Imprimir
Inicio » Opinión  »

Los amigos de Mubarak: Se quema Egipto (+ Fotos)

| 7
Mubarak y Reagan en Washington el 30 de septiembre de 1983. Foto: Bettmann/CORBIS

Mubarak y Reagan en Washington el 30 de septiembre de 1983. Foto: Bettmann/CORBIS

La TV mostró las aparentemente interminables imágenes con telefoto de los manifestantes en contra de la dictadura de Mubarak, luego de sus hampones disfrazados de manifestantes pro-gubernamentales. ¿Sugerencia de caos?

El 3 de febrero los medios dedicaron su atención a su propio dolor: a Anderson Cooper le dieron una trompada; Katie Couric fue acosada, y a los camarógrafos los maltrataron y les impidieron tomar fotos. El 4 de febrero los matones atacaron a Al Jazeera y destruyeron su propiedad. Los seguidores de Mubarak intimidaron a algunas personalidades conocidas de la TV ara que se marcharan.

Las distantes tomas borrosas que parecían de filmes de Andy Warhol de la década de 1960 con imágenes borrosas que casi nunca cambiaban y reporteros mal informados balbuceando tras de ellas, arrojaban poca luz acerca de por qué los egipcios habían salido en masa a las calles. A pesar de los berridos de Dick Cheney acerca de las virtudes de Mubarak (obediencia y una sonrisa amistosa), los egipcios vieron 30 años de robo, corrupción y brutalidad recientemente fusionados con una economía neoliberal dictada por Washington (bajos salarios y altas ganancias) y súbitas alzas de precio en el costo de los alimentos -en parte debido al cambio climático. ("Por séptimo mes consecutivo los precios mundiales de alimentos en enero alcanzan su punto histórico más alto", dice la FAO, MERCOPRESS, 3 de febrero de 2011.)

Clinton y Mubarak en la Casa Blanca el 1 de julio de 1999. Foto: Casa Blanca

Clinton y Mubarak en la Casa Blanca el 1 de julio de 1999. Foto: Casa Blanca

Al igual que millones en Túnez, Yemen y Jordania, los egipcios respondieron al dolor y al ultraje: una pequeñísima minoría rica favorecida por el sistema se dedicaban al placer y los excesos; el pueblo pasaba hambre.

Irónicamente, un tabloide londinense superaba a la televisión al presentar un cuadro más divertido y expresivo que las "noticias" de TV. El 31 de enero, Rhodri Phillips, de The Sun, reportó que "se dice que la familia del presidente Mubarak, presa del pánico, huyó de Egipto para refugiarse en su lujosa mansión londinense de £8.5 millones".

"El clan íntimo y sus "noventa y siete piezas de equipaje" llegaron en un jet privado a su mansión georgiana de seis pisos, a un paso de Harrods en Knightsbridge, Londres del Oeste".

"Maleteros egipcios en Heathrow" reportaron su llegada. Según The Sun, "Se dice que Mubarak ha amasado una fortuna de £25 mil millones para su familia --otras fuentes estiman que hasta $70 mil millones de dólares-- desde que se hizo del poder en 1981".

Mubarak y Bush en la Casa Blanca

Mubarak y Bush en la Casa Blanca

Su esposa y sus dos hijos mayores "se han convertido en símbolos de excesos y corrupción en Egipto". A Suzanne, la esposa de Hosni (medio galesa) se le ha dado el sobrenombre de María Antonieta, en recuerdo de la reina amante de la opulencia y que perdió la cabeza en la revolución francesa".

De esa manera, las "masas" británicas reciben las noticias de un hecho que amenaza con alterar el curso de la geopolítica.

Los astutos ideólogos de derecha Frank Gaffney y Glen Beck se refieren a los hechos como parte del secreto complot fanático del extranjero Obama para traicionar a un leal aliado. (¿Qué importa un poco de robo en comparación con la lealtad?) Más importante aún, los televidentes de Al Jazeera se enteraron de una "revolución" que se extiende por todo el mundo árabe.

Obama y Mubarak en El Cairo, el 4 de junio de 2009. Foto: AFP

Obama y Mubarak en El Cairo, el 4 de junio de 2009. Foto: AFP

Durante más de 50 años, Washington ha apoyado a crueles tiranos como Mubarak y Ben Alí en Túnez. A cambio, los déspotas obedecieron órdenes y se robaron fortunas de la mayoría árabe -y torturaron y encarcelaron a disidentes.

Entonces en Túnez, un hombre valiente se prendió fuego y provocó que otros se lanzaran a las calles: "¡Basta ya!", gritaron millones. "¡Es hora de cambiar!"

Los matones del régimen y la policía, símbolos de intimidación, ya no mantienen la obediencia frente a las airadas masas que protestan por la injusticia gubernamental, la corrupción y la perfidia.

Entran en escena los enigmáticos militares, a cargo de casi la tercera parte de la economía egipcia. El 2 de febrero, como observó Barry Lando, disciplinadas pandillas de matones pasaron de alguna manera "a través de los puntos militares de control para atacar a los manifestantes contra Mubarak, mientras que los militares quedaron de  brazos cruzados y lo presenciaron". (http://barrylando.blogspot.com/2011/02/egytian-army-big-unknown-updated.html)

Después de que Mubarak anunciara que no sería candidato en las próximas elecciones para presidente, la máxima camarilla militar quería restablecer el orden sin que sus miembros usaran la fuerza contra sus compatriotas. Así que los hampones fueron culpados, no los hombres de uniforme, del derramamiento de sangre. Pero la gente se mantuvo firme.

Como explica Lando, los militares se preocupan "por su propio pellejo". Después de la revolución de Khomeini en 1979, los general iraníes recibieron si justo merecido. Al igual que otras elites militares del Tercer Mundo, nos recuerda Lando, la de Egipto "también ha disfrutado de una existencia  mimada (...) espaciosos y subsidiados condominios (...) jardines infantiles, escuelas y cooperativas militares de consumo en los que hay productos nacionales e importados a bajo precio". Washington recompensa a los militares de Egipto con $1,3 mil millones -"ayuda"-que dependen de la obediencia a las políticas de EE.UU. con respecto a Israel.

La semana pasada, Yemen y Jordania también hicieron explosión. El síndrome de la "propagación" llegó a Washington. No es bueno  mostrar a millones de pobres airados exigiendo sus derechos. No aparecen los súper ricos que dependen de los militares para que protejan su fortuna y privilegios. Ellos lo ven en TV -desde Londres o Nueva York.

¿Qué hará Washington que no sea retorcerse las manos y emitir lugares comunes de "democracia" por medio de secretarios de prensa? La democracia, como el mundo ha aprendido, ha sido reemplazada por preocupaciones norteamericanas más serias: garantía de suministro de petróleo e Israel. Pero la Casa Blanca también sabe que la mayoría en la región piensa que Israel y Estados Unidos, no Irán, constituyen la gran amenaza. (88 por ciento dijo que Israel; 77% que Estados Unidos; y 10% pensó que Irán es una amenaza. Noam Chomsky, "Democracy Now," 3 de febrero.)

Los militares norteamericanos aprendieron en Viet Nam no luchar contra enemigos que se defienden Ni W. Bush ni Obama interiorizaron esa lección. W destruyó la integridad de Irak como nación y comenzó la guerra  en Afganistán, que Obama heredó.  Si la abandona -como abandonó a Ben Alí y a Mubarak-se convertirá en blanco de los halcones republicanos. ¡Imagínense!

¿Qué hará el corajudo presidente si las masas egipcias y de otros países árabes continúan ocupando las calles? Los títeres de EE.UU. vuelven sus ojos a Washington mientras que sus expertos en política preparan propuestas de compromiso que desliza el statu quo por debajo de la puerta revolucionaria.

"Tal como se aplica a la política norteamericana con Egipto, significa reemplazar un régimen dictatorial que hizo lo que EE.UU. le dijo que hiciera con un régimen democrático que haga lo que EE.UU. le diga", dijo Josiah Swampoodle (Sam Smith's Progressive Review, 5 de febrero.)

*El nuevo filme de Saul Landau es Por favor, que se ponga de pie el verdadero terrorista.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alejandro dijo:

    Por todos los medios EE.UU tratara de clonar un nuevo gobierno,ke sea docil a los dictados del Tio-Sam,luego a bastonazos,torturas,asesinatos,desapariciones todo "Democraticamente"y con aires de "Libertad"(ke tanto piden los Manifestantes),todo se llevara a la "calma",descabezando al movimiento de protestas sustituyendolo por sus "activistas" en el exilio!,y la clase Oligarca muy afin a los mandamientos del Imperio y Occidente,sera otra de las Revoluciones populares fustradas y reprimidas en la agenda del imperialismo internacional.

  • H. LO dijo:

    EL PUEBLO YA SUBIO AL ESCENARIO POLITICO, AHORA NO DEBE BAJARSE. (La salida Obama en Egipto)
    Caro se la van a cobrar a Obama los del Tea Party. y otros afiebrados republicanos de los Estados Unidos. Bush le costo una guerra que aun perdura echar al tirano de Iraq Hussein. Obama saca al dictador egipcio con la "Ola del pueblo protestando en las calles" Ya los politicos USA lo llaman traidor a Obama por el echo de haber abandonado a uno de los suyos en esa region. Los Israelitas que se oponian a la salida del dictador por ser aliado y daba garantias para su politica sionista contra los palestinos> Tambien le van a pasar la cuenta a Barack Obama. De echo entre el presidente de los Estados Unidos y el gobierno de Israel "No Hay Feeling" (empatia o acuerdo) .
    Con la caida del dictador pasamos a una segunda etapa que necesariamente tendra que el pueblo entrar a los salones y sentarse en la mesa de negociaciones para la instauracion y consolidacion de la democracia en Egipto. Al menos por hoy dia el fantasma de una salida violenta por parte del dictador que se negaba a renunciar y hacerse a un lado , Con su partida se alejo la posibilidad que todos temian de un baño de sangre en el Nilo. Me atrevo a decir que Obama se anoto un punto. Pero quien gano la estatua de la libertad fue el pueblo de Egipto luchando en las calles. Viva la revolucion egipcia.

  • Gunnel dijo:

    Espero que esas fotos lleguen al pueblo egipcio y a otros, incl. él de EE.UU., pues dicen mucho más que palabras.
    Pero hay que ver cómo el "imperio" querrá manipular el futuro de Egipto para que sirva sus intereses - y los de Israel.
    Igual, es una tremenda alegría y esperanza para todos los oprimidos del mundo, y no hay que olvidar que dentro de los rebeliones en los países árabes los sindicatos independientes han jugado un papel clave para las organizaciones de las protestas.
    Viva los valientes pueblos revolucionario del mundo árabe!

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    ESTE DICTADOR VA A VIVIR EN UN BALNEARIO COMO SI NADA HUBIERA HECHO. MONTONES DE GUARDIAS CUIDANDOLE LA VIDA Y EL DINERO QUE ROBO DEL PUEBLO...EN FIN LA MISMA HISTORIA

  • oscar canosa dijo:

    En nuestros Viejo y Nuevo Mundos es contraproducente y mas que peligroso retener la cantidad de expresion.

  • Goran dijo:

    Depuesto el tirano, ¿que viva el tirano? El pueblo egipcio no debe caer en las trampas del imperio. Se fue Mubarak, pero sigue Suleiman, nombrado por Mubarak. Es toda la misma podredumbre. La renuncia de Mubarak es apenas un motivo para esbozar una sonrisa, pero si el pueblo egipcio cree que 18 días de protestas fueron suficientes para acabar con 30 años de dictadura apoyada por EEUU, Europa, Israel y el silencio cómplice de las Naciones Unidas, más temprano que tarde se darán cuenta que no hay ninguna revolución si nada, excepto, un perro por otro, cambia en Egipto. No nos traguemos el anzuelo, porque esto recién empieza.

  • Susana dijo:

    El Pueblo Egipcio resurge y resucita con Nasser al frente, así que desde latinoamérica enviemos mucha fuerza y mucha solidaridad para que el Pueblo Egipcio, árabe, valiente y digno expulse al Imperio y al Sionismo Internacional.
    Vamos a otra etapa de la lucha popular en Africa. Apostemos al futuro.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Saul Landau

Saul Landau

Saul Landau es un escritor, periodista, realizador de documentales y académico estadounidense cuyo trabajo se ha centrado en gran medida en América Latina.

Vea también