Imprimir
Inicio » Opinión  »

Venezuela y Cuba como munición

| 7

03-06.jpgDos asuntos han protagonizado la actualidad informativa y el debate político durante los últimos días: la muerte de un preso cubano en huelga de hambre y el auto de un juez de la Audiencia Nacional implicando al Gobierno venezolano con el terrorismo.

Es evidente que se trata de temas claramente alejados de la vida cotidiana de los españoles y que cualquier criterio mínimamente serio de valoración de la actualidad los ubicaría en segundo plano.

Hemos comprobado cómo estas dos noticias han desplazado de la actualidad no solamente el debate sobre la crisis económica, sino también a terremotos con cientos de muertos en Haití y Chile. Mientras aquí todo giraba en torno al deceso cubano y la acusación contra Chávez, en Colombia se descubrió la mayor fosa clandestina de la historia latinoamericana (2.000 cadáveres) y los paramilitares admitieron haber asesinado a 30.000 personas, cifra que la fiscalía estimó en al menos 120.000.

En México, las decapitaciones y matanzas de jóvenes por el crimen organizado están a la orden del día y en Honduras el goteo de líderes sociales asesinados no cesa: ya van por más de un centenar desde el golpe de Estado. Igualmente las masacres de civiles en Afganistán e Iraq no despiertan comentario alguno en los debates políticos. Como señalaba José Steinsleger en el diario mexicano La Jornada, “de las tragedias acontecidas en el primer bimestre del año en curso, ninguna más ruidosa que la muerte por inanición voluntaria del ciudadano cubano Orlando Zapata Tamayo, preso político, de conciencia, disidente, opositor, delincuente común”.

El analista francés Salim Lamrani se permitía recordar que, en Francia, entre el 1 de enero y el 24 de febrero de 2010, hubo 22 suicidios en prisión, entre ellos el de un adolescente de 16 años. Un dato al que nadie ha dado la más mínima importancia. El caso de la acusación del juez Eloy Velasco contra Remedios García Albert y el Gobierno de Venezuela es un claro ejemplo de prostitución de la instrucción judicial con alevosía mediática con fines de agresión política. Un auto que por ley debería ser secreto se filtra a los medios para presentar a una ciudadana como cómplice de ETA y miembro de las FARC, ambas cuestiones discutibles si seguimos defendiendo el principio de la presunción de inocencia. Como ha recordado su abogado, siete meses después del procedimiento no ha sido citada judicialmente y en las fechas en que juez y prensa afirman que se encontraba nada menos que organizando un curso de explosivos de ETA a las FARC en la selva colombiana, veraneaba en la costa española.

En realidad, Remedios García sólo es un daño colateral en los ataques contra el Gobierno venezolano, pero el atropello es sólo una muestra de la vileza y miseria que domina la agenda informativa y el debate político español. En cuanto a la implicación del Gobierno venezolano, según el auto judicial, se fundamenta -es un decir- en declaraciones de testigos sin identificar, pero no se concreta exactamente qué es lo que dijeron, y en un ciudadano vasco que reside en Venezuela, cuya relación con el Gobierno de ese país se establece porque está casado con una ciudadana venezolana que es funcionaria pública. Todo ello sin olvidar que el juez que firma y, al parecer, filtra autos en los medios de comunicación, durante ocho años estuvo al servicio del Partido Popular de la Generalitat Valenciana como director general de Justicia.

Si los asuntos que golpean a los gobiernos de Cuba y Venezuela han logrado este protagonismo en la agenda informativa y política de nuestro país es porque se han dado dos circunstancias curiosas.

Por un lado, su uso por parte de políticos y líderes de opinión de la derecha (y ultraderecha) para embestir contra el Gobierno de Rodríguez Zapatero y, por otro, una implicación ya habitual de los medios en todo suceso que pueda servir para desprestigiar a los gobiernos venezolano, cubano y cualquier otro latinoamericano que muestre independencia y soberanía frente a las políticas neoliberales.
La presión es tanta que cualquiera que no se sume a la indignación por la muerte voluntaria de un preso que los servicios médicos del Estado cubano hicieron todo lo posible por evitar o a la ola de criminalización de todo a lo que se le cuelgue la etiqueta de terrorista, se convierte en enemigo público y cómplice de dictaduras y terrorismos. Basta observar el linchamiento al que se ha sometido al actor Willy Toledo sólo porque, tras expresar su dolor y condena por la muerte de Orlando Zapata, entre la versión mediática de que el huelguista era un preso político y la versión del Gobierno cubano de que se trataba de un delincuente común, optó por la segunda.

Lo preocupante de todo ello es que se desarrolla en una dinámica judicial que en Madrid procesa a los jueces que investigan los crímenes del franquismo en un país donde los asesinos de la dictadura dan nombre a las vías públicas. Y, mientras tanto, en la Comunidad Valenciana se archiva la causa contra Francisco Camps obviando informes de la Fiscalía Anticorrupción y de la policía y se abren diligencias penales contra una diputada de Izquierda Unida que difunde unas pegatinas pidiendo prisión para Carlos Fabra, el presidente de la Diputación de Castellón cuyos procesos por tráfico de influencias y delito fiscal llevan siete años y nueve jueces paseando por los tribunales.

La conclusión no puede ser más preocupante, asistimos al acoso y sitio de medios de comunicación y sectores de la judicatura a gobiernos y ciudadanos que no forman parte de su ideario, mientras la impunidad se instala para otros. Para ello arrollan presunciones de inocencia en acusados de terrorismo, criterios de rigor periodístico y principios de relaciones respetuosas con países amigos. No podemos permitir que este funcionamiento continúe para conseguir munición en la reyerta política española.

Ilustración de Javier Olivares

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejandro T éllez dijo:

    Yo como ciudadano Cubano me sumo a tantos otros que piensan que la política de hostigamiento que realizan los medios y los opositores a nuestra sociedad socialista lo hacen sobre la base de lo que oyen y no de la realidad que vivimos nosotros, porque no hay nada más justo y bueno que nuestro sistemas social y el que no esté de acuerdo con nuestros principios simplemente que nos ignores y nos dejen vivir en paz.

  • Borja dijo:

    Soy ciudadano español y estoy totalmente de acuerdo con este arículo.
    En España, los medios de comunicación, prensa, radio y TV, filtran las noticias, las manipulan, las ocultan o las amplifican según les convenga, siempre al servicio de su amo. No hay objetividad. Prevalece la desinformación y la intoxicación, y con ella van modelando la opinión de la gente en una dirección y con un objetivo: Mantener y legitimar el sistema. Hay muchos periódicos sí, pero esencialmente todos funcionan igual. Y en cuanto a los partidos hegemónicos, solo les importa alternarse en el gobierno, pero siempre al servicio del verdadero poder: el económico, y ese está en manos de unos pocos, casualmente, los mismos que controlan la prensa. Así están las cosas por aquí. Saludos.

  • Borja dijo:

    Soy ciudadano español y estoy totalmente de acuerdo con este arículo.

  • donsimon dijo:

    Es la prostitucion del medio al servicio de unos cuantos intereses. En Espana, en cualquier pais donde la prensa esta dominada por una oligarquia predominante, el medio no es mas que una prostituta a su servicio. En Estados Unidos el monopolio de Rupert Murdoch en el mundo es de caracter gigantesco y sin control. En Europa principalmente en Espana el grupo PRISA es dueno de miles de emisoras, y periodicos en Europa y America Latina. Los ataques mediaticos contra Cuba y Venezuela, vienen de estas fuentes.Estan molestos porque bajo sus mismas narices los pueblos de Cuba y Venezuela han podido obtener un nivel mas grande de independencia y soberania en el mundo. No se los pueden perdonar. Atacan a sus lideres desde cualquier trinchera, con las calumnias mas bajas que el ser humano se pueda inventar. Pero Cuba y Venezuela triunfaran, en Cuba son cinco decadas, en Venezuela va una y vendran muchas mas.Bolivar y Marti son nuestros guias, padres eternos de nuestra independencia total. Fidel, el ejemplo del Che,y Hugo Chavez la luces que nos alumbran hasta el final del tunel amargo de la colonizacion.

  • Dany dijo:

    Soy africano y he estudiado en Cuba, actualmente vivo en España, me duele profundamente que La derecha española su prensa pretendan hacer de Cuba Y Venezuela el eje de la politica exterior española y asi de paso complacer a su amo yanki. No hay dia que no salga un articulo cargado de mentiras y calumnias a estos dos paises, todo lo que allí acontece es malo y magnificado mientras que se calla lo que en otras partes sucede. Por cierto, la derecha española se enriquece con lo recursos de Venezuela, pienso que ya va siendo hora que Chavez les dé en donde más les duela: sus intereses economicos para que aprendan a respetar!!!

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    CONTRA LOS MEDIOS CORRUPTOS LOS MEDIOS ETICOS
    CONTRA LA MENTIRA LA VERDAD

    LOS DECISORES EN CUBA NO DEBEN PONER MAS OBSTACULOS A LA INFORMACION Y DESINFORMACION QUE SE PUEDE RIPOSTAR A TRAVES DE INTERNET.

    CON CADA CIERRE QUE HACEN A LOS ACCESOS A INTERNET SE ESTA CERRANDO UN ESPACIO A LA VERDAD

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Alida Freites dijo:

    Soy venezolana y comparto este artículo y la opinión del Dr. Olimpo. Además, la información mediática suele ser una manera de descargar en gente inocente las propias flaquezas. Mi difunto padre desde mis ocho años de edad, me hablaba muy bajito de la Revolución Cubana, estoy clarita, mi Presidente Comandante cuando llegó, ya mi padre me había dado mi plato de conciencia, y, yo, le estoy repitiendo el menú a mi grupo familiar. Viva Cuba!!! Viva Fidel y Chávez carajo!!! Continente y Socialismo… Única opción!!!

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pascual Serrano

Pascual Serrano

Periodista español. Fue Director fundador del sitio alternativo en Internet Rebelión. Publlica habitualmente sus columnas en el diario español Público. Ha escrito varios libros sobre temas de periodismo, comunicación y política. En twitter @pascual_serrano

Vea también