Imprimir
Inicio » Opinión  »

El libro de cocina de Wikileaks

| +

Leak es filtrar y orinar
Suena igual com el vegetal puerro

CIEGO DE AVILA-CARICATURAS-CASO WIKILEAKSJulian Assange debiera escribir un nuevo libro de cocina, ciertamente un éxito de ventas.

Take a Leak (Leek)(1) ofrecería no solo recetas acerca de qué hacer con esa verdura política raramente usada, sino qué hacer cuando se preparara el menú diplomático.

Por ejemplo, los invitados del presidente Obama a cenar (“amigos y aliados”) podrían echar una meada (tomar un puerro) -especialmente después de la cena, cuando hayan bebido las prohibidas bebidas espirituosas y se sientan vulnerables.

La realeza saudí y otros gobernantes que “avanzan lentamente hacia la democracia” en esa zona vagamente medio oriental, no comerán cerdo congresional(2), sino que cualquier otra cosa que los camareros les sirvan en sus platos -y en sus copas-inevitablemente provocarán felicitaciones, independientemente de cómo sepan.

Estos amigos y aliados nunca nos dirán la verdad (¿serán honestos con sus propias y múltiples esposas?) y a nosotros no nos importa; ellos nos venden petróleo y se aseguran de que los residentes de sus reinos, los cuales nos detestan, no tengan una oportunidad de discutirles el poder político. Por cierto, esos francos residentes de los reinos aceitosos (3) –la mayoría- poseen distintos niveles de negatividad hacia el mundo occidental: desde el odio violento hasta un asesino desagrado.

Los reales y aún “electos” invitados a cenar (los egipcios, por ejemplo) temen a Irán porque ese país tiene un gobierno de base religiosa, el cual en realidad es elegido, y porque los iraníes son principalmente chiíes; las monarquías petroleras del Golfo son suníes.

Al igual que Israel, un país que supuestamente ellos odian debido a lo que han hecho a sus hermanos palestinos, la realeza del Golfo también teme a un Irán con armas nucleares. Solo uno de esos Niño Pequeño u Hombre Gordo (nombres que cariñosamente dieron a las primeras bombas usadas en Hiroshima y Nagasaki) pudiera cambiar la dinámica de poder en la región. Los profundamente deshonestos magnates -nuestros buenos amigos-no se preocupan por las 200 bombas nucleares de Israel, ya que tienen un acuerdo tácito de no hacer nada grave que disguste al estadio judío que ellos aseguran que desprecian.

Como temen a su propio pueblo, Irán se convierte en una mayor preocupación porque esos traviesos ayatolas en Teherán pudieran agitar a los pueblos y hacer que tengan mayor confianza en su potencial, mientras el gobierno iraní envía armas, como ha hecho para Hezbolá en Líbano y Hamas en Gaza.

No importa que nuestros “amigos” árabes califiquen de “subversivos” a los miembros opositores de la Hermandad Musulmana o a agentes de Al Qaeda o al Partido de la Cena Tardía (la vieja y sencilla Democracia). Algunos de esos fanáticos en Arabia Saudí son pagados por los invitados a cenar en la Casa Blanca o sus parientes cercanos para no crear problemas dentro del reino: pequeñas cosas como financiar sus madrasas (escuelas religiosas) y mezquitas y financiar sus necesidades de compra de armas en Irak y Afganistán.

Así que sírvanles puerro (filtraciones) en la cena.

Un puerro (filtración) añejado (antigua) -como un bistec, es mejor así-demostraría la manera en que Washington ayudó al líder iraní (el Sha en los viejos tiempos) a iniciar un programa nuclear. ¿Dejaría esa filtración (puerro) un sabor amargo o pondría nerviosos a los masticadores de que Washington quisiera que Irán desempeñara un importante papel en la región?

A mediado de la década de 1970, el Sha dijo que reivindicaba el derecho a un ciclo completo de combustible nuclear, incluso el reprocesamiento del combustible utilizado”. (El Archivo de Seguridad Nacional, “El Programa Nuclear Iraní, 1974-1978” editado por William Burr,http://www.gwu.edu/~nsarchiv/nukevault/ebb268/index.htm">http://www.gwu.edu/~nsarchiv/nukevault/ebb268/index.htm)

Ford y Carter acordaron ayudar a Irán, pero no con la producción de armas nucleares, a pesar del intento del secretario de Estado Henry Kissinger por hacer de Irán un sustituto de la defensa sureña de EE.UU.

Durante las negociaciones nucleares de 1974-1976 Kissinger planteó su opinión: “Ese era un país aliado, y esta era una transacción comercial. No tratamos de la cuestión de que un día ellos pudieran avanzar hacia las armas nucleares… No creo que el tema de la proliferación haya surgido”. (9 de marzo de 2005, Washington Post.) Para Kissinger, la transferencia de tecnología nuclear a Irán era fundamentalmente una “proposición comercial”. (Burr)

Kissinger no creía que Irán podría desarrollar armas nucleares en el futuro cercano -aunque sí tuvo que considerar la posibilidad. Diez años más tarde, altos funcionarios de Reagan suministraron misiles de alta tecnología al Ayatola. Es información vieja (escándalo Irán-Contras), pero ¿quién lo recuerda?

¿Qué harían a la diplomacia de EE.UU. tales filtraciones (puerros) de cena que curan la amnesia?

Quizás los invitados pudieran hacer preguntas acerca de la naturaleza de la amistad de EE.UU. -de la conexión pegajosa- en contraposición con los actuales intereses estratégicos.

Otra filtración (puerro) -quizás para postre-sería la reimpresión del presidente Woodrow Wilson que esbozaba la diplomacia de la verdad. Esta noción provocaría dispepsia no solo entre los invitados extranjeros a cenar, sino también entre los peces gordos de la seguridad nacional en Washington.

El 8 de enero de 1918, Wilson escribió: “El programa de la paz mundial… es nuestro programa”. (http://www.historyplace.com/speeches/wilson-points.htm)

El primero entre sus famosos catorce pre-requisitos para la paz era: “Debe llegarse a acuerdos abiertos de paz, después de los cuales seguramente no habrá una acción o decisión privada internacional de ningún tipo, sino que la diplomacia se hará siempre de manera franca y a la vista de todos”.

Wilson nunca llevó a la acción sus palabras por una buena razón. Los únicos beneficiarios de tal política serían la abrumadora mayoría del pueblo norteamericano y el resto del mundo. Así que los europeos, los japoneses y los norteamericanos participaron en la 2da. Guerra Mundial, y así sucesivamente.

Bueno, una cena de puerros (filtraciones) sería divertida y luego pudiera requerir una dosis de bicarbonato para casi todos los invitados.

(1)Un libro de cocina que el fallecido Paul Jacobs planeaba escribir. El título es un triple juego de palabras que el autor usa como referencia al nombre del sitio Web (WikiLeaks o WikiFiltraciones), con la palabra “leek” (puerro), que se pronuncia igual, y la frase Take a Leak (Echar una Meada, que suena igual que Tome un Puerro).

(2)En la jerga de la política, se le llama “pork” (cerdo) a la fuente de dinero gubernamental con el que se financian los proyectos concebidos para ganar votos y no necesariamente para el beneficio público.

(3) En inglés se utiliza la misma palabra (“oil”) para designar al aceite y al petróleo.

Saul Landau es miembro del Instituto de Estudios de Política. Su nuevo filme es Por favor, que se ponga de pie el verdadero terrorista.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Saul Landau

Saul Landau

Saul Landau es un escritor, periodista, realizador de documentales y académico estadounidense cuyo trabajo se ha centrado en gran medida en América Latina.

Vea también