Imprimir
Inicio » Opinión  »

La derecha del crayón labial

| +

“Se dice que desde el 2004 los evangelistas se han suavizado. Por supuesto que aun les concierne el tema del aborto y el matrimonio entre homosexuales”, escribe Lisa Miller en Newsweek*, pero a una nueva generación más abierta y franca también le interesa el tema del calentamiento global, la situación en el continente africano, el analfabetismo, el tráfico humano y las enfermedades prevenibles.

La era de la retórica religiosa separatista ha pasado y la suplanta una de cristianos dispuestos y ansiosos por cuidar del planeta, son cristianos que están construyendo puentes entre la derecha y la izquierda y estos nuevos evangelistas andan muy entusiasmados hoy en día, porque están influenciando la política y se vuelven poderosos. Como dijeran en la revista The New Yorker, uno de los medios más liberales de Estados Unidos, “estos individuos tienen el potencial para cambiar al partido republicano de Karl Rove o condenarlo a la derroca electoral por muchos años.”

Bueno, no tanto así

La gobernadora del estado de Alaska, Sarah Palin, como candidata republicana para el puesto de vicepresidenta dista mucho de ser algo parecido a lo anteriormente expuesto. Ahora bien, si este nombramiento significa algo es que la derecha cristiana conservadora continua siendo numerosa y con poderío político, que además incluye al poderoso lobby israelí sionista que solapadamente dirige mucho de lo que ocurre en esa nación lo mismo en lo fiscal, lo legislativo como en lo social.

De los 60 millones de evangelistas blancos que hay en los Estados Unidos, cerca del 60 por ciento realmente cree que lo que reza en la Biblia es literalmente irrefutable. Más de un tercio de estos fervientes creyentes realmente creen que el fin del mundo es un hecho imparable y que ocurrirá durante sus vidas.

Y Palin, a pesar de su aspecto juvenil y jovial, les habla directamente a ellos. No hay que olvidar que la campaña de John McCain, que a comienzos de esta interminable contienda presidencial estuvo a punto de declararse en bancarrota, obtuvo cerca de 40 millones de dólares en donaciones 24 horas después de haber presentado a Palin como su selección para vicepresidenta.

Sus credenciales pro-vida -en contra de cualquier forma de aborto por cualquier causa- son mas que evidentes y han sido más que probadas. Fue criada en el seno de una denominación religiosa llamada las Asambleas de Dios Pentecostal, con una teología del fin del mundo que hace énfasis en un estricto código moral: cero tabacos, cero alcoholes, cero bailes públicos, y cero sexo antes del matrimonio. El pastor principal de esa iglesia, en sermones que ya han sido eliminados del Internet, predica que todo aquel que no sea salvado por Jesús irá directamente al infierno.

No se sabe mucho acerca de lo que realmente piensa esta graduada de Periodismo de la Universidad de Idaho después de haber andado como saltimbanqui por cinco centros de estudios superiores, pero lo que sí se conoce es su pasado religioso – hoy día asiste a una iglesia sin denominación especifica – y eso la ubica en el centro de la vieja escuela de la derecha cristiana.

Todo lo nuevo es viejo

La candidatura de Palin revive a la derecha religiosa y a su tradicional debate sobre el aborto. Ella es un perro de pelea para ambos temas. Cuando el Partido Republicano celebró su asamblea local en febrero del 2008, Palin no se tomó el trabajo de apoyar públicamente a ninguno de los candidatos incluso con la empatía personal que existe entre ella y los entonces candidatos Mitt Romney y Mike Huckabee, ambos conservadores sociales. Lo que sí ha hecho ella en el pasado es criticar con vehemencia la oposición de McCain a las perforaciones en la Reserva Nacional de flora y fauna del Ártico, calificando esa oposición como el acto políticamente correcto a pesar de ser la posición incorrecta y típica de políticos del este. Finalmente cuando Palin logró conocer a McCain fue durante un encuentro entre gobernadores en Washington D.C a mediados de febrero y aun así, después de que ya el resto de los contendientes republicanos se habían retirado, Sarah Palin aun no apoyaba públicamente la candidatura de McCain. Estábamos en el mes de marzo de este año y aun entonces Palin tenía “muchas preguntas que hacerle” al senador por Arizona.

Podemos suponer que las preguntas de Palin fueron respondidas durante la reunión que se llevara a cabo en secreto con el senador McCain en el rancho de este, cuando le ofreciera el puesto de vicepresidente. Y podemos suponer también que a McCain le fueron aclaradas algunas dudas que podía tener respecto a su propuesta como compañera para la candidatura. Ya antes de ese encuentro debe de haberse enterado del embarazo de la hija de 17 años de esta y de que el esposo de Palin había sido detenido a los 22 años por conducir ebrio.

Hasta aquí se sabe quién es, pero habría que preguntarse ¿que ha hecho?

Para una buena parte de la nación norteamericana ella es el anti-Obama. Mientras que él es el hombre con el nombre extranjerizante de Hawai, Indonesia, Hawai, Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Cambridge, Chicago y ahora Washington que da la imagen de andar buscando su identidad, Sarah Heath Palin está muy a gusto con sus raíces bien asidas en Wasilla, Alaska. Y como buena parte de los habitantes de ese territorio en el lejano norte y al igual que del resto del continente, se consideran los alasqueños en una serie aparte, rudos, independientes, más libres y con un sentido de lo excepcional. Palin también. Pero al mito lo acompaña una ración de hechos contradictorios. Solo el uno por ciento de las tierras del estado está en manos privadas y la economía depende del petróleo y otros recursos naturales controlados por el gobierno federal o lo que se conoce como las grandes petroleras. Como resultado de esto, casi a 50 años de haberse convertido en estado, Alaska sigue dependiendo grandemente del gobierno federal. Los males sociales son rampantes. Los índices del estado de abuso de narcóticos, alcoholismo, violencia domestica y abuso infantil se registran muy por encima de la media de los indices nacionales y en algunos casos están entre los más altos del país.

Palin se opone al matrimonio entre parejas del mismo sexo y está a favor de la enseñanza del creacionismo a la par de la teoría de la evolución en las escuelas. Se ha negado rotundamente a las investigaciones con las células madres. Ha criticado a diestra y siniestra, tanto que su reputación se sustenta en ello, todo lo que huela o se parezca a corrupción. Sin embargo, por las primeras dos aunque son temas que lleva “muy cerca de su corazón,” nunca ha hecho nada para que se legisle a favor de ninguna. Y en el caso de la lucha contra la corrupción se conoce bien que al ascender al puesto de la alcaldía, sus primeros pasos fueron los de despedir a funcionarios principales dentro del gobierno de Alaska que no habían apoyado su candidatura o que tenían posturas que entraban en contradicción con las de ella, entre otros a la bibliotecaria principal (la cual tuvo que volver a instituir en el puesto), al director del museo y al jefe de la policía.

Mucho del enfoque político de esta joven se sustenta en la máxima de que toda la política es local. Esto le ha ganado la condición de la gobernadora más popular del país en los últimos dos años, desde que ocupa el puesto. Vale acentuar que su popularidad ha decaído en los últimos meses pero aun se mantiene en un envidiable 76%.

El populismo parece ser su carta de triunfo ante las masas en un estado que a pesar de ser el más grande de la nación en extensión territorial es terriblemente despoblado (menos de 700,000 habitantes) y atrasado a pesar de la riqueza petrolera, el producto domestico bruto equivale a 51 000 dólares por habitante. Desde que ascendió al cargo estadual más importante, esta madre de cinco hijos puso a la venta el avión del gobernador y cuando no logró deshacerse de él por el sistema de subastas por Internet, se lo vendió a un alasqueño adinerado por el valor de 2.1 millones de dólares. Palin dice que no necesita aviones privados ni cocineras particulares. Ella misma lleva a su hija más pequeña al colegio y el personal de la mansión gubernamental ya se ha acostumbrado a oír el corretaje infantil de niños por los pasillos.

¿Podrá convencer a los votantes indecisos de que es capaz de gobernar?

Palin tendrá que pasar un curso intensivo en temas de economía, relaciones exteriores, seguridad nacional, el medio ambiente, la seguridad social (la educación, la salud), la economía y, sobre todo, tiene que saberse al dedillo el historial senatorial de su compañero en la candidatura. Tendrá que aprenderse los enfoques de McCain dentro del senado en numerosos temas muchos de los cuales se contradicen abiertamente con lo que ella misma pregona.

La campaña republicana hará lo posible por tratar de que lo que ella conoce bien, al dedillo que son los temas energéticos parezcan temas de relaciones internacionales y harán gala de sus raíces pueblerinas para así cultivar el parecido con otro que centró su gloria en la estrechez de su mundo, Harry S. Truman. Todo esto lo tendrá que hacer a la vez que envía a un hijo a la guerra con Iraq, brega con los seis meses de embarazo y la futura boda de otra hija, un recién nacido, un estado que gobernar y todo esto antes de enfrentarse en un debate con el senador Joseph Biden.

El debate

Como mujer y como madre, Sarah Palin es una oponente con la cual los hombres tendrán que tener mucho cuidado sobre todo a la hora de enfilar un ataque. Aun así, los demócratas no le pueden bajar la guardia, ella es un rival terriblemente peligroso. Lo clásico es que los candidatos a la vicepresidencia se desvanezcan con el tiempo, pero en este caso nadie espera eso. Palin resulta una celebridad tan fresca que ha hecho que Obama pierda el atractivo de artista de cine que había tenido hasta el momento para muchos y sobretodo los medios. Palin ha logrado que hasta los propios republicanos dejen de acusar a Obama de parecer estrella de rock.

Los demócratas tendrán que atacar su credibilidad y el primer paso, y quizás el más obvio, debe ser el tema del aborto. Palin no cree en el aborto ni tan siquiera en casos de violación o incesto e incluso los que abogan por el derecho a escoger, han tenido que concederle el hecho de ser sincera a esta mujer que dio a luz recientemente a un niño a pesar de saber que padecería de Síndrome de Down.

Los demócratas tendrán ahora que darse a la tarea de buscar algo en Alaska y no será precisamente oro, sino municiones contra esta mujer de 44 años. Entre las cosas que ya están saliendo a flote está que durante su tiempo como alcaldesa, la misma que enarbola con orgullo la bandera contra los impuestos y contra los gastos logró un aumento en los impuestos por la venta para la construcción de un complejo deportivo -una obra que dejó a la ciudad de Wasilla con una deuda considerable.

Durante su campaña para ser electa gobernadora, inicialmente apoyó el tema del “puente que no lleva a ningún lugar” y después de ser electa y haber obtenido los fondos federales para el mismo, ahora dice que no le interesa al estado ese puente. Como gobernadora ha utilizado el veto y el presupuesto para hacer recortes en los gastos en temas de salud, educación y servicios sociales.

Pero la dura tarea de cazar a Palin le tocará al senador Biden cuando se le enfrente en el debate de 90 minutos en Saint Louis. Ahí tendrá que anotarle los goles a esta madre del jockey sin resbalar sobre el hielo.

……

*Lisa Miller: “A Religious-Right Revival: The senior pastor of Palin’s former church preaches hellfire for anyone who isn’t saved by Jesus”. Publicado en Newsweek, el 15 de septiembre de 2008. Se puede leer el artículo en:http://www.newsweek.com/id/157570

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Margarita Alarcón Perea

Margarita Alarcón Perea

Filóloga y especialista en temas de política internacional, particularmente de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Es colaboradora habitual de Cubadebate. En Twitter: @Maggichu

Vea también