Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

La Habana no será gentrificada

| 59
La Habana al atardecer, desde el Malecón. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

La Habana al atardecer, desde el Malecón. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Una prueba de que el capitalismo neoliberal es universal en su dominación, está en la especulación inmobiliaria que fundamenta el sueño neoliberal de que la riqueza es fácil en el mundo capitalista. Lo más común es encontrar un suntuoso edificio construido donde antes hubo muchas viviendas modestas y/o pequeños comercios. Si no hubiera una valla que se lo informe, investigue y generalmente conocerá que la nueva construcción alojará o dará servicio a un reducido número de familias pero en condiciones muy suntuosas.

Este fenómeno propio del capitalismo se llama “gentrificación”. A veces afecta a barrios enteros de población humilde y deja bellos espacios que ciertamente pueden constituir orgullo de amplios sectores de la ciudadanía, incluso sectores populares, aunque hieran la sensibilidad de quienes se preocupan por la peor situación en que quedaron quienes habitaban esas áreas.

Recuerdo que poco después del triunfo de la revolución en Cuba, hace más de medio siglo, oí hablar por vez primera de este fenómeno a un joven soñador nombrado Eusebio Leal, quien -si no me equivoco- por ser aficionado a la historia, comenzó a trabajar como asistente del anciano historiador de la ciudad de La Habana, Emilio Roig de Leuchsenring (1889- 1964). Se entregaba con tanto esmero a su labor que se convirtió, primero, en fiel e imprescindible ayudante de este sabio y, luego de su muerte, en su sustituto.

El proceso de restauración del centro histórico de Ciudad de La Habana ha pasado por varias etapas desde que, en 1938, se fundó con carácter autónomo la Oficina del Historiador por iniciativa del Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, con el propósito de fomentar la cultura habanera y promover la conservación del valioso legado monumental que la capital del país atesora.

Eusebio incorporó a las enseñanzas de su mentor sus propias consideraciones y teorías acerca del curso que debía aplicarse a los proyectos de conservación, reconstrucción y desarrollo de la ciudad capital de todos los cubanos con tal brillantez que bien pronto se hizo evidente que nadie más que él podría asumir la compleja tarea de conducir esos trabajos. Fue designado oficialmente Historiador de la Ciudad cuando ya había demostrado, en la práctica cotidiana, que era la persona idónea para impulsar los ambiciosos proyectos que apenas bullían en su mente pero que ya describía como hechos consumados. Había que convencer a tanta gente de que la necesidad de salvar a La Habana era tan presionante que tendría que ser asumida de manera prioritaria y simultánea con las de educación, salud pública y defensa del país.

Ello implicaba un trabajo de convencimiento y promoción que hizo que Eusebio Leal sobresaliera como tribuno y diplomático tanto como administrador y constructor. Por supuesto, las obras y proyectos de la Oficina del Historiador de La Habana obtuvieron patrocinio entusiasta de la máxima dirección política del Estado cubano, incluyendo el del máximo líder Fidel Castro quien les dio todo su apoyo cuando ello fue necesario.

Con su participación personal en cada detalle promocional, el centro histórico de la capital cubana fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, algo que impulsó un proceso de restauración que ha trascendido los marcos de la conservación patrimonial y se convirtió en ejemplo de desarrollo local sostenible. El proceso restaurador apuntaba a que el centro histórico no sería solamente un acto de alto valor arquitectónico y urbanístico, sino además un sitio de gran potencial cultural, económico y social, con la convicción de que una rehabilitación exitosa debía ser autofinanciable y socialmente participativa.

El proceso de restauración del Centro Histórico de La Habana Vieja basado en un modelo de autogestión con enfoque participativo y comunitario ha sido exitoso en el contexto patrimonial cubano y ha aportado al objetivo de garantizar las conquistas sociales logradas por el pueblo cubano con la revolución socialista.

Un indudable impacto social del proceso de restauración, es que a partir de su propia labor, se ha creado una nueva conciencia sobre los valores de la ciudad, sus potencialidades y la factibilidad de su recuperación.

A partir de la restauración de antiguos hoteles, la creación de hostales y de servicios extrahoteleros de diverso orden, se ha constituido en la cara más visible de la economía del centro histórico, junto con la actividad comercial, y ha conformado un perfil que al igual que la actividad artesanal, califica al centro histórico de la ciudad.

La Habana no será gentrificada. La población que le ha dado fama mundial por su alegría, sus tradiciones, su hospitalidad, su generosidad y su solidaridad seguirá siendo dueña absoluta de la cada vez más bella y acogedora ciudad.

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • añejo dijo:

    Articulo necesario. Leal es un hombre imprescindible e irrepetible por la pasión, sus conocimientos y la forma apasionada como narra hechos y defiende posiciones relacionadas con La Habana y Cuba .Yo lo admiro en su plenitud. Le deseo buenas cosas en su vida pública y privada.

  • Guillem Blanco dijo:

    Me encanta Cuba pero hay mucho trabajo por hacer..

  • José dijo:

    Es bueno saber que no será gentrificada, pero en su mayor parte se esta cayendo a pedazos y eso es peor

    • ed dijo:

      Gracias por tu optimismo. Suena a que eso es lo que deseas. Lamentamos tu decepcion.

      • KB dijo:

        No es optimismo es realismo. Usted es de los que piensa que nuestro periodismo tiene que ser optimista y no represente nuestra realidad.

  • Felo dijo:

    Buen artículo…

  • Cubanisimo dijo:

    Yo admiro el trabajo de la habana vieja y todo ese proyecto del malecon…pero por dios saquen una ley que se haga efectiva en la habana vieja y centro habana donde las gente cuiden y mantenga la ciudad limpia y fachadas…
    Ejemplo aveces un edificio arreglado y restaurado las gente tiran agua y basura desde los propio balcones…o bien las gente orinan o tiran cualquier cosas qye le sobre en los portales o acera…..por favor escucharme me da verguenza tener una ciudad asi.gracias

  • jorge dijo:

    Siempre he admirado a Eusebio Leal nuestro gran historiador,ojala que existieran varios como el,para mi es la cubania personificada,le deseo muchos éxitos en su vida…Jorge..

  • George dijo:

    Estimado Yepe, La Habana no será gentrificada, será parquificada (donde hubo un edificio o vivienda demolida, se hará un parque), no sirve para vivir pero se llena el espacio

    • Habano84 dijo:

      Jajajjaja….el mejor resumen de este artículo..bien dicho

      • Enano dijo:

        Que buen comentario!!!!!!!! , jajajajajaja de acuerdo 1000%

    • minerva dijo:

      George estoy 100% de acuerdo con tu comentario

  • osvaldo dijo:

    La Habana necesita a gritos ser gentrificada. La verdadera cara de la Habana hoy es suciedada,edificios en mal estado,solares llenos de escombros y un contexto de olvido que aumenta a diario. Considero que con el aumento del turismo en nuestro Pais y sobre todo el turismo de ciudad, en la Habana se pueden construir con el capital apropiado una buena cantidad de hoteles en lugares donde hoy existen edificios que hay que demoler y solares inutiles.El proceso de restauración del Centro Histórico de La Habana Vieja que ha sido una bella obra dirigida por nuestro Eusebio Leal necesita de muchos años y mucho dinero para llevarla a toda Centro Habana,los barrios de Jesus Maria, Cayo Hueso,etc.Por esa razon se necesita crear otra imagen de nuestra ciudad y crear trabajos para los capitalinos en la construccion de nuevos hoteles y centros comerciales, que ademas embellecerian nuestra hoy fea ciudad.

  • Candela dijo:

    Buen artículo. La Habana es un ejemplo de lo que la voluntad puede lograr, del papel del hombre en el avance o retroceso de procesos, de la fuerza del ejemplo personal. Leal ha sido el alma de ese orgullo habanero renacido en medio del peor momento de nuestra economía, por salvar una ciudad que es única por su belleza, por su personalísima forma, porque ese proyecto que atrajo a fuerza de trabajo y tesón, inversiones que han venido ayudando, se sostuvo con el esfuerzo de sus habitantes. No es una ciudad fantasma o museo, es una ciudad que late y cuando la caminas ves dentro de las casas cómo sus moradores se sostienen -y sostienen- la propia ciudad.

    Sí que queda mucho por hacer; también lo es que no todo podrá salvarse y que -como dijera un forista antes de que escribiera- le hace falta reglas severas para educando y con el mazo dando, se discipline y salve todo el esfuerzo desplegado en su restauración.

    Justamente el sábado caminé sus calles. Hacía mucho que no lo hacía. Me dolió ver cómo lugares estatales, concretamente el restaurante La Mina en pleno corazón del casco histórico, presenta visible deterioro en sus columnas, aleros y techos… no entiendo cómo es posible dejar deteriorar algo que está aportando beneficios. La exigencia tiene que ser igual con todos, para todos y por el bien de todos.

  • Jose R Oro dijo:

    Muy de acuerdo con el autor, La Habana no debe ser “gentrificada”, crear paraísos para unos pocos no es, ni será una solución. Aun más de acuerdo con el homenaje a Eusebio Leal, uno de los primeros entre muchos ilustres cubanos vivientes.
    Sin embargo, creo que ya se ha hablado en demasía de lo que La Habana no debe ser, y no se habla suficiente de lo que si debe ser y ejecutarlo con la requerida urgencia. La solución contra la “gentrificacion” no puede ser construir un parquecito con dos o tres risibles banquitos de cemento, cada vez que se derrumbe un edificio. Antes de hacer más parques, hay que cuidar y reparar muchos de los que ya existen en abundancia y de formidable belleza por toda la ciudad.
    Me declaro enemigo del boxeo “a la sombra”, hay muchas cosas actuales y urgentes que hacer en La Habana antes de que arribe al Malecón una potencial “gentrificacion”. La Habana está en fase “recuperativa” antes de cualquier percibido reto de tal tipo. Con respecto a la valiosa y presciente descripción del autor al decir “Lo más común es encontrar un suntuoso edificio construido donde antes hubo muchas viviendas modestas y/o pequeños comercios”, por el momento es importante es evitar que estas “viviendas modestas y pequeños comercios” se caigan por sí mismos,confirmando la genialidad de Newton. No solo en municipios alejados del centro de la ciudad. Por poner un ejemplo el que fuera hermoso cine Campoamor al lado del Capitolio y del Gran Teatro Alicia Alonso esta cerca de ser irreparable. Coincido 1000% que no debe ser “gentrificado’, pero si deseo que sea reparado (por no decir reconstruido) ya mismo.

    • Joaquin dijo:

      Oro: Hay que ser realista. Lo que Eusebio ha logrado hacer en el centro historico es imposible, por irreal hacerlo en el resto de la ciudad. Yo creo que en el Vedado habra que hacer, cuando esta economia lo permita, un esfuerzo porque una buena cantidad de su riqueza arquitectonica y cultural se pueda conservar para el futuro. Pero con el resto de la ciudad, salvo excepciones, que no conozco, el pais no podra dedicar un centavo que necesita para financiar su desarrollo y mantener las conquistas sociales que ninguno de nosotros esta dispuesto a perder. Hay que decirle a los jovenes y a las nuevas generaciones que hay que luchar por convertir a la Habana en una ciudad moderna, digna del pueblo que la habita. y para eso tenemos que quitarnos muchas telarañas de la cabeza. La Habana requerira sin dudas, muchos miles de millones de dolares para convertirla en esa ciudad y para ello hay que trabajar mucho, invertir mucho y captar mucha inversion extranjera. No para que hagan de la ciudad lo que quieran, sino para que se haga lo que sea mas conveniente para el pueblo de la Habana. Sobre los casi escombros actuales, habra que crear una gran ciudad como se merece este pueblo.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Joaquín. Me precio de realista, en el acepción de tratar de entender la realidad (no de apoyar a un rey), en la vida práctica, en lo que podemos y no podemos hacer con cierto grado de certidumbre. ¿Cree usted que lo más importante e imperativo para La Habana de hoy es discutir una quizás imaginaria “gentrificación”, o evitar que continúe el deterioro de la ciudad? Estoy completamente de acuerdo que lo se ha hecho en parte de La Habana Vieja es irreproducible en otras áreas de la ciudad, pero en vez de preocuparnos de una hipotética “gentrificación” debiéramos pensar más en arreglar la calles, reparar los salideros y otras cosas semejantes, más urgentes que la completamente teórica construcción de rascacielos y destruir pequeñas casas y comercios. ¿Cuantas pequeñas casas y comercios usted ha visto convertidos en rascacielos en La Habana? Usted afirma que “Pero con el resto de la ciudad, salvo excepciones, que no conozco, el país no podrá dedicar un centavo que necesita para financiar su desarrollo y mantener las conquistas sociales que ninguno de nosotros está dispuesto a perder” ¿Por qué usted considera que si una ciudad se repara hay que perder conquistas sociales? ¿Qué no hay recursos para arreglar la ciudad? ¿Considera usted que esa es la opinión unánime de los habaneros? ¿Cual es la alternativa? ¿Dejar que la ciudad se caiga? ¡Una de las principales conquistas sociales es tener un techo sobre la cabeza!
        Estoy en totalmente contra de la “gentrificación”, La Habana no debe convertirse en un mazacote de aluminio y vidrios para los ricos. Pero eso hoy está lejos, requete lejos, de ser el principal problema de La Habana.

  • Jesus Valladares dijo:

    Saludos Manuel. Si la Habana no será gen…… que será entonces? Al paso q va en 50 años te pararas en Infanta y veras Belascoain o si usas anteojos Galiano. Porfa dedícate a lo tuyo los temas internacionales.

    • Cristobal O Cubilla dijo:

      Creo que en menos tiempo….desde malecony prado podre ver la terminal de trenes…

  • alejandro dijo:

    Que bueno y que lástima que haya gente que piense que al capitalismo se le puede vencer con actitudes y consignas. Seguro ha durado tanto por eso. En mi edificio en el Vedado solo vivimos dos familias, el resto son apartamentos de alquiler para turistas o gente que compró desde el extranjero y no lo vive. Mientras, los albergados reciben casas cada 20 años. El socialismo tiene que tener la misma capacidad dinámica del capitalismo o no será.

  • Enano dijo:

    De verdad que la mayor preocupación con respecto a la habana es si se gentrifica o no?

  • Frank dijo:

    “La Habana no será gentrificada”. No? Que ocurrio entonces en la Manzana de Gomez? A ver…. a ver si nos esforzamos un poco mas!
    Aunque la verdad que me gusto mucho leer un articulo tan exquisitamente lindo…
    Salu2

    • ed dijo:

      Como tu crees que construir un hotel que traera beneficios a todos los vecinos es gentrificar. Esa es la formula que ha salvado a la Habana Vieja. En ses edificio no vivia nadie. Nadie fue desplazado. Por lo que el termino gentrificar no aplica.

  • sachiel dijo:

    No coincido en eso, totalmente… La Habana no es sólo la Habana Vieja o su centro historico, tiene 15 municipios, y me parece que hay sus “gentrificaciones” en unos cuantos.

    O mejor cambiar el titulo y decir que “La Habana Vieja, no será gentrificada”, acuerdense del chiste de que “la Habana(vieja) es La Habana, y lo demas son areas verdes”

  • Arturo dijo:

    Pero sí ya está sucediendo,,, que histopria nos quieren vender,,, si lo vemos TODOS, nadie tiene que contanorlos.

    Una cosa es el deseo del periodista, que la entendemos todos, y otra es la realidad que nos supera, incluso a Eusebio, quien ya no está al frente del proyecto.

    Sólo habrá que esperar, en poco tiempo, estará GENTRIFICADA, ya va por ese camino.

    Es lo que hay,

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Concuerdo en parte con usted pero discrepo en el hecho fundamental en que si usted no tiene condiciones para mantener esas reliquias concéntrese en las más necesarias y no declare áreas tan amplias que al final solo ve como se derrumban con el paso del tiempo.

    Si tiene dudas de lo que planteo dese una vuelta por Manzanillo y verá como por querer declarar un sector tan amplio como casco histórico simplemente mi ciudad se cae a pedasos pues no se cuenta con las más mínimos recursos para mantener esas construcciones en pie.

    En cambio si nos hubiésemos concentrado en las cosas verdaderamente importantes y primordiales quizás hoy no hubiese una casa moderna en el lugar donde estaba ubicada la primera casa de la ciudad u otros edificios emblemáticos estuvieran en pie.

    Gracias

    • Arturo dijo:

      EXACTAMENTE

      Y eso que dice USTED, es “carne de cañón”, para que por ahí m ismo comience la “especulación”, que ya está sucediendo en LA HABANA, a muy pequeña scala, claro, pero ya está sucediendo.

      Yo conozco a gentes con tres y cuatros INMUEBLES, adquiridos, que ahora sólo lo usan para el alquiler, así que ya haremos los cuentos.

  • Geo dijo:

    Hombres como él, son los que necesita y necesitará esta hermosa Ciudad Maravilla La Habana . Eusebio Leal el Historiador de la Habana, incansable, cubano trabajador, siempre preocupado en frenar el deterioro de los viejos inmuebles, y devolverle su valor de uso con la misma belleza y estética que tenían al construirse.
    Bajo las condiciones díficiles de nuestra economía ha logrado crear y fomentar la cultura del mantenimiento y reparación de las edificaciones, dándole el explendor a plazas y parques ya deteriorados y olvidados por el tiempo, por la falta de atención .Esta labor se está siendo extensiva a otras partes emblemáticas de nuestra capital la cuales, muchas de ellas actualmente tienen un estado lamentable de deterioro al borde de colapsar.
    Se necesitará en el futuro construir a hacia arriba, edificios altos de viviendas se erigirán con, modernos y hermosos diseños, que embellecerán la ciudad pero siempre al servicio del pueblo trabajador..

  • Celestino Lopez dijo:

    Si,defender La bella Habana,la de todos los cubanos tarea permanente. Se equivocan los especuladores,se creen que con lo del turismo,todo se vende,Cuba es Cuba y somos muchos para defender nuestra historia. Somos muchos los que fuera de nuestra patria vemos lo que sucede con el capitalismo y el mal llamado turismo de masas. MUCHAS GRACIAS CUBADEBATE. El valor de informar sin miedo.

    • Sergio dijo:

      Celestino

      De consignas y panfletos estamos hasta los MISMISIMOS…. lo que hacen falta son ACCIONES y dejar el ble, ble, bel,,, un poco de lado.

      Y las ACCIONES indican, que vamos CAMINO a esto, y no es que lo diga yo,,, dé una vueltecita para que vea.

      Saludos,

  • Carlos del Vedado dijo:

    A mi me parece que ya está siendo gentrificada y como no se ponga coto a las licencias turísticas en La Habana no habrá cubanos… solo hay que ver lo que ha pasado con el centro de Londres, París o Barcelona

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Manuel E. Yepe

Manuel E. Yepe

Periodista cubano, especializado en temas de política internacional.

Vea también