Imprimir
Inicio » Opinión  »

Obama, la salud y la desilusión

| 6

obama_saludEl Presidente norteamericano Barack Obama anda en una carrera desenfrenada para lograr que el Congreso vote cualquier cosa que se parezca a una reforma de salud. El lunes arengó a partidarios y detractores en un discurso en Filadelfia; ayer lo hizo  desde una tribuna en San Luis . Se dice que el mandatario quiere una ley aprobada para tan pronto como el 18 de marzo, antes de su salida para una gira por el Pacífico.

El inquilino de la Casa Blanca ha optado por la presión, ante la imposibilidad de un consenso bipartidista. Hace dos semanas, al salir de la reunión que mantuvo con líderes congresionales para analizar el tema de la reforma de salud, se declaró desilusionado ante la imposibilidad de lograr un acuerdo.

Con tono de fastidio señalaba: “Todos sabemos que esto es urgente” y “el problema no está mejorando, sino empeorando”.

Así lo atestiguan los casi 50 millones de norteamericanos que no cuentan con cobertura médica y ven alejarse las esperanzas de una mínima mejoría, o los  que teniendo cobertura han visto crecer aceleradamente en los últimos meses las primas que cobran las aseguradoras.

Proyectos de reformas del sistema de salud ya fueron aprobadas en diferentes versiones por el Senado y la Cámara de Representantes, pero ahora deben ser consensuados por una conferencia bicameral. Allí se presagia una dura resistencia de los republicanos a varios puntos del proyecto, escudándose en el impacto que puede tener sobre el déficit fiscal o la posibilidad de que se utilicen fondos federales para financiar abortos.

Los poderosos medios de comunicación de la derecha como Fox Channel y The Wall Street Journal alimentan los temores de una parte de la población norteamericana sobre el pesado fardo financiero que puede representar la reforma, en medio de la más escandalosa deuda nacional de la historia.

Por ello el presidente  se ha adelantado al rifirrafe congresional y ha lanzado su propia propuesta de plan; algo que había evitado hasta ahora. Pero cualquier excusa será buena para hacer fracasar un proyecto que puede ser la principal baza política de Obama y los demócratas para las elecciones legislativas de noviembre, aunque algunos en las filas del mandatario no están tan convencidos de esto.

El gobernante ha sostenido conversaciones privadas con sus correligionarios en el Congreso para intentar persuadirlos de que aprueben la reforma por la vía extraordinaria de la mayoría simple. Les ha pedido dejar de lado las consideraciones políticas y no dilatar su aprobación.. Así también lo hizo con el Caucus Negro, al que le prometió trabajar en el futuro para mejorar las leyes de salud, pues comprende las limitaciones que aún tiene el plan de mínimos que ha propuesto.

Más no todo son reticencias de las filas demócratas o mezquindad política de los opositores. Hay muchos intereses económicos rondando el Capitolio de Washington. El Centro para la Integridad Pública ha divulgado que las empresas y organizaciones que pretenden influir en las leyes de reforma del sistema de salud contrataron a más de 4 500 cabilderos, lo que equivale a 8 lobbystas por cada congresista federal.

Mientras tanto, la organización “Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington” dio a conocer que los grupos de interés especial en la salud invirtieron más de 28 millones de dólares en influyentes miembros del Congreso desde el 2005.

En su discurso en Pensilvannia el lunes, durante la actual gira para reunir apoyo para la reforma, Obama ofreció algunas de sus críticas más severas para la industria de la salud, a la que acusó de poner las ganancias por sobre sus pacientes.

Dijo que un fracaso en la reforma dejaría intacto un sistema de salud de 2,5 billones de dólares que es saqueado por ávidas aseguradoras de salud.

“Estas compañías de seguros han hecho un cálculo”, dijo Obama. “No les molesta que la gente quede fuera del mercado de seguros de salud por el aumento porque seguirán ganando más por subir las primas a los consumidores que mantendrán”, agregó.

“¿Cuánto deben aumentar las primas para que decidamos actuar? ¿Cuántos estadounidenses más perderán su cobertura de salud? ¿Cuándo llegará el momento para reformar la cobertura de la salud?”, preguntó el Presidente.

No hay dudas de que los poderosos siguen imponiendo sus intereses. Ya lo había dicho descarnadamente uno de los más ricos del imperio, Warren Buffet, desde hace un tiempo atrás: “Hay lucha de clases, de acuerdo, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y estamos ganando” (The New York Times, 26/11/2006))

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    CAPITALISMO YANQUI…
    GENIO Y FIGURA HASTA LA SEPULTURA

    Uno lee el comentario meduloso de Randy Alonso y no puede menos que ceder paso al asombro.

    La sociedad norteamericana -los que allí mandan-, se debaten a diario tratando de imponer en el mundo un supuesto ideario de “libertades” y de cínica “propiedad intelectual” sobre este concepto, pero que discrimina a cincuenta millones de sus ciudadanos porque no tienen dinero para pagar los planes de salud de las “prepagas” o los policlínicos.

    Contradicción monumental que, por momentos, nos remite a calificarlos como una organización social basada en la insensatez, la maldad y la hipocresía sin límites. Casi el desparpajo, la desfachatez.

    Podría comprenderse que el Estado y sus representantes -dentro del sistema bipartidista y que en la realidad son dos caras del mismo monstruo-, se planteara cómo obtener los fondos para cubrir la salud de todos sus compatriotas. Esto último, considerando la colosal crisis económica que padecen y el juego perverso de permanente oposición que concibe la arquitectura burguesa. Me refiero a que los que no están en el Gobierno y pertenecen al otro partido siempre “deben” poner trabas a su contendiente (otra faceta de la locura).

    Aquí no están tratando si aprueban o no un nuevo bloqueo a Cuba… (Ahí todos estos “libertarios” se ponen siempre de acuerdo)… para nada, se trata de la protección sanitaria de decenas de millones de sus ciudadanos. Y, repentinamente, el mundo debe contemplar y escuchar el fárrago de discursos y maniobras alucinantes como el que refiere Randy al estilo Warren Buffet donde expresó eso último que se lee en el temario de esta página.

    “…Hay lucha de clases, de acuerdo, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y estamos ganando.” (The New York Times, 26/11/2006.)

    No pude menos que encontrar una analogía que muestra la moral con que rigen sus actos de gobierno los mandatarios yanquis y me acordé de Delano Roosevelt y su recibimiento a “Tacho” Somoza. Me refiero a la respuesta brindada a los periodistas que le increparon por el amigable recibimiento a ese tirano espantoso… Dijo, justificándose, el “gran vecino”… “«sí, es un hijo de puta, pero es NUESTRO hijo de puta».

    Y lo de Buffet suena parecido en el método y el contenido que caracteriza el pensamiento de la clase dirigente en los EEUU. Pueden encontrarse otros ejemplos para probar lo que digo… Truman y las bombas sobre Hiroshima y todo el andamiaje que levantaron para justificar esa política de superlativa criminalidad, asumida y erigida hasta con orgullo y hasta el día de hoy.

    Lo mismo con las “reflexiones” sobre Vietnam y lo que allí hicieron. Cuando formulan una “autocrítica” la misma no se refiere a la maldad de su perversa intervención, de lo que le hicieron a ese pueblo heroico… ¡Para nada!… Lo que manifiestan siempre es su dolor porque los echaron a patadas y perdieron. Se ve hasta en la zaga interminable de películas “progres” que han producido. Ninguna abstracción profunda, una señal de arrepentimiento, de pedirle perdón al mundo por estas brutalidades incalificables.

    Es algo que espanta, casi produce estupefacción.

    Cómo es posible que esta gente pueda gobernar una Nación, un pueblo de centenares de millones de personas. Cómo se puede admitir que esos millones no salgan a las calles en masa a reclamarles por estos desatinos colosales. Cómo entender que los vuelvan a elegir y el mundo deba asistir a esta alternancia entre canallas que no tiemblan en humillar a su propio pueblo, a sus sectores más desprotegidos.

    Claro, todos lo sabemos -menos ellos-… la propaganda, la ignorancia y el egoísmo incorporado hasta la médula por un sistema perverso ha construido un mayoritario modelo humano impermeable a cualquier concepto de solidaridad y grandeza colectiva.

    Los manipulan, vuelta a vuelta, con el patrioterismo, el chovinismo, el orgullo por guerras y genocidios; el horror y el desprecio a los extranjeros, al resto de la especie humana. El ciudadano medio norteamericano sólo está preocupado por los impuestos, el consumo y las fruslerías insustanciales. Duele decirlo, pero nada les importa del mundo, de la gente, los semejantes, los pobres y todas las calamidades que sus gobiernos causan en el mundo.

    A diferencia de los latinos, ellos no se movilizan en masa para reclamar, por ejemplo, por la aplicación de esta iniciativa de Obama. Si esto ocurriera en Buenos Aires -y a pesar de que padecemos una imitación de aquella sociedad asumida por la burguesía vernácula en sus diferentes estratos- seguramente veríamos, a diario, multitudinarias concentraciones apostrofando a un Buffet o a legisladores que se negaran a un plan de salud para proteger a los más débiles.

    Y no es que los ricos de aquí no piensen como este magnate desvergonzado. Pero, al menos, no se atreven a semejantes confesiones. Odian a los trabajadores, a los pobres, aunque ocultan decirlo de cara al país. De algo, al menos, podemos ufanarnos… nuestros capitalistas son tan marrulleros como aquéllos, pero lo disimulan un poco más.

    Una última observación y pido perdón por lo largo de mi intervención… ya se sabe, es mi bacilo verborrágico:

    ¿Qué es lo que están debatiendo? ¿Que no pueden amparar la salud de los pobres porque no tienen dinero?… Lo tienen de sobra y a pesar de su crisis colosal. Con sólo frenar sus gastos demenciales e inversiones en guerras absurdas, generarían fondos para sufragar la salud, ya no de sus pobres, sino la de todos los excluidos del continente americano y tal vez los de África.

    ¡Pobre pueblo norteamericano! ¿Cuándo se desprenderá de esta casta gobernante, se llamen Bush u Obama?… porque hay que tenerlo claro… al millonario Presidente negro le importan tanto los pobres de la Tierra como a cualquiera de nosotros subir a la Luna con una escalera.

    Es tan sólo una mascarada a la que lo obliga el libreto que debe ejecutar. Ésa es la cruda realidad. Si impone la “reforma sanitaria”, tendrá más votos y su partido podrá perdurar más tiempo en el escenario teatral del poder aparente. Justificará el ridículo “Nobel” otorgado y aparecerá como una especie de Cristo adaptado a los tiempos modernos, aunque a sus espaldas rumien de odio y deseos de venganza el “lobby” de los medicamentos y el negocio de la salud paga.

    Cosas de yanquis… demagogia, mentiras y… ¡negocios!… principio y final de su repugnante forma de pensar al mundo y a la Humanidad.

    Buenas noches, Randy, desde Argentina.

  • Claudia dijo:

    No levantamos expectativas con este gobierno, por tanto no nos desilusionan

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    DESPUES DEL COMENTARIO DEL AMIGO DARDO POCO FALTA POR DECIR, SOLO ALGO QUE YA HICIMOS ALUSION EN OTRO ESPACIO Y QUE PUEDE SERVIRLE A OBAMA Y A QUIENES EN AMBOS PARTIDOS DEL GOBIERNO, POCO LE IMPORTA LA SALUD DE SU PUEBLO.

    NOSOTROS ATENDIMOS A UNA CUBANA NORTEAMERICANA CON UNA ENFERMEDAD CRONICA DE LA PIEL QUE TIENE UNA DEUDA DE MAS DE 5 000 USD Y NO SE PUEDE ATENDERSE EN USA.
    LA ENVIAMOS A QUE SE ATENDIERA EN MEXICO, PORQUE SEGÚN NOS REFIERE LE RESULTA MUCHOS MAS ECONOMICO VIAJAR A MEXICO Y PAGAR UNA CONSULTA QUE HACERLO EN LOS ESTADOS UNIDOS.

    POR OTRO LADO, A ESTOS SEÑORES DEL IMPERIO YANKEE QUE CADA DÍA ENTIERRAN A SU PAIS Y QUE LES RESULTA INSENSIBLE TOTALMENTE EL TEMA SALUD LE CONTAMOS QUE EN LA TARDE DE AYER TUVIMOS EL GRATO PLACER DE SER INVITADOS AL CENTRO PROVINCIAL DE ATENCION AL DIABETICO (CPAD).
    EN ESTA CITA ESTABAN PRESENTES:
    1. DR. ENRIQUE TORIBIO DE MEXICO.
    2. DRA ENEICY BASULTO MARRERO DIRECTORA DEL CPAD
    3. LIC. JULIA A. ANGEL MARIN (LABORATORIO CLÍNICO)
    4. LIC MARIA CARIDAD MENDEZ ORTEGA (REHABILITACION SOCIAL)
    5. YADIRA INASERA GARCIA (ADMISION Y ARTISTA PLASTICA)
    6. IBELISI FERNANADEZ ESCOBELLO (COCINERA)
    7. IDELISA MENOCAL (AYUDANTE DE COCINA)
    8. MSC NELVIS ARREDONDO ALVAREZ (ENFERMERA)
    9. REBECA PALACIO YERO (LABORATORIO CLÍNICO)

    CON TODAS ESTAS MUJERES QUE NUNCA HABIAMOS VISTO HICIMOS UN AMISTOSO DIALOGO Y HABLAMOS DE DIABETES, DEL TRABAJO QUE REALIZAN Y PLATICAMOS SOBRE LOS CINCO.
    ¿POR QUE LOS SEÑORES DE LOS PARTIDOS REPUBLICANO Y DEMOCCRATA NO VISITAN CENTROS COMO ESTOS QUE COMO PUEDEN VER LO HACEN ANDAR LAS MUJERES CON UNA DIGNIDAD SIN PRECEDENTES EN LA HISTORIA CUBANA?
    CUBA PODRIA AYUDARLOS MUCHO EN MATERIA DE VALORES ETICOS PARA EL TRATO CON LOS ENFERMOS.
    TAMBIEN SE BENEFICIARIAN LOS RICOS CON UN POCO DE TRATO HUMANO

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Anal dijo:

    El caso de Obama es singular debemos partir de que el fue preparado como los demas presidentes que an pasado por la Casa Blanca, el caso de Obama es una Falsa estrategia de limpieza de imagen y de recuperacion de la opinio critica y caotica de los Estados Unidos en los ultimos 4 año, En esta etapa de convergencias de crisis, el imperialismo apuesta a viejas formulas de un imperialismo ortodoxo donde continua el afan de nuevos territorios , nuevos recursos, la obtencion de nuevas ganacias, nuevas gente para explotar, nuevos mercados que explotar y otras mas.

    En el plano interno de la politica de Obama se apuesta por ganar votos y complacer a la oprimida clase media, ojala que tenga mucha suerte con los nuevos proyectos en la salud y en la economia veremos de que palo cojea Mr. Obama. En mi criterio El representa la continuidad del expresidente G .W . Bush.

    Atte-Saludos
    Analejo

  • gabriel.uy dijo:

    me encanto la ultima frase dela nota, para que lo lea alguno que piensa que la lucha de clases ya fue ,crudo pero es asi, la lucha por derrotar a la oligarquia va a ser muy larga y dura,y es obvio que obama le dara un pequeño cambio al asunto para que todo quede como esta

  • mario dijo:

    desgraciadamente los que tienen el poder saben enganar al pueblo,el dinero manda,gastan millones de dolares en campanas contra la reforma de salud que es tan nesesaria y urgente en la potencia mas grande del mundo,aqui vivo y no tengo seguro medico ni mi familia,aqui en los estados unidos es un lujo enfermarse,la meta de los detractores de la reforma es hacer fracasar a obama sin importarles la salud del pueblo norteamericano,mas les interesa sus millones $$$$$$ que ganan con EL GRAN NGOCIO DE LA SALUD,

    SALUDOS AL PUEBLO CUBANO QUE GOZAN DE UNO DE LOS MEJORES SISTEMAS DE SALUD DEL MUNDO, LOS ANGELES CA.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate y del programa de la Televisión Cubana “Mesa Redonda”. Cursa el Doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Correo: editor@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc

Vea también