Imprimir
Inicio » Opinión  »

Afganistán: la guerra olvidada y el fin del inicio

| 2

Tropas de EEUU en AfganistánHace más de 10 años, la operación Libertad Duradera, inició la guerra contra el terrorismo; su primera víctima fue Afganistán. Dicha guerra casi ha pasado al olvido.

La guerra olvidada

La guerra en Afganistán ha sido desplazada en los titulares de los medios por la guerra de Libia, la situación en Siria, el conflicto estadounidense-iraní, entre otros. Sólo ocupa grandes titulares cuando Barack Obama o algún líder de occidente se refiere a la retirada de las tropas, las posibles conversaciones entre Estados Unidos y los Talibanes o cuando en la red  se muestran algunos de los desmanes y acciones brutales e inhumanas,llevadas a cabo por las fuerzas militares estadounidenses en contra de la población afgana, entre otros.

Con independencia de que la guerra haya pasado a un segundo o tercer plano en los medios, eso no implica que lo que allí ocurra y las implicaciones de la misma  se minimicen.

Recientemente se han mostrado en videos en la red, una vez más, algunas de las acciones de los soldados estadounidenses en territorio afgano. Sin embargo, lo más  terrible es que todo indica que esas  acciones no son la excepción sino, prácticamente, la regla del comportamiento de los militares sobre el terreno.

En todas las guerras se cometen actos de barbarie, en cierto modo la guerra injusta en si misma lo es. Sin embargo, la impunidad de las atrocidades cometidas contra militares y civiles en Afganistán pone de manifiesto la sistematización de la violación de la elemental ética en tiempo de guerra.¿Cuáles son los factores que explican esa situación?Muchas pudieran ser las razones, sin embargo sobresalen:

-          El comportamiento de los altos mandos militares y políticos estadounidenses viabiliza y justifica en última instancia esa conducta: inmunidad para sus soldados, visto bueno a la  tortura, bases secretas, entre otras. Recordemos que el asesinato a Kaddafi en Libia, prácticamente fue aplaudido por las máximas figuras de los gobiernos occidentales, incluido EEUU.

-          La propaganda a través de los medios masivos de comunicación, devenido factor ideológico clave, donde prevalece el enfoque de superioridad "civilizatoria"; los musulmanes son el enemigo, desprecian y quieren destruir la cultura  y valores occidentales, por lo que en cada persona, no importa que sea un niño, esta un terrorista. Su cultura es bárbara, son un peligro. Hay que salvar a toda costa la cultura "superior" occidental. La proyección del "choque de civilizaciones" esta presenta cotidianamente. Esto nos recuerda la concepción hitleriana y los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial: la defensa de la pureza de la "raza" aria, había que exterminar  a todo el que no "clasificara" como ario.

-          Los mandos del ejército yde los contratistas (mercenarios),  en este caso profesionales, no solo permiten esas acciones, sino las alientan, las aplauden, es necesario crear el temor en la población, el objetivo último es, no importa el medio, sino el fin, salir victoriosos.

-          Desde el punto de vista psicológico se expresa un resquebrajamiento del comportamiento, de la disciplina, ¿hasta qué punto el temor,  el deterioro psicológico influye en esas acciones? No existen estudios al respecto, o por lo menos no hemos tenido acceso a ellos, pero parece que esta presente.

Las guerras contemporáneas han puesto de manifiesto  cambios en cuanto a capacidad destructiva, el manejo o la violación del Derecho Internacional y  la utilización de una descomunal capacidad mediática, entre otras características. Todo indica que el comportamiento deshumanizado contra las poblaciones de las guerras imperialistas ha pasado a ocupar un papel preponderante, no importa el precio que deban pagar los agredidos hay que salvar el modo de vida estadounidense y los intereses que representa.

Aquí amerita hacernos una pregunta ¿las acciones salvajes cometidas en Afganistán son una excepción o se han repetido en Irak y Libia? La respuesta es obvia.

¿Por  qué Afganistán?

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos significaron, entre otros muchos aspectos, la solidaridad internacional hacia el pueblo estadounidense, así como el detonador de la proclamada lucha contra el terrorismo. El objetivo proclamado fue la captura de Bin Laden, líder de Al Qaeda. El lugar para la captura del antiguo colaborador de la CIA fue Afganistán. El gobierno talibán se convirtió en enemigo. La época dorada del gobierno estadounidense con Bin Laden y los talibanes  tocaba a su fin.

Después de más de diez años de guerra yde que Barak Obama hiciera suya la guerra en Afganistán,  anunciara que se completaría la retirada del ejército estadounidense para el año 2014 y se haya capturado y asesinado a Bin Laden, los objetivos de la invasión a Afganistán son cada vez más  evidentes.

¿Cuáles fueron los objetivos reales de la invasión?

La región de Asia Central había ido coto cerrado a la presencia estadounidense. Sin embargo, con la desintegración de la URSS, EUA se apresuró a un acercamiento con los países del área. Tal vez la respuesta más concreta la diera Collin Powell, en febrero del año 2002, cuando  en audiencia ante la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso, planteó "que el país había conseguido establecer su presencia militar y el ejercicio de sus intereses en Asia Central como no lo había soñado nunca".

El fin del inicio

La selección del objetivo no fue al azar, fue bien calculado. Con la guerra se posesionarían en el corazón de Asia. Esto significaba:

- hacerse de sus preciados recursos;

-implantarse cerca de las fronteras de Rusia y China;

- ubicarse en la frontera este de Irán.

Era el fin del inicio. La ubicación de Afganistán era la ideal: el punto medio entre el este de Asia y el Medio Oriente, en el flanco sur de Rusia, con acceso inmediato a las Repúblicas centroasiáticas.

Estados Unidos, por todos los medios, quería asentarse en el área, tenía posibilidades, pues aún Rusia salía de su letargo de más de 10 años, China priorizaba su proceso de Reforma y Apertura y contaba con aliados claves en el área, como Pakistán.

Era la primera acción, que más tarde iría cerrando el cerco para ir eliminando a sus enemigos del área. Después le llegó el turno a Saddam Hussein, más tarde a Muammar al Gaddafi. Hoy  observamos las presiones sobre Siria y la ofensiva contra Irán.

Pero también fue el inicio de la implementación sistemática de la guerra con  nuevas técnicas,  altos beneficios para los contratistas, pero sobe todo, de la sistematización de desmanes y la brutalidad en nombre de la democracia, que ya habían estado presentes en Kosovo. La guerra contra el terrorismopara establecer la libertad y la democracia,  con Afganistán como laboratorio, masacraba y utilizaba los mecanismos fascistas cotidianamente. Se institucionalizaba el terror y el genocidio.

El fin del inicio en si mismo, le ha  ocasionado a EEUU muchos problemas, pero en la práctica la balcanización, la inestabilidad en el área pueden convertirse en pretexto para permanecer y "crear" nuevos amigos, no fue por razones filantrópicas que Barak Obama hizo suya la guerra en Afganistán, él sabía los intereses que representa ese país. Había sido el fin del inicio, él le dio continuidad.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Excelente artículo, María Elena escribe como habla y habla de forma muy energica y convincente, siempre la admiro en la Mesa Redonda, no envidio por que soy martiano a sus alumnos, espero con muchos deseos una visita suya a Pinar del Río para escucharla "en vivo y en directo".

  • Vicente Brunetti dijo:

    Excelente análisis que Cubadebate pone al alcance de todas las personas interesadas en la política de estado, de EE.UU, centrada en las guerras de invasión, saqueo, violación, pillaje, colonización y aproiación de las riquezas soberanas de los países invadidos.
    Por mi parte, me gustaría resaltar dos aspectos más:
    1. El impacto del costo de las guerras sobre la economía y las finanzas de EE.UU, es apenas un pretexto debajo del cual el colapso de la economía imperial pretende refugiarse. Luego de cada invasión, ocurre algo omitido en la Prensa Comercial y en el discurso imperial: el invasor impone un saqueo exhaustivo, así como descomunales "deudas de guerra" que la nación invadida debe afrontar. Y pagar. Aunque transcurran 50 años. Ya mencioné en un post anterior, las décadas que Alemania insumió para finiquitar el pago de las exorbitantes "indemnizaciones" ordenadas, unilateralmente, por los aliados, al cabo de la IIª Guerra Mundial.
    2. Las fuentes de ingresos, ilegales e ilícitas, provenientes de las actividades del narcotráfico (principalmente, opio, opiáceos, heroína...) que, en más del 90%, están en las "seguras manos" de la CIA, la DEA y otras agencias y principales personeros del gobierno de EE.UU.
    3. En resumen, el Capitalismo Tardío está en la fase en que, la comida diaria de su clase privilegiada, está pagada por los pobres de la Tierra. Y la acumulación de sus fortunas malhabidas, ocurre mediante la expoliación, el saqueo, el pillaje y la apropiación de los recursos considerados estratégicos.
    Gracias por el espacio.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María Elena Álvarez Acosta

María Elena Álvarez Acosta

Doctora en Ciencias Históricas. Profesora Titular del Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García”. Fundadora y panelista habitual de la Mesa Redonda.

Vea también