Imprimir
Inicio » Opinión  »

Día de consulta sobre Cuba en Washington

| +

Areítodigital

Miami.-  El jueves y viernes pasados, 5 y 6 de marzo, el Latin American Working Group (Grupo de Trabajo sobre la América Latina) y el Washington Office on Latin America -WOLA, por sus siglas en inglés-, (Oficina de Washington sobre la América Latina), en parte dedicadas a hacer avanzar las posibilidades de una nueva política estadounidense con respecto a Cuba, organizaron en la capital federal dos días de intercambio de opiniones y cabildeo en el Congreso con ese fin como propósito.

La iniciativa de estas organizaciones radicadas en Washington contaron con el apoyo y presencia de más de un centenar de activistas y organizaciones radicados a través del país dedicados a la necesidad de la normalización de las relaciones con Cuba.  Entre éstas se encontraban en estas actividades miembros y dirigentes de organizaciones de emigrados cubanos en este país. Presentes estaban: Fornorm (Fundación pro Normalización entre Estados Unidos y Cuba), la Comisión Cubano Americana en pro de los Derechos de la Familia, la Alianza Martiana, la Brigada Antonio Maceo, la Casa de las Américas de Nueva York, ENCASA -una organización nacional de académicos y artistas cubano americanos- y CAAEF - la Alianza Cubano Americana.

El primer día, el jueves 5 de marzo, tuvo lugar una conferencia en Trinity College.  Ésta estuvo organizada en paneles, tanto en la mañana como en la tarde. En la mañana sesionaron dos paneles, el primero llevó por nombre: La Administración, el Congreso y la política con respecto a Cuba: ¿cuáles son sus posibilidades?; el segundo se tituló: El proceso congresional en relación con dar fin a las restricciones de viajes a Cuba.

Durante el primer panel presentaron ponencias Wayne Smith, respetado especialista sobre asuntos concernientes a las relaciones entre EE.UU. y Cuba, quien dirige el Programa de Cuba en el Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad Johns Hopkins; Ana Karim, representando a la Alianza Bautista; Janice O'Connell, representando al Gephardt Group, una firma de consultoría con estrechos vínculos con el mundo de los negocios; Chandler Mose y Wendy Gnehm, asistentes al congresista republicano, Jeff Flake, y al senador republicano, Mike Enzi, respectivamente.

En el segundo panel presentaron ponencias: Bob Guild, activista de muchos años, especialista en viajes a Cuba; Eric Olson, adscrito al Lexington Institute; Geoff Thale, quien dirige WOLA; Maryln McKenna, representando al grupo religioso Chicago Religious Leadership Network on Latin America; y David Dreyer, especialista de la industria de la comunicación, quien fuera Vice Director de Comunicaciones de la Casa Blanca durante la Administración de Clinton.

Durante la sesión de la tarde se presentaron otros dos paneles. En el primero titulado, Asuntos relacionados a las relaciones entre EE.UU. y Cuba, presentaron ponencias: Sarah Stephens, directora del Center for Democracy in the Americas (Centro pro Democracia en las Américas); Louis Head, quien dirige el U.S.-Cuba Cultural Exchange (Intercambio Cultural EE.UU.-Cuba); Jeremy Landau, consultor del Disarm Education Fund (Proyecto Educacional a favor del Desarme); Phil Peters, adscrito al Lexington Institute; y Phil Brenner profesor de relaciones internacionales en la American University.

El segundo panel de la tarde de ese primer día se tituló, La iniciativa sobre Cuba: fomentando el apoyo para dar fin a las restricciones de viajes, y presentaron ponencias: Silvia Wilhem, Directora Ejecutiva de la Comisión Cubano Americana en pro de los Derechos de la Familia; Chris Garza, representando al American Farm Bureau Federation (Federación Americana de Agencias Agrícolas); Ellen Bernstein, representando a la organización religiosa Pastores por la Paz; y Jeanne Lemkau, miembro de la Junta Directiva del Latin America Working Group.

Fue un día en extremo productivo. En un siguiente artículo trataré sobre los asuntos concernientes al segundo día de este evento que fundamentalmente se dedicaron al trabajo de cabildeo ante los miembros del Congreso a favor de la normalización de las relaciones con Cuba.

EL SEGUNDO DÍA DE DEBATE

Los temas a tratar por los más de cien participantes en este esfuerzo ese día con los miembros del Congreso o sus asistentes se concentraron en tres áreas principales de cambios en la política norteamericana con Cuba, necesarios y de importancia a los intereses de Estados Unidos: los asuntos relacionados a los viajes a Cuba; aquellos relacionados al comercio entre ambos países; así como a la necesidad de un proceso de conversaciones que lleve a un proceso negociador entre ambos gobiernos que tenga como fin la normalización de relaciones entre ambos países.

Aunque tanto la nueva Administración así como un número importante de representantes y senadores de ambos partidos políticos han dejado saber de múltiples intereses en el proceso de establecer una política más sensata con Cuba actualmente el tema de los viajes, por ser el que más personas afecta en Estados Unidos de estos temas y, quizás tambien, porque es el que más directamente afecta un derecho constitucional fundamental, es el prioritario.

En la actualidad hay tres medidas que han sido consideradas o pronto van a ser consideradas por el Congreso que tratan sobre el asunto de los viajes a Cuba.  La Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley suplementario del presupuesto federal del año en curso, que incluye dos enmiendas que de ser aprobadas por ambas cámaras congresionales, una, suspendería los fondos a OFAC (Oficina de Control de Bienes Extranjeros), el organismo del Departamento del Tesoro encargado de hacer cumplir las restricciones de viajes a Cuba, para que pueda hacer cumplir las restricciones de viajes a los cubanos residentes en Estados Unidos hasta que termine el presente Año Fiscal el próximo 1 de octubre próximo. La otra enmienda otorgaría licencia general de viaje a cualquier persona envuelta en la venta a Cuba de medicinas y productos agrícolas.

El consenso es que la primera enmienda no cambia de manera sustancial nada sobre las restricciones de viajes como se necesita hacer. Por esa razón el trabajo de cabildeo de ese segundo día del evento se concentró en lograr apoyo de congresistas y senadores para dos proyectos de ley, exactamente iguales en su redacción, que sí eliminarían todas las restricciones de viajes a Cuba. El presentado a la Cámara de Representantes (H.R. 874) se conoce como "la Ley Delahunt"  porque fue presentado por el congresista Delahunt, demócrata, junto con ocho otros representantes, cuatro republicanos y cuatro demócratas. En el Senado el mismo proyecto de ley (S.428) fue presentado por el senador demócrata Byron Dorgan, junto con otros tres senadores, otro demócrata, el senador Christopher Dodd y dos republicanos, uno de ellos el senador Richard Lugar.

Se estima que ambos proyectos de ley serán primeramente considerados, en marzo o abril próximos, por los Comités de Relaciones Exteriores de ambas cámaras y después, si logran la aprobación de los respectivos comités, pasarían a la consideración de las respectivas cámaras del Congreso.

Sustentando los argumentos de los participantes en sus reuniones con los congresistas, senadores o sus asistentes estaban los resultados de diferentes encuestas nacionales y del sur de la Florida apoyando con amplias mayorías el derecho de todos a poder viajar a Cuba, sin restricciones.

Principal entre estas encuestas son las organizadas por FORNORM, la Fundación pro Normalización de Relaciones entre EE.UU. y Cuba, que se efectuaron entre octubre de 2007 y diciembre de 2008, en relación al apoyo substancial en la comunidad del Sur de la Florida a dar fin a todas las restricciones de viajes a Cuba y otros asuntos relacionados con Cuba. Estas encuestas se llevaron a cabo en cinco distritos congresionales de esta área:
17 (Kendrick Meek, D), 18 (Iliana Ros, R), 20 (Debbie Wasserman-Schultz, D),
21 (Lincoln Díaz-Balart, R) y 25 (Mario Díaz-Balart, R).  FORNORM presentó en conferencia de prensa los resultados de estas encuestas durante este día de cabildeo.

Puedo mantener con seguridad que el ambiente que se respira en el Congreso y en Washington con respecto a la necesidad de establecer una nueva política con Cuba es saludable, que cuenta con un apoyo nunca visto antes, y mucho tiene que ver los nuevos aires que acompañan a la nueva Administración.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andrés Gómez

Andrés Gómez

Periodista cubano residente en Miami. Fundador de la Brigada Antonio Maceo, integrada por cubanos que viven en los Estados Unidos. Es el director de la Revista Areito.

Vea también