Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El nuevo fetiche

Por: Frei Betto
En este artículo: Capitalismo, Globalización, Solidaridad
| 5

La modernidad, período que se extendió durante los últimos cinco siglos, está en crisis. Hoy vivimos, no una época de cambios sino un cambio de época. En este milenio que comienza emerge algo impropiamente llamado posmodernidad, que parece muy diferente de todo cuanto nos ha precedido, conformando un nuevo paradigma.

En la Edad Media la cultura giraba en torno a la figura divina, en torno a la idea de Dios. En la modernidad se centra en el ser humano, en la razón y en sus dos hijas preferidas: la ciencia y la tecnología.

Uno de los símbolos que mejor expresa este paso es la pintura de Miguel Ángel "La creación de Adán", que está en el techo de la Capilla Sixtina: Dios Padre, con una larga barba, recubierto de vestimentas, representa el teocentrismo de la época ante el hombre desnudo, fuertemente atraído hacia la Tierra.  El hombre extiende el dedo para no perder el contacto con lo trascendente, con lo divino. La desnudez de Adán traduce la llegada del antropocentrismo y de la revolución que la modernidad representa en nuestra cultura.

El episodio  característico de la modernidad sucedió en 1682, cuando el señor Halley, basado exclusivamente en cálculos matemáticos -pues no disponía de instrumentos ópticos-, previó que un cometa volvería a aparecer en el cielo de Londres dentro de 76 años. Muchos le tomaron por loco. ¿Cómo, encerrado en su gabinete, basado en cálculos hechos sobre un papel, iba a poder predecir el movimiento de los astros en el cielo? ¿Quién sino Dios domina la bóveda celeste?

El señor Halley murió en 1742, antes de que se cumplieran los 76 años previstos. En 1758 el cometa, que hoy lleva su nombre, volvió a iluminar los cielos de Londres. ¡Era la gloria de la razón!

"Si es así -dijeron-,  si la razón es capaz de prever los movimientos de los astros, como demostraron Copérnico y Galileo, y después Newton, uno de los pilares de nuestra cultura, entonces ella podrá resolver todos los dramas humanos. Pondrá fin al sufrimiento, al dolor, al hambre, a la peste. ¡Creará un mundo de luces, progreso y felicidad!".

Cinco siglos después, el saldo no es de los más positivos. Muy al contrario.  Los datos son de la FAO: somos 7 mil millones de personas en el planeta, de las que la mitad vive por debajo del nivel de pobreza, y 852 millones sobreviven con hambre crónica.

Hay quien afirma que el problema del hambre es causado por el exceso de bocas. Y por eso propone  el control de la natalidad. Yo me opongo al control, aunque estoy de acuerdo con la planificación familiar. El primero es impositivo, el segundo respeta la libertad de la pareja. Y no acepto el argumento de que hay excesivas bocas; ni que faltan alimentos.

Según la FAO, el mundo produce lo suficiente para alimentar 11 mil millones de bocas. Lo que hay es falta de justicia, de compartimiento y excesiva concentración de la riqueza.

Por atravesar un período de mucha inseguridad, las personas buscan respuestas fuera de lo razonable. Obsérvese, por ejemplo, el fenómeno del esoterismo: nunca Dios estuvo tan en boga como ahora. Suscita pasiones y fundamentalismos, a favor y en contra.

La crisis de la modernidad culmina en el momento en que el sistema capitalista alcanza su suprema hegemonía con el fin del socialismo, y adquiere un nuevo carácter, llamado neoliberal.

¿Cuáles son las claves de lectura de dicho cambio del liberalismo al neoliberalismo? Bajo el liberalismo se hablaba mucho de  desarrollo. En la década de 1960 surgió la teoría del desarrollo, que incluía también la noción de subdesarrollo; y se creó la Alianza para el Progreso, destinada a "desarrollar" América Latina.

La palabra "desarrollo" tiene cierto componente ético porque al menos se imagina que todos deben resultar beneficiados.  Hoy el término es "modernización", que no tiene contenido humano sino una fuerte connotación tecnológica. Modernizar es equiparse tecnológicamente, competir, lograr que mi empresa, mi ciudad, mi país, se aproximen al paradigma primermundista, aunque ello signifique sacrificio para millones de personas.

El Mercado es el nuevo fetiche religioso de la sociedad en que vivimos. Antes por la mañana nuestros abuelos consultaban la Biblia. Nuestros padres el servicio de meteorología. Hoy se consultan los índices del Mercado.

Ante una catástrofe o un acontecimiento inesperado dicen los comentaristas económicos:  "Veamos cómo reacciona el Mercado". Y yo imagino un señor, el señor Mercado,  encerrado en su castillo y gritando por el celular: "No me gustó el discurso del ministro. Estoy enojado". Y a esa misma hora los telediarios destacan: "El mercado no reaccionó bien ante el discurso ministerial".

El mercado ahora es internacional, globalizado, se mueve según sus propias reglas, y no de acuerdo con las necesidades humanas. De hecho predomina la globocolonización, la imposición al planeta del modelo anglosajón de sociedad. Centrado en el consumismo, en la especulación, en la transformación del mundo en un casino global.

Ante la crisis financiera  que afecta al capitalismo, y en especial a los derechos sociales conquistados en los últimos dos siglos, es hora de preguntarse cuál será el paradigma de la posmodernidad. ¿Mercado o "globalización de la solidaridad", en expresión del papa Juan Pablo II?

Frei Betto es escritor, autor de "Calendario del poder", entre otros libros. http://www.freibetto.org/>    twitter:@freibetto.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • tony alonso dijo:

    HERMANO BETTO,ESTAMOS A LAS PUERTAS DEL REGRESO DEL REY DE REYES Y DEL SENOR DE SENORES,LA BIBLIA NOS ANUNCIA EN EL CAPITULO 12 DEL LIBRO DE DANIEL,QUE UNAS DE LAS SENALES DEL FIN ES EL INCREMENTO DE LA CIENCIA[CONOCIMIENTO]EN MATEO 24 HABLA DE TODAS LAS TRAGEDIAS QUE HOY ESTAMOS BIENDO EN EL MUNDO,EL APOSTOL PABLO EN EFESIOS 6 NOS DICE QUE LA LUCHA NO ES CONTRA CARNE NI SANGRE,SINO ESPIRITUAL,EL DIABLO Y SUS DEMONIOS ENCARNADOS EN ESTE SISTEMA HUMANO CORRUCTO[EREDADO POR LA CAIDA DE ADAN],PABLO NOS SENALO "QUE LAS ARMAS DE NUESTRA MILISIA NO ERAN CARNALES,SINO ESPIRITUALES,PODEROSAS EN CRISTO",PERO COMO USTE CONOCE LA IGLESIA[EL CUERPO DE CRISTO]ESTA IGUALITA A LOS SISTEMAS MUNDANOS,PARTICIPANDO DE LA CORRUCCION DEL CISTEMA HUMANO,NO ESTA PELEANDO EN FE,SINO CARNALMENTE,SOLO NOS QUEDA ESPERAR LA APARICION DEL GRAN SALVADOR CRISTOJESUS,ESE ES EL QUE VA RESOLVER TODOS LOS PROLEMAS.POR ESO HECHEMOS MANO DE LA VIDA ETERNA,EL

    SALVADOR ESTA A LAS PUERTAS.

  • Bernal V. dijo:

    Genial como siempre. Que falta hace en este mundo la existencia de miles de hombres como Frei Betto y que estén por todas partes con ese evangelio revolucionario y muy humanista. Sus palabras siempre son exactas. Gracias a este hombre por ser tan útil.

  • João Costa dijo:

    Conheci o Frei Betto em 1981, no Salão Paroquial da Igreja Matriz de São Bernardo do Campo, durante uma Plenária Popular, organizada e dirigida por ele.

    Gostei muito da dinamica de grupo organizada e dirigida por ele, usei esse método durante bastante tempo, é uma excelente ferramenta nos trabalhos realizados junto ao movimento popular e sindical etc.

    Leio suas reflexões e artigos, mais dos trabalhos do Frei Betto o que mais gostei foi dos livros: Batismo de Sangue e Fidel e a Religião.

    Não sou evangelico, mais gosto muito de suas reflexões.

    Parabens Frei Betto.
    João Costa.
    Santos, São Paulo, Brasil.

  • Thomas dijo:

    Excelente articulo que nos demuestra que la frase de Correa de que no vivimos una epoca de cambios , sino un cambio de epoca esta vigente en la mente de intelectuales del nivel de Frei Beto que logicamente lo expresa con mucha profundidad , pero que todos comprendemos ,porque la coyuntura que vive la humanidad en el inicio de este siglo XXI globalizado, con guerras, hambre ,desempleo , crisis economica, cambio climatico etc exige un cambio ya..........

  • JESUS R. -PERU- dijo:

    El “nuevo” fetiche, según Frei Betto es el MERCADO, pero… ¿es realmente nuevo?

    El capitalismo se sustenta, entre otras, en su base: EL MERCADO. Y esto desde su constitución, y por supuesto que tuvo su desarrollo, conforme el capitalismo se fue desarrollando hasta encontrarse en este etapa imperialista.

    El religioso Frei Betto, plantea el problema desde la religión y desde las mismas entrañas del capitalismo, aún cuando se pretenda “crítico” al sistema.
    Eso es entendible, por cuanto la religión no puede llegar a cuestionar el sistema capitalista como tal (aún cuando se pretenda su crítica desde posiciones como la llamada teología de la liberación), la religión desde su posición, solo se referirá, como se refirió antes, a la crítica dirigida a las consecuencias “inhumanas” del capitalismo.

    Por eso resulta entendible cuando dice Frei Betto:

    “Según la FAO, el mundo produce lo suficiente para alimentar 11 mil millones de bocas. Lo que hay es falta de justicia, de compartimiento y excesiva concentración de la riqueza”.

    Falta de JUSTICIA, falta de COMPARTIMIENTO (que viene de compartir) y EXCESIVA CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZA. ¿No es esto una crítica superficial y solo dirigida a las consecuencias del capitalismo, pero sin cuestionar este sistema económico y su sistema político?

    Y por eso resulta igualmente entendible esta su afirmación:

    “Ante la crisis financiera que afecta al capitalismo, y en especial a los derechos sociales conquistados en los últimos dos siglos, es hora de preguntarse cuál será el paradigma de la posmodernidad. ¿Mercado o “globalización de la solidaridad”, en expresión del papa Juan Pablo II?”

    Es decir, que para Frei Betto, la ALTERNATIVA va por resolver esta interrogante: ¿MERCADO O “GLOBALIZACIÓN DE LA SOLIDARIDAD”, en expresión del papa Juan Pablo II?

    Y “globalización de la solidaridad” no es otra que, según Frei Betto, que superemos esa FALTA DE COMPARTIMIENTO, o lo que es lo mismo: compartir “riqueza”, y va igualmente por DISMINUIR esa EXCESIVA concentración de la riqueza.

    El Socialismo es contrario a la religión por la simple razón de que el socialismo es científico y no un ideal religioso, el socialismo nos abre todas las puertas del conocimiento, de la razonabilidad humana, de las posibilidades materiales de apartarnos de fetiches, de supersticiones y desarrollarnos como seres humanos en un mundo solidario, SIN RIQUEZAS, basado en la solidaridad en el trabajo para el individuo hacia la sociedad y de la sociedad hacia el individuo. El Socialismo científico, ese que pretendemos los Revolucionarios, es la puerta hacia otro nuevo tipo de sociedad, en donde los seres humanos hayamos limpiado nuestros cerebros de ese fetiche de GANANCIA, GANANCIA Y GANANCIA, RIQUEZA, RIQUEZA que es el motor que mueve a la sociedad capitalista, sociedad en donde vivimos.

    Y esa sociedad, esa Revolución, lo hacemos las personas, principalmente la sociedad trabajadora, con pleno conocimiento de lo que pretendemos, con pleno convencimiento de que cambiar este mundo capitalista será obra de nosotros mismos sin la intervención de divinidades, sin las buenas voluntades de religiosos y de todos los que claman ayuda fuera del ser humano.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo. Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro "Fidel y la Religión".

Vea también