Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Las lavanderías de Wall Street

| 4

Se puede pasear por Queens y encontrar decenas y decenas de lavanderías sin un solo cliente en toda la jornada y en ninguna otra jornada. Suelen ser negocios modestos, atendidos por una sola persona que no frecuenta a los vecinos. Nada que ver con los imponentes edificios de los bancos de Wall Street, que tampoco lavan ropa: se dedican a otra clase de limpieza.

Es difícil calcular el volumen de dinero lavado que entra en el flujo financiero mundial. En 1996 el FMI afirmó que ascendería del 2 al 5 por ciento del total, pero hay estimaciones actuales que superan esa aproximación. El distinguido economista John Walker propone, con base en un modelo económico comparativo de bases de datos internacionales sobre el crimen organizado, que su monto anual es de unos 2,85 billones de dólares (www.economywatch.com, 14/6/11). De los cuales: un 46,3 por ciento se higieniza en el sistema bancario de EE.UU. y, mucho menos, en los de Italia (150.000 millones de dólares) y Rusia (147.000 millones), y a más distancia todavía en los de Alemania, Francia, Rumania, Canadá y otros países de Occidente y Asia. Como siempre, la gran potencia del Norte en primer lugar.

Walker sostiene que esto es posible porque los intentos de combatir el lavado de dinero son ineficaces y las penalizaciones legales estadounidenses, muy leves. Cuando se aplican.

Un caso muy notable y muy notorio es el de la financiera Wachovia que, por intermedio de la mexicana Casa de Cambio Puebla, inyectó en el mercado financiero 378.400 millones de dólares sólo en el período 2004/2007 (www.huffingtonpost.com, 14/7/10). ¿El castigo? Una multa de 160 millones de dólares, aunque las autoridades judiciales de EE.UU. calificaron de “operaciones delictivas continuadas” las actividades de Wachovia. A juicio del especialista Daniel Hopsicker, la lenidad de la sanción habla “del trato preferencial acordado a algunos participantes en el comercio internacional de drogas” (www.alternet.org, 12/6/11).

Un estudio del año 2009 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) reveló que los bancos violan la gran mayoría de las normas establecidas para prevenir el lavado de dinero: “En momentos en que se produce la quiebra de grandes bancos -subraya-, los banqueros parecen creer que el dinero no tiene olor. Los ciudadanos honestos, que se enfrentan con esfuerzo a este tiempo de dificultades económicas, se preguntan por qué no se confiscan las utilidades del delito, que se convierten en propiedades, automóviles, yates y aviones ostentosos” (www.unodc.com, 24/6/09). Y aun en otras cosas, claro.

Una posible respuesta a esa pregunta provino del Dr. Antonio María Costa, entonces subsecretario general de la ONU y director ejecutivo de la Unodc: “Los miles de millones de dólares del dinero de la droga mantuvieron a flote el sistema financiero cuando la crisis global llegó a la cima… eran el único capital de inversión líquido” del que dispusieron ciertos bancos al borde del colapso en el 2008 (www.guardian.co.uk, 13/12/09). Como consecuencia, la mayoría de los beneficios del narcotráfico ingresó al sistema económico mundial.

“Los préstamos interbancarios se financiaron con dinero procedente del narcotráfico y de otras actividades ilegales -agregó-. Hay evidencias de que algunos bancos fueron rescatados de ese modo.” El Dr. Costa contó con información de fuentes fidedignas, investigaciones y datos de varios servicios de inteligencia para asegurar que la posterior y “progresiva liquidez del sistema y el mejoramiento paulatino del valor de las acciones de algunos bancos (se tradujo) en que el problema (del dinero ilegal) se ha convertido en algo mucho menos grave de lo que alguna vez fue”.

Se podría sumar otro elemento a las consideraciones del Dr. Costa: es política oficial de la Casa Blanca no penalizar a los grandes bancos y Obama demostró que más bien hay que premiarlos. El experto Michael Smith lo explica claramente: “Ningún banco de EE.UU. ha sido enjuiciado por violar la ley de secreto bancario o cualquier otra ley federal (en la materia). En cambio, el Departamento de Justicia establece cargos en el marco de acuerdos de procesamiento diferido, por los cuales un banco paga una multa y promete no volver a violar la ley… Los megabancos están protegidos por una variante de la teoría ‘demasiado grande como para caer’. Fallar contra un gran banco podría… causar pánico en los mercados financieros” (www.bloomberg.com, 28/6/10).

Es conocido el involucramiento de la CIA en operaciones de narcotráfico, incluso hoy en Afganistán, convertido en el productor del 90 por ciento del opio que invade el mundo. Corren además rumores de que algunas familias estadounidenses de pro lavarían dinero “negro” en bancos de Wall Street y/o habrían invertido en el tráfico de drogas. Finalmente, Warren Delano, abuelo del ex presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt, acumuló una fortuna con el tráfico ilegal de opio de China. Tradiciones son tradiciones.

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Gómez (totí) dijo:

    Esos son los verdaderos terroristas, que quieren pacificar el mundo.

  • Vicente Brunetti dijo:

    En este artículo, el prestigioso periodista y poeta Juan Gelman, no mete “el dedo en la llaga”… sino todo el brazo, hasta el codo, en esta cuestión que venimos denunciando desde el año del relámpago…
    La génesis del Imperio, así como las sucesivas fases del Capitalismo, están impregnadas del involucramiento en las políticas de estado, por parte de EE.UU y del Reino Unido, con las que incorporaron el narcotráfico como fuente de fondos frescos para el crecimiento de las “city” financieras de Londres y Nueva York.
    Hay que recordar las sucesivas e ignominiosas Guerras del Opio con las que el Reino Unido obligó a la plantación del opio en China, y propició el consumo de narcóticos a su población. La reticencia de las autoridades chinas a ese proceso de “narcotización”, fue el origen de las Guerras del Opio.
    En las Guerras de invasión, ocupación y saqueo, ejecutadas por EE.UU en Corea, Vietnam -que incluyó a Laos, Camboya y Thailandia), Afganistán, Irak…y ahora, Libia, las drogas fueron partícipes, en principio, para “estimular” el salvajismo de las tropas en sus actos inhumanos de atropello, violación, tortura y asesinato en contra de la población civil.
    En segunda instancia, posibilitó el enriquecimiento rápido de la oficialada y el generalato de las fuerzas armadas de EE.UU., así como la habilitaciòn de los procedimientos de “lavado” del dinero sucio proveniente del narcotráfico, que pasó a manos de la CIA y de la DEA. Hasta hoy día. Y pasando por las bóvedas de la Banca Delincuente de Wall Street.
    En tercera instancia, también sirvió como fuente de ingresos que fueron aplicados a las guerras de insurgencia, desestabilización, golpes de estado, asesinatos selectivos, en general, en países de América Latina.
    Un botón de muestra fue el bochornoso episodio del narcotráfico prohijado por el gobierno de EE.UU. para financiar a la contra nica con el fin de desestabilizar al sandinismo nicaragüense, contaminando los territorioos de Costa Rica, Honduras y Guatemala, en América Central, durante los años ´70s y ´80s.
    Además, la insostenible situación de la violencia extrema en México está financiada y alimentada con armamentismo por parte de la Industria Bélica de EE.UU.
    Los “grandes bancos” de EE.UU. (Bank of América, Bank of Boston, Citigroup, Lehman Brothers, J.P. Morgan, Chase Manhattan Bank…) se han turnado en el involucramiento de los más espantosos casos de corrupción, sobornos, y lavado de dinero sucio, dentro de EE.UU., así como en los países de América Latina.
    En resumen, todos los episodios recurrentes de enormes delitos, contaron con la participación de alguno o de varios de los gigantes bancarios estadounidenses. Esa institución que se ganó el apelativo de “Banca Delincuente”.
    Un futuro mejor, es posible. Pero sin la participación de la Banca Delincuente.

  • próspero dijo:

    Esa es precisamente la poderosa razón por la cual, no hacen nada por combatir el terrible flagelo de las drogas. Es parte de su economía. Es un estado, terrorista, traficante y productor de drogas.

    Mientras existió su organismo en Venezuela, jamás se combatió de manera responsable y mucho menos se capturó a sus capos.

    Hoy podemos mostrar cifras records de recuperación de estupefacientes y captura, con su deportación correspondiente.

    Vemos claramente, que su gobierno es cómplice de las drogas en el mundo. Así como, de la destrucción de su población mediante el uso de las mismas.

  • L@_Rik@ts dijo:

    bueno nada que ver con el tema pero bueno,muchas felicidades a los papases

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Gelman

Juan Gelman

Poeta y periodista argentino. Recibió el Premio Cervantes de Literatura, en 2007.

Vea también