Imprimir
Inicio » Opinión  »

El lobby anticubano se exhibe en Miami

En este artículo: Estados Unidos
| +

Varios representantes de lo que mantiene, financia y orienta en el Capitolio de Washington a políticos violentamente hostiles a todo acercamiento con Cuba, se reunieron hace unos días en Miami bajo el pretexto de honrar a uno de los más agresivos portavoces de la antigua Administración sobre el tema cubano.

Directivos del Cuban Liberty Council, organización que reúne a elementos disidentes de la Fundación Nacional Cubano Americana, convocaron lo que llamaron una “cena de gala” en los salones del Big Five Club de Miami, para “condecorar” a Carlos Gutiérrez, este ex Presidente de la compañía productora de cereales Kellogg’s que Bush convirtió en su Secretario de Comercio.

La reunión mafiosa llego a agrupar una colección bastante amplia de lo que en Washington maneja el lobby anticubano, financiando a los representantes y senadores de cepa batistiana, engrasando a un número importante de otros congresistas, patrocinando y orientando los ataques contra Cuba y asegurando la vigencia de la retorica más difamatoria contra la Isla y su Revolución.

“REME” LA ESTAFADORA

Remedios Díaz-Oliver y Diego Suárez actuaron de anfitriones del evento mafioso.

“Reme”, como le dicen en la intimidad, es una multimillonaria empresaria inculpada en 1997 por el servicio federal de impuestos, el IRS, con un gigantesco fraude que le valió una condena a tres años de cárcel, convertida a libertad probatoria por intervención de Bush padre.

En los años 90, esta auto-titulada “defensora de los derechos humanos” estafó a quien le había dado la oportunidad de compartir la dirección de su empresa el magnate del contenedor, Frank H. Wheaton. Al terminarse la auditoría ordenada por Wheaton, los contadores establecieron a unos 3.5 millones de dólares el dinero faltante, de una forma u otra, en las cuentas de la empresa.

Todo esto no fuera tan anormal en el contexto norteamericano si la “Reme” no estuviera también de jefa de la distribución de contribuciones a las cajas electorales de los políticos norteamericanos que más obstinación enseñan hacia Cuba. Esta riquísima setentona maneja el Cuban Democracy PAC (Political Action Comittee) que más dinero riega en la capital norteamericana para comprar los votos necesarios al mantenimiento de medidas hostiles a la Revolución cubana.

En cuanto a Diego Suarez, fue firmante de un llamamiento terrorista, publicado por el Miami Herald en agosto del 2001, en el cual se afirmaba fríamente que todos los medios, tan violentos como fuesen, son admisibles para un cambio de gobierno en cuba. El documento era también firmado por Orlando Bosch, el líder terrorista miamense, defensor del principio según el cual en toda confrontación es “normal” que mueran inocentes.

Díaz-Oliver y Suarez por supuesto exhiben una trayectoria bien documentada de apoyo al terrorismo y, específicamente, a Luis Posada Carriles.

Entre los participantes a este concilio anticubano, se apareció otro miembro eminente de este PAC, el (hasta ahora) prospero dueño de agencia Ford Gus Machado. Entre sus hazañas, el Gus fue hasta hasta financiar algunas d esta encuestas de opinión manipuladas que van pretendiendo de manera engañosa oposiciones extremistas frente a Cuba.

No faltaba en la reunión del Big Five, el ahijado de Fulgencio Batista, Lincoln Díaz-Balart y su hermano Mario, socio de politiqueros corruptos eyectados del Congreso y ahora en el centro de un escándalo por haber calificado de “hitlerianos” a quienes favorecen un dialogo con el gobierno cubano.

Sobre los Díaz-Balart, hijos de ministro batistiano, no hace falta extenderse. Pero sí vale la pena precisar que aprovecharon esta asamblea de capos para fraternizar con Ninoska Lucrecia Pérez Castellón, Horacio García y… nada menos que Dan Fisk, uno de los funcionarios de la Administración derrotada más feroz en sus ataques contra Cuba.

Esposa de Roberto Martin Pérez, fundador del comité paramilitar de la FNCA y patrocinador emérito de Posada Carriles, la gordinflona Pérez Castellón sigue con el “hot line” más extremista de la radio cubanoamericana. Partidaria furibunda del terror, se puso histérica hace unas semanas al denunciar al popular cantante cubano Paulito FG, de visita a Miami, por haber declarado en un programa de la televisión local que toda su vida había “creído en el Comandante” y que “Fidel no me ha engañado”.

Roberto Martín Pérez y Horacio García están entre los individuos que Posada designó públicamente como los “financieros” de sus actividades terroristas en su entrevista de 1997 con el New York Times.

Discípulo destacado del senador ultraderechista Jesse Helms, el asesor mafiosos Dan Fisk fue catapultado por los Bush como Director para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Durante años, fue de todas las más sucias conspiraciones que nacieron en la Casa Blanca para agredir a Cuba.

En representación de la congresista Ileana Ros Lehtinene, se apareció se padre, Enrique Ros Pérez, quien conspiró activamente con dos conocidas organizaciones terroristas montadas por la CIA, el Frente Revolucionario Democrático y el Consejo Revolucionario Cubano, y quien participó en la campaña a favor de la liberación de Orlando Bosch en 1989.

ENTRE LOS SUBSIDIADOS, EL “CAPO” DE RADIO Y TV MARTI

En el medio de la tropa de subsidiados miamenses de la USAID y del Departamento de Estado, algo preocupados por el futuro de sus finanzas, se encontraba Pedro Roig en persona, capo de Radio y TV Marti, estaciones que ni se ven ni se oyen, ahora en medio de una controversia.

Roig tuvo de director de programas a José “Chema” Miranda, de 52 años, condenado a 27 meses de cárcel por haberse embolsado una pequeña fortuna al recibir jugosas comisiones.

Al concluirse la reunión conspirativa, los participantes a la reunión del Big Five Club tuvieron la paciencia de escuchar a “Reme” expresar a Carlos Gutiérrez su “reconocimiento por la extraordinaria labor” que llevó en Washington.

Los Díaz-Balart se emocionaron al hablar de su “inquebrantable actitud” del homenajeado quién, por su parte, arrebató contra la “tendencia izquierdista de algunos gobiernos” latinoamericanos que están “destruyendo las democracias”

“Defensor de los derechos humanos” y enemigo jurado del socialismo, Carlos Gutiérrez se ilustró como jefe de la Kellog’s por sus políticas no tan humanitarias: entre otros “gestos”, en el 1999, cerró la planta de Corn Flakes de Battle Creek, dejando a 500 trabajadores en la miseria. Mientras tanto, embolsaba anualmente hasta siete millones de dólares de comisiones y gratificaciones aparte de su sueldo..

Se dedica ahora a asesorar instituciones vinculadas a la CIA.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también