Imprimir
Inicio » Opinión  »

Socio de Posada Carriles en espera de extradición a El Salvador

| 3

interpolJulio Eduardo Villatoro Monteagudo, un financista salvadoreño hoy en proceso de extradición en Estados Unidos por una gigantesca estafa, mantuvo estrechas relaciones con el terrorista internacional Luis Posada Carriles en los años que precedieron su arresto en Panamá, y le facilitó dinero para sus actividades, aseguran fuentes salvadoreñas.

Villatoro es también ciudadano norteamericano. Extraditar desde Estados Unidos a una persona con esa ciudadanía es complicado, pero posible, de acuerdo con el Tratado vigente entre El Salvador y Estados Unidos, y de la interpretación que puediera darle el tribunal al Tratado.

Este señor se encuentra en este momento en el medio de una tormenta de reclamaciones de las 400 víctimas de sus operaciones fraudulentas en El Salvador, mientras un tribunal miamense acaba de levantar obstáculos a su deportación.

El estafador era dueño de la firma corredora -Casa de Corredores de Bolsa Operaciones Bursátiles de Centroamérica, S.A. de C.V., conocida como OBC-, cuando fue cerrada el 19 de julio de 2004 por la Superintendencia de Valores tras detectar un fraude a inversores.

Al descubrirse el desfalco, Villatoro huyó a Estados Unidos donde se benefició de complicidades que lo mantuvieron fuera del alcance de la justicia hasta 2007 cuando lo ubicó la Interpol. El 2 de noviembre de ese año fue capturado a las 6:45 de la mañana al salir  de su casa de West Miami.

En San Salvador, el delincuente fue formalmente acusado ante los tribunales por lavado de dinero y defraudación a la economía pública.  Más de 400 de sus clientes lo han denunciado por el robo de sus ahorros por un monto que alcanza los 8.9 millones de dólares.

VÍNCULOS CON POSADA CARRILES

Posada Carriles vivió en El Salvador en la década de los noventa donde obtuvo la documentación oficial que le permitió viajar y desarrollar actividades de contrabando de armas y ejecutar planes terroristas con el financiamiento de la Fundación Nacional Cubano Americana. Frecuentaba entonces la compañía del Villatoro.

Entre sus numerosas amistades al más alto nivel del partido ARENA, vinculado con el asesinato del Obispo Oscar Arnulfo Romero, Posada aprovechó en este periodo la ayuda del entonces viceministro de Seguridad, Hugo Barrera; de Mario Acosta, Ministro del Interior y hoy líder del partido; Rodrigo Ávila, director de la Policía Nacional Civil (PNC) quién fue candidato en las últimas elecciones presidenciales; y Mauricio Eduardo Sandoval Avilés, que durante los años noventas fue jefe del Organismo de Inteligencia del Estado para pasar luego a la jefatura de la PNC.

Como ha reportado la prensa salvadoreña, fue Sandoval quién creó la firma corredora OBC, bajo la cobertura de su esposa Lorena Koberg, el 20 de diciembre de 1991. El 5 de junio de 2000 Koberg y Sandoval venden la empresa a Villatoro Monteagudo.

EL OSCURO CAMINO DE OBC

El 19 de julio de 2004 la Superintendencia de Valores canceló el registro OBC al detectar infracciones a las normas. Cuatro días más tarde, el jefe de la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía General de la República, Nelson Mena, declaraba que las pesquisas se remontarían a 1997, según evidencias conseguidas acerca de fondos desviados.

Un año después,  el 10 de agosto siguiente, la Unidad Antilavado de Dinero de la Fiscalía General revelaba que la mayor parte de los fondos robados fueron depositados en bancos en el extranjero o encaminados hacia una filial de OBC en Miami. Finalmente, el 15 de noviembre se emitió una orden de captura de Villatoro por defraudación y lavado de dinero, de acuerdo con informes citados por La Prensa Gráfica, de El Salvador.

Según el Comité de Afectados de la OBC, Villatoro puede apelar una última vez la orden de extradición emitida contra él ante la corte del Onceno Circuito, del Distrito Sur de la Florida, un último trámite que demoraría unos 60 días en resolverse.

El socio de Posada se encuentra ahora en libertad bajo fianza con la condición de portar un brazalete electrónico con Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

El Sandoval de esta historia, después de venderle OBC a Villatoro, siguió apoyando a Posada Carriles. Después que “explotó” la operación de trafico de armas y droga que dirigió el terrorista cubano en Ilopango como asalariado de la CIA, la Agencia colocó a Posada como asesor del Organismo de Inteligencia del Estado salvadoreño, bajo Mauricio Sandoval y el también “ex DISIP” Víctor “Zacarías” Rivera, “en conexión” con la Embajada de Estados Unidos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alberto Paramo dijo:

    Sr. Allard,

    Usted dice en su nota que ese tal Villatoro tiene una orden de deportación contra él, pero también dice su nota que Villatoro es ciudadano estadounidense. ¿Puede explicarnos como es posible que el gobierno de los Estados Unidos deporte a uno de sus ciudadanos?

    Alberto Páramo
    Columbus, Ohio

  • Afectado por OBC dijo:

    Señor Páramo:
    Villatoro no tiene una orden de deportación contra él, sino una orden de extradición emitida contra él ante la corte del Distrito Sur de la Florida.

  • Carlos Mauricio dijo:

    Pocos son los castigados por los desfalcos y por los robos llevados a cabo en la industria financiera, quiza porque usualmente son siempre gente bien conectada los que llevan a cabo estos actos criminales. Y lo peor es que ante el reclamo y la denuncia, se hacen los ofendidos y como han gozado de poder, tienen la desfachatez de amenazar a las victimas.
    No tengo ni idea de cuanto van a recuperar los afectados en este caso, pero lo que si es cierto, es que con su lucha, con no quedarse callados, han ayudado a empujar la justicia en este pais, en donde la impunidad es la regla, y la justicia la excepcion.

    Felicito a los afectados por su valentia al mantener la denuncia por tantos años. Pero les aconsejo que se cuiden porque los denunciados en este articulo todos, absolutamente todos, ademas de ladrones son capaces de llegar al asesinato con tal de hacer dinero o mantener sus privilegios empezando con su protegido Luis Posada Carriles.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también