Imprimir
Inicio » Opinión  »

Como se engaña a los norteamericanos

Por: Max Lesnik
| +

El Senador Republicano por el  Estado  de  Arizona  John McCain acaba  de  regresar de  Bagdad. Fue en  viaje de inspección ocular  sobre  el  terreno, como  miembro  de una  delegación  congresional norteamericana interesada en  conocer de manera  directa  sobre cual  era  la  situación real de lo  que estaba ocurriendo en la capital de  esa nación musulmana.

El gobierno   Republiucano   del  Presidente Bush no  quiere admitir que  allí,  en  Irak  lo  que  hay  es  una sangrienta  e  incontorable   guerra  civil. Y  el   Senador  McCain, al regresar a Estados  Unidos,  siguiendo  la línea oficial  que  dicta  la  Casa  Blanca, declaró a la prensa que durante  su  estancia en la  convulsa  capital  iraquí,  después  de  visitar  el  mercado  central  de  Bagdad podía  afirmar que  allí reinaba  la normalidad,  gracias a las  nuevas medidas  de  seguridad que  habían sido  puestas  en vigor por  las  fuerzas  de  ocupación norteamericana.

Pero  como dice un  refrán  popular,  una  cosa  piensa  el borracho  y otra  bien  distinta  piensa  el  bodeguero. Porque  un  día  después de  la  reciente  visita de  la  delegación  congresional  norteamericana  al mercado  central de   Bagdad, varios  periodistas extranjeros,  entre  ellos algunos  norteamericanos, visitaron  el lugar. ¿Y  que  encontraron? Que  los comerciantes de  allí estaban perplejos ante  las  optimistas  declaraciones del  Senador  McCain,  según  las  cuales todo marcha  de maravillas  en Bagdad.

Lo cierto era que cuando la  delegación  congresional norteamericana llegó al mercado central  de la  ciudad,  el  lugar  estaba  tomado militarmente por  las  de   100  soldados estadounidenses que  habían  arribado con anterioridad en  sus  blindados  carros Humvees-  toda  una  compañía- que  tenían  además  el  soporte  de media  docena  de  helicópteros sobrevolando la  zona.  Los   edificios aledaños a la  plaza habían sido tomados por  el ejercito   norteamericano  colocando  soldados equipados con  chalecos  protectores  y  rifles  con  miras  telescópicas debidamente  situados en  las  azoteas como  medida  preventiva  ante  un  posible  ataque sorpresivo  de  parte de  la  insurgencia  iraquí.

Interrogado  por  los  periodistas  extranjeros  uno  de los  comerciantes  dijo :  "El mercado  fue  paralizado cuando  vinieron aquí los  congresistas  norteamericanos. Lo  que  se  hizo  aquí  fue  un  show para  la  prensa  extranjera".

Pero  no ha  sido solo  el  Senador  McCain el  que  dijo a su regreso  a  Estados  Unidos que las  cosas  marchaban  en Bagdad.  Otro  miembro de la  delegación congresional,  el Representante  por  el  Estado  de  Indiana Mike  Pence expresó : "Todo  allí es  normal,  igual  que  un  día corriente en  un mercado abierto de  cualquier  ciudad  de  mi Estado de  Indiana".

¿ A quien  vamos  a  creer ¿  A los  iraquíes que  viven y mueren  todos los días  en  Bagdad o  a  estos  congresistas  norteamericanos que  llegan  allí  por  unas  pocas  horas y  regresan  a  Estados  Unidos diciendo que  todo  va  bien,  si  novedad en el frente?

 ¿Y de los  miles de  soldados  norteamericanos  muertos? ¿Y de los  otros  miles  de  soldados  heridos?  ¿ Y  de los miles   y miles  de  iraquíes,  ancianos,  mujeres    y niños que han  perdido sus  vidas  en esta  guerra  absurda  qué?

Así  es  como se  engaña al  pueblo  norteamericano  sobre  lo  que  en  realidad está pasando   en  Irak.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Lesnik

Max Lesnik

Periodista cubano residente en Miami. Es el director de un programa en Radio Miami.