Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Horas ciegas

| 9

En el blog Segunda Cita

Viendo la proliferación de las memorias, me he preguntado cómo escribir un libro que probara la utilidad de lo menos interesante de una vida.  Ninguna existencia es lo suficientemente atractiva como para contarla toda. Probablemente ni la de Picasso o la de Haydn, hombres que trabajaron y consiguieron tanto. Es que hay zonas muertas en cada vida. Por ejemplo, esas en las que nos podemos encontrar a Einstein durmiendo una siesta o a José Martí esperando la llegada de un tren, o a Mozart en el traqueteo de un carruaje que marcha de Salsburgo a París.

Claro, si pudiéramos penetrar en las mentes de esos hombres sería otra cosa, porque en cuántos vericuetos nos internamos cuando transcurren esos segundos, minutos y horas aparentemente intrascendentes, sal de la cotidianidad y la creación. Esos instantes sin memoria, esas horas ciegas de todas las biografías, en no pocas ocasiones deben haber sido decisivas para la gloria de algunos personajes históricos.

¿No creen?

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Beatriz dijo:

    Sí, creo.
    Así mismo , seria muy interesante y no solo en esas personalidades que usted menciona.
    En personas de las llamadas ordinarias, que no transcienden por su impacto en la historia, pero si en su vida cotidiana o en la de sus familias y amigos. O en su comunidad.
    Hasta en lo cotidiando hay magia y hay transcendencia.
    Saludos.
    BHS.

  • José A. Cabrera Hernández dijo:

    Esas horas ciegas son las que más suman en la vida cualquier persona. Dormir, esperar desde un parto, una operación quirúrgica, cualquier cosa, o trasladarse de lugar aunque sea en un cohete, son las horas en cada uno conversa consigo mismo, los más en las trivialidades de sus propias necesidades y sueños, los dotados de mayor capacidad y preparación intelectual, crean, me parece que es la mejor manera de explotar las horas ciegas.

    Debieramos cada persona de cualquier nivel de escolaridad, intelectual o cultural, utilizar las horas ciegas para autoexaminarnos y buscar que poquito mejor debiéramos ser. Que bueno sería verdad.?

  • myrladi dijo:

    Coincido con Beatriz y creo que Ud., (al que admiro, además de actitud ante la vida que expresa, por su profundas metáforas), tiene sus mas bellas inspiraciones en lo cotidiano de su vida…, por ” … las horas aparentemente intrascendentes, sal de la cotidianidad y la creación”, por lo menos así llegan a mi, sus canciones.
    un saludo y escriba un libro de su vida, sería muy interesante para las nuevas Generaciones, yo soy de la suya y lo sigo desde siempre, por eso se lo digo
    MLD

  • rodolfo dijo:

    ¿Y qué ocurre cuando solo los grandes o los literatos cuentan su historia? Este cuento habla un poco de eso: él tenía sus propios protagonistas, sus propios cuentos, sus propios trovadores, solo que para la mayoría resultaban desconocidos.
    http://letrajoven.wordpress.com/2011/11/02/muchos-peros-sin-embargo%E2%80%A6-algo-que-escribi-en-tercer-ano-de-la-carrera/

  • Marianela dijo:

    Usted como siempre Trovador, haciendonos pensar, soñar, reflexionar … que maneras más curiosas de recordar tiene una

  • Marta Valdés dijo:

    Aprendiz querido:

    He madrugado para ponerme a trabajar, veo tu mensaje en Cubadebate y se me alivia la tos. Dicen que al que madruga, Dios lo ayuda. Nunca paro de aprender contigo.

    Marta

  • JoL dijo:

    Es que en esas horas ciegas, se concibieron las acciones que luego dejaron verse.

  • Yvonne dijo:

    Son las horas ciegas las más fértiles, las más creativas, a veces las más añoradas.

  • Sandra dijo:

    Horas Ciegas? Nunca si en cada segundo de ellas se estuvieron preñando, germinando, fructificando las ideas que luego serían el alumbrón del mundo, el gesto, la huella o la palabra que encandila almas.
    Eran ciegas las horas de Argelia Domínguez esas en que esperaba el proceso de 9 meses para que el día 29 de noviembre diera a luz un poeta de tantas luminarias?
    Ciegas? Tal vez mudas, silenciosas, meditabundas, reflexivas, intimistas, soliloquias…pero ciertamente preñadas de infinita visión.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Músico y poeta cubano. Es fundador de la Nueva Trova y autor de canciones antológicas como “Unicornio”, “Ojalá”, “La era está pariendo un corazón”, y muchas otras.

Vea también