, son terreno fértil para los que pretenden destruirnos.

En resumen, el mejor antídoto contra los intentos de subversión del enemigo es hacer las cosas bien en cada lugar. Es a eso, en esencia, a lo que nos llamó el General de Ejército el 7 de julio pasado, cuando nos convocó a dar una batalla frontal contra la corrupción, el delito, las ilegalidades y las indisciplinas sociales. Y es que los asuntos abordados en ambas intervenciones de nuestro Primer Secretario están íntimamente vinculados.

La acción coherente y certera, hasta sus últimas consecuencias, tiene que encabezarla el Partido, cohesionando a la sociedad en su conjunto. Que a nadie quepa dudas: no vamos a cejar en ese empeño.

Compañeras y compañeros:

Celebramos este acto en la imponente Habana, capital orgullosa de todos los cubanos, donde nació José Martí.

Esa es la ciudad que recibió hoy a la Caravana de la Libertad, y que dentro de unas semanas será sede de la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La Cuba revolucionaria, que fue expulsada de la OEA bajo las presiones de los Estados Unidos, ocupa hoy la Presidencia protémpore de una organización que hubiera sido impensable hace 55 años: la CELAC. En el presente colaboramos en la construcción de una nueva unidad latinoamericana y caribeña, concebida dentro de la más amplia diversidad, e inspirada sin duda en los sueños de Bolívar y Martí, de Fidel y Chávez.

Este es el país, al que llegarán los representantes de los otros 32 estados de Nuestra América.

Sin triunfalismos, pero con un análisis justo y objetivo, es innegable lo logrado en 55 años como nación soberana: un país verdaderamente independiente, con un pueblo libre, instruido, consciente, solidario y valiente.

Se cumplieron las promesas del Moncada, prevalece la verdad sobre el engaño, aprendimos a leer para entonces creer y hacer. Son realidades y derechos conquistados: educación, salud, cultura, deportes, seguridad social, inclusión, igualdad, participación, poder popular, democracia, unidad, justicia e internacionalismo. Es la obra de un pueblo heroico que ha enfrentado los mayores peligros y soportado dolorosos sacrificios sin perder la alegría, la confianza, la fe y la esperanza.

Tenemos desaciertos e insatisfacciones. Somos los primeros en reconocerlo. Hay una economía bloqueada que debemos enmendar y potenciar, pero que —y decirlo, es hacer justicia— ha sostenido lo social. Actualizaremos nuestro modelo, lo conceptualizaremos, enfrentaremos la subversión, seguiremos creciendo desde nuestra historia y cultura y perfeccionaremos nuestro socialismo, que será más próspero y sostenible.

Tenemos un sano orgullo por lo logrado, y rendimos un permanente homenaje a los que abrieron el camino cuando parecía imposible: a Fidel y Raúl, Camilo, Che y Almeida, a los comandantes de la Revolución y del Ejército Rebelde, a los combatientes del llano y la Sierra, a Frank, Vilma, Celia, Haydée, Melba y a las Marianas. Ellas y ellos arriesgaron muchas veces y ofrendaron sus vidas, en permanente ejemplo para las generaciones que llegamos después.

Justo es reconocer también a los heroicos combatientes internacionalistas; a nuestros Cinco Héroes, a los que nacidos después de la Revolución han asumido dignamente desafíos y sacrificios, en tiempos de bonanza y en medio del periodo especial; y a los más jóvenes, esos que también han comprendido que la Patria es ara y no pedestal.

Este momento es decisivo para nuestra historia, para los cubanos dignos que acompañamos a la generación histórica en la realización de nuevos sueños y mayores aspiraciones. ¡Nosotros continuaremos adelante, conscientes de la fuerza que emana de la unidad y la fe en la justeza revolucionaria!

Ante nuevos retos obtendremos nuevas victorias.

Patria o Muerte, ¡Venceremos!

(Tomado de Granma)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luis dijo:

    Jamas se han arrodillado al Imperio, Mi Patria Cuba
    Hasta la Victorias Siempre Patria o Muerte

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    “Vas bien”, Díaz Canel.

  • tomyone dijo:

    Claro que es posible , ojala lo desterremos y rapido , la direccion del pais lo quiere y sabe la importancia de eso , pero hay que llevarlo a todas las cabezas que tanto daño hacen al necesario desarrollo del pais.

  • Magalys dijo:

    Este excelente discurso, breve, conciso, sin altisonancias, está lleno de los sentimientos que acompañan a una generaci´no que no protagonizó el triunfo, pero que ha contribuido a hacer la Revolucion, en traerla hasta donde ha llegado.
    Me parece importante acabar con el inmovilismo, los dogmas y las consignas vacías; pero creo que será un difícil proceso de preparacion de cuadros y pueblo, acostumbrados unos y otro, por razones que no puedo criticar ahora, porque pueden haber jugado un papel en el pasado, pero que deben ser eliminadas por un discurso claro, franco, que reconozca nuestros problemas, porque ello no demerita la obra de la revolución que nos hizo y que hicimos… Tenemos un pueblo nuevo, con las dos generaciones nacidas con posterioridad al triunfo que rechazan los discuros formales y las frases altisonantes, que muchos sabemos que en muchas bocas son una letra sin sentimeinto.
    Es una necesidad buscar y aplicar nuevos caminos de comunicacion y nuevas formas e incorporar nuevos contenidos,,, pero sin abandonar los principios. ESE ES UN GRAN DEAFIO PARA LOS Y LAS REVOLUCIONARIAS.

  • Siboney dijo:

    Soy de los que hasta el último día de su vida va luchar por las ideas socialistas, quizas por eso me preocupan tanto los pasos que se dan en el país. Tengo confianza en la dirección de la Revolución, pero no dejo de comprender que se han cometido muchos errores que no debieron ocurrir y ahora uno tiene la duda de si se están cometiendo nuevos errores. Yo hablo de la vida tal como la veo, para mi y mi radio de acción. Considero que las frases vacías continuan sin cambio perceptible, una de ellas es la consigna: por un socialismo próspero y sostenible, algo que estamos tan lejos que es como decir que nuestra consigna es por un comunismo para Cuba.Y no es que no lo quiera sino que cuando se está aprendiendo a caminar es difícil hacer creer a los demás que vas a ser campeón olímpico en 100 metros. Por otro lado se evidencia una fuerza en las tranformaciones dirigida a la actividad privada y poco o inefectivo a lo estatal que es lo que en definitiva va a crear la riquezas por estar en esta esfera las grandes producciones del país. Se avanza poco o nada en la lucha contra la corrupción , indisciplinas, etc. El compañero Raúl dedicó su discurso en la Asamblea Nacional de Junio a este tema, después no se vio ninguna acción y en la Asamblea de diciembre en el discurso clausura no se valoró absolutamente nada del tema, ni por donde andaba lo que había sido un llamado de la máxima dirección del país. Pregunto, no es ejemplo de consigna vacía.Hace al menos cuatro años que la máxima dirección del país hace un llamado a eliminar esas unanimidades que en la realidad es falso, a tener criterios divergentes y a respetar a quien tiene otro criterio y fijense no estoy hablando de darle chance a la subversión, me refiero a ideas diferentes que pueden tener los revolucionarios, en determinados elementos no en la ideología y me pregunto por qué en la Asamble Nacional nadie nunca se abstiene ni vota en contra de nada, o al menos eso es lo que se ve en la TV, no es entonces una consigna vacía.

  • Vicente E. Escandell Sosa dijo:

    En el discurso del compañero Diaz-Canel, se expresa de forma magistral, lo siuiente:”Otra parte le corresponde a los medios de comunicación masiva, a los que les falta mucho todavía para ser una plataforma de debate de los problemas cotidianos del país. No podemos olvidar que la no atención a las quejas y preocupaciones de la población, así como la existencia de vacíos informativos, autocensura y secretismo inútil, son terreno fértil para los que pretenden destruirnos”.
    Entonces, si esto debe ser así,y constantemente se reitera esta filosofía, al más alto nivel de dirección del Partido y el Estado, ¿cómo es posible que nuestra prensa revolucionaria no refleje la polémica intensa que existe acerca de los precios de venta de los carros en Cuba que se manejan por la población a vox populi. Y, hasta el momento, alguien autorizado ha dicho algo al respecto, que sirva como aclaración.¿Es verdad? ¿No es verdad? Esta polémica solo aparece reflejada en Cubadebate,donde la inmensa mayoría de la población no puede acceder. Existe una contradicción entre el discurso de nuestros dirigentes y la realidad informativa de nuestra prensa plana y radiotelevisiva, ya que éstas no cumplen con la política orientada al respecto. ¿Que puede suceder? Que llegue el momento de no creer, de ser escépticos y esto sería algo muy nefasto para la Revolución y sus dirigentes,pues se caería en el escepticismo. ¿Qué está pasando con la política informativa preconizada por la Revolcución? ¿Quién la está reteniendo? ¿Hasta cuando se permitirá ese inmovilismo? ¿Quién podría responder estas preguntas?

  • Atenea dijo:

    A desterrar el inmovilismo, los dogmas y las consignas vacías.

  • José Angel Turro dijo:

    Quisiera hacer llegar al compañero Diaz-Canel un ejemplar de mi novela histórica “La muerte de Evangelio”, basada en el asesinato de un joven boxeador por la Guardia Rural en Baracoa en el año 1958. ¿Cómo se lo hago llegar?

  • JJ dijo:

    Y TAMBIEN BAJAR LOS PRECIOS DE LOS CARROS, DEL AGROMERCADO,DE LAS SHOPING,DE TODO…

  • Leandro dijo:

    “…estamos obligados a perfeccionar los canales de comunicación en nuestra sociedad. Los Organismos de la Administración Central del Estado y los Consejos de Administración tienen una cuota de responsabilidad en la existencia de dudas, incomprensiones o falta de información sobre las políticas aprobadas, las normas jurídicas que se establecen o las decisiones que puntualmente se toman. Otra parte le corresponde a los medios de comunicación masiva, a los que les falta mucho todavía para ser una plataforma de debate de los problemas cotidianos del país. No podemos olvidar que la no atención a las quejas y preocupaciones de la población, así como la existencia de vacíos informativos, autocensura y secretismo inútil, son terreno fértil para los que pretenden destruirnos.” Dice Díaz-Canel.

    Por su parte Raúl ha llamado a tener “el oído pegado a la tierra”

    ¿Por qué entonces, ante las tantas insatisfacciones en la política aplicada mediante el Decreto 320 en cuanto a la venta de autos, no se da por las autoridades correspondientes una explicación detallada sobre sus fundamentos a través de los medios de difusión masiva?

  • I del Carmen dijo:

    El discurso me parece muy bien: concreto, sencillo y sin excesos pero, hay tantas cosas que están pasando en el país que no se pueden entender, miren lo que ha pasado con la venta de los autos y sus precios, parece una burla al pueblo, sobre todo a nuestros médicos que cumplen sus misiones en los lugares más apartados y difíciles del mundo, lejos de sus familias, hacen crecer las arcas del Estado con millones de pesos en divisa y ahora no pueden comprarse un carro con sus ahorros porque jamas llegarían a esos precios absurdos del que el mundo entero se rie hoy, menos los cubanos claro.¿Un error más? Y ¿Que hay del precio del gas? producimos en el país el 70% y todavía hay que venderlo a precios que no son asequibles para los que viven de los bajos salarios que se pagan en todas partes ¿para quien se puso en venta ese gas? ¿para quien se pusieron en venta esos carros? Estoy segura que no para los que estamos empujando este país hace más de 50 años. Cómo es posible que se siga hablando de oferta y demanda en los mercados agropecuarios y no pongamos al descubierto la enorme especulación que hay con los precios de los productos del agro cubano. ¿Por qué nadie, ni periodistas ni directivos, habla de los precios en que nuestros campecinos, que son los que sudan la camisa, venden sus productos? ¿A cuanto los compra el Estado? ¿A cuanto los compran los comerciante particulares tarimeros, carretoneros, etc? ¿Cómo es posible que se especule con los precios de los alimentos en un país socialista y el Partido lo permita? ¿Alguien, de los directivos de la agricultura, puede decirnos que pasa con las producciones agrícola que no logran venderse por sus altos precios que nadie baja aunque se haga evidente la merma de su calidad?¿Cuanto alimento se bota en Cuba socialista?
    Circulan por el país pequeños videos de casos de corrupción importantes que se han detectado y se han sancionado pero, los que podemos verlos en nuestras PC siempre nos queda la duda de quien pone a circular todo eso de ese modo, como si fuera algo secreto que el pueblo no tiene derecho a saber, ¿Para que queremos un espacio en la televisión con horario estelar como el que ocupa la mesa redonda? ¿Por qué no se exhiben publicamente con todas las explicaciones, entre otras cosas para que se vea que se está haciendo algo y sirva de escarmiento?
    Son muchas las cosas que no se explican, se explican poco o se explican mal, por eso, entre otras muchas cosas, extrañamos tanto a Fidel.

  • Josef dijo:

    Es estimulante escuchar a Raul o a Días Canel, lastima que se actúe a contrapelo tantas veces y las decisiones administrativas que engloban más del 90 % de las normas jurídicas de nuestro país se adopten sin evaluar un criterio de los interesados o afectados, que no existan prácticamente vías de control ciudadano sobre el ejercicio de la potestad reglamentaria y sean precisamente los reglamentos los que cuantitativamente norman la vida de los ciudadanos.
    La administración se autoerige como representante mía y no es así, ella esta para servirme, no para a golpe de decreto regular mi vida en nombre del interés público sin dar explicaciones generalmente apartándose del objetivo de construir una democracia verdaderamente socialista, como la que necesitamos, obviando que la Revolución no es de funcionarios y Dirigentes, sino de todos los Cubanos. Viva la Revolución, y la que hay que hacer para preservarla del burocratismo, el oportunismo y la simulación.

  • Eloy dijo:

    ……Por otra parte, estamos obligados a perfeccionar los canales de comunicación en nuestra sociedad. Los Organismos de la Administración Central del Estado y los Consejos de Administración tienen una cuota de responsabilidad en la existencia de dudas, incomprensiones o falta de información sobre las políticas aprobadas, las normas jurídicas que se establecen o las decisiones que puntualmente se toman. Otra parte le corresponde a los medios de comunicación masiva, a los que les falta mucho todavía para ser una plataforma de debate de los problemas cotidianos del país. No podemos olvidar que la no atención a las quejas y preocupaciones de la población, así como la existencia de vacíos informativos, autocensura y secretismo inútil, son terreno fértil para los que pretenden destruirnos.

    En resumen, el mejor antídoto contra los intentos de subversión del enemigo es hacer las cosas bien en cada lugar. Es a eso, en esencia, a lo que nos llamó el General de Ejército el 7 de julio pasado, cuando nos convocó a dar una batalla frontal contra la corrupción, el delito, las ilegalidades y las indisciplinas sociales. Y es que los asuntos abordados en ambas intervenciones de nuestro Primer Secretario están íntimamente vinculados.

    Palabras del Compañero Díaz Canel.

    A mi modo de ver existe una gran diferencia entre lo que proyecta el estado como centro de la sociedad, los organismos y la prensa, sencillamente muchas veces las cosas no se entienden porque no existe una tribuna donde poder intercambiar con el consejo de estado, debía crearse un sitio del consejo de estado donde se pueda debatir abiertamente los criterios de la población, voy a poner un ejemplo del por qué? muchas medidas no se pueden entender:

    Mediante el DL-292, el estado cumplía un principio socialista, de cada cual segun su capacidad a cada cual según su trabajo, para ello se establecía las personas que debido a su trabajo y los ingresos generados en divisas podían solicitar al Ministerio de Transporte la autorización para comprarse un vehículo, este cuerpo legal era más justo y menos igualitario que el DL-320, un engendro que solo puede ser criticado en todas las tribunas, por su carácter retroactivo, intransigente, sin sentido común y sobre todo fraudulento, por las razones que muchos colegas, familiares y amigos han planteado reiterativamente.

    Importante resulta explicar que por mas de 7 meses nos informaban que continuaramos llamando para las informaciones de venta que nunca se hicieron cuando las cartas solo tenían por el DL-292 2 años de validez, nadie informó de los estudios que se estaban realizando para eliminarlas, nadie informó a los cooperantes cubanos que cumplieron honrosamente sus misiones estatales, que aportaron al país un monto importante de los ingresos que por ellos se le pagaba al estado cubano lo que se estaba cocinando, nadie le informó a los que partían hacia esas misiones durante esos 7 meses que el DL-292 sería dejado sin efecto, entonces compañero Diaz Canel, como pretender que las personas que fueron engañadas, ultrajadas de sus derechos constitucionales puedan hoy abrazar una decisión que ante todo es impopular, yo estoy mas que seguro que el compañero Raúl pudo mandar a eliminar todas las ilegalidades que alrededor de las cartas pudieron florecer, pero de ahí a lo que se ha legislado seguramente si todos los comentarios de cubadebate llegaran a sus manos, de seguro que muchos de los que lo rodean ya no estarian en sus cargos pq en mas de 55 años de revolución jamás el gobierno cubano había faltado a su palabra, jamas había engañado a un sector que dignamente representó a su país en tierras hermanas, creo que de todas las medidas han tenido un rango de inconformidades, pero esta, relacionada con el DL-320, sinceramente es la mas debatida, por médicos, enfermeras y personal de la salud, ingenieros, contadores, abogados, artistas, constructores, etc, etc, es decir que arbitrariamente se le ha despojado de un derecho que muy bien se ganaron, entonces pq machucarnos, pq vejarnos, pq torturarnos sicológicamente, si lo unico que hemos hecho es cumplir la ley al 100%, pq obligarnos a competir con el sector informal y subterraneo, podran existir muchas dificultades pero no debemos renunciar jamas a la verguenza y el honor, por ende si esto llega a sus manos compañero vicepresidente, solo le pido que la dignidad y la legalidad se restituya, Fidel dijo el 27 de enero del 2003 …..La vida enseña que muchas de las cosas que ocurren pueden preverse, si uno se detiene a pensar en alguna solución, con serenidad: Todos los dias se evidencia que nuestro trabajo puede ser mejor, que nuestro trabajo puede ser más eficiente, que los problemas pueden resolverse.

  • Lázaro dijo:

    La posibilidad de que el pueblo exprese sus criterios acerca de determinadas medidas o estrategias proyectadas o implementadas presenta muchas limitaciones por el poco acceso que tiene la población a INTERNET, no obstante a ello, los que tenemos hoy esa posibilidad la estamos aprovechando, pero nos preocupa el poco caso que le están haciendo las instituciones correspondientes a aquellos planteamientos que mayoritariamente discrepan de las decisiones tomadas. Lo mínimo que en este sentido habría que hacer es dar una respuesta sobre las razones por las cuales no resulta procedente el cambio de la decisión, y lo máximo que podríamos esperar es que cambien la decisión en aras de erradicar o mitigar las insatisfacciones públicamente expresadas. Considero que con ese simple accionar y con mayor acceso a INTERNET (80 % o más) podemos batirnos con cualquiera en el mundo en temas de democracia participativa, lo cual repercutiría en enormes beneficios para el pueblo y salud para las instituciones.

  • Felix Rodríguez Figueroa dijo:

    La batalla la tenemos que dar en cada lugar donde trabajamos, hay que estar con las pilas puestas, la gran empresa nacional que se ha generalizado (como método) en Cuba facilita todos los errores que Díaz-Canel indica eliminar., Centralismo sin democracia, homologismo, crecimiento de indirectos, poca autoridad para la responsabilidad que se tiene en la base (UEB), etc.

    Cuando teníamos Empresas el error era quitarle su autonomía, ahora que casi todas las organizaciones son nacionales favorecemos la lentitud y el centralismo sin democracia, éstas son enfermedades profesionales de las empresas grandes, donde la rendición de cuenta no existe y hasta se justifica que sea así porque los subordinados son miles y miles regados en cientos de municipios,….. OJO CON ESTO

    Que podemos hacer ???, Estar atentos en nuestras UEB, verificando que la cuota de autoridad se corresponda con la responsabilidad que tiene el jefe máximo y su consejo de dirección, ayudando en el análisis y discutiendo con la empresa nacional cualquier desviación respecto a la lógica.

    En nombre de la planificación y el control lo que se está generalizando en la mayoría de los casos es el inmovilismo esperando que todo lo fundamental se decida en la capital.

    Estemos alerta y demos la batalla en el lugar apropiado, que es la base.

    Félix

  • tomyone dijo:

    Ojala Diaz Canel logre desterrar estas practicas que han hecho mucho daño añ pais y les sigue haciendo , le inmovilismo del periodo de Brezhnet le hizo un daño irreparable a la URSS , creo que hoy las condiciones estan creadas para superar esa practica y Diaz Canek parece sera el depositario dentro de unos años de ese a practica que el mismo esta dejendo claro que hay que desterrar , tenemos que ayudarlo y para ello hay que cambiar muchas cosas y mucha gente que desde su posicion hace mucho daño y no dan respuesta a las quejas y planteamientos que ese necesario hacer de manera transparente para lograr que la gente crea ,porque es aqui donde esta el problema mayor para entre todos ganar la batalla , la profundidad de este planteamiento de Diaz es tal que marca una pauta y yo al menos estoy de su lado y seguire el tema porque estoy convencido de que es vital para los intereses del pais ,gracias Cubadebate ,

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel

Miguel Díaz-Canel

Ingeniero y político cubano. Es el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros del país.

Vea también