Imprimir
Inicio » Opinión  »

La Huelga de los Estudiantes Hamburgueses

| 1

La oposición continúa dándole las espaldas a Venezuela. Para infortunio de nuestro país, hoy, estudiantes de un segmento privilegiado de nuestra juventud, impregnados de los valores del sistema que se muere y animados por la púdica estulticia antichavista de la burocracia de la OEA, montan un escenario mediático.

Mi primer recuerdo de una huelga de hambre se remonta a mi niñez, al comienzo del Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, cuando el mayor de mis tíos maternos Martín Matos Arreaza, hombre de izquierda y adeco incorruptible hasta su último día, entró en ayuno de protesta en la Cárcel Modelo de Caracas hasta que fue expulsado a México. Fue mi primer hito en esa materia.

Segundo hito, por mi temprano interés en los temas internacionales supe también de una acción (u omisión) similar emprendida años atrás por un señor llamado Mahatma Ghandi, cuyo ejemplo ético y espiritual derrotó a un Imperio. Posteriormente, supe de muchas otras huelgas de hambre, algunas auténticas y otras teatrales, abusadas y desgastadas, hasta por la propia izquierda. El tercer hito fue la huelga de hambre de Bobby Sands, militante del Ejército Republicano Irlandés (IRA), perseguido, vejado y torturado desde su infancia por una inquisición protestante, tan perversa como lo fue la católica. Durante 65 días en su celda de la infame prisión de Maze, Irlanda, enfrentó a la irreductible y abominable neoliberal Margaret Thatcher y durante su martirio fue electo miembro del Parlamento Británico por un Distrito católico en Irlanda del Norte. No logró posesionarse por variados obstáculos que le interpusieron, pero el mayor fue producto de su condición humana superior: murió de hambruna.

De mis tiempos de dirigente estudiantil de la Juventud Demócrata Cristiana tengo muy presente los violentos enfrentamientos con los militantes del MIR y el PCV. Éstos, perseguidos por el Gobierno por subversivos contra el sistema, corrían riesgos que requerían de convicción, compromiso y coraje. Los jóvenes copeyanos de entonces ("astronautas", "araguatos" o "avanzados") entrábamos también en espacios arriesgados pero algo menos peligrosos. Mi memoria me retrocede hoy a mis intensos debates políticos e ideológicos en la Facultad de Derecho de la UCV, donde con mis valores y creencias enfrentaba a estudiantes de izquierda como Américo Díaz Núñez, Marcos Gómez, Miguel Gómez Núñez, Nicolás Boadas y Beltrán Haddad. Nos dijimos entonces mil cosas rudas, pero fue tal la fuerza de nuestras respectivas convicciones que nunca dejamos de inspirarnos recíproco respeto y de ser amigos.

Para infortunio de nuestro país, hoy, estudiantes de un segmento privilegiado de nuestra juventud, impregnados de los valores del sistema que se muere y animados por la púdica estulticia antichavista de la burocracia de la OEA, montan un escenario mediático, abandonan temporalmente los aberrantes "piques" de carros en Prados del Este y se congregan en una calle de Las Mercedes, protegidos por toldos de jardín caro y como en un "jamboree" acompañados por bellas chamas, cumplieron sus turnos hasta los convenidos cambios de guardia ("inadvertidos" para los medios golpistas) que les facilitaban reponer fuerzas en "Doña Caraotica" o "Pollos Arturo's" para regresar repletos y ahítos a su "heroica huelga".

Parodiando frases famosas provoca decirles: ¡No tenéis más que perder que vuestra dignidad!

Al propósito, hacen varios años despertó nuestra reprobación la fotografía de una atractiva dama venezolana que vino a Washington a rendirle homenaje al jefe oficial del Imperio; sin embargo, nos sirvió de colirio la amable exhibición de sus extremidades, "forzada" por la postura.

El sábado pasado, una nueva foto, esta vez de jóvenes en cuclillas, cual gallináceas desprendiendo posturas, nos mostró una realidad que amenaza infructuosamente a nuestra democracia: la oposición continúa dándole las espaldas a Venezuela...

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • anibal dijo:

    Cuidado que la burguesía esta derrotada pero no aniquilada, y recuerdo siempre a Elmos Catalán b revolucionario chileno muerto en Bolivia, que plateaba que un universitario sin conciencia política no es más que un futuro lacayo de la burguesía. El gobierno de Venezuela debe movilizar siempre a los obreros y a los pobres de la ciudad y el campo, organizarlos y disponerlo para la lucha. Sin compasión, la lucha será cruenta, si no somos capaces de defender el gobierno democráticamente elegido, todo los adelantos retrocederán, ejemplo mi país Chile

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roy Chaderton Matos

Roy Chaderton Matos

Diplomático y periodista. Ex Canciller venezolano. Actualmente es el embajador de su país ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Vea también