Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El verdadero "hombre del año"

| 5

time-manifestante-trUno de los productos que quintaesencia el "espíritu estadounidense" es sin duda la conocida revista Time. Fundada en 1923 por Britton Hadden, "el joven más rico del mundo", refleja e impone desde entonces el molde de una sociedad muy contagiosa que combina el populismo consumista con el individualismo más belicoso y el patriotismo más pedestre. Como es sabido, en el mes de diciembre Time elije "el hombre del año" -que a veces puede ser también una mujer- para honrar así a la personalidad más destacada, la más influyente, la más nombrada, durante el curso recién terminado. No es que la elección no responda a criterios ideológicos determinados; es que, en todo caso, la ideología subyacente tiene que ver con un modelo contable y deportivo -el del capitalismo- que celebra siempre, indiferente al contenido, las grandes cifras, los grandes momentos, los grandes gestos. Time se inclina ante la "notoriedad" en su sentido más estricto: ante los que se hacen notar. Adora a los "monstruos": es decir, a los que más se "muestran" en público. Su esperada portada anual festeja el mundo tal y como es, generalizando entre los lectores la felicidad de formar parte de una humanidad que pugna, por distintas vías y con distintos medios, por merecer la atención del Time.
Cualquiera puede ser "hombre del año" de Time. ¿Asesinos? Lo fueron Hitler, Stalin y George Bush. ¿Millonarios? Lo fue Bill Gates. ¿Fabricantes de miseria? Lo fue Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos. ¿Todos? En 2006 lo fuiste TÚ, el "you" genérico con el que la publicidad comercial suele interpelar a sus clientes ("por qué tú lo vales", "siempre pensando en ti", "nuestro centro eres tú"). Con arreglo a este criterio, podríamos elegir también los personajes más "notorios" de la historia: en el siglo I, la duda estaría entre Cristo y Nerón; en el V la palma se la llevaría Atila, azote del Imperio Romano; en el XIV la peste negra que asoló Europa; en el XVI, los Reyes Católicos, fusta de indígenas, se impondrían por unos pocos votos a Fray Bartolomé de Las Casas, defensor de indígenas; en el siglo XVIII se premiaría ex aequo a María Antonieta y Robespierre; y en el XIX, Napoléon y Marx se disputarían el título con el gran Jack el Destripador. La historia no es lucha de clases sino lucha de celebridades; no es una carnicería sino un escaparate. ¡Qué emocionante y variado es el mundo y qué tranquilidad saber que, pase lo que pase, la fotografía del ganador aparecerá en la portada de la revista Time!
En 2011 "la persona del año" ha sido El Manifestante, representado en la figura andrógina de un indignado universal, étnico, postmoderno y orientalista, molde que recoge, para deformarlo, el malestar profundo de los pueblos del mundo contra una civilización injusta y agonizante. Porque El Manifestante es celebrado como un as del balón, un príncipe filántropo o una actriz pornográfica de mucho glamour. Cuando se denuncian justamente las mentiras, manipulaciones o silencios de los grandes medios de comunicación se suele olvidar este efecto antropológico tranquilizador asociado a los formatos populistas y mercantiles del periodismo hegemónico. Millones de personas se han manifestado en todo el mundo, de Túnez a Wall Street, de Grecia a Wisconsin, para derrocar dictaduras, denunciar a los responsables de la crisis capitalista y, en definitiva, cuestionar el modelo cuyo mascarón de proa es precisamente la revista Time. El Manifestante puede aparecer en su portada porque no ha triunfado en sus demandas; pero sobre todo -y al revés- el Time lo recoge en su portada para despuntar y banalizar su combate. El Manifestante, digamos, sí ha vencido; El Manifestante ha alcanzado su objetivo porque su objetivo no era cambiar el mundo sino alcanzar, en pugna con Benedicto XVI, el Fútbol Club Barcelona o el Ejército de Salvación, la portada de Time. Y el lector de Time se siente así completamente a salvo en su sillón, disfrutando de su café en un mundo construido -como un hipódromo o una pista de carreras- para su seguridad y diversión. Nada tranquiliza más que una mala noticia si nos la da la televisión; nada calma más que una amenaza, si es la "persona del año" de la revista Time.
Pero el verdadero personaje del año -el que realmente tranquiliza al lector burgués de Time- está detrás de El Manifestante, como su reverso y su destrucción. De hecho, estoy casi seguro de que el consejo editor de la revista tardó en decidirse y tuvo muchas dudas, como las habría tenido en el siglo I entre Cristo y Nerón. El otro candidato a la portada era, sí, el Policía. Basta un mínimo esfuerzo para verlo a un lado y otro del romántico Manifestante, homenajeado junto a él, cediendo generosamente el protagonismo a su víctima: los policías asesinos en Túnez, Egipto, Yemen y Bahrein; los policías salvajes que golpearon a los pacíficos muchachos en Plaza de Catalunya de Barcelona; los que abrieron la cabeza a los huelguistas de Atenas; los que detuvieron a porrazos a los ocupantes de Wall Street. ¿El hombre del año? Dos. Enfrentados en las plazas, unidos en portada: el joven manifestante tocado con su kufiya palestina al viento, un ojo morado, la sangre corriéndole por la cabeza, con una sonrisa de satisfacción en los labios -¡portada de Time!-, y a su lado, pasándole el brazo sobre el hombro, el policía acorazado y musculoso que sonríe bajo el casco -¡portada de Time!- mientras esgrime victorioso su escudo, su porra y su pistola.
Los policías y manifestantes que luchaban y siguen luchando en las plazas luchaban en realidad, ahora lo sabemos, por ver cuál de los dos alcanzaba la portada de Time. Como en las plazas suele vencer la policía, porque en las plazas suele vencer la policía, mientras en las plazas suela vencer la policía, Time podrá dar la victoria al Manifestante en su portada.
Cuando la justicia, la libertad, la democracia, la igualdad y el socialismo sean la realidad del año, Time habrá desaparecido.

(Tomado de La Isla desconocida)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique Cortés dijo:

    Soy nicaragüense "Por Gracias de Dios"como decimos nosotros los nicas, es muy revelador este articulo y nos hace que se reflexione sobre lo que el denominado Marketin o Publicidad "amarillista" "desvirtuadora" "falsa imagen" etc., etc., porque el sistema Capitalista, manipula e inclusive ofende a la comunidad internacional que realmente a MANTENIDO LA LUCHA TODOS LOS DIAS, POR SUS DERECHOS Y SU DIGNIDAD, en realidad ese tipo de publicaciones son muy valoradas y yo diaria sobrevaloradas por los sectores juveniles y de clase media en todo el mundo, es algo asi como el FANATISMO DESMEDIDO POR LOS CELULARES Y LOS JUEGOS ELECTRONICOS, JUNTO O SEPARADOS POR LA INTERNET Y/O LA TAL MULTIMEDIA O TECNOLIGIA ELECTRONICA DE PUNTA. Sencillamente la imagen del "hombre del año" de la tal revista TIME, es una forma SUBLIME de amInorar el PESO Y CONTENIDO QUE LAS LUCHAS POPULARES SE EXPRESAN EN TODO EL MUNDO, EN LO QUE CREO COMO SOCIOLOGO QUE ES EL COLAPSO DEL SISTEMA CAPITALISTA A NIVEL MUNDIAL. Aprovecho la ocacion para enviar un saludo solidario a los millones de ser humanos que luchas y se manifiestan en todo el planeta independientemente de este tipo de marcara_maquillaje que fue ya creado y divulgado por las agencias internacionales de publicidad capitalistas, asi como hago votos o insto aque refuercen este planteamiento que reflejo en mi comentario.

  • Naturaleza dijo:

    Santiago Alba Rico, siempre poniendo el dedo sobre la llaga, muy buen comentario, desentrañando a los medios que sutilmente tratan de engañarnos.

  • MARIA R. dijo:

    el articulo esta bien, pero se te fue la musa comparando en el siglo I a Cristo y Neron ... la verdad Cristo es el hombre de todos los tiempos y ademas el unico que ha dividido la historia ,,, ante s y despues ....

  • Mario Turati dijo:

    Hay que tirar los televisores, las noticias se les ordena que decir.
    Habiendo tantas cosas buenas en el mundo, lo que vende son las noticias de asesinatos, guerras que es lo mismo, violaciones, divorcios de las llamadas estrellas, infidelidades ETC. ETC. ETC.

  • jose dijo:

    Es cierto, probablemente, que las "estrellas" que han llenado las portadas de TIME, siempre han arrastrado tras de si la fama, el escandalo o sencillamente la notoriedad en un mundo muchas veces marcado por cosas banales o frivolas..pero en este caso, no obatante creo que esta muy bien la eleccion:
    Observen como son las cosas: cuando los Indignados protestan en Madrid, Nueva York...en Grecia!!! ¿CUAL ES EL RESULTADO?...Por otra parte , que pasa cuando alguien protesta en un pais como Libia, Egipto, Tunez pues le caen a tiros, señores!!! Y POR QUE ? PORQUE A LOS TIRANOS NOS LES GUSTA QUE LE LLEVEN LA CONTRARIA!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Santiago Alba Rico

Santiago Alba Rico

(Madrid, 1960) estudió filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. Entre 1984 y 1991 fue guionista de tres programas de televisión española (el muy conocido La Bola de Cristal entre ellos). Entre sus obras, se cuentan los ensayos "Dejar de pensar", "Volver a pensar", "Las reglas del caos" (libro finalista del premio Anagrama 1995), "La ciudad intangible", "El islam jacobino", “Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos”, “Leer con niños” y “Capitalismo y nihilismo”, así como dos antologías de sus guiones: “Viva el Mal, viva el Capital” y “Viva la CIA, viva la economía”. Desde 1988 vive en Tunez.

Vea también