Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

PRISA y Clarín: Un pacto que cruza el Atlántico (+ Video)

| 10

Un medio como El País, que presume de estar muy  atento al acontecer cultural latinoamericano, no ha publicado nada sobre el tema. He buscado atentamente pero sin éxito en las secciones internacional y cultural del diario español.

La posposición del estreno de la serie argentina El Pacto, provocada por las presiones ejercidas desde el poderoso grupo mediático Clarín sobre el actor Mike Amigorena no han encontrado espacio en el diario del grupo PRISA, a pesar de involucrar a destacados actores del universo audiovisual hispanoamericano como Cecilia Roth y Federico Luppi.

La serie pretende abordar la adquisición de Papel Prensa - única productora de papel para periódicos en Argentina- por parte de los diarios ClarínLa Nación con el favor de la dictadura militar que ascendió al poder en 1976 en el país sudamericano, en una operación en que mediaron las torturas a miembros de la familia propietaria de la industria papelera. En Argentina, tanto la Asociación Argentina de Actores (AAA) como el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) manifestaron su absoluto repudio ante las presiones denunciadas por los productores de la serie.

En Agosto del pasado año, el diario El País se posicionó frontalmente contra la investigación lanzada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner sobre  el traspaso de Papel Prensa y reconoció que los intereses del Grupo PRISA en Argentina estaban siendo afectados por las acciones que el ejecutivo argentino ha emprendido para democratizar el espectro mediático.

"El gobierno argentino refuerza su embestida contra el grupo Clarín", titulaba entonces el diario madrileño. Pero ahora que la libertad de expresión es vulnerada por la embestida de sus aliados de Clarín, en El País sólo tienen silencio.

Trailer de la serie El Pacto

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    "CLARÍN", LA MÁSCARA Y EL ROSTRO...

    Vea, Iroel… modestamente -desde mi humilde rol de comentarista y francotirador de “blogs”-, he hablado sobre esta trama cantidad de veces. La gente, en general, no tiene ni idea de la perversidad que se oculta detrás de estos pulpos mediáticos.

    El origen y desarrollo de diarios como “Clarín”, supera cualquier ficción. “Clarín” constituye la síntesis perfecta de la hipocresía llevada a su máxima expresión y, por lo visto, ahora, “El País”, le supera con holgura a la hora de la manipulación de multitudes. Claro, en un universo mucho más importante y decisivo que nuestra subdesarrollada América del Sur.

    En verdad, se nota claramente, están “asociados” a la hora de verter su ponzoñoso discurso. Con una salvedad, el medio de “Prisa” es más refinado y cuando está por llegar a la cumbre de la desvergüenza, para un poco, porque aún mantiene algunos resortes que le permiten avizorar cuando se ha pasado de la raya. Me refiero a mentir, desinformar, “operar” para grupos de enorme poder, entre ellos, el supremo referente y mandamás ideológico y que no es otro que la crema guerrerista-sionista-ultraderechista apostada en los EEUU y sus sumisos cómplices en Europa.

    “Clarín” ha pasado a convertirse en un diario vulgar, por momentos repugnante, conducido por oscuros personajes que tienen bajo su bota a un pequeño ejército de sirvientes incondicionales a quienes les han comprado el alma con diversas canonjías.

    Sueldazos, automóviles, rimbombantes títulos de “editores jefes”, beneficios diversos, vanidades a granel y otras patochadas que le hacen temblar los glúteos a escritorcitos de morondanga, convencidos que son los sucesores de Roberto Arlt o de González Tuñón. Tipos, talentos -dicho al pasar-, que les escupirían el rostro a estos lacayos contemporáneos que se dicen periodistas y que se desviven por morderles los talones a aquellos egregios columnistas.

    Basta leer las notas “claves” del diario “Clarín” para avizorar a qué clase de informadores me refiero. Alcahuetes de la empresa a ultranza, defensores de sus deshonras, encubridores de las más turbias maniobras que cualquiera podría imaginar.

    Recuerdo cuando el topetazo con el actual gobierno por el problema de las retenciones “al campo” y la famosa ley 125 (aquella que rozaba intereses de la oligarquía agroexportadora, sojera y vacuna).

    Todo el “staff” notable de “Clarín” se cansó de escribir notas en la misma dirección, socavando a un gobierno legítimo para tratar de lograr su destitución por cualquier medio, incluso un nuevo golpe de Estado.

    “Clarín” no defendía los intereses del pueblo, ni siquiera de los pequeños propietarios agrícolas… para nada… defendía los intereses de sus inversiones y sociedades, incluyendo, además, una furia descontrolada por la llamada “Ley de Medios” que recortaba sus amplios y antidemocráticos privilegios. Pero ante la opinión pública, “vendieron” la imagen sacrosanta que los ubicaba como paladines de la equidad, la democracia y la justicia.

    Otro tema repulsivo, la defensa incondicional de “la patrona”; una mujer sospechada -con fuertes argumentos- de haberse apropiado de hijos de desaparecidos durante la dictadura militar. Tema que aún no se ha podido dirimir de manera definitiva porque el poderoso grupo empresario ha orquestado mil maniobras para que no se conozca la verdad en cuanto al origen de aquellos niños, hoy adultos y que podrían ser los herederos del grueso del paquete accionario del diario y otros negocios siderales.

    “Pacto”. Esa es la palabra clave para entender el porqué de la adjudicación de “Papel Prensa” y otras matufias monumentales que tienen siempre en el epicentro al diario que se autodefine como “Un toque de atención para la solución argentina de los problemas argentinos”.

    Si a la directora nos referimos, no se puede evitar el sarcasmo. Ni periodista, ni editorialista, ni intelectual.

    Una ex bailarina de flamenco -además, de profesión enfermera-, seduce a un viejo verde (el señor Noble) allí lejos y hace tiempo. El honorable fundador del emporio fallece prematuramente -algunos maliciosos afirman que “dudosamente”-, y la bella y codiciosa joven pasa a ser la heredera a la hora de las definiciones. Se saca de encima a la hija natural del finado -estratagemas leguleyas y económicas de por medio- y, con suma habilidad, teje sociedades diversas con personajes elucidarios de la política y el poder. Sean civiles o militares, a través de décadas.

    De esa manera, “Clarín”, aparece vinculado a lo largo de su existencia con grupos diversos y logra, incluso, blanquear pasivos gigantescos y acomodarse a todas las épocas con su habilidoso discurso dirigido a la estúpida y pacata clase media y media-media de Buenos Aires y otras ciudades; sectores que identifican en la astuta prosa del vespertino un espejo en el que creen representarse.

    La historia del periodismo gráfico argentino es un muestrario amplio de canalladas empresarias, pero “Clarín” constituye el “non plus ultra” de esta especie. Se sirvió de las democracias burguesas y de las dictaduras más atroces. Su objetivo, multiplicar fortunas para la cúpula accionaria y, por supuesto, operar día y noche para el imperio.

    Toda la gama de miserias goebelianas -astutamente disfrazadas, remozadas-, tienen cabida en la historia de este diario. A la hora del peronismo, fueron peronistas; cuando las dictaduras militares, rezaron loas a la “Libertadora” o al “proceso”, encarnado en un Onganía o en un Videla; al aparecer Alfonsín, festejaron algunos días. Fueron menemistas, golpistas, duhaldistas, lo que sea… con tal de no perder su rol inviolable como vocero de ciertas elites vinculadas al imperio.

    El grupo vibra al compás de los hechos y simula acompañar las decisiones populares -entiéndase por esto resultados electorales o tendencias sociales-; cuando estas cuantías declinan, endereza el timón de la nave al propósito final, que está representado por el fundamentalismo empresario, la ganancia como una religión y la asociación incondicional con el poder financiero que domina al mundo.

  • Dardo Ribas dijo:

    ERRATA

    Donde dije:
    "...astuta prosa del vespertino, un espejo en el que creen representarse."

    Corresponde:
    "...astuta prosa del MATUTINO, un espejo en el que creen representarse."

    Improvisar, tiene su precio. De ahí estos pequeños errores. Lo mejor, sería escribir el comentario en un block de texto y, luego, "pegarlo" una vez corregido en el formulario de la página. Por lo menos, lo mejor para mí, que ya estoy medio ciego. Mis disculpas.

  • Marianela Curbelo Ramírez dijo:

    Entonces vamos de "PRISA" a cerrar la boca antes de que le toquen la campaña al "CLARÍN"...

  • Alexis Hernández Domínguez dijo:

    sencillamente son un desastre estos diarios, cada día se hunden más en el lodo de su infamia

  • carlos e. bischoff dijo:

    Acuerdo sustancialmente con el comentario de Ribas. Solo observaría su frase con respecto a la Directora de Clarin, "ex bailarina de flamenco, además, de profesión enfermera", como si eso fuera un condicionante a la hora de comportarse como se ha comportado y se comporta desde que, por todos los medios que sí apunta correctamente Ribas, se hizo con el medio. Diría que sobres eso -y no me hago el "defensor de mujeres"-, bien valdría una rectificación.
    El resto, sustancialmente de acuerdo, y mucho se podría agregar, no solo sobre Clarin sino sobre el rol en muchos casos nefasto del grupo Prisa.
    Chau

  • José Molina Vidas dijo:

    Primero fué el Grupo Prisa con Liberty (el primero le vendió al segundo creo que el 29% de sus acciones, que nombresito el de Liberty digo, ahora Grupo Prisa en alianza con "Clarín"; vaya, vaya...dios los crea y el diablo los junta...Gracias Molina

  • Dardo Ribas dijo:

    VEA, BISCHOFF... EL ASUNTO ES ASÍ...

    La interpretación en cuanto a que "la patrona" era bailarina y enfermera, no apuntaba a desacreditarla por tener afición a la danza o aplicar inyecciones, allí en su lejana juventud. No venga aquí a querer quedar bien con el sexo que tanto nos desvela. Ernestina no lo va a llamar a agradecerle por esta intervención suya y nombrarlo “editor jefe”.

    De ninguna manera objetaría a una persona por los motivos que usted apunta como cuestionables; porque, además, ya sabemos, toda ocupación, profesión o trabajo, es valiosa y respetable. Tan sólo se trató de una referencia biográfica para ubicar el origen del personaje.

    Usted la tiene conmigo y gusta de encontrar pelos en la sopa.

    Traté de mostrar que ella no tenía nada que ver con el mundo del periodismo o los círculos intelectuales, aunque se le ha acreditado el haber escrito unos libritos cuyos títulos acabo de encontrar, a saber: "Compromiso con el país" (1980) y "La Argentina necesaria" (1989).

    Podría ser que en su madurez haya editado estos volúmenes, pero todo indica que lo único que hizo es poner la rúbrica como autora. Sería poco virtuoso que como directora de un diario importante no tuviera alguna obra registrada y, seguramente, en la brillante organización del matutino que nos ocupa, no faltaron cerebros que pergeñaron esos escritos.

    Nada ocurrente, cantidad de gente muy conocida hizo lo mismo y lo seguirá haciendo. Fíjese, Bischoff, que hasta existen no poco fundamentadas versiones en cuanto a que Evita no sería la autora del libro que se le endilga, “La razón de mi vida”, sino el habilísimo ministro de Perón, Ángel Borlenghi, hombre de clara inteligencia, cultura y suma habilidad política que pasó de militar en las trincheras del socialismo reformista vernáculo al peronismo en su época de esplendor.

    Y aunque esto lastime a los peronistas, la duda tiene cabos muy bien amarrados para darle crédito. Ella jamás había escrito ni un cuentito de aficionados y, repentinamente, aparece como autora de una presunta obra de carácter ideológico… que, por supuesto, nadie discutirá o analizará en universidad alguna del mundo. Un panfleto que pasó a la historia, sin pena ni gloria… como los libros o los editoriales que se le acreditan a Ernestina.

    No olvidar a quiénes tuvo como socios en la empresa en los primeros años de su gestión, la ex bella y joven bailarina: nada menos que a Don Arturo Frondizi (Presidente argentino) y Rogelio Frigerio, dos de los políticos e intelectuales más capacitados que pasaron por el poder en Argentina, dejando a un lado la consideración que sobre ellos se pueda tener por haber sido claros personeros del capitalismo pro imperialista, especialmente, Don Arturo.

    Esta clase de empresarios -en este caso, empresaria-, por lo general, siempre tienen cantidad de amanuenses para elaborar trabajos literarios o presuntamente ideológicos que luego se acreditan como propios. El dinero todo lo puede en estas cuestiones.

    De cualquier manera, queda claro, que no obtuvo el Nobel de Literatura por estos escritos que consigno, ni la historia de la economía capitalista se apoyará en estas creaciones de Ernestina para colocar más ladrillos en el edificio del capital. Entre Milton Friedman y Ernestina, no le quepa duda alguna que el ex profesor de la Universidad de Chicago y pope del "libre mercado", será más leído y venerado.

    Como bien señalé -y obvié detalles que conozco, pero mejor dejarlos a un lado-, el doctor Roberto Noble, conoció a esta joyita por los años 50 y ella se convirtió en su enfermera personal, tal cual se conoce por versiones creíbles que abundan por todos lados. Yo no viví con ellos… en esa época, estaba en los brazos de mi madre, pero material biográfico respetable se consigue por todos lados si uno tiene la preocupación de investigar.

    La señorita Ernestina Herrera (ex bailarina de flamenco), 23 años menor que el fundador de "Clarín", se casa con Noble y luego que éste obtuviera el divorcio de su ex por los años 60 con una mexicana llamada Marta María Guadalupe Zapata y con la que tuvo una hija que todos conocimos como "Georgette" (Guadalupe Noble).

    Noble, muere en 1969 cuando estaba "arañando" los 70 años. Como ya expresé, no faltan interpretaciones donde se siembran dudas sobre el repentino fallecimiento del periodista y empresario. No lo digo yo, se lee en no pocas notas de autores diversos.

    El asunto del divorcio, la hija con la mexicana y la herencia, originó una “novela” pletórica de intrigas y episodios increíbles. Ernestina quería ser la accionista principal y, como ya dije, “arregló” a la jovencita con una parte de los bienes de su esposo. Lo fundamental, las empresas, el diario, quedaron en poder de ella y sus asociados. Asociados que cambiaron con el curso de los años. Se sabe que Frondizi y Frigerio también tenían acciones en el medio periodístico, pero luego de un tiempo, quedaron a un lado.

    A partir de su casamiento, Ernestina, es la esposa legal en Argentina del periodista y empresario que editó "Clarín". El diario fue la cuna de múltiples negocios que se expandieron en varias direcciones, emprendimientos vinculados a las finanzas, agropecuarios, industriales, etcétera… Es ahí cuando surge el “grupo” de empresas, coexistiendo como emblema fundamental de las mismas, el renombrado diario.

    Bien, estimado Bischoff, ahí tiene usted un plato amplio con una espesa sopa. Busque, busque, que va a encontrar otro cabello.

    Un gran saludo para usted.

  • Dardo Ribas dijo:

    ADENDA a mis comentarios

    Estaba releyendo los comentarios y mis propias intervenciones. Ya dije que me gusta improvisar y, a veces, uno advierte omisiones o incorrectas construcciones en la composición.

    Claro, esto es un espacio libre de opinión y nadie anda pensando en que algún loco premie "formas" o "contenidos".

    Agrego un comentario breve.

    Roberto Noble fue un hombre que tuvo sus valores. De inspiración socialista (no revolucionario); muchos hablan de su honradez y de su arrojo a la hora de fundar "Clarín". Otros, lo apostrofan con distintos argumentos.

    A Noble y su participación en un bloque parlamentario -tibiamente reformista-, se debe la conocida ley de "derechos de autor" -"Ley de propiedad intelectual y artística"- entre otras que tienen cierto interés sectorial y social.

    Claro, Noble también tuvo sus contraluces. Genios políticos y morales como el doctor Lisandro De la Torre -yo soy "lisandrista"-, criticaron su adhesión -y la de sus adláteres- al célebre y entreguista "Pacto Roca-Runciman", pergeñado y llevado a cabo en 1933 (ver en Internet o en la amplia bibliografía existente sobre este asunto y sus repugnantes implicancias contra los intereses del país).

    De cualquier manera, quiero expresar cierta admiración hacia el doctor Noble. Hay muchos aspectos rescatables en su personalidad. Un burgués, pero con ciertos códigos éticos que hoy día resultarían extraños.

    Ahora, recientemente, me acabo de enterar que su hija, Guadalupe ("Georgette") -que siempre hizo fe del amor inquebrantable hacia su padre-, es poeta y escritora. Debe andar por los 45-50 años y me han dicho que es sumamente inteligente, culta y de moral ejemplar.

    Incluso, hay detalles que la pintan de cuerpo y alma. Ella tuvo mucho que ver en la puesta en funcionamiento, programación y actividad, de un teatro un tanto "underground" en Buenos Aires que fuera conocido como "El Picadero", allí por los horribles años 75-80.

    El mismo escenario sobre el que atentaron las huestes de sicarios de la dictadura -lo dinamitaron e incendiaron-, porque en esa sala mítica del Buenos Aires que resistía, se exhibían obras de compromiso social con una valentía excepcional.

    Nunca olvidaremos ese lugar -al que supe concurrir esporádicamente-, porque se convirtió en un símbolo contra la opresión cultural... Y Guadalupe, fue una de sus inspiradoras.

    Como cualquiera diría... "sombras y luces" de dos personalidades.

    Guadalupe Noble, hija del talentoso empresario creador de "Clarín"... enfrentó a la dictadura.

    Por otro lado, la esposa del padre, Ernestina Herrera -que hábilmente separó a la chica del emporio y sigue como directora-, formalizó, alegre y feliz, negocios con Videla y compañía, siendo, además, sospechada hasta la actualidad de delitos execrables.

    Una gran alegría saber que la piba -ahora mujer-, volcó su talento hacia las artes y el pensamiento progresista, lejos de la influencia de la oportunista bailarina de flamenco y su venenoso entorno.

    Mis disculpas a todos por esta larga participación.

    Vaun enlace a Guadalupe, muy interesante:

    http://guadalupenoble.com/

  • carlos e. bischoff dijo:

    A ver. No me interesan las competencias de sabihondez. Este tema está dedicado a las relaciones entre Prisa y Clarín, y ya expresé mi acuerdo sustancial con el primer comentario. No le ando "buscando pelos" a nada. Si en alguna oportunidad diferimos, créame que no es que yo "la tenga con usted". Tampoco hay que darse uno mismo tanta importancia. Por otro lado tenga por seguro que la Ernestina no me premiará con nada, y sí que es agraviante suponer que se tenga un criterio sobre algunas cosas con el oculto objeto de lograr semejante premio.
    Mi salvedad con su comentario, tampoco está dirigido a "quedar bien" con el sexo femenino, ya se defienden bastante bien solitas sin mi concurso.
    Simplemente no comparto que el hecho de que una persona -hombre o mujer- haya sido ayer tal o cual cosa, sea elemento para juzgar lo que hizo luego de serlo. He conocido más de dos p.. y más de dos ladrones, que luego se dejaron el cuero cuando era el momento. Otros hacían otras cosas.De modo que, ni pelos en la sopa, ni quedar bien, ni andarle detrás a sus opiniones. Son importantes como las de cualquiera, pero eso. A las mujeres no me las gano "haciéndome el bueno". Y la sopa no me gusta.
    Chau

  • julio dijo:

    Cien por cien de acuerdo contigo iroel.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también