Imprimir
Inicio » Opinión  »

Descomposturas

| 3

La reacción más bien destemplada de la Casa Blanca ante la difusión de los documentos filtrados por Wikileaks oscila entre la soberbia más cruda y la hipocresía no menos. Robert Gates, el jefe del Pentágono, señaló que EE.UU. no tiene amigos, sólo países que lo respetan, le temen o lo apoyan por mera conveniencia y les restó toda importancia. A los países y a los documentos. Si son inofensivos, habrá que lamentar los afanes que Hillary Clinton desplegó para atenuar su impacto entre sus colegas en la reunión cumbre de la Organización para la Seguridad y Colaboración en Europa (OSCE) que acaba de finalizar en Kazajstán.

Una foto muestra a la número uno de la diplomacia estadounidense estrechando la mano de Berlusconi después de asegurarle que no había aliado más importante para Washington que Roma. Los dos sonríen. Después de todo, el primer ministro italiano se mostró divertido, tal vez halagado, por la referencia a sus fiestitas con menores de edad. Putin, en cambio, se irritó, algunos gobernantes se apresuraron a decir que el hecho no dañaba sus relaciones con EE.UU. y otros prefirieron el silencio. Como se acostumbra decir, la procesión va por dentro.

Se prohibió al personal del Departamento de Estado consultar el sitio de Wikileaks (The Christian Science Monitor, 1-12-10) y el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, subrayó que Hillary Clinton nunca había ordenado a sus funcionarios que espiaran en las Naciones Unidas (AP, 1-12-10). Quizás se trate de un caso de miopía aguda.

Gibbs no debe haber leído bien el memo secreto con la firma de la secretaria en el que imparte, entre otras, las siguientes instrucciones: conseguir los números de las tarjetas de crédito y de viajero frecuente, el correo electrónico, los pases de los diplomáticos de otros países –incluidos el secretario general, Ban Ki-moon y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU- y aun sus datos biométricos. Que incluyen, según especifica una directiva del 31 de julio de 2009 enviada a las embajadas de 33 países, las huellas digitales, las fotos del pasaporte y el escaneo del iris de los espiados (www.spiegel.de, 11-28-10). Se ha dicho que los documentos difundidos por Wikileaks son el producto de un robo. Es verdad. Y se sabe: el que roba a un ladrón…

Julian Assange, el director de Wikileaks, figura ya en la lista de los más buscados por Interpol y suceden otras cosas curiosas. Legisladores republicanos lo acusan de traicionar a EE.UU., aunque nació en Australia. El predicador bautista Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas y tercero en la lista de candidatos a la presidencia por el Partido Republicano, pidió la ejecución de quienes filtraron los documentos. Acompañó el pedido de este hombre de Dios, entre otros, Tom Flanagan, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Calgary y ex asesor del primer ministro canadiense Stephen Harper. Flanagan precisó un par de métodos para asesinarlo: “Contratar (a un sicario) o tal vez emplear una avión no tripulado” (www.cbc.ca, 1-11-12). Por qué no.

Si las afirmaciones de Robert Gates son ciertas -haciendo a un lado su desdeñosa connotación- los documentos filtrados poco dañarían las relaciones de EE.UU. con sus aliados, con la excepción quizás de Turquía. Pero sin duda socavan las posibilidades de Obama de lograr un segundo mandato. El mandatario estadounidense no fatigó su apoyo a un gobierno honesto y de absoluta transparencia -el suyo- y el ser consecuente con esa promesa lo llevaría a tomar decisiones extremas: no aceptar la responsabilidad del contenido de los documentos lo obligaría a despedir y aun procesar a muchos funcionarios del Departamento de Estado que él mismo designó. La alternativa es de hierro y parece improbable que Obama proceda a tal limpieza para evitar las acusaciones de debilidad que sus competidores le enrostrarían.

Farhan Haq, uno de los voceros de Ban Ki-moon, calificó de ilegal la directiva de espiar al secretario general de Naciones Unidas y se estima que éste pedirá aclaraciones a la Casa Blanca. Haq recordó en conferencia de prensa que, en virtud de la Convención sobre los privilegios e inmunidades de la ONU de 1946, el intento de apropiarse de los datos precisados en la directiva de Hillary Clinton es un delito grave para el derecho internacional (www.guardian.co.uk, 29-11-10). Se estima que esta declaración no movió un solo pelo de la cabellera de Gates. Debe haber agitado mucho la de Hillary.

El vocero del Departamento de Estado, P. J. Crowley, admitió el jueves que la filtración hacía más dura la vida de los diplomáticos estadounidenses (www.voanews.com, 2-12-10). Explicó que su jefa se la pasó telefoneando a mandatarios de China, Alemania, Francia, Gran Bretaña y otros países para lamentar la filtración. También llamó a Buenos Aires y conversó cordialmente unos 20 minutos con Cristina Fernández de Kirchner. Meses antes estaba muy preocupada por la salud mental de la Presidenta argentina.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • H. LO dijo:

    NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA. (las lecciones del mayor escandalo diplomatico de la historia)
    Para los que se creian “amigos” intimos del imperio, para los que se jactaban de ser los “socios” privilegiados de los yanquis y para los que ya se creian hasta uno de ellos, les debe doler hasta el alma (si es que la tienens) Escuchar estas declaraciones al ver que los documentos los denuncia y los delata en sus andanzas con el imperio, Se pierde la confianza y para nada se puede contar con socios de esta calaña incapaces de guardar los documentos de las acciones terrorista contra la democracias nacientes anti imperialistas y las no tanto imperialista pero que igual las espian para tenerlas bajo control.
    Esa es la primera leccion. No se puede confiar en estos socios para conspirar, Los mismos que los estrenan, preparan, y le dan el apoyo economico, los denuncian de un “descuido” profesional de los que velan por los secretos de los socios americanos. DIME CON QUIEN ANDAS.
    Una segunda Leccion. Es que para nosotros a estos documentos nos da el legitimo derecho a crear las intancias y herramienta para protejer nuestras nacientes democracias contra las corruptas fuerzas antidemocrticas nacional coludidas con sus socios los ‘piyankis” (iba a usar la palabra “amigos” en vez de “socios” pero ellos lo dejaron bien claro que ya no hay mas confusion en esto” Por ello esque es muy bienvenida la “CLAUSULA DEMOCRATICA” que servira para cortarles las manos a los ladrones de las democracias. Como toda enmienda o clausula lleva como referente un nombre me atrevo a sugerir el siguiente “CLAUSULA DEMOCRATICA SALVADOR ALLENDE GOSSEN” . Y proponer una segunda clausula CLAUSULA JURADO DE DERECHOS HUMANOS , Con jueces y juristas latinos e internacional. Asi logramos que los terrorista y golpistas tengan a derecho a la justicia y debido castigo. Asi el crimen “economico y politico” con consnotaciones regionales y o globales sean atendido por dicha audiencia. El nombre mas merecido para ello es de el recientemente fallecido ex secretario Unasur y ex presidente de la Argentina Nestor Kirchner. Asi demostraremos de que al imperio no se le debe habrir las puertas de tu casa “ni un tantito asi” (y hago el gesto con mis dos dedos de mi mano izquierda).

  • Carlos dijo:

    Wikileaks es una opcion mas de la informacion mediatica un instrumento de consulta para mcuhas agencias noticiosas, se pudiera decir que es una buena fuente de informacion hasta que no se le entregue a otras agencias la informacion que luego la distorsionan, manipulan y ofrecen la informacion que les conviene, es decir vivimos en una ¨GUERRA DE LA INFORMACION Y DE LA MANIPULACION¨.
    El campo de batalla se ha tralado en los ultimos 4 años a la red de internet y los medios de informacion televisivas. es el plan diseñado por la CIA y el pentagono desde la epocaa de Reagan, reorientado con George W bUsh y continuado ahora Por Barack Obama
    todo este interes mediatico tiene muchas lecturas, y puede convertirse en un Boomerag para quienes preetenden utilizar la informacion de Wikileaks, se debe actuar con mucha cautela y siempre asesorandose de buenos abogados, Ya sabemos que la ONU es un instrumento mas del imperialismo yanqui y la opcion esta en denunciar la mala fe de la politica exterior Norteamericana en foros y eventos progresistas como el ALBA.

    SALUDOS CORDIALES
    CARLOS

  • Rafael Eulogio dijo:

    6-12-10

    Considero que este trabajo sale a la luz en un momento oportuno, cuando la opinión pública internacional está pendiente de las divulgaciones de Wikileaks, no sólo sobre críomenes de EE.UU. en Iraq y Afganistán, sino de otros asuntos sumamente delicados como la directiva para mandar a espiar al Secretario General de la ONU, el pedido de bombardeo del sultán de Arabia Saudita a Irán, por parte de USA o el interesarse por la salud mental de la presidenta argentina Cristina Fernández. La Casa Blanca ha tenido una reacción entre la hipocresía y la soberbia, como la califica el autor del comentario, Juan Gelman. Pero hasta ahora, lo que más reprobable me parece, es el irrespeto y el desenfado de Robert Gate, jefe del Pentágono, quien afirmao que “EE.UU. no tiene amigos, sólo paises que lo respetan,le temen o lo apoyan por mera conveniencia”. Aquí, como se ve, incluye a amigos, enemigos y neutrales. Insólita,semejante desmesura, en este siglo, cuando la comunidad internacional se pronuncia por el imperio de la paz en todo el mundo, y no por la imposición abierta de los más fuertes.Muy mal parada se encuentra en estos momentos la administración Obama, que es objeto de cuestionamientos por demócratas y republicanos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Gelman

Juan Gelman

Poeta y periodista argentino. Recibió el Premio Cervantes de Literatura, en 2007.

Vea también