Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Qué le ocurrió a los equilibrios y controles?

| +
Arnold August

Arnold August

El 15 de junio de 2009 la Corte Suprema de los Estados Unidos anunció su decisión de rechazar la solicitud de revisión del caso de Los Cinco Cubanos. Esta demanda de revisión fue planteada por millones de personas de todas las procedencias alrededor del mundo, un número record de peticiones de “Amigos de la Corte” y miles de personalidades y representantes oficiales de todos los continentes. Muchas de estas solicitudes provenían del propio interior de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos se jactan de que su sistema político se basa en la separación de poderes entre el Ejecutivo (Presidente y Vicepresidente), el poder Legislativo y el Poder Judicial, y de un sistema resultante construido sobre la base de equilibrios y controles (checks and balances). Supuestamente se trata de una forma superior de democracia basada en equilibrios y controles para evitar el abuso de poder por parte de una u otra de las tres ramas que forman el gobierno de los Estados Unidos.

En la Constitución de los Estados Unidos, Artículo II, Sección 2, se plantea que el Presidente de los Estados unidos “…tiene el poder de otorgar alivios y perdones….”. Todo indica que el Presidente Obama, lejos de usar estos poderes constitucionales para liberar a Los Cinco Cubanos, ha mostrado claro a los jueces de la Corte Suprema que ellos deben decidir contra la revisión.

Este ha sido un caso obviamente político desde el mismo primer día. Esto se revela más claramente por la decisión de la Corte Suprema y el vergonzoso rechazo de los jueces a explicar públicamente al mundo los fundamentos de su decisión. Por supuesto que los jueces no están obligados a hacerlo de acuerdo al sistema legal norteamericano. No obstante, en un caso tal como este, respecto al cual el mundo entero y muchos gobiernos están atentos, era necesaria una explicación pública. Quizás estemos siendo testigos de una de las mayores ironías en la actual escena política internacional.

Los Cinco Cubanos están siendo castigados cruelmente y políticamente por sus motivaciones y actividades pacíficas antiterroristas. ¿La razón? Ellos están actuando a nombre de, y apoyando, al gobierno cubano. Una de las principales acusaciones que los Estados Unidos presentan contra Cuba es la falta de democracia, que ella no exhibe, entre otras cosas, un sistema político similar al norteamericano, que incluye equilibrios y controles.

El sistema cubano es de hecho un sistema unificado de poder político revolucionario del pueblo, de arriba abajo y de abajo a arriba, incluido el sistema judicial, cada uno con su respectivo campo de competencia. La relación y la interacción de todos los diferentes niveles del sistema estatal cubano entre ellos, incluido el aparato judicial, y de todas estas instituciones con los ciudadanos, es una característica del tipo de democracia cubano. No es necesario entrar a debatir si el sistema cubano es más democrático que el del modelo de los Estados Unidos.

No obstante, si uno tiene en cuenta este último episodio de la Corte Suprema de la democracia de los Estados Unidos en acción, por un lado, y mi experiencia directa y estudios del sistema político cubano por el otro, Cuba no tiene “lecciones de democracia” que recibir de parte de los Estados Unidos.

Obama tiene que cambiar su posición y usar los equilibrios y controles como poderes de los que él está investido por la Constitución de los Estados Unidos para liberar a Los Cinco Cubanos ahora. Si alguna institución en los EEUU necesita un equilibrio y controle, es la decisión del 15 de junio de 2009 de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Obama tiene también que tener en cuenta la oferta del Presidente Raúl Castro, de intercambiar los 200 prisioneros en Cuba y todos sus familiares por los Cinco Cubanos. A Gobiernos en países como el mío, Canadá, no debería permitírseles abrir su boca para hablar de violaciones de derechos humanos en otros países, sin arrojarles a la cara esta última reciente violación de los derechos humanos justo al sur de su frontera con los Estados Unidos.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arnold August

Arnold August

Periodista y conferencista canadiense, el autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997–98 Elections y más recientemente, Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento, disponible en Cuba. En Twitter: @Arnold_August

Vea también