Imprimir
Inicio » Opinión  »

La oposición en Cuba

| +

Entre las muchas singularidades del proceso político cubano y de la organización social que ha surgido de los cambios revolucionarios que han tenido lugar en la isla está la tranquilidad social que se respira en este país, impensable en la inmensa mayoría de los demás naciones.

Es esto, quizás, lo que más llama la atención de los visitantes, sometidos por casi cincuenta años a una campaña de desinformación sobre Cuba, más o menos intensa según el lugar de donde provengan y las circunstancias, pero siempre dirigida a desacreditarla.

Ocurre incluso que, sorprendidos por esa circunstancia, muchos visitantes se preguntan si en Cuba existen organizaciones de oposición al gobierno y la única respuesta posible resulta para muchos inconcebible: el único organizador y líder que la oposición en este país es el gobierno de los Estados Unidos de América.

Aquí no sorprenden informaciones como la recogida en un despacho de la corresponsal de la agencia de noticias IPS fechado en La Habana el 11 de agosto del año en curso en el que da cuenta que, por segunda vez en menos de dos meses, la oposición cubana convocó a una conferencia de prensa en la residencia del Jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), Michael Parmly, para negar que en este país haya mejorado la situación de los derechos humanos.

La ocasión anterior había sido el 22 de junio cuando, en el propio domicilio de Parmly, los mismos "dirigentes opositores" habían convocado a otro encuentro con la prensa.

Como es habitual en estos lances, los charlistas indicaron que las autoridades no les habrían permitido realizar el acto en otro lugar, como anticipada respuesta a la burla y rechazo popular de que son objeto estos líderes oposicionistas proclamados y promovidos por la SINA.

"No tenemos ningún temor a ser llamados mercenarios", dice la nota periodística que declaró uno de los disertantes, integrante del grupo de 75 contrarrevolucionarios sancionados a penas de cárcel en 2003 por haberles sido probado por los tribunales el cargo de conspirar con una nación extranjera contra la propia a cambio de pagos recibidos de la representación de los Estados Unidos en Cuba.

Los "líderes de la oposición cubana" también rechazaron de manera explícita -según la información de IPS- declaraciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba de la presidencia de organización Amnistía Internacional (AI) que, según ellos, "confunde las estadísticas que muestran una disminución del número de presos con un mejoramiento de los derechos humanos".

Hacían referencia, evidentemente, a declaraciones de la señora Irene Khan, secretaria general de AI, quien se mostró interesada en establecer un diálogo "constructivo" con el gobierno en funciones de Raúl Castro tras referirse a una mejora que dijo haber notado en la situación de los derechos sociales y económicos en Cuba, en franca contradicción con el manipulado argumento que durante muchos años ha esgrimido Estados Unidos como justificación para su bloqueo económico y comercial contra Cuba.

En un artículo titulado Los mercenarios cubanos de la Casa Blanca,  difundido por el portal Rebelión, el profesor, escritor y periodista francés Salim Lamrani reconoce que "desde hace decenios, Estados Unidos intenta por todos los medios posibles fabricar y dirigir una oposición interna en Cuba con el fin de poner término al proceso revolucionario cubano… numerosos documentos estadounidenses, oficiales y públicos, atestiguan esta realidad que ningún periodista o analista político digno de su nombre puede ignorar."

Lamrani recuerda que la ley Torricelli de 1992 estipula que "Estados Unidos proporcionará una asistencia, a organizaciones no gubernamentales adecuadas, para apoyar a individuos y organizaciones que promueven un cambio democrático no violento en Cuba" en tanto que la ley Helms-Burton de 1996 prevé que "el presidente (de Estados Unidos) está autorizado para proporcionar una asistencia y ofrecer todo tipo de apoyo a individuos y organizaciones no gubernamentales independientes para apoyar esfuerzos con vistas a construir una democracia en Cuba".

Tales prerrogativas injerencistas asumidas por Washington constituyen un atropello de los derechos de un país independiente al que lograron imponerle todo tipo de cortapisas hasta que triunfó la revolución en enero de 1959.

Además, constituyen razón suficiente y necesaria para que el pueblo cubano, en su legítima defensa, rechace la certificación de organizaciones o de grupos alineados con los objetivos del gobierno estadounidense, encaminados a la destrucción del sistema político que con tantos sacrificios se ha dado la nación cubana.

En Cuba, la ciudadanía disfruta del derecho cotidiano a participar en la construcción del nuevo orden socialista, en una lucha que es cada vez más compartida por otros pueblos de Latinoamérica. Y también tiene el derecho a disentir, que se ejerce en las múltiples instancias del vasto e intenso sistema participativo cubano. Pero nadie -que no sea un mercenario- aprueba hacerlo alineado con quienes se proclaman enemigos de la independencia, identidad y objetivos de justicia social de los cubanos, y mucho menos a cambio de beneficios materiales.

Con razón advierte Salim Lamrani a los medios corporativos de prensa que en todo el mundo denuestan contra Cuba que "los personajes que se esfuerzan por presentar desde hace años como valerosos militantes de los derechos humanos no son en realidad más que vulgares mercenarios que se venden al mejor postor."

Manuel E. Yepe Menéndez es periodista y se desempeña como Profesor adjunto en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Manuel E. Yepe

Manuel E. Yepe

Periodista cubano, especializado en temas de política internacional.

Vea también