Imprimir
Inicio » Opinión  »

En honor a Carlos Muñiz Varela

En este artículo: Carlos Muñiz
| +

En el 30 aniversario de su asesinato

Miami.- El pasado 29 de abril se cumplió 30 años del asesinato en San Juan de Puerto Rico de Carlos Muñiz Varela, miembro de la Brigada Antonio Maceo. Carlos tenía entonces 26 años de edad. Sus asesinos, vinculados a las organizaciones terroristas de la extrema derecha cubana, radicadas en Estados Unidos y en Puerto Rico, no han sido encausados por su crimen. A pesar de existir testigos del hecho y sustanciales testimonios y pruebas sobre su asesinato, nunca las autoridades federales e insulares han movido un dedo para cumplir con su deber, con la ley. En vano, por estos pasados treinta años, los familiares y compañeros de Carlos insistentemente hemos estado reclamando que se haga justicia.

Hacer que los gobiernos de Estados Unidos actúen, como sus leyes los obligan, en contra de aquellos terroristas de la extrema derecha cubana y cubanoamericana radicados en su territorio, aliados de esos gobiernos en brutales actos terroristas, ha sido clamar en el desierto. Aunque, jamás desistiremos en lograr que los asesinos de Carlos paguen ante la ley por su odioso crimen.

Una manera de mantener vivo este reclamo por obtener justicia es recordando a Carlos. Recordando a lo que él se se debió, que es a lo que nos seguimos dedicando sus compañeras y compañeros de la Brigada Antonio Maceo: que es la razón porque esas bestias lo asesinaron.

La última semana de abril pasado en Cuba tuvieron lugar una serie de eventos para justamente recordar a Carlos y a lo que él se debió. En este corto trabajo resumiré los más destacados de éstos.

El martes, 28 de abril, tuvo lugar un acto solemne en la Casa de la Amistad, en La Habana, auspiciado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos –ICAP-. Este acto estuvo presidido por Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Kenia Serrano, la nueva y joven presidenta del ICAP, Carlos Zamora, director de la Dirección de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior –DACCRE- del Ministerio de Relaciones Exteriores y, en representación de la Brigada Antonio Maceo, estuvo el que escribe. Más de 150 otras personas también estuvieron presentes, la inmensa mayoría amigos de muchos años.

Cabe destacar la presencia entre estos de un grupo de alumnos y maestras de la escuela primaria de San Antonio de los Baños que lleva desde hace muchos años el nombre de Carlitos; madres, esposas y un hermano de nuestros 5 compatriotas: Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, malévolamente encarcelados por los gobiernos de Estados Unidos por combatir a sus terroristas; y miembros del Comité de Familiares de las Víctimas del Terrorismo, víctimas cubanas que suman más de 3,478 muertos y más de 2,099 discapacitados.

Aunque fue al otro día que nos quedamos atónitos los que fuimos testigos de lo que los vecinos y las autoridades de la pequeña ciudad de Colón, en la provincia de Matanzas, habían decidido hacer para recordar la memoria de Carlos. Carlos y su hermana, Miriam, nacieron y se criaron en Colón hasta que su madre –el padre había muerto en un accidente automovilístico años antes- decidió que los tres salieran del país, a principios de los años 60, cuando Carlitos tenía nueve años de edad.

Las actividades comenzaron a las 10 de la mañana y terminaron a las 3 de la tarde de ese miércoles, 29 de abril. De La Habana fuimos una pequeña delegación de la que formamos parte miembros de la directiva del Comité de los Familiares Víctimas del Terrorismo y yo. Primeramente fuimos recibidos calurosamente en la sede municipal del Partido por su Comité Ejecutivo y por miembros de la familia paterna de Carlitos, entre estos una prima hermana y un primo hermano de Carlos y Miriam.

De ahí fuimos a un centro de rehabilitación ortopédico que ha sido nombrado en honor a Carlos. Este centro es parte de un plan piloto nacional que tiene como propósito intentar resolver los problemas de necesidad de equipos ortopédicos que tienen aquellas personas físicamente discapacitadas. Este centro fue fundado en el 2007.

Sin saber a dónde íbamos, nos llevaron a la casa donde Carlitos, su hermana y su mamá vivieron por tres años antes de su salida del país, dónde ante la presencia de más de 200 personas -muchos de ellos vecinos de la cuadra y amigos de la familia de Carlos- la prima hermana de Carlos y yo develamos una tarja puesta sobre la puerta de entrada de la casa en la cual se lee que en esa casa vivió Carlos Muñiz Varela, miembro de la Brigada Antonio Maceo, quien fuera asesinado por terroristas de contrarrevolucionarios en San Juan de Puerto Rico el 29 de abril de 1979. Justamente ese día hacía 30 años.

Como en un torbellino, nos llevaron caminando entonces a una esquina principal de Colón, cercana a la casa, donde nos esperaban más personas para la ceremonia de la dedicación de un monumento a las víctimas, oriundas de Colón, de las acciones terroristas y de guerra dirigidas, promovidas, o toleradas por los gobiernos de Estados Unidos. Son ocho esas víctimas, el más joven es un muchacho que tenía 17 años cuando cayó. El nombre de Carlos encabeza los nombres escritos en una columna.

Seguido nos llevaron al edificio del Museo Municipal, un grande y bello edificio que data de 1835, construido originalmente como hostal. Ahí, en su salón de actos, tuvo lugar un emocionante encuentro con familiares, vecinos, amigos de la familia, inclusive amigos de la infancia de Carlos, estudiantes, periodistas y militantes y dirigentes del Partido y de los gobiernos, municipal y provincial. Un almuerzo posterior dió fin a las increíbles actividades de las que ese día fuimos testigos.

Nunca, todos los que participamos en las actividades de ese día en Colón habíamos sido testigos de algo igual. Fue un gran homenaje a Carlos, industiblemente, el más alto honor que se le pueda conceder por una comunidad a uno de los suyos. Sólo en libros he leído sobre cosas de esta índole. Fue un gran privilegio estar presente y ser parte de todo esos actos en honor a Carlos.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andrés Gómez

Andrés Gómez

Periodista cubano residente en Miami. Fundador de la Brigada Antonio Maceo, integrada por cubanos que viven en los Estados Unidos. Es el director de la Revista Areito.

Vea también